César Aira, trotskista

Último (y único) informe para las academias

por Yupi

Estoy cansado, aburrido, harto. Sé que el motivo no le importa a nadie, pero lo diré igual, perdido por perdido: la posibilidad de que el jurado del Nobel le entregue el premio de literatura a alguien que retrató las tiranías o noveló lo novelado alcanza para treparme por las paredes aullando como un tenor tirolés. El premio es de literatura, ¿se entiende? No periodismo, no crónica, no psicología, no sociología, no romance. Literatura. Es decir, nada. Algo como el goce de ensamblar una mesa a la perfección, y al mismo tiempo no hacer nada. El que ensambla la nada merece el premio. Entonces me pregunto qué esperan para dárselo a César Aira. ¿Qué quieren? ¿Una prueba de que se opuso a las dictaduras? Bien, se las daré. Es el último esfuerzo que hago. Y ojo que yo hablo en serio.

Hace un par de meses estuve en el acto central de homenajes a Aira en Madrid. Fue terrible. Mientras el orador de turno peroraba sobre cómo Aira había llegado a las más altas cumbres de la literatura en castellano, yo pensaba con el personaje de Los misterios de Rosario: “¿Ah sí? Y vos cómo llegaste acá, ¿viniste esquiando?”. No me pregunten cuánto duró aquello. Un segundo más, y moría ahí mismo sentado en la butaca, lo que debe de ser incómodo, sin contar el engorro del traslado del cuerpo y los trámites en la embajada. Por suerte recordé que el homenajeado se había criado en el campo. El discurso final a su cargo (8 minutos 12 segundos) restituyó buena parte del sentido, pero un remanente de inutilidad quedó flotando en mi cerebro. Así que otra vez tuve que parar a Aira en la calle y preguntarle. Este fue el diálogo que tuvimos mientras fumábamos en una cortada.

P. En algún lado leí que durante el gobierno militar de Lanusse estuviste preso. ¿Es cierto?

CA. Es cierto.

P. ¿Por qué?

CA. Por un acto en la universidad.

P. ¿De qué partido?

CA. De una agrupación trotskista.

P. ¿Cuál?

CA. Había tantos grupos que no recuerdo el nombre. Una vez Fogwill intentó hacérmelo recordar, y enseguida me hizo un croquis con cada una de las agrupaciones y subagrupaciones estudiantiles de entonces, pero fue en vano.

P. En esos años la universidad era el único partido político.

CA. Recuerdo que a veces Perlongher entraba en el aula mientras estábamos en clase para dar alguna arenga. Verlo ya era impresionante: el pelo largo, esos collares que usaba… El profesor le decía que se fuera inmediatamente, y Perlongher le contestaba, señalándonos: “Me voy a ir cuando me lo pidan ellos”. Una disyuntiva incómoda.

P. ¿Cuánto tiempo estuviste preso?

CA. Estuve un mes “a disposición del Poder Ejecutivo”, como se decía entonces. Yo usaba el pelo largo, y lo primero que hicieron fue raparnos. Como pasaban los días y no salía, mi padre contrató a Risieri Frondizi, que era el abogado especialista en esos casos. La libertad le costó a mi padre 10 mil dólares, el precio de un departamento de aquella época. Su único comentario fue: “El corte de pelo más caro de la historia”.

P. No te hacía preso y menos tanto tiempo. Un recuerdo.

CA. Había un asesino bastante peligroso, el Pibe Rodríguez. Le habían dado una pena que era más que reclusión perpetua, porque no podía salir de la cárcel de por vida bajo ningún atenuante. Lo curioso es que no mostraba ningún remordimiento por sus muertes y aun pensaba en las futuras. Decía sobre alguien con el que tenía una diferencia: “Si salgo, lo mato hoy”. Yo le dije que pensaba lo contrario, que si me soltaran intentaría no cometer otro delito. Entonces uno de los policías me dijo: “Pibe, tratá de no pensar acá adentro”.

P. Decime algo de Fogwill.

CA. El querido Quique se nos fue “redepente”, como decía Catita. Qué puedo decir.

P. No sé.

CA. Me pareció excesivo lo que ocurrió con su muerte. De pronto todo el mundo era su íntimo amigo. El que no había estado en la terapia intensiva había desayunado con él esa mañana, o cenado la noche anterior, o le daba a leer sus manuscritos, o viajaba con él. Parecía una carrera a ver quién tenía más intimidad. En cierto modo él se lo buscó.

P. No puedo creer que no esté.

CA. Hace un tiempo le mostré a una amiga escritora norteamericana, Rivka Galchen, las fotos en la biografía de Osvaldo. Me oía repetirle mientras pasaba las fotos: “Gran amigo, muerto”, “Gran amigo, muerto”. Supongo que al llegar a cierta edad, a todos les pasa.

P. Fogwill te recomendó para la publicación de Ema la cautiva.

CA. Fogwill tenía entusiasmos instantáneos, que lo absorbían completamente. Una vez yo estaba en su casa y llegó Renata, su mujer, y le preguntó quién era yo. Fogwill le dijo: “¿Cómo no lo conocés? ¡Este le enseñó a escribir a Borges!”. La mujer me miraba sin entender nada, porque en ese momento yo no había publicado ningún libro.

P. Osvaldo Lamborghini también te trataba como gran escritor antes de que te hubieran publicado un libro.

CA. Justamente a Fogwill lo conocí por Osvaldo. Las ovejas fue el único texto mío que Osvaldo rechazó. A él le gustaba desmesuradamente todo lo que yo escribía, pero hasta ahí llegó. Dijo que “la caída del Padre” al final era una lápida que lo aplastaba todo.

P. ¿La parodia a Borges del final?

CA. Sí. En realidad es una copia, no hice más que transcribir el final de su ensayo Nueva refutación del tiempo cambiando los nombres de Schopenhauer, Berkeley, etc, por Betty, Moussy y demás.

P. ¿Osvaldo se parecía a su leyenda?

CA. Conmigo, me temo que no. Nunca lo vi borracho, ni drogado, ni violento.

P. Por escrito más bien parece un gaucho borgeano.

CA. Mis dos primeras lecturas importantes de chico fueron Borges y Vallejo. ¿Qué daría la mezcla, si fueran sustancias químicas? ¿Osvaldo?

P. El Fiord es una especie de Aleph.

CA. Ricardo Strafacce tiene una teoría convincente sobre ese paralelo. Dice que El Aleph está escrito de un modo muy pulcro salvo una escena, cuando el protagonista ve en el sótano “las cartas obscenas, increíbles” de Beatriz. Mientras que El Fiord es todo sexo y suciedad salvo una escena, la última, pulcra.

P. Rápido, sin pensar: Alejandra Pizarnik.

CA. La adoraba. Trataba de imitarla en todo, incluso la letra. Todavía hoy escribo con la letra de Alejandra. Yo tenía una lapicera Sheffer, y se la cambié a ella por uno de esos rotuladores baratos que se compran en la calle. Me acuerdo que Arturo estaba indignado, decía que me había dejado estafar.

P. ¿Se veía venir su suicidio?

CA. No estoy seguro. Creo que fue un intento de suicidio que salió mal.

P. ¿Lo decís porque hubo varios intentos?

CA. Sí. Nadie se intenta matar si se quiere matar.

P. Saer. ¿Cómo se tomó aquel artículo que escribiste sobre él en los 80?

CA. A Saer lo conocí después de haber publicado ese artículo en El Porteño. Él había ido a Buenos Aires, inmediatamente después de ganar el premio Nadal. Nos encontramos en una fiesta en la embajada de Francia, y me dijo que había leído el artículo y que le parecía de lo mejor que se había escrito sobre él, “sobre todo cuando me pegás”. A partir de ahí fuimos buenos amigos, fui varias veces a su casa en París. Después él se distanció, y hasta enérgicamente, me calificó de “neotilinguismo”, y creo saber por qué lo hizo. Hace poco estuve en Santa Fe y me chocó ver el culto a Saer, a “Juani”, esa atmósfera en la que sentís en la piel que no podés hablar mal de alguien… Ojalá nunca me pase.

P. No hace mucho en una encuesta argentina sobre la primera década del siglo XXI te votaron como el escritor más influyente y el de peor influencia.

CA. Salí primero por los dos lados. Qué importa. Sí me pareció un disparate que no fuera elegido mejor libro de la década el Borges de Bioy Casares. ¿Qué otro libro podía votarse?

P. Varios cambiaron su opinión sobre Bioy después de leer ese libro.

CA. Un amigo dice que el Borges de Bioy le sirve para juzgar a su interlocutor. Si desaprueba el libro, inmediatamente lo descarta.

P. Un muchacho me dijo después de leerlo: “A este viejo, ¿se le ocurría una buena frase por minuto?”.

CA. ¿Conocés la de por qué los peronistas son peronistas, según Borges?

P. No.

CA. Porque les pagan.

P. Irrefutable.

CA. Lo interesante es el mecanismo. No es una frase que Borges inventó. Cuando le preguntaron por qué decía eso, contestó que le había preguntado a un grupo de peronistas en la calle por qué eran peronistas, y que le habían contestado: “Porque nos pagan”.

P. Algunos misterios al vuelo. El primero dice que a los 17 años ganaste un concurso literario en Buenos Aires.

CA. Sí, fue un concurso de la revista Testigo. Todavía vivía en Pringles, estaba en el secundario. Arturo ganó el concurso de poesía y yo el de narrativa.

P. ¿Por qué nunca escribiste poesía?

CA. No creas, de chico escribí bastante. No seguí porque me di cuenta de que no era poeta y que con suerte haría un buen simulacro.

P. ¿Te diste cuenta? ¿Cómo?

CA. Por contraste con Arturo y por una prueba que inventé. Un día le pasé a Arturo unos poemas míos para que me dijera qué le parecían, pero intercalé como propio uno de Raúl Gustavo Aguirre, que yo sabía que él no había leído. Arturo me dijo que mis poemas le habían gustado mucho, sobre todo uno, buenísimo: el de Aguirre.

P. En tus novelas siempre hay una luz poética.

CA. Una vez un crítico dijo que soy un poeta en prosa. Espero que haya acertado.

P. Más leyendas. ¿Es cierto que cuando tenías 20 años la editorial Galerna quiso publicarte una novela y les pediste a lo Kafka que te devolvieran el manuscrito?

CA. Fue menos heroico. Yo conocía a Abelardo Arias, que recomendó a Galerna una novela mía, y Alberto Manguel, el editor de Galerna en ese momento, aceptó publicarla. Ya estaba lista para la imprenta, pero un día yo iba caminando con una chica cerca de la editorial y por hacerme el vivo, seguramente para deslumbrarla, le dije que me acompañara a la editorial y les pedí que me devolvieran la novela.

P. Linda situación para Abelardo Arias.

CA. Una estupidez de chico. De todos modos no se perdieron gran cosa.

P. ¿Cuántas novelas escribiste antes de Ema la cautiva?

CA. No sé, habrán sido alrededor de treinta.

P. ¿Están en algún lado o las tiraste?

CA. Algunas creo que están, tendría que fijarme. Tengo una caja que nunca más abrí con muchos textos de esa época. Ahí debe de haber alguna.

P. Un libro que va haciendo su caminito es el Diccionario de Autores Latinoamericanos, que me sugiere una sola pregunta: ¿leíste todos los libros citados?

CA. Leí bastante, y en retrospectiva hasta me asombro de la energía que tenía entonces. Antes leía más orgánicamente, tomaba notas, escribía fichas. Quedé conforme con el libro. Creo que logra modestamente presentar a la literatura latinoamericana tal como era antes del Boom. Antes de García Márquez, Vargas Llosa y demás, la literatura latinoamericana era la Amalia de Mármol, La Vorágine de Rivera, muchos autores que fueron borrados por el Boom. A lo mejor también lo hice inconscientemente para contrarrestar el predominio actual de la teoría. Cuando yo iba a la Facultad no había tanta teoría literaria, se enseñaba más historia de la literatura, algo que me parece importante.

P. Primera vez que decís estar conforme con un libro tuyo.

CA. Varias veces me ofrecieron ampliarlo, actualizarlo, pero dije que no. Quiero que quede como está, casi como una de mis novelas.

P. Suena a balance.

CA. Hace un tiempo un buen amigo platense, Esteban López Brusa, me dijo: “Me da la sensación de que ya estás hecho”. Sí, sí, le dije, pero en realidad: no, no. No diré que todavía no empecé, pero vivo con la preocupación de no llegar a escribir lo que quiero.

P. Creo que te están buscando, mejor terminamos. ¿Lo pasaste bien?

CA. Muy bien, fueron todos muy amables, sólo estoy un poco cansado. Con todos estos congresos a los que me invitan, la prensa, los tesistas que me mandan cuestionarios, se multiplican las ocasiones de hablar de mí mismo, y de pensar en lo que hice y por qué lo hice… Empiezo a sentir un exceso de reflexión. Quizás es bueno, porque hace contraste y me hace sentir más la libertad anti-reflexiva de las novelas.

P. No te gustan los congresos pero aceptás asistir a muchos.

CA. Los acepto por los viajes, para salir de la rutina de Buenos Aires. Pero si mirás los programas de los congresos… todo termina siendo lo mismo. Si eso no te desalienta, no te desalienta nada.

P. ¿Por qué es tan espantosa la “literatura del yo”?

CA. Por falta de invención y de conflicto. En los textos de la “literatura del yo” el espacio queda obstruido por la falta de invención y al autor sólo le queda el tiempo, la más deprimente de las categorías mentales. No pueden contar más que lo que les pasa, en tiempo presente, y como por lo general no les pasa nada el resultado es nulo.

P. Más raro es el silencio alrededor de Laiseca.

CA. Con Laiseca se comete una gran injusticia. Es imperdonable que se escriban tesis sobre Bolaño y nunca se haya escrito una sobre él, ni esté en ningún programa de ninguna universidad. De hecho creo que él y Osvaldo son los únicos genios auténticos que han aparecido “después de Borges”, como dice la vieja canción.

P. Pregunta final, que debió ser la primera. ¿Estuviste en Pringles?

CA. Estuve este verano. Paré en la casa de Arturo, la vieja casa de siempre. Allí tuvo lugar la cena de La Cena.

P. No me digas que la madre de la novela es tu madre.

CA. Sí, la primera parte de la novela ocurrió como la cuento.

P. Cada vez que aparece en una novela esa madre depresiva y combativa te sale bordada.

CA. Ahora me hacés acordar de una anécdota. Hace años estábamos con Fogwill acá en Madrid y él andaba como loco con el cambio de divisas, hacía cálculos, maldecía, decía que nos habían estafado, hasta que le dije que parara de quejarse porque ya parecía mi mamá. Replicó inmediatamente: “No. Yo soy tu mamá”.

79 comentarios to “César Aira, trotskista”

  1. Germán Says:

    Aplauso de pie.
    Tengo una teoría, que cada vez se filtra más en las notas que da Aira: lo leyó a Bolaño (aunque lo niegue rotundamente), no le gustó y no se anima a criticarlo por el agradecimiento que le dispensa por haberlo ponderado en “Entre Paréntesis”; la muerte prematura del chileno potenció ello.
    Creo que si alguna vez me lo vuelvo a cruzar al César, por alguna librería de viejo, voy a cholulear con esa pregunta, gracias a este escrito.
    Enorme reportaje y mejor anecdotario de mis autores preferidos (Fogwill y Aira)
    Gracias

  2. ericz Says:

    Linda charla de señoras. Muy bueno lo de Bioy.

  3. Silvia Says:

    ¡Gran nota! ¿Se sabe quién es Yupi?

  4. La Novia de Troll Says:

    Yupi, amante de Silvia. Ocasionalmente Aira, fumando en una cortada. :)

  5. burzaco Says:

    Para fetichistas!!!!. Que loco que Aira no pueda escribir poesía, como dicen los flamencos puros en España, del flamenco solo se pueden enseñar las letras.

  6. hipolita Says:

    por fin aira encontró
    con quién hablar
    gracias, yupi

  7. The Untranslated Says:

    The neglect of Laiseca in the English-speaking world is understandable — none of his works have been translated into English yet. However, the fact that he is remaining a marginal figure among Spanish-language readers is indeed outrageous. I once called Los Sorias the Gravity’s Rainbow of Latin America.

  8. Hugo Abbati. Says:

    Si yo fuera australiano reivindicaría a Gerald Murnane del mismo modo que Yupi reivindica a Aira como nobelable. Hay una lista de no nobelables que reivindican el Nobel desde la perspectiva dark side. De ahí, como diría Borges, su grandeza.
    En cuanto a equiparar a Laiseca con Pynchon, diría que el tamaño, en literatura, no importa. Algunas amigas despistadas estarían en desacuerdo con este aserto.

  9. lalectoraprovisoria Says:

    Es muy impresionante la reseña de esta gente sobre Los Sorias. Léanla acá. https://theuntranslated.wordpress.com/2015/05/27/the-sorias-los-sorias-by-alberto-laiseca/ Un gran sitio.

    Q

  10. Maria C.Reiriz Says:

    Muy bueno Yupi! Gracias! Me atrae mucho Aira como escritor y realmente lo leo con admiración. En cuanto a Laiseca, recomiendo mucho sus “Poemas Chinos”, editados por Mangieri. Laiseca es un poeta inmenso aunque todos lo valoren mas como narrador genial, que también lo es. Alvarez Tuñon tiene un poema muy hermoso a Laiseca, Lo define muy bien. Fueron muy amigos y creo que lo siguen siendo. Un saludo y gracias de nuevo

  11. The Untranslated Says:

    “En cuanto a equiparar a Laiseca con Pynchon, diría que el tamaño, en literatura, no importa.”

    Actually I tired to show in my review what is common between Laiseca and Pynchon, and the size of their novels was the last thing on my mind.

  12. janfiloso Says:

    Yupí, enorme reportaje. Cuando se trabaja sobre lo que se ama se nota.

    Para los profanos como yo, Aíra es un dios desconocido, vos lo convertiste en un hombre, gracias.

  13. lalectoraprovisoria Says:

    The Untranslated:Good work!

    Q

  14. The Untranslated Says:

    Muchas gracias! I tried my best.

  15. estrellalla Says:

    Ey, yupi, maravillosa conversación!

  16. Yupi Says:

    Que haya suerte la semana que viene. En cuanto a Laiseca, su destino literario es tan extraño como él mismo. Como dijo un amigo con humor digno del caso: a lo mejor después de esta nota lo aceptan en los marines. Gracias a todos, especialmente a The Untranslated y a la chica italiana que pidió el post por mail. Saludos.
    http://www.youtube.com/watch?v=PmILOL55xP0

  17. lalectoraprovisoria Says:

    Yupi, después de este logro te mandamos a Corea a entrevistar a Kim Jong-un.

    Q

  18. Hugo Abbati. Says:

    A Don Untranslated: Era broma, amigo. Quizá una mala broma. Pero siendo usted lector de Pynchon y Laiseca, lo puede entender. Su trabajo es muy bueno, sin duda, y me ha estimulado a retomar la lectura de ese texto difícil. La cuarta o quizá quinta lectura que, espero, no se frustre.

  19. FedericoR Says:

    No digo el Nobel, pero algo se tiene que ganar Yupi por este regalo. Diga lo que le gusta, y si está dentro de lo que puede ofrecer un padre de familia decente, lo procuraremos. (Y cuando ande por las pampas, no se olvide de que hay unas historietas esperándolo, eh)

  20. FedericoR Says:

    Fabuloso lo de los “Unstranslated”. Es probablemente la primera lectura minuciosa que se ha hecho de Los Sorias. Uno ve por ahí comentarios que parecen no haberlo recorrido más que de afuera. Y Los Sorias es largo, pero tampoco taaaaaanto. A un capítulo por día, uno lo liquida en un año, y le queda tiempo para arrancar con “El jardín de las máquinas parlantes”. ¿Cuándo fue que los lectores se volvieron tan tiernitos?

  21. The Untranslated Says:

    To Hugo Abbati: it’s OK, I’m not always capable to get the joke on the Internet, usually need smileys for that :). I think it is high high time Los Sorias was published in an available edition, so far only about 2,000 readers have access to this fabulous text. I envy Argentines for having such a writer!

  22. Yupi Says:

    Federico, ¿puedo pedir un asado? Aunque esto revele mi naturaleza fría y distanciada, no puedo evitarlo. ¡Quiero comer carne de la buena! Ya que estamos con el teniente Lai, dejo una reseña de Aira sobre “La hija de Kheops”, escrita allá lejos y hace tiempo.
    https://elinterpretador.wordpress.com/2007/08/03/una-maquina-de-guerra-contra-la-pena/

  23. lalectoraprovisoria Says:

    Qué buena la reseña de Aira sobre Laiseca. Este post está destinado a proveer felicidad eterna.

    Q

  24. FedericoR Says:

    Yupi: tengo un poco de fondo y tengo parrilla. No tiene más que poner fecha. Si Quintín promete no enojarse lo podemos invitar.

  25. FedericoR Says:

    ¡Había leído esa nota de Aira cuando salió en Babel! Y descubro que me la sé casi de memoria. Qué cosa, la memoria.

  26. lalectoraprovisoria Says:

    Allá estaremos, el vino me pone pacífico.

    Q

  27. Yupi Says:

    ¿Quintín enojado? Nooo… Gracias por la invitación, a ver si coincidimos a fin de año. Después del asado nos vamos a Metrópolis (si es que todavía existe). Estaba fijándome que la sinarquía internacional no para de postular a Murakami en todos lados. Son los retardatarios de los que se quejaba el General.

  28. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Eso que cuenta Borges de que “somos peronistas porque nos pagan”, describe bastante bien a un cierto peronismo, el de a pie. El otro, el que encarnaron como nunca los kirchneristas, es el de ser peronista debido a que ello permite el acceso al poder y desde ahí la posibilidad de realizar buenos negocios.-Por supuesto, hay otro lugar, el de los peronistas a los que no se les paga para que lo sean, ni hacen buenos negocios, ese es un sitio difuso, con gente entrando y saliendo continuamente, de tal forma que nadie ha podido, hasta la fecha, desentrañar su verdadera naturaleza.

  29. Yupi Says:

    Disiento. Yo, por ejemplo, puedo. Un peronista es, ante todo, un trabajador. Cumple su tarea y recibe su salario. No quiere salvar a la humanidad ni trepar pisoteando el rostro de los demás. Ocasionalmente puede desahogarse con un trago, pero nunca es un borracho, ni menos un malandrín. Tiene algo de material noble, cualidad que cualquiera advierte enseguida salvo un asno. Si se siente valorado en el trabajo es leal a la empresa. Caso contrario, cambia de trabajo o habla con el sindicato, pero nunca se le ocurriría pegarle un tiro en la nuca a su empleador. Puede ser religioso o no, ese rasgo no lo caracteriza en particular. Una vez en la vida, muere. Entre los parroquianos de LLP hubo por lo menos dos: maiakovski y un Martín Rodríguez. Cristina Kirchner, en cambio, no es peronista. Con Néstor reconozco que entramos en el plano difuso, porque él mismo fue producto de una situación difusa. Feliz viernes.
    http://www.youtube.com/watch?v=k1nzq6qt3ic

  30. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    El peronista que describes puede ser cualquier buen vecino de uno, que no necesariamente se identifique con el peronismo, por lo que seguimos en el mundo de lo indefinible, por lo menos para lo que no tenemos prejuicios. Otros no le hacen asco a los prejuicios y definen al peronista como aquel que los vota porque recibe dádivas o cuando llegan al poder lo ejercen sin limitación alguna porque son el pueblo.

  31. Hugo Abbati. Says:

    ¿Qué Nestor? ¿Nauta?

  32. FedericoR Says:

    Quintín: el vino lo va a tener que traer usted, que escribió un libro al respecto.
    Yupi: sus vivencias platenses me intrigan mucho, pero me temo que esto es lo que queda de Metrópolis (y tampoco se perdió mucho, salvo tiempo, que Marcel probó que siempre se puede recuperar): https://goo.gl/maps/sDmUCiFzzHy

  33. FedericoR Says:

    Una intriga: La frase de Borges sobre el peronismo que yo recordaba tiene más olor a Bertrand Russel que la que cita C.A. (creo que la leí en el “Borges”): “Un peronista es alguien que finge ser peronista para sacar ventaja”. ¿Son dos frases distintas o una simplifica la otra?

  34. Germán Says:

    Como se hace para ir al asado? Cuando uno era chico, la única manera de prenderse en el picado de la plaza era llevando la pelota o esperando paradito afuera hasta que alguno se apiadara con la invitación: “Che, vos camiseta azul; queres jugar?”

  35. Hugo Abbati. Says:

    Un anacronismo. Lo que sigue es parte de una reseña sobre el libro ¿Qué es esto?, que el vitriólico Martínez Estrada escribió ya jubilado, donde el “esto” es, precisamente, el peronismo.
    Divertirá a algunos. A otros, me temo, no.

    “En principio, lugares comunes: el peronismo sería un régimen de ingredientes heterogéneos, a la vez bonapartista y fascista, y también carnavalesco; el peronismo sería un gobierno de tipo neorrosista, es decir una invariancia histórica; el peronismo, brote local del nacional-socialismo; Perón, un encantador de serpientes y sus secuaces, administradores de garitos; Perón habría corrompido el orden jurídico del país haciendo de la república una cáscara; Perón fue un mistágogo y su mundo, una escenografía de muy alto poder hipnótico a la que ella y él descendían “como desde una película estereoscópica”. Perón, un impostor, y gobernante manosanta y limosnero; un demagogo instigador de bajas pasiones e instintos atávicos. Que predicó la perfidia y la hipocresía y la obsecuencia y la venalidad y la pornocracia; e invirtió los valores morales y cívicos; y agitó el lenguaje del resentimiento; e instauró un gobierno de timócratas y además oclocrático. Al comienzo del libro se lee: “Esto es un panfleto, no un puñal”.

    Qué pasión, ¿no?

    Preguntado José Ottavis sobre el significado de las palabras Timócrata y Oclócrata, infirió que eran de origen griego y que, elevándose por sobre sí mismo (con la ayuda de una banqueta), se lo preguntaría a una ex novia de origen, precisamente, griego.

  36. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Lo que uno no lo ha mamado desde la cuna, pierde el tiempo intentando mamarlo de adulto. (por más que uno lo disfrute.ja)

  37. Yupi Says:

    Federico. Son dos frases distintas. Que yo sepa, la que cita Aira no está en libro. La foto de google map es terrible. Mejor no pregunto por La Aguada.

    Germán. Creo que Federico se metió en un lío, porque él había pensado en un asadito para tres y ya somos cinco, seis con Abbatti, que come como lima nueva, y la cifra puede aumentar. Como sea por razones de diáspora el asado será a fin de año. Si se concreta avisamos acá en LLP.

    Estrella. Tardé tres días en entender tu nick. ¡Embocá las letras! Qué cosa. En fin, me alegra que hayas vuelto.

  38. boudu Says:

    excelente, Yupi!

  39. saint jacob Says:

    …Con todo lo rico y estimulante que se lee en el post y los comments (incluyo en ello al futuro asado), es inadmisible que lo único que yo pueda titubear es la alegría por el regreso de Estrella… es que todo supera mi pobre eficacia sintáxica!… un placer leer a Yupi y a la tropa lectorística…

  40. Germán Says:

    https://lalectoraprovisoria.wordpress.com/2007/02/22/los-zombis-de-pringles/

    En que quedo el proyecto de leer todo Aira y reseñarlo?
    Esa sería una obra magnífica para editar en papel, igual de grandilocuente que el diccionario de autores latinoamericanos

  41. FedericoR Says:

    Esto se me está yendo de las manos, Yupi, esto termina con mi expulsión del hogar conyugal. Pero algo haremos. Lo invitaría a comer a La Aguada, pero ya es pasado, como dijo BIoy una vez que Borges lo hizo pasar un papelón. Sobrevivió como empresa recuperada unos cuantos años, pero sólo para probar que la empresa sin capital es un mito.

  42. Yupi Says:

    El asado tiene todos los presagios de convertirse en el asalto al Palacio de Invierno, sólo que en su casa. Ya encontraremos una solución. Anoche terminé de leer los diarios de Piglia. Hace unos días vi la película El ciudadano ilustre. Me parecieron dos productos idénticos, fraguados en la misma concepción filistea y antiliteraria que se supone la literatura tenía por objeto destruir. Lo tenebroso del caso es que ambos figuran el recuento de una vida. Una vida sin amor, totalmente refractaria al amor.

    Es difícil que la literatura tenga una función. Si tuviera alguna, cosa que dudo, sería la de reconciliar a los hombres con el mundo. Lamento decirlo de un modo casi español de tan pomposo, pero siento que es así, y que no puede ser de otra forma. Ni los diarios de Piglia ni El ciudadano ilustre reflejan en ningún momento ese hermoso sueño.

  43. U. R. Olivero Says:

    Bolaño me merecía cierto respeto sus libros hasta que lei “Entre paréntesis” Ahí tengo la intuición que pagaba demasiados favores, entre ellos, elogiar a libros muy mediocres de Centroamérica, ¿por ejemplo? “Cárcel de árboles”, o “Lo que soñó Sebastián”. En fin… César Aira me parece el mejor sofista que tiene la Argentina por aquello de que nadie puede bañarse dos veces en un mismo río.
    Ur

  44. Urog Holguín Says:

    Bolaño me merecía cierto respeto sus libros hasta que lei “Entre paréntesis” Ahí tengo la intuición que pagaba demasiados favores, entre ellos, elogiar a libros muy mediocres de Centroamérica, ¿por ejemplo? “Cárcel de árboles”, o “Lo que soñó Sebastián”. En fin… César Aira me parece el mejor sofista que tiene la Argentina por aquello de que nadie puede bañarse dos veces en un mismo río.
    Ur

  45. FedericoR Says:

    Me hizo acordar a dos citas, Yupi. Una, Fogwill maltratando a Piglia por su decisión de no tener hijos: “Me lo imagino tirando el preservativo al inodoro antes de ponerse a escribir”. La otra, de Aira: “La novela tiene que ser una marea amor”.
    Igual, parece que el premio se lo dieron a un cantante: es un hecho que a casi nadie le gusta la literatura.

  46. FedericoR Says:

    “marea de amor”, dijo Aira, que no hace pavadas con la sintaxis.

  47. Yupi Says:

    Qué disgusto para Leonard Cohen. Me intriga un punto. ¿Los jurados suecos sabrán muchas canciones de Dylan? Apuesto mi mansión de Los Angeles a que no, y eso que son rimadas y de tres acordes. En fin. Otro fallo kirchnerista de mierda.

    Federico. Como sucedía a veces, lo que quería decir Fogwill está bien y lo que decía está menos bien. En este caso la piedra de toque no sería la decisión de tener o no tener hijos sino la postura ante las mujeres. En efecto Piglia siempre tuvo esa cosa de premeditado, del que se dio cuenta por dónde venían los tiros. El avestruz es el más vivo de los animales, dicen los gauchos, porque no se deja agarrar.

  48. Yupi Says:

    Mi candidato para el año que viene.
    http://www.youtube.com/watch?v=67rc96joOz8

  49. burzaco Says:

    No todo esta perdido. la Academia ya lo encontrara.
    http://mla-d1-p.mlstatic.com/guillermo-vilas-cientoveinticinco-libro-poesiazona-retiro-835411-MLA20553054316_012016-F.jpg?square=false

  50. Hugo Abbati Says:

    Otra cosa es con guitarra.

  51. Yupi Says:

    -Periodista: ¿Qué piensa de la literatura actual?
    -Sánchez Ferlosio: Nada. No pienso nada. La literatura se terminó el día que murió Kafka.
    Feliz viernes.
    http://www.youtube.com/watch?v=dRJDWe9SxZQ

  52. Hugo Abbati Says:

    K., paredón y después… Todo ha muerto, ya lo sé… (He aquí un songwriter)
    La relacion entre el Maestro y el cantante Dylan es como la relacion entre la luz del día y Nosferatu: cuando aparece uno el otro se achicharra hasta desaparecer.
    Apenas leí la noticia me dije: ahora viene la parte en que me indigno, pero me reí. Y sigo…

  53. Germán Says:

    Sobre Piglia y su negativa a tener hijos:

    -Que tendrá que ver coger con escribir?
    FOGWILL

  54. Yupi Says:

    Qué raro si ahora sale Dylan a decir que el fallo es un disparate. Si el rock tiene una última posibilidad de supervivencia, es ésa. De rebote le daría un tubo de oxígeno a la literatura. Lástima que no ocurrirá. Con Fogwill me pasa lo siguiente: no extraño sus libros, y que no esté él me parece una calamidad espantosa.
    http://www.youtube.com/watch?v=36XEwrwBU0Y

  55. saint jacob Says:

    …Yo, que soy mucho más nabo de lo que los post lectoprovisorios merecen, desparramo chocheras por el premio (que avala el reconocimiento a una contracultura que sospecho no entienden en lo esencial, y que desolemniza las certezas de la cultura museística)…

    …y Dylan… bueno, en la suya…

    http://www.losandes.com.ar/article/premio-nobel-bob-dylan-no-responde-los-llamados-de-la-academia-sueca

  56. Yupi Says:

    Lástima que los temas vuelen rápido porque hacía rato que no me divertía tanto. Por lo demás es un premio a la nostalgia. La contracultura es una señora que lleva años difunta, esto no hace más que remacharle los clavos al ataúd.

    Ya que estamos, dejo una joya del arcón con música de Manal y un adolescente Javier Martínez de actor, entre otros notables (¡Masotta!). La encontré el otro día y casi me desmayo. Lo más asombroso es que está bastante bien.
    http://www.youtube.com/watch?v=HmKI3g_FRo8

  57. saint jacob Says:

    …Ahí Susana parece BB en ‘Masculin, féminin’… ya se, ya se, estoy loco…

    …Y mi visión del ‘premio’ y todo eso es diametralmente opuesta… de hecho, el amigo Bob a hecho enojar a montones de caretas… y la contracultura no deja de ser la ‘contra’ de la cultura institucionalizada, aunque ya no se nombre de tal forma…

    …digo yo, bah…

  58. Yupi Says:

    Parece que le pidieron a Rodrigo Fresán que fundamente que Dylan es tan grande como Wordsworth. Todavía está buscando las papeletas. Van tres veces que leo que el vínculo de Dylan con la Argentina es una canción en la que nombra a Buenos Aires. Por favor, busquen a Miguel Grinberg en el documental de Scorsese. El Buhonero lleva demasiado tiempo en esto para que hagan desastres. No hay justicia ni para los mártires.

  59. saint jacob Says:

    …bueh, ahí va…

    http://www.12minutos.com/58054f67915c9/dylan-rechaza-el-nobel-de-literatura.html

  60. Hugo Abbati. Says:

    Gary Shteyngart parece que es un escritor de origen ruso que vive en EEUU. Nunca he oído hablar de él, pero dijo algo que me lo hace simpático. Es en relación con el Nobel de literatura al cantante: Comprendo a la Academia Sueca, es duro leer libros. Parece una frase de Rodrigo Fresán, si Fresán fuese… pues, no sé… Macedonio… u Oscar Wilde.

  61. Yupi Says:

    Cierto, pero menos en el sentido de acumulación intelectual que del mismo libro como objeto. No es sólo un camino hacia lo simple sino hacia lo inmaterial. Cualquier viejo lector necesitaba tener el libro en la mano, tocarlo, como un niño necesita tocar lo que desea, y esto también se aplicaba al escritor. Stevenson necesitaba espadas y sombreros reales para escribir, por abstracto que fuera su relato. Todo eso viene en desaparición. Aira tiene una novelita,“El juego de los mundos”, situada en un futuro remoto en el que la literatura sobrevive traducida en imágenes y sonido. En este sentido la decisión de los suecos es consecuente, identificándose con el público, halagándolo, como el cliente que es, que siempre tiene razón y del que se espera un consumo generoso.

  62. Germán Says:

    Hace unos meses un amigo platense, escritor el y admirador de la ciencia ficción, me consiguió un ejemplar de “El Juego de los Mundos”. Antes de entregarme la gema le pregunte:

    – Lo leíste?
    – Me gusto tanto que me conseguí otro ejemplar para mí
    – Dicen que es una obra floja de Aira
    – A si? Si esto es flojo, lo que deben ser sus mejores libros; es increíblemente imaginativo y está mejor escrito aún.

    CÉSAR AIRA "El Juego de los Mundos" #CesarAira

    A post shared by Libreria El Hijo de Mitre (@hijomitre) on

  63. Yupi Says:

    Casi un incunable, de hecho la única incursión de Aira en la ciencia ficción (El Mármol es más bien una novela fantástica con extraterrestre). Muy bueno el nick de su amigo. Entre las frases que decía mi madre estaba “Parecés hijo de Mitre”. Como mi madre no destacaba por la precisión, nunca pude averiguar qué significa. Me alegró la tarde.

  64. Germán Says:

    Mi abuela, ya fallecida, había nacido en 1913 y solía decirme cuando era muy chico: “vos te pensaba que sos el hijo de Mitre?”
    Calculo que era una frase de status, como llamarse Anchorena, Alzaga o Alvear. Los buenos tiempos de los Playboys argentinos en París, donde se tiraba “manteca al techo”
    Siempre me quedo ello y la sigo usando con mis hijas diciéndoles que son las nietas de Mitre.
    De ahí el nombre de la pag de mi INSTAGRAM.

  65. Yupi Says:

    Según mi recuerdo podía significar alguien que gasta mucha plata, se da importancia, sale de farra, desdeña el esfuerzo o lleva una vida despreocupada. ¡Pobre muchacho! El padre tradujo la Divina Comedia al español antiguo, que no es poco. Borges no usó esa traducción, prefirió triangular con la inglesa de Carlyle, lo que ya es un juicio. Por su parte Aira en el Diccionario guarda silencio. Ahora, Mitre en el prólogo de su traducción habla de “esos versos que conoce todo el mundo”. Creo que esto ya no es cierto, fuera de Italia no muchos leen el poema. Debe ser culpa del hijo de Mitre. Feliz viernes.
    http://www.youtube.com/watch?v=4AOKLhrLJ7s

  66. Yupi Says:

    Cara Giulia,

    Al leer la traducción de la entrevista a Aira que gentilmente publicaron en la web de la editorial compruebo cuánto influyó la cultura italiana en la Argentina, sobre todo en la provincia de Buenos Aires. Es un texto italiano de principio a fin. No obstante hay un pequeño error en la quinta línea. Donde tradujeron “poesia” deberían haber traducido “pastiche”. Que no vuelva a ocurrir. Los textos de Yupi son sagrados, como los de Elena Ferrante, la próxima le mandamos a Guillermo Piro.

    Veinte años atrás este último párrafo se habría desviado subrepticiamente a lo Kafka hacia cuestiones más personales, del tipo “¿Es usted señora o señorita?”, pero el tiempo no pasa en vano, tanto que no me asombraría despertarme una día convertido en abuelo. En fin, molte grazie. Ti sei guadagnato il Gardel di Oro.

    Atentamente
    Y.
    http://www.edizionisur.it/sotto-il-vulcano/25-10-2016/cesar-aira-trockista/

  67. Germán Says:

    Bravo, bravissimo Yupi

  68. Yupi Says:

    Ayer buscando algo en la web di con esta frase de una chica: “A Aira y Laiseca les falta internet”. Si tiene razón, como todo parece indicar que la tiene, estamos adentro del horno y con la puerta cerrada. Felice venerdi.
    http://www.youtube.com/watch?v=kPYBn8VcdXk

  69. Hugo Abbati Says:

    Efectivamente, les falta internet, carencia que comparten con Homero, Shakespeare y Kafka. Pero… ¿qué le falta a esta chica para señalar esa falta? O,quizá peor, ¿qué le sobra? ¡Ahhhhh, las chicas!

  70. Yupi Says:

    Increíble pero real: por una vez los suecos premiaron a la literatura. ¿Esto significará…? Mejor no hacerse ilusiones. Saludos cordiales a Mr. Ishiguro.
    http://www.youtube.com/watch?v=ysA5GogtBl8

  71. lalectoraprovisoria Says:

    ¿Qué habría que leer de Ishiguro?

    Q

  72. Yupi Says:

    Los cuatro primeros libros. A partir de Never let me go empezó a hacer agua para mi gusto, y Nocturnos, su libro de relatos, me dejó en la más completa abulia existencial.

    Pta. Creo que soy el único tertuliano de LLP que entendió tu chiste de hace unos días sobre el partido contra Perú (dijiste que hay que poner al Toscano Rendo o algo parecido). ¿A quién se le puede ocurrir jugar en la Bombonera? En fin. Que Messi nos ayude.

  73. lalectoraprovisoria Says:

    En esa oportunidad, Rendo casi nos salva. Si Pedernera lo hubiera puesto de entrada, podría haber sido. Estaba en su mejor momento, después vino Ardiles, el único otro 8 de ese estilo que tuvo la Argentina desde entonces.

    Q

  74. Yupi Says:

    Brindisi también se salvó aquella vez, por bueno y porque era un pibe. Ahora, hay que reconocer que Menotti acertó en el centro del centro poniendo a Ardiles en lugar de Brindisi.

  75. lalectoraprovisoria Says:

    Pero Brindisi era otra clase de jugador, me parece. Como él jugaban también el muñeco Madurga y Trobbiani. Ardiles era el ocho que llevaba y tocaba, que era rueda de auxilio en toda la cancha pero sabía también transportar la pelota. La sociedad de Rendo con el Sapo Villar en San Lorenzo fue tremenda como ejemplo de ese juego que la Argentina no encontró después. Hoy, De Bruyne es un jugador como Brindisi. Guardiola le quiere encontrar socios en los laterales, pero en los últimos años hubo un solo lateral constructor en el fútbol mundial: Lahm.

    Q

  76. Yupi Says:

    ¡El sapo Villar! ¿El otro lateral no era Glaría? Trobbiani fue un caso raro. Cuando empezó en juveniles (el torneo de Toulon) era un crack, un jugador finísimo, y de a poco se convirtió en metedor bilardista. Como sea anoche había que poner al Toscano nomás. Messi se bancó que todos esperen que resuelva él solo, pero no hacemos un gol ni de suerte. La pelota pega en el palo, en el arquero, en un defensor… ¿Era un partido para Gago o Rigoni? No creo. Otra vez a cortar clavos. Qué cruz.

  77. lalectoraprovisoria Says:

    Glaria era 4, vino después. El 3 era Rosl. Para mí no clasificamos. El equipo está muerto.

    Q

  78. Yupi Says:

    Dependemos de Ecuador y más aún de Brasil. Lo que se dice un baño de humildad. Qué bien juegan los peruanos. No se desesperaron nunca con la pelota en los pies.

  79. Yupi Says:

    Hacía rato que no me ponía tan contento por un partido de fútbol. Messi jugó de 10 y de 9. Sublime. Completamente estratosférico. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: