Bitácora de la hija de Neptuno (72)

por Flavia de la Fuente

11 de noviembre

Datos del mundo exterior: Temperatura del agua: 16 grados. Temperatura del aire: 19 grados. Viento: O 12 km. Olas: 0.4 m. Sol y nubes. Marea subiendo. Tiempo de natación: 20 minutos.

Otro día complicado. A la mañana fuimos a Santa Teresita a hacer la VTV (verificación técnica vehicular) del auto. Quintín estaba muy nervioso, como si fuéramos a operarnos, o algo peor. Es cierto que nuestro auto tiene 20 años, pero no podía pasar nada de nada. Solo que nos indicaran que reparáramos algo, nada más. Pero, por esas cosas de la vida, los nervios nos vencieron y fueron unas horas agotadoras. Por suerte, la VTV salió perfecta y volvimos un poco más contentos y definitivamente exhaustos a casa.

surfer


Para colmo, ni bien me levanté vi en Instagram que Estrella ponía un libro o algo de Leonard Cohen. No me sorprendió porque siempre recomienda cosas. Pero más abajo, había una foto de Tom Jarmusch que decía RIP Leonard Cohen. Bajón. No porque sea su fan, pero siento que se van desvaneciendo los tiempos que me tocaron vivir.

No tenía ni ganas de ir a nadar, porque me sentía muy cansada. Pero tenía los nervios mal, estaba demasiado sensible.

Me metí en el mar llorando por Leonard Cohen y ni el día radiante de sol, ni la belleza del paisaje sereno lograban reconfortarme.

Me zambullí al Norte del muelle y nadé hacia el Solmar, que queda hacia el Norte.

Hoy no quería aventuras ni ejercicios bruscos.

Nadaba apaciblemente en el mar planchado, fresco y claro, cuando me di cuenta de que estaba pensando en qué iba a poner en la bitácora.

“Esto no puede ser”, me reprendió con suavidad el Buda.

Hija de Neptuno: “Debes vivir en el presente, con toda tu atención concentrada en el aquí y ahora. Dime, ¿cómo está el agua? ¿Es agradable bracear? ¿Cómo está el aire? ¿Qué ves a tu alrededor? ¿El agua es salada? ¿Está fría?”

Le di la razón al buda y seguí nadando, tratando de pensar solamente en el agua, la respiración y esas cosas.

Era un día realmente hermoso, aunque un poco fresco.

Nadé veinte minutos sin nada de esfuerzo y salí en el Solmar, a un kilómetro de casa.

Había una familia en la orilla. Los chicos jugaban, los padres tomaban sol.

Unos doscientos metros más lejos me topé con otro grupo familiar que jugaba en el agua.

Y ya cerca del muelle, dos mujeres en bikini y todas tatuadas jugaban al fútbol con sus hijos. Era divertido.

Cuando subí al muelle, noté que seguía haciendo stand up surf la persona que había visto una hora antes, cuando paseé con Solita.

Le dediqué una mirada de admiración.

Y, como siempre, estoy un poco mejor.

Aunque hoy a la tarde, voy a continuar con la relectura de Camino viejo, nubes blancas. Tras las huellas del Buda de Thich Nhat Hanh.

Es un libro que me encanta y me hace bien.

Este monje vietnamita de 90 años, nació en 1926, escribió un montón de libros.

Pero no me animo a leerlos.

Este me lo recomendó Dasbald y es buenísimo.

Pero el resto desconozco, son demasiados textos budistas. Me bajé un par de epublibre y después les contaré.

Por ahora sigo con mi relectura de Camino viejo, en el futuro no sé.

3 comentarios to “Bitácora de la hija de Neptuno (72)”

  1. Gerónimo Elortegui Says:

    Para después de la lectura. “You want it darker”, el último álbum de Leonard Cohen… https://youtu.be/YD6fvzGIBfQ?list=PLZYN6dCYBBUUEDxZTL15xUQ_UNgGkkmRf

  2. lalectoraprovisoria Says:

    Gracias!

    F

  3. Montañés Says:

    Princesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: