Lynch y yo: un conflicto

Publicada en Perfil el 4/6/17

por Quintín

Como todos los años, el sitio Todas las Críticas publica una tabla con los puntajes que 45 periodistas de varios países atribuyen a las películas proyectadas en Cannes. Esta vez, la nota más alta fue para una serie de televisión: los dos primeros capítulos de la tercera temporada de Twin Peaks. Con un promedio de 9,10, David Lynch dejó muy atrás al resto y la nota más baja fue un seis. El material proyectado en Cannes fue el mismo que Netflix empezó a exhibir semanalmente desde el 21 de mayo en todo el mundo.

pecera3

Suelo desconfiar de la unanimidad y nunca fui un fanático de Lynch en general ni de Twin Peaks en particular, así que vi los nuevos capítulos con escepticismo, con la predisposición contraria a la de quienes convirtieron a la serie en un tótem de la cultura contemporánea. Para ellos, Lynch es un genio que creó una obra que los acompaña desde hace treinta años.

Ante una situación de este tipo, aparecen pensamientos contradictorios. Uno duda entre creer que es el único idiota que se niega a admitir la evidencia o el único lúcido que se conserva a salvo del canto de sirenas de una alucinación colectiva apoyada en una gran dosis de esnobismo que ahora tiene la oportunidad de volver a desatarse. Confieso que ante el dilema del crítico solitario, tiendo a elegir la segunda alternativa. Pero como maduré mucho en estos años —hasta es posible que haya envejecido— decidí recordar que, si bien es cierto que hay algunos críticos tontos y muchos influenciables por las opiniones del entorno, también hay otros inteligentes, formados e independientes. Y esos también celebran a Lynch, aunque en esos dos primeros capítulos yo no haya visto más que charadas infantiles, imágenes vistosas, misterios apócrifos y climas efectistas. Exactamente lo mismo que me hizo abandonar indiferente la primera y celebradísima temporada.

Pero entonces cayó en mis manos un libro, David Lynch por David Lynch, que El cuenco de plata acaba de lanzar en la Argentina. Es una serie de conversaciones entre el director y Chris Rodney quien, además, hace una buena exposición de la carrera de Lynch hasta Mullholand Drive. El libro, inesperadamente, me permitió hacerme amigo de Lynch. Ratifiqué que el tipo puede decir tonterías (como que la oreja que aparece en el pasto al principio de Blue Velvet está ahí porque “las orejas son anchas y, a medida que se estrechan, es posible bajar por ellas y van a dar a un lugar vasto”) pero entendí que un trabajo obsesivo con las imágenes, los sonidos, la música, los actores, el guión y la edición puede estar al servicio de un cine (y más aun de una televisión) que es pura superficie y, por lo tanto, pura libertad para generar las emociones más profundas y más inexplicables. Y que ese era el secreto que me negué a ver todos estos años: que las películas de Lynch no se analizan ni se interpretan, solo se gozan o se sufren. Si uno puede, claro, porque tampoco es para cualquiera. Cuando logré esta depuración espiritual en sintonía con las meditaciones trascendentales que Lynch recomienda en el libro, acudí a los piratas rusos y vi dos capítulos más de Twin Peaks. Cuando llegué al actor de los Expedientes X haciendo de jefe transexual del FBI, solté una carcajada y me convertí en otro tonto feliz de la tribu.

Foto: Flavia de la Fuente

8 comentarios to “Lynch y yo: un conflicto”

  1. Hugo Abbati Says:

    Alguien definió a Lynch como un genio bobo. Pues eso.

  2. Yupi Says:

    Cualquier autor prefiere al segundo crítico. Los directores saben mejor que nadie cuál es el flanco débil de su obra. Que nadie lo señale es más bien una prueba de indiferencia. No sé, las series han llegado a tal grado de perfección mecánica que en breve las producirá una máquina con botones. En este punto me parece que Lynch ocupa una posición parecida a la de Aira con respecto a la novela. Un puente entre un glorioso pasado y un futuro incierto.

  3. burzaco Says:

    Maestro de video-arte!!!

  4. La Novia de Troll Says:

    Lynch debería ser recordado por “Fire walks with me” o por “Straight Story”, pero que una cadena de television pague por semejante locura es, como dice Yupi, un gesto casi terminal y algo para celebrar, aunque sea a carcajadas!!! :D

  5. Yupi Says:

    Off topic (o no tanto). Sabía que terminaría perdonando a Dylan. Acá abajo su discurso. “Leadbelly me llevó a un mundo que desconocía”. Es tan atinado que hasta coincide con Borges.

    Miércoles, 18 de mayo. Come en casa Borges. Después de comer oímos el disco que nos mandó Lash (un poeta norteamericano que dirige una revista en Albuquerque y que nos visitó hace un tiempo). Un negro, Leadbelly, toca la guitarra y canta. BIOY: «Es muy criollo». BORGES: «De Morón».
    http://www.youtube.com/watch?v=3Zf04vnVPfM

  6. burzaco Says:

  7. burzaco Says:

  8. Yupi Says:

    Buena perfomance de Mr. Cobain ahí arriba. Me recordó la frase de Prodan: “A Federico Moura le das una guitarra criolla y no te pela nada”. Lo decía de quisquilloso, porque Moura sí pelaba a su modo, pero es tan simple como eso. Estuvo bien Dylan recordando que es mucho más difícil tocar en un bar para 50 personas que en un estadio para cincuenta mil. Salud al viejo granjero.
    http://www.youtube.com/watch?v=w8DylAtPF0I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: