Bitácora de la hija de Neptuno (65)

por Flavia de la Fuente

30 de octubre

Datos del mundo exterior: Temperatura del agua: 15 grados. Temperatura del aire: 17 grados. Viento: NE 27 km. Olas: 0,8 m. Sol. Marea bajando. Tiempo de natación: 24 minutos.

Llegó el gran día. Mi entrenador abandonó su rol de guardavidas, se puso el short y se zambulló en el mar. Lo suyo fue breve pero valiente. El agua está fría y había un viento que no invitaba al baño. Pero Quintín entró al mar, saltó las olas y nadó 30 segundos. Me dio tanta alegría que lloré de emoción cuando lo vi salir tan contento. Las aguas benditas siguen cumpliendo su noble misión.

atlantico-p1050144


Mientras Q se bañaba, yo lo esperaba afuera con mi equipo de neoprene, mirando atentamente sus movimientos. En el mar solo había chicos jugando en la orilla. Ningún adulto se bañaba. Cuando salió lo arropé con la toalla, como lo hacía su abuelo Adolfo cuando era chico, y él se volvió a casa y yo me fui a nadar.

El agua estaba fría, había menos corrientes tibias que ayer, aunque alguna me tocó.

La corriente me llevaba con decisión hacia el Sur. Nadé apenas 10 minutos y ya había pasado el Hotel Fontainbleau, mi punto de referencia cuando estoy sola porque no me gusta volver caminando, y menos con viento en contra.

Así que como no quería salir decidí emprender la vuelta y nadar hacia el Norte, contra la corriente, hasta donde pudiera, al menos hasta el Fontainbleau.

Y así lo hice. Me costó casi 14 minutos avanzar 100 metros, pero estuvo buenísimo.

Respiraba cada ocho brazadas y cantaba la canción del traidor Dylan Love Minus Zero y repetía frecuentemente la línea “Valentines can’t buy her.”

Es que lo de Dylan y el premio Nobel me hizo pasar una mala noche. Quizás sea porque Quintín también estaba nervioso por el tema.

Pero lo cierto es que me desperté a las 7 de la mañana y no me pude volver a dormir porque en mi cerebro resonaba sin parar Love Minus Zero. Era horrible. Trataba de pensar en otra cosa, acariciaba a Solita, tomé agua, llevé a Soli al jardín, y nada. Me metía en la cama y seguía sonando la misma canción.

Por suerte, después del concierto acuático, al menos por el momento, tengo silencio en mi cabeza.

Nunca pensé que iba a tener miedo de la música.

Hoy me gustaría que Quintín no pusiera ningún disco de Dylan, aunque dice que como acto de repudio no lo va a escuchar por un año.

Es raro ser rehén de una canción.

Una pesadilla que nunca imaginé.

Cambiando de tema, hoy nadé más tiempo en honor al valiente Osi que se metió en el mar.

Y también porque estoy muy nerviosa por el estreno de mis películas en Mar del Plata, de las cuales dos son de natación. Una se llama Nadando en San Clemente y es la versión fílmica de mis bitácoras o algo así y la otra Nadando en Mar del Plata, una especie de comedia.

Me gustan las películas que hice este año, pero me angustia mostrarlas.

Ayer las tuve que ver dos veces para chequear que estuvieran bien y quedé exhausta.

Hoy tengo que verlas de nuevo.

Y el martes otra vez, porque vamos a hacer el DCP a la FUC.

Por suerte, para mi sistema nervioso, en Mar del Plata también puedo nadar todos los días.

Eso y los queridos amigos que me acompañan me permiten sobrevivir el festival.

Hace un par de años vino Claire Denis a Mar del Plata y cuando se enteró de que estaba descompuesta por el estreno de la película me dijo: “Es así. Uno vomita, se siente fatal, pero lo lograste. No es lo mismo haberlo hecho que no.”

No sé si tiene tanta razón Claire, al menos en mi caso.

Pero me tranquilizó que ella también se asustara al mostrar sus películas.

Porque Claire es una gladiadora, una heroína dura, que también me dijo que si volviera a nacer sería surfer. Y yo le contesté que yo sería nadadora.

También tuve sueños extraños, en Londres, con una argentina que me guiaba por la ciudad y me contaba que vivía allí desde hacía 20.000 noches.

Mañana, si no hay tormenta, vamos a ir todos a nadar de nuevo.

A Q, después del baño de mar frío, ya no le importa la tración de Dylan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: