Un clásico moderno

Publicada en Perfil el 18/9/16

por Quintín

Dos números atrás, Damián Tabarovsky hablaba en esta página de Argentina Beat, derivas literarias de los grupos Opium y Sunda (1963-1969). Con prólogo de Rafael Cippolini, la excelente antología de Federico Barea reflota el mundo olvidado del underground sesentista más ligado a beatniks y jazzeros que a la política o al psicoanálisis de otros movimientos marginales. En términos groseros, los Opium y los Sunda pensaban que vivir era más importante que escribir (no hablemos de publicar), que Buenos Aires era un sitio provinciano y que para el poeta rige la consigna de Ezra Pound: “Cantarle al amor y al ocio, nada más merece ser habido”. De los quince nombres reunidos por Barea solo dos aparecían previamente en mi biblioteca, de modo que mi ignorancia hace al libro más valioso. Uno de los autores es Reynaldo Mariani (que firmaba como “mariani”), del que tengo 7 historias bochornosas, una pequeña colección de relatos que recorre decadencias aristocráticas con heterodoxa ortografía: usa la “i” como conjunción y la “y” para reemplazar la “ll”.

3-taller-p1020661

El otro nombre conocido es el de Néstor Sánchez (1935-2003), que excede su pertenencia al grupo (a cualquier grupo) y es uno de los más notorios escritores locales de culto. A diferencia del resto, Sánchez dejó algo parecido a una obra: cuatro novelas publicadas entre 1963 y 1973 más un libro de relatos aparecido en 1988, a la vuelta de su infortunada estadía en la miseria norteamericana detrás de las enseñanzas esotéricas de Gurdjieff, tan aparentemente ajenas a sus previos intereses de burrero. Una comparación no del todo impertinente es la de Sánchez con Osvaldo Lamborghini (1940-1985), otro individuo de mal carácter que se propuso destruir la fortaleza literaria desde los márgenes y tuvo un clamoroso éxito póstumo. Su figura hoy canonizada es referente obligatorio en la Academia. Claro que mientras Sánchez hablaba de un pasado entre tangueros y cafiolos, la originalidad de Lamborghini no estaba tan alejada del murmullo de la época y, además, tuvo amigos importantes. El Postulador de la Causa Lamborghini ha sido César Aira, mientras que Sánchez tiene que conformarse con la defensa de Hugo Savino (brillante, por otra parte), con una agrupación de fieles que publican sus conversaciones y hasta un blog (Visiones de Sánchez) que recupera charlas y recuerdos, además con una biografía a medias: Sobre Sánchez de Osvaldo Baigorria (2012).

Me detengo en ella. A diferencia de la monumental y espléndida biografía de Lamborghini de Ricardo Strafacce, la de Baigorria lamenta no haber llegado a desentrañar los secretos de una vida y habla a cambio de la suya propia. Es justamente Strafacce quien escribe en la contratapa que esa mezcla de “biografía parcial y autobiografía sesgada” es menos una cuestión de vidas paralelas que de vidas perpendiculares que se cortan en un solo punto, que es el libro. Es irónico que este biógrafo singular confiese que, más allá de una común afición a la bohemia, no le interesan mucho los libros de Sánchez posteriores a Nosotros dos y prefiere una escritura más narrativa (como la que despliega, en las páginas más vivas de su libro, en anécdotas sobre osos o feministas). Sin embargo, la escritura del oscuro Sánchez tiene una magia que todavía puede permitirle ganar algún clásico.

Foto: Flavia de la Fuente

9 comentarios to “Un clásico moderno”

  1. maria del Carmen reiriz Says:

    No se que le habrá visto la Academia o que habrá descubierto Aíra a quien admiro, pero Osvaldo Lamborghini me parece ilegible….. Y un comprador superficial de todas las modas….
    Buen domingo !

  2. Yupi Says:

    Otro caso del adentro y el afuera, como el de los beatniks norteamericanos. Si pienso en Sánchez me viene a la mente una sola palabra: antiliterario. Lo que es un error flagrante porque la literatura contiene su propia negación. Fue más bien un místico, creo. El espaldarazo de Cortázar (y de aquel Cortázar omnipresente de los 60) paradójicamente le jugó en contra. El artículo de Cortázar es tan bochornoso que el lector no puede menos que pensar que el recomendado era completamente idiota. Pero no.

  3. hipersolidosaint jacob Says:

    …No lo imaginaba a Yupi (a quien respeto y admiro desde sus lúcidas intervenciones en la Lectora, ya que no se de quien se trata, aunque sospecho un nombre groso) inmerso en el famoso (y ya un poco viejo) juego del ‘péguele a Cortázar)… pero como no leí el artículo Sanchezeano, y confió en su discernimiento (el de Yupi), doy por sentado tal bochorno (y si, fuera de su época, hay varias aristas de bochorno en algunos lugares Cortazarianos)… En cuanto a Lamborghini (y no soy nadie, obvio) tiendo a ningunearlo, pero después recuerdo que guionó ‘Marc!’, y lo venero de nuevo…

  4. saint jacob Says:

    …(si se puede borrar el ‘hipersolido’, que es un alias para otros ámbitos, agradezco… no se como apareció allí)…

  5. lalectoraprovisoria Says:

    Solo se puede borrando el comentario. Si querés mandalo de nuevo sin el hipersolido.

  6. Gabriel Roel Says:

    ¿”Psicoanálisis de los otros movimientos marginales”? ¿Puede explicarme a qué se refiere con “psicoanálisis de”? Ya que suele homologarse una opinión donde quizás se subsuma -en su enunciado- una enunciación. Muchas gracias.

  7. lalectoraprovisoria Says:

    Quise decir simplemente que otros escritores (Lamborghini, García, Gusmán, Conti, Walsh se me ocurren ahora), que no peretenecían al mainstream, estaban más ligados a esos ambientes. Tal vez me expresé mal, pero creo que se entiende. En cuanto a que “suele homologarse una opinión donde quizás se subsuma -en su enunciado- una enunciación”, es un enunciado o una enunciación (no conozco la diferencia) que supera mis facultades intelectuales. De nada.

    Q

  8. Yupi Says:

    Saint. Hace un tiempo conversé con un grupo de jóvenes alemanes. Para captar su atención de entrada les dije, citando a Kafka sin nombrarlo, que los alemanes y los judíos se parecen. Ambos son ambiciosos, trabajadores, eficaces, y profundamente detestados por los demás. Rieron mucho. El lado bueno fue que todos reconocieron el contexto político de la frase y nadie propuso bombardear Londres, lo que indica un cambio. El malo, que ni uno solo reconoció la cita, lo que indica que en literatura todo sigue igual. ¡Imagínese la importancia de un comment! Pero sí, retrospectivamente tengo más aprecio por Sánchez que por Cortázar. Lo siento. Saludos.
    http://www.youtube.com/watch?v=fBvD0WmwYz4

  9. saint jacob Says:

    …Gracias… todo en el comment es exacto y compartible (la coda del bombardeo, lúcida)… y la iteratura… bueno, siempre está ahí, al alcance del que quiera o pueda… En la foto Canariana, Tony Leung me hizo acordar a Walter Vidarte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: