Liberté, égalité, mamarraché

Publicada en Perfil el 12/6/16

por Quintín

Vi Francofonía, la última de Sokurov. Cuanto más pienso en la película, más me parece un mamarracho. Sokurov es uno de los directores que integran el panteón del “gran arte” y parece una boutade decir que hace papelones. En estos días compré un librito de entrevistas a Harvey Pekar, leyenda del comic americano. Se titula Tolstoi era un charlatán y lo compré por eso: me parece refrescante atentar contra los íconos culturales. Esta semana les toca el turno a los rusos.

Soli_2526

Francofonía está centrada en la historia de Jacques Jaujard, un funcionario francés que supuso que las obras del Louvre podían correr peligro ante la inminencia de la Segunda Guerra y entonces las sacó del museo y las distribuyó en los sótanos de los viejos castillos. Cuando los nazis entraron en París, el Louvre estaba cerrado y prácticamente vacío (solo quedaron algunas estatuas imposibles de transportar) pero el conde Franz Wolff-Metternich, el oficial a cargo de los museos, colaboró con las intenciones de Jaujard y evitó que los cuadros cayeran en manos de Hitler (cuyo sueño era llevar los más famosos a un gran museo a construirse en Linz) y de Goering (que ejerció la rapiña personal a gran escala). Jaujard fue un personaje misterioso. De su novelesca actuación habla un entretenido documental de la televisión francesa llamado Illustre et inconnu – Comment Jacques Jaujard a sauvé le Louvre, narrado por Mathieu Amalric. Pero la ambición de Sokurov no es informar ni entretener, sino discursear, aprovechando una voz solemne con la que solo Godard puede competir.

Francofonía es un fllm de tesis, que emplea algunos dispositivos desagradables. Aparece por ejemplo, Marianne, la figura alegórica de la Revolución Francesa, que pasea por el Louvre repitiendo “Liberté, égalité, fraternité”. Soukurov recrea con actores las entrevistas entre Jaujard y Wolff-Metternich, pero simula que son una vieja película, y las alterna con una serie de imágenes sobre un carguero holandés que transporta cuadros por un mar embravecido, alegoría de las complicaciones que tiene el arte para llegar a buen puerto o de alguna otra cosa, porque así son las alegorías.

Y así llegamos a la tesis: los nazis respetaban a los franceses y querían preservar su cultura pero, en los proyectos hitlerianos, a los rusos les tocaba otra suerte: el de ser arrasados con arte y todo. No es falso lo que proclama Sokurov, pero en su afán por victimizar a sus compatriotas incurre en un par de excesos. Por ejemplo, el de omitir toda referencia a los judíos (y, en particular al saqueo de las colecciones privadas de los deportados). Como también omite que los alemanes quemaron en el Museo de la Orangerie seiscientos ejemplos del famoso “arte degenerado”. Cuando se menciona la costosa defensa de la patria soviética ante los alemanes, una gran imagen de Stalin ocupa la pantalla. Es un momento de enorme ambigüedad, y no precisamente una condena. Pero Sokurov tiene debilidad por las gigantografías de los habitantes del Kremlin, como las que se ven en una de las dos películas que dedicó a Boris Yelstin. La referencia actual de Sokurov, sin embargo, no parece el liberal Yelstin, sino el nacionalista Putin. Es su régimen lo que asoma detrás de la acusación que hace el cineasta contra los actuales socios de la Unión Europea.

Foto: Flavia de la Fuente

Anuncios

3 comentarios to “Liberté, égalité, mamarraché”

  1. asterionmusic Says:

    Reblogueó esto en Gerard Asterióny comentado:
    “me parece refrescante atentar contra los íconos culturales.”

  2. Boris K Says:

    A mi también me parece refrescante atentar contra los iconos culturales. Y muchas de las película de Sokurov me parecen un yunque que se hunde en la fatuidad de sus pretensiones. Pero Francofonía me gustó mucho. Tiene momentos de humor (elemento que tu crítica omite), es imaginativa en el uso de la imagen y el sonido, se mueve con desparpajo en la historia y maneja una cantidad de información que abrumaría a cualquier director contemporáneo, y más que una película de tesis, me parece una película generosa. Y para ser lo que uno intuye el encargo de un museo, te diría que es casi un milagro. Las observaciones a los excesos, omisiones y ambigüedades históricas me parecen un poco maliciosas. De ese tipo de acusaciones que se lanzan así sin más y enseguida despiertan un halo de sospecha.
    Hace poco en el MALBA una señora se levantó indignada ante la proyección de La guerra de un solo hombre por el mismo motivo.

  3. Hugo Abbati. Says:

    Ironically, Sokurov finds it harder to make films in today’s free market than he did in the Soviet era. That’s the other reason his tetralogy has taken so long. He was preparing Faust, his most expensive film, just when the economic downturn struck, and couldn’t find funding. But a surprise saviour stepped in: Vladimir Putin. Sokurov met Putin at the Russian PM’s country residence. “I told him, if I don’t have this opportunity to make this film, it will never happen. A few days later, I was told that the amount I needed was going to be allocated. How and why it happened I don’t know. Maybe because he has a very clear idea of German culture and history. I don’t think it was because of me. I’ve never demonstrated my loyalty to his party.”

    Wouldn’t Putin himself make a good subject? “I’ll never make films about people like Putin because they’re not of interest to me.” Does his association with Putin compromise him? “When I met him recently, he asked if I was going to dub Faust into Russian. Reading between the lines, you could see these words as a sort of order. But I wasn’t afraid to say no to him. The money allocated by him was the state’s, not his own. I don’t know whether he has any money. According to his official salary, he shouldn’t have any money. I can only be responsible to my audience, that’s all.”

    Fuente The Guardian.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: