Encuentro

por Cinco Mujeres Lectoras

A raíz de esta columna de Perfil, nos llegó este texto por mail. Sugerimos a las autoras publicarlo en LLP y aceptaron a cambio de permanecer en el anonimato. (N. de la R.)

Tal vez sea cierto eso de que los poetas no se equivocan. En nuestro caso, y hasta el domingo 13 de noviembre de 2016,

el diario no hablaba de ti
ni de mí (1)

y mucho menos de nosotras, pasara lo que nos pasase. Pero…

es caprichoso el azar… (2)

Mujeres, lectoras apasionadas, conversadoras, gustosas de compartir e intercambiar autores y lecturas, solemos visitar librerías juntas y almorzar luego del taller de lectura que realizamos con Silvia Hopenhayn. Uno de esos tantos viernes, estando de visita en la librería Waldhuter, un caballero solicita permiso para dirigirse a nosotras y entre sorprendido y divertido nos pregunta de dónde nos conocemos, y nos regala un piropo precioso: nos dice que nuestra manera de mirar libros e intercambiar comentarios acerca de ellos es un espectáculo raro y lindo de ver. Halagadas por el comentario, agradecimos y nos dirigimos a almorzar. Algunos libros quedaron a la espera de ser retirados por su dueña (Turgueniev, Dostoievsky, Steimbeck y Peyrou) y otros salieron acompañando a las suyas (Woolf, Zweig, Inoue y Aboaf).

libreriachile
Dos semanas después llega al taller otra de nosotras (ausente en la librería pero presente en el almuerzo y conocedora por tanto del piropo ya anecdótico en ese momento), y pide permiso para leer una nota publicada en un matutino dominical el fin de semana anterior; lectura que merece una crónica propia y aparte. Promediando la misma…de repente…¡¡¡¡allí estamos!!!!, inmortalizadas en la nota “Diario de viaje” escrita por Quintín y publicada por Perfil el domingo 13 de noviembre de 2016. Sorpresa, risas, incredulidad… más risas, aún dificultad para creerlo… y finalmente, alegría y una anécdota para atesorar de por vida.

…todo el mundo está convencido de poder tener una historia o de constituir su posible materia, basta con que alguien la cuente, con que decida contarla. Y en efecto, nada es tan simple como sacar del anonimato a una persona. Muchos individuos luchan y se desviven por salir de él ellos mismos, ya sabes, ofrecen su cotidianidad en internet, maquinan escándalos o estafas sonadas… {…} Y no saben que les bastaría con seguir sus vidas y que alguien les encontrara la gracia y adoptara el punto de vista apropiado y entonces decidiese contarlas, o por lo menos interesarse y hacerles caso. {…} Dependemos del que nos mira. Y lo peor que puede pasarle a la gente es que no la mire nadie. (3)

Por eso, ese flaneur con quien el azar nos cruzó azarosamente aquel mediodía tras su paseo” (¿o periplo?) semanal entre sartreano y walseriano por las calles de Buenos Aires, sólo nos resta decirle Gracias.

¡Muchas gracias Quintín!

————————-

(1) “Eclipse de mar”. Joaquín Sabina. En Mentiras piadosas.

(2) “Es caprichoso el azar”. Joan Manuel Serrat.

(3) Veneno y sombra y adiós. Javier Marías. Ed. Alfaguara.

Foto: Flavia de la Fuente

Anuncios

2 comentarios to “Encuentro”

  1. janfiloso Says:

    Es completamente entendible que un nano-detallista como Quintín haya podido desentrañar del lenguaje corporal de quién mirá libros a personas interesantes y recomendables. Me alegro.

    OTRO SI DIGO:

    El copete dice lunes 19 de enero y hoy es 16 de enero. 😀

  2. carlademiguel Says:

    Muy bella foto (y hermosa biblioteca) para acompañar el texto. Muy
    bello también el gesto tuyo Quintín con las mujeres de la librería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: