La “Blitzkrieg” kirchnerista

por Pablo Anadón

El poeta Umberto Saba, en su colección de aforismos y relatos breves (“Scorciatoie e raccontini”), observa en una fotografía del tiempo del fascismo un par de signos reveladores, anticipatorios, aunque no sean más que detalles, pero detalles significativos para quien sabe ver la bienaventuranza o la tragedia que se encierra en las pequeñas cosas: el pecho de Mussolini demasiado prominente, los puñales de la guardia del Duce demasiado en alto ―en el original está subrayado, en bastardilla, el término “troppo”, “demasiado”, ―: «Vieja fotografía. He visto (tal vez en “Crimen”) una fotografía de Mussolini que pasa revista a los “mosqueteros del Duce”. El pecho de Mussolini está lanzado demasiado hacia adelante; los puñales de los mosqueteros son blandidos demasiado en alto. No se puede objetar otra cosa.» [Umberto Saba, “Scorciatoie e raccontini”, 162, “Prose”, Mondadori, Milano, 1964, p. 337]. Aunque esté lejos de poseer la perspicacia del gran poeta italiano, en “Señales desalentadoras”, una nota que se publicó recientemente en “La lectora provisoria”, enumeraba algunos signos realmente preocupantes durante la asunción de los Fernández; aquí los retomo y agrego otros, no menos significativos, sobre los primeros días de la nueva gestión, e invito a los eventuales lectores a sumar otros que les parezcan también importantes:

rosaparaelOsi

  1. El flamante mandatario afirma en su discurso inaugural en el Congreso que viene a unir a todos los argentinos y todas las argentinas, y unas horas después, en su discurso en la Plaza, señala que la distancia que se produjo ―por algún maleficio, ha de ser, de los “malos encantadores”― entre él y la presidente de entonces, su actual vicepresidente, permitió que vinieran los “Otros”, a los que presenta como enemigos del pueblo y de la patria, quienes no son sino el partido al que votó la mayoría de los ciudadanos que no los votaron a ellos.
  1. Son recibidos como invitados de honor: Miguel Díaz Canel, el presidente de Cuba, hoy el país con la dictadura más prolongada del continente; un ministro de Venezuela, república donde, al parecer de nuestro presidente, se respetan los derechos humanos, no hay presos políticos ni miles de muertos en represiones ilegales; el ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, incriminado en su nación por diversos delitos, a quien la Universidad Nacional de Lanús le otorga un doctorado “honoris causa”; Evo Morales, ex presidente de Bolivia, sospechado de fraude en las últimas elecciones, a quien se le concede casa, comida y una pensión graciosamente solventada por todos los argentinos, y sucesivamente llegan a reunirse con él, también en calidad de refugiados, García Linera, su vicepresidente, y la plana mayor del gobierno boliviano en el exilio.
  1. La novísima administración impulsa leyes de emergencia económica, social y sanitaria, una especie de carta blanca de superpoderes para el Ejecutivo, que le permiten, entre otras medidas inconsultas, realizar acuerdos con prestadores privados sin licitación, como en los viejos buenos tiempos de Néstor y Cristina.
  1. El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, el mismo que como Ministro de Economía se negaba a proporcionar datos sobre la pobreza en la Argentina para no “estigmatizar” a los pobres, nombra en su gabinete a dos procesados, uno por fraude en el Plan Qunita y otro en la causa del dólar futuro, recurriendo al nuevo komodín de la “lawfare”, por el cual, con un simple pase de magia verbal, se intenta convertir en casos de “persecución política” a investigaciones judiciales por delitos de corrupción en el ejercicio de la función pública (no deberá asombrarnos si pronto, tocado por la misma varita del “lawfare”, José López, el de la ametralladora y los bolsos revoleados sobre el muro del convento, se transforma prodigiosamente en un Rey Mago que llegaba al monasterio con donaciones para los necesitados).
  1. El interior del país vuelve a hacerse cargo de las tarifas del Conurbano (la Gallina de los Votos de Oro), como ya lo hiciera durante los anteriores gobiernos kirchneristas.
  1. En un acto no menos solemne y emotivo que publicitado, en el que estuvieron presentes el Ministro de Desarrollo Social, el Ministro de Salud, el Ministro de Cultura y otros notables funcionarios, volvió a iluminarse el gigantesco mural con la efigie de Eva Duarte de Perón, una figura política tan controvertida como el valor estético de la obra que la recuerda (un bodrio mayúsculo, según algunos, entre los que me cuento), inaugurada en el 2010, cuando Cristina Fernández de Kirchner emitió un decreto que la consagró como la “Mujer del Bicentenario”: evidentemente, como afirmó Alberto Fernández, la nueva administración kirchnerista ha vuelto con toda la voluntad de unir a los argentinos.
  1. En este país es así: uno se va a dormir temprano, y al día siguiente se encuentra con que un funcionario condenado ―condenado― por una tragedia en la que murieron 52 personas, la de Once, y que está procesado en más de una decena de casos, Julio de Vido, incriminado como responsable directo de la mayor red de corrupción en la Obra Pública de la historia argentina, ya fue liberado y durmió mejor que vos en la mansión que aparentemente todos le pagamos, porque ellos, sus jefes, socios y amigos, ya están en el poder ―gracias a tu voto, tal vez, por ejemplo―; con que el Gobierno decide eliminar el decreto por el cual se prohibía nombrar funcionarios a familiares de funcionarios, y así un abogado exitoso y exitoso empresario (es notable su prontuario, perdón, su historial de éxitos económicos durante el período kirchnerista), Alejandro Rossi, hermano del Ministro de Defensa, Agustín Rossi (sí, el que perdió un misil), fue designado Secretario de Estrategia Militar (porque nada se lleva mejor con la estrategia castrense como la abogacía y los negocios, y porque ellos ya están en el poder, y hacen lo que les viene en gana); con que dos procesados ―por fraude en la función pública― han sido nombrados ministros en el gabinete de la gobernación de Buenos Aires (porque el “lawfare”, etc., aunque se trate de delitos comunes, comunísimos en la administración estatal), y mientras se quejan incansablemente de ser “perseguidos políticos”, un juez federal, precisamente en vísperas de que se aumenten las retenciones a la producción agropecuaria, reabre una causa de once años atrás y les embarga los bienes a representantes del campo y a la ex diputada Margarita Stolbizer ―ah, la diferencia entre tener y no tener fueros parlamentarios― por haber cortado una ruta en protesta por el proyecto de ley 125 (sí, está bien, es delito cortar una ruta, pero este corte pareciera ser de una categoría delictiva disímil de los innumerables, abrumadores, cotidianos piquetes en calles y rutas promovidos por el kirchnerismo, el peronismo y allegados durante los cuatro años pasados), el mismo juez que los había sobreseído en la misma causa, porque, claro, ellos ya están en el poder, y así… Porque, en efecto, es así: te vas a dormir temprano, y al día siguiente te encontrás con otro país, como si no hubieras dormido en tu cama, sino en la máquina del tiempo de H. G. Wells (tiene razón el que decía que sólo llevan tres días en el gobierno y ya parece que hubieran estado doce años).
  1. Para quienes abrigaban esperanzas de moderación del nuevo gobierno, en menos de los días que se cuentan con los dedos de una mano no han dejado duda alguna de que, efectivamente, vienen por todo, todo lo que antes se llevaron por delante y por atrás, y todo lo que entonces no pudieron llevarse. Era previsible, pero asombra su celeridad, al mejor estilo de una sorpresiva ofensiva bélica: la “Blitzkrieg” kirchnerista, se podría decir. No han sido, no son, nunca fueron democráticos: no era sensato aguardar otra cosa.
  1. En fin, espero equivocarme, pero los síntomas ya parecen claros: acaba de iniciarse en el país no sólo un nuevo período presidencial, sino una auténtica EPOK (Época Populista Obstructiva Krónica). Me temo que en unos pocos meses el aire de la República Argentina será irrespirable. Ahora, si ellos vienen por todo, no hay que dejarles pasar nada, si aún queremos vivir en democracia, si aún nos queda honestidad intelectual, valentía y dignidad. Después, me temo, será tarde, y vaya a saber por cuánto tiempo.

 

Foto: Flavia de la Fuente

3 comentarios to “La “Blitzkrieg” kirchnerista”

  1. Carlos O. Antognazzi Says:

    Muy buen artículo, Pablo. Fijate que en el punto 7 se puede agregar que por el tema de las pasteras durante tres años y pico fue cortada la ruta que une Gualeguaychú con Uruguay, corte avalado incluso por Néstor Kirchner, y que esos piqueteros no fueron procesados ni “incomodados” por juez alguno.

  2. Hugo Says:

    Día 8.
    https://www.infobae.com/economia/2019/12/17/el-gobierno-quiere-usar-usd-4571-millones-de-reservas-del-banco-central-para-pagar-deuda/

  3. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    En el punto 4 agregaría que nos enteramos que según la legislación bonaerense, no se puede nombrar empleados públicos a personas que están procesados, pero sí se puede nombrar funcionarios políticos, aunque estén procesados. Claro, si no se podría hacer esa clase de nombramientos políticos, esos cargos probablemente quedarían vacantes. El que elaboró esa ley sabía muy bien cómo venía la mano. La muchachada se lo agradece, y dice que “Hecha la ley, hecha la trampa”.
    Agregaría como punto 10:
    El nombramiento del nuevo Procurador del Tesoro.
    Nunca un nombre vino tan bien. Este funcionario tiene como misión especial “procurar” que Cristina y su banda recuperen parte del “tesoro” que le embargaron los jueces del “lawfare”, y ya lo está haciendo muy bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: