Euro 2016 (22)

Bélgica (3) – Irlanda (0)

por Quintín

Apareció Bélgica. Desapareció Irlanda. El técnico Wilmots hizo algo sensato. En primer lugar, sacó tres puntos flojos del equipo contra Italia: el lateral Cimon (reemplazado por Meunier) y los volantes Nainggolan y Fellaini (por Carrasco y Dembele). Carrasco y Dembele no tuvieron grandes actuaciones (y ambos salieron lesionados) pero Menuier demostró una mayor técnica que su reemplazado y fue importante. Pero la gran idea (muy obvia, en realidad, como habíamos marcado en la crónica anterior) fue sacar a De Bruyne de la banda derecha y darle el lugar del conductor del equipo por el centro, con libertad para moverse por todos lados.

23.sauce

De Bruyne es un jugador distinto. No solo en el sentido que habitualmente se le da a la palabra en la jerga del fútbol (destacado, brillante) sino en que este colorado es verdaderamente raro. De Bruyne sabe hacer de todo: goles, asistencias, gambetas, pases, toques, usa las dos piernas y tiene una velocidad física y mental sobresaliente. Pero juega demasiado rápido, es como si a Iniesta lo hubiesen subido a una moto. Eso hace que a veces pierda la pelota o se equivoque tontamente. Pero es sin duda uno de esos jugadores magnéticos, a los que uno quiere ver.

Irlanda hizo un solo cambio. Se lesionó Walters, uno de los puntas y, como a Irlanda no le sobran delanteros, O’Neil puso a Ward como marcador de puta, adelantó a Brady y también a Hendrick. Eso no fue bueno para Hendrick, que se había lucido contra Suecia, porque más adelante se perdió mientras que sus compañeros no lograban recuperar le pelota.

El partido fue un monólogo de Bélgica. En el primer tiempo tuvo la posesión casi absoluta, pero no pudo capitalizar las pelotas paradas de De Bruyne. La más peligrosa, tras un corner, la sacó Hoolahan parado en la línea. Pero en el segundo tiempo la goleada empezó a los dos minutos. De Bruyne armó un contragolpe fantástico por la derecha, le cruzó el pase a Lukaku y este, por primera vez con espacio a su favor, definió magistralmente de zurda.

Diez minutos después, Meunier puso un centro perfecto para la entrada de Witsel que metió un cañonazo de cabeza. Y un rato más tarde, en una jugada parecida al primer gol, Meunier arrancó el contraataque, Hazard (en la primera brillante que le vemos en la Copa) dejó a un tipo parado con un toque y quedó solo con Lukaku frente a un defensor. Pase y otra certera definición del 9.

Bélgica demostró lo que ya sabíamos: que sus individualidades son de primer nivel y que, cuando aciertan, pueden definir cualquier partido. Pero yo no diría que encontró el equipo aunque hoy haya mejorado. Bélgica sigue siendo un gran generador de jugadas aisladas que pueden terminar en la red, en la tribuna, o en el pie de los contrarios.

Irlanda fue una decepción. Después del segundo partido de los dos seleccionados irlandeses, revirtió la impresión que tuvimos después del primero. Los amateurs parecen ahora los republicanos.

Foto: Gabriela Ventureira

Anuncios

Una respuesta to “Euro 2016 (22)”

  1. Yupi Says:

    Buena crónica. Me pasó igual que ayer con España, no sé si Bélgica mejoró o lo de Irlanda fue tan pobre que era imposible no mejorar. En cuanto a la otra Irlanda: nunca olvidar que de ahí salió George Best. Linda última fecha Bélgica-Suecia. Me voy a escuchar el precioso himno de nuestro equipo, que cantaré con la mano el corazón. Íslands púsund ár!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: