Euro 2016 (12)

Portugal (1) – Islandia (1)

por Quintín

Vi el partido con la camiseta de Islandia, la nación más chica en haber llegado a una Eurocopa. Pero no fue por esa razón sino por otras dos. La primera es que en Islandia juega Gylfi Sigurdsson, el héroe de nuestro Swansea. Es un media punta flaco, erguido, lento y capaz de sacar jugadas y goles de la galera. Este año, esos goles de Gylfi nos dejaron en la Premier League cuando el descenso parecía inevitable. La otra razón es que Portugal es un equipo antipático, que desde hace muchos años practica la arrogancia, la displicencia, la mala educación, el narcicismo y un juego desmañado y sin criterio cada vez que disputa un torneo. Portugal es una aberración futbolística como Uruguay, pero mientras los uruguayos son capaces de ganar con poco, los portugueses son incapaces de ganar con mucho. Entre otras extravagancias, los portugueses tienen en Cristiano Ronaldo al crack más tonto de todos los tiempos y en Pepe el jugador más sucio de todos los tiempos.

13.semáforo 1

Portugal suele practicar alguna variante del 4-3-3 con alguna perversión agregada. Esta noche paró a Danilo, un negro enorme, delante de la línea de cuatro y Danilo siguió allí, durante todo el partido, sin pasar la mitad del campo, limitándose a tocar al costado las pocas pelotas que le cayeron porque Islandia atacó poco y nunca lo hizo por el medio.

De todos modos, la empresa de Portugal no parecía difícil contra un rival muy limitado, cuya mejor arma es el orden defensivo, los kilométricos lanzamientos laterales de Gunnarsson y cierto espíritu aventurero que le hace pensar a sus jugadores que con esos recursos se puede enfrentar con cualquiera. De hecho, en la clasificación le ganó a Holanda en Amsterdam y los dejó fuera de la copa.

De entrada, Siggy tuvo una buena ocasión pero el arquero portugués le tapó el tiro. Después, Portugal dominó durante toda la etapa y tanto Nani como Cristiano no hicieron más que perderse goles. De todos modos, Nani embocó uno a los 30: desborde de André Gomes por la derecha, centro bajo y toque a la red. A partir de ese momento, lo único que cabía esperar era la goleada porque, como dijo el relator inglés, el tráfico era de una sola mano.

El segundo tiempo empezó como más de lo mismo, pero a los 5′, Islandia atacó por la derecha y el volante Gudmundsson metió un pase de zurda para la entrada del volante por el otro lado, Bjarnason. El número 8 la conectó muy bien de derecha abajo (un gol parecido al del irlandés Hoolahan). Fue un inesperado, insólito empate. Este 8 Bjarnasson se hizo notar no solo por el gol y el pelo largo, sino porque jugó un partidazo a partir de un gran despliegue y un carácter ganador. Portugal, como ocurre en estos casos, se fue desesperando de a poco, pero creó menos situaciones que en la primera parte. Pasado algún sofocón inmediato, se empezó a ver que mantener el resultado no era una utopía. Portugal, como es su costumbre se fue desmoralizando y atacó cada vez con menos convicción. Por supuesto, hubo cambios: entraron Renato Sánchez (18 años, la gran esperanza portuguesa), el veterano Quaresma (que siempre me pareció un jugador con poca suerte) y Eder, que este año jugó unos meses en el Swansea y no embocó una. Pero Danilo siguió allí, inalterable, como un poste en el medio de la cancha. Cristiano Ronaldo seguía sonriendo en su autismo, esperando una oportunidad que no llegó. O que llegó y no aprovechó. Islandia, entre tanto, tuvo incluso una jugada de gol faltando cuatro minutos cuando, sin aviso, puso cuatro jugadores en el área portuguesa pero Finnbogasson se perdió el gol.

Me imagino lo que hubiera sido si Islandia lo gana.

Con las dos sorpresas de hoy, se presentaron todos los equipos. Todos los partidos fueron parejos. Los arbitrajes, salvo un penal mal sancionado a favor de Rumania (el único penal sancionado), fueron inobjetables. Hasta el árbitro español dirigió bien hace un rato.

Foto: Gabriela Ventureira

Anuncios

Una respuesta to “Euro 2016 (12)”

  1. Yupi Says:

    Una gran alegría. Ya me había emocionado el himno islandés, y el gol de Bjarnasson (¡partidazo!) directamente lo grité. Empatamos porque somos bastante troncos, para qué negarlo, pero si en vez de con una pelota se jugara con naves ganábamos por goleada. Honor y gloria al latín del norte.
    http://www.youtube.com/watch?v=CDKy-vf0JDc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: