Euro 2016 (4)

Inglaterra (1) – Rusia (1)

por Quintín

Los ingleses siguen siendo especialistas en decepcionar. Pero después de algunos años nefastos con técnicos italianos y suecos, parecen estar volviendo a las fuentes. Roy Hodgson renovó el plantel, incluyó muchos jugadores jóvenes y talentosos en la selección. No le fue nada mal en las eliminatorias de esta Euro: ganó los diez partidos que jugó. Hoy presentó un equipo casi insólito en estos tiempos: hizo base en un equipo (el Tottenham, con cinco titulares), un solo volante de contención (Dier), Rooney como lanzador, Alli y Lallana como volantes creativos, Sterling por afuera, Kane como punta y dos marcadores de punta, Walker y Rose, que atacan constantemente.

6.micro acuarela

Rusia, por su parte, parece confirmar que su destino es jugar un fútbol cada vez más mezquino, timorato y torpe. Lo mismo pasa, por razones que se me escapan, con la mayoría de los ex países del bloque socialista (solo Croacia parece escapar a la regla). Pero en Rusia ocurre algo más. Es una liga con mucho dinero: los millonarios de Putin pagan buenos sueldos y los jugadores rusos juegan en Rusia (de los 23 del plantel de la Euro, solo uno, Neustadter, lo hace en Alemania y entró a último momento). Hoy es raro ver un ruso en el exterior, lo que provoca una situación de aislacionismo. El resultado es que los rusos, que tienen un pasado en esto, no se destacan ni a nivel de selecciones ni a nivel de clubes.

Contra Inglaterra, Rusia salió a esperar y a tirarle pelotazos al grandote Dzyuba (1,96 metros). Un sistema Caruso Lombardi. Los ingleses, en cambio, intentaron ser protagonistas. En el primer tiempo lo lograron. Tenían la pelota, atacaban todo el tiempo y rondaban el área rival. Eran superiores en todas partes: Cahill le ganaba los saltos a Dzyuba, Dier era el patrón del medio, Lallana se mostraba sólido e incisivo, Sterling se equivocaba bastante, pero cuando acertaba era peligroso, Rooney controlaba el ataque. Pero había algo raro: el juego inglés era muy liviano, como si esperaran que el gol llegara solo, sin hacer un especial esfuerzo por lograrlo. De hecho, no creaban jugadas especialmente contundentes. Viendo esto, en el entretiempo tuiteé lo siguiente: “Inglaterra es mucho más que Rusia. Y hasta juega lindo de a ratos. ¿Pero podrá ganar? Esto tiene toda la pinta de que se lleva un disgusto.”

Y, efectivamente, Rusia terminó dándole un disgusto a los ingleses, al empatarles el partido en el descuento. El segundo tiempo no fue como el primero. Rusia empezó a crecer y a adelantarse en el campo. Mostró algunos jugadores de jerarquía: el arquero Akinfeev, el veterano capitán y defensor central Berezutski, el media punta Kokorin. Sin cambiar ni jugadores ni el juego, solo con solvencia defensiva y un poco más de confianza, empezó a ganar los rebotes y le creó a Inglaterra un problema serio: ya no se trataba de concretar un gol, sino de recuperar la pelota. El repunte ruso duró hasta la mitad del segundo tiempo. Allí, los ingleses se recuperaron un poco. Hodgson hizo algo que los técnicos deberían aprender: con el partido complicado, no hizo cambios. Es cierto que, a veces, los cambios son decisivos (lo vimos hoy temprano). Pero en muchos otros casos, los cambios se hacen porque sí, porque el reglamento los permite y suenan como una ventaja. Y eso le saca confianza a los jugadores y puede empeorar las cosas. Al quedarse con los mismos, Inglaterra recuperó el aplomo, tuvo un par de jugadas de gol (especialmente un tiro de Rooney que sacó magistralmente el arquero) hasta que Dier, el jugador menos pensado, que no había jugado un minuto de eliminatorias, tomó un tiro libre recto en lugar de Rooney, Kane o Alli y la metió en el ángulo.

Parecía que todo estaba definido, pero Inglaterra se volvió a alivianar. Y Hodgson hizo algo que los técnicos no deberían hacer nunca. Sacó al capitán del equipo cuando hay que cerrar el partido. En este caso a Rooney, para poner a Jack Wilshire, del Arsenal, que no había jugado en todo el año. Así, Inglaterra no lo liquidó y Rusia llegó al descuento pateando un par de corners y con algunos centros peligrosos. Lo hicieron sin desesperarse, con paciencia, como un equipo que tiene historia. A los 91, el lateral Schennikov tiró un gran centro llovido y Berezutski la cabeceó suspendido en el aire. Otra vez, los ingleses empezaron un torneo con problemas inesperados. Supongo que, ahora sí llegarán los cambios.

Hoy, en los tres partidos, pude escuchar el audio en inglés. Fue un gran placer. No es que los comentaristas sean geniales, pero conocen su trabajo y hablan del partido. La transmisión no es, como suele ser en castellano, una conversación entre dos palurdos que gritan, pasan avisos del canal, se desentienden del partido y no dejan que el espectador se concentre. Se agradece.

Foto: Gabriela Ventureira

4 comentarios to “Euro 2016 (4)”

  1. Yupi Says:

    Me gusta esta Inglaterra. Hoy en el bar decía un inglés que tendrían que hacer un mix entre los chicos de la cancha y el cuerpo técnico, o entre el fútbol inglés de toda la vida y el fútbol contemporáneo. Están cerca de hacerlo, pero no termina de cuajar. Rusia más rusa que nunca. Eso sí, les admiro los centrales, esos dos son los hombres que vienen del frío.

  2. janfiloso Says:

    … palurdos … Muy bueno.

  3. Jose ApojJose Apoj Says:

    ¡Me gustó mucho Inglaterra! Aunque no sé si me termina convencer lo de Rooney casi de doble 5 (siempre estuvo detrás de Lallana, Allie, Sterling y Kane), pero por supuesto que debe sentirse cómodo porque si no, por más que el DT se lo pida, un Clase A nunca aceptaría un cambio tan radical de posición.

    Akinfeev: arquero y pico. Sobrio, siempre bien parado, resoluciones simples. Me hizo acordar un poco a Justo Villar.

    Que siga la fiesta.

  4. Javier Truyol Says:

    Inglaterra hizo mucho mas pero si a los partidos no los cerrás…creo que tienen futuro con muchos talentos jovenes, pero de ahi a armar un equipo es otro tema

    PD: en el relato en español que pasaron por el Canal de la Ciudad (no sabia que existia eso) en Cablevision HD el relator me desconcentró horriblemente pronunciando Wilshere como “Wilshaier”, me daban ganas de romper el tele

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: