Bitácora de la hija de Neptuno (83)

por Flavia de la Fuente

12 de diciembre

Datos del mundo exterior: Temperatura del agua: 20 grados. Temperatura del aire: 26 grados. Viento: NO 42 km. Olas: 1,1 m. Sol. Marea bajando. Tiempo de natación: 17 minutos.

 No se puede respirar del calor en casa. Hacen 29,5 grados en mi habitación.

laplayahoy

Me pregunto qué es más razonable: ir a darme un segundo baño al mar o hacer un ejercicio de estoicismo y ponerme a escribir la bitácora, pese al agobio de las condiciones climáticas.

Creo que voy a hacer lo segundo.

En un rato, se anuncian fuertes vientos del Sudoeste que traerán de nuevo el frío a estas costas.

Lo de la meteorología es algo raro este año.

Más allá de que Q y yo estemos molestos por el viento fuerte y el calor, el agua marrón, los camarones, cornalitos y tiburones, acá está pasando algo anómalo.

Ayer o anteayer, hablando con mi hermano Liso, que es geógrafo, me decía que el viento ONO o NO que nos viene castigando duro este mes de diciembre es una rareza para la región.

Al menos, me dijo, cuando él estudió los anticiclones y los sistemas de viento, en estas zonas predominaban el NE, el SE y SO, que es el Pampero, el viento que limpia las sudestadas.

Quizás algo cambió y Liso no lo sabe.

Pero lo cierto es que es un fenómeno extraño.

Hoy fuimos a la estación de micros a las tres de la tarde a despedir a Cristina y no se podía respirar.

Llegué a casa y vi que la humedad, que acá suele ser altísima era apenas del 33%, o sea, nada para estar al lado de mar.

En fin, hay que cantar con Doris Day, desde ahora y para siempre, “Qué será, será” y nunca parar de nadar.

La natación fue, como siempre, estimulante.

Nadamos con Quintín desde el muelle hasta el Edén, o sea, más o menos un kilómetro, en 17 minutos.

Debo felicitar a mi entrenador, porque hoy batió su record del año.

El agua estaba caliente, amarronada y la corriente nos llevaba con facilidad.

Hoy no había camarones, pero sí muchos pescados.

Qué manera de manotear peces de tamaño mediano.

Me da un poco de impresión.

Pero nadamos en el mar.

No se puede pedir que no haya nada.

Mientras no nos encontremos con víboras o tiburones blancos, hay que nadar.

Salimos pasando el Edén y hacía un calor tremendo.

Es muy poco frecuente tener tanto calor después de nadar.

Para colmo, el viento NO, de frente, a 42 km, hacía que la caminata fuera agotadora.

Quintín caminaba lentamente, y lo hacíamos por el agua, porque no se podía ir por la arena, que volaba y nos lastimaba el cuerpo.

Llegamos de vuelta al muelle y yo me estaba asando.

¡Me había olvidado de sacarme el traje al salir del agua!

Me di un breve remojón y salí fresca, lista para atravesar el desierto que nos separaba de casa.

El solo recuerdo me da sequedad.

No saben cómo volaba la arena.

Parecía Lawrence de Arabia.

Tuve que hacer el camino de vuelta a casa con las antiparras puestas, porque la arena se me metía en los ojos.

Me acabo de cruzar con Humberto, un amigo y un gran nadador, un tipo recio y deportista de toda la vida, quien me dijo que no pensaba ir a nadar al mar hasta que no pararan estos vientos demoníacos. Declaró que mientras siga el mal tiempo, entrenará en la pileta.

Según el pronóstico del windguru, mi amigo Humberto va a tener que nadar todo el año en el natatorio.

Una pena.

Quintín y yo, con viento o sin viento, jugaremos con las olas en el mar.

Pero el viento noroeste merece todo nuestro repudio.

 

3 comentarios to “Bitácora de la hija de Neptuno (83)”

  1. Geraldine SK Says:

    Whatever will be, will be!
    Bravo por la natación pese al bloody wind!
    Besos.

  2. Montañés Says:

    Windy town.

  3. lalectoraprovisoria Says:

    Besos, queridos amigos!

    F

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: