Euro 2016 (1)

Francia (2) – Rumania (1)

por Quintín

En el entretiempo, tuiteé tres cosas. Una fue ” Si Payet acierta, gana Francia. ¿Pero lo mantendrán todo el partido?” El técnico francés Deschamps lo mantuvo todo el partido (bueno, lo sacó a los 90 para la ovación), Payet acertó (¡de qué manera) y Francia ganó. El jugador del West Ham es un armador de juego, un playmaker, una especie con la que Francia no contaba desde Michel Platini (Zidane fue un patrón del equipo, algo igualmente raro pero distinto). Moviéndose por toda la cancha, con una pegada exacta y una imaginación poco frecuente para ver el pase, es uno de los jugadores que da placer ver jugar (su temporada en la Premier League me sirvió para conocerlo y lo disfruté enormemente). Pero también es de la clase de jugadores que puede poner nerviosos a los espectadores y a los técnicos cuando se distrae o falla un par de pases. Y, en el primer tiempo, si bien estaba claro que era el eje del equipo y Deschamps había tomado una decisión estratégica al incluirlo, también podía ocurrir que el técnico terminara pensando “no, no le da para conducir el equipo en un torneo grande”.

2.colectivo, auto, chica de

Ese primer tiempo había sido flojo, trabado, con los rumanos concentrados en la marca pero con la posibilidad de sorprender en una pelota parada (imposible atajada de Lloris a los 3′). Pero se notaba un equipo francés más interesante que en los últimos torneos, con jugadores más livianos y más dúctiles, aunque en otro acierto de Deschamps, volvió a alinear a un tanque clásico como Olivier Giroud, muy resistido por los hinchas franceses. En el equipo titular, Francia incluyó a un gran arquero en Lloris, un defensor de enorme jerarquía e inteligencia como Koscielny, un exquisito como Pogba (un jugador frío y manierista, que se empeña en hacer todo con clase), un muy buen delantero como Griezmann y ahora un cinco tapón como N’Golo Kanté, quien tras languidecer en la segunda división francesa apareció en el Leicester, el equipo de moda, y tuvo una temporada excepcional. La segunda cosa que tuitée en el entretiempo fue: “En un tiempo, Kanté se ganó el puesto como el Mascherano francés, el tipo al que quieren todos.” Y creo que Kanté no sale más.

Estaba con esa duda cuando empezó la segunda parte, pero los primeros minutos de Payet fueron decisivos: metió varios pases de gol y un centro a los 12 en el que Giroud le ganó en el salto al arquero y abrió el marcador. A partir de ahí, la victoria de Francia parecía asegurada, aunque algún peligro crearan los rumanos. El tercer tuit del entretiempo fue: “No logro identificar un solo jugador talentoso en Rumania. Tal vez lo haya…”. Es difícil que, en un partido tan cerrado y con su equipo empeñado en defender, un jugador al que nunca vimos jugar se destaque. Pero en el segundo tiempo me pareció que el 10 Stanciu era capaz de meter pases de categoría, que el 6 y capitán Chiriches, que juega en el Napoli, es un defensor con clase, y que había un par más que si les daban espacio podían ser peligrosos.

De todos modos, era un partido tranquilo para Francia, hasta que apareció una de las desgracias del fútbol moderno: el penal inventado que el húngaro Kassai le pitó a Stanciu (en la simulación mostró también su talento) y el 19 Stancu transformó en gol.

Allí Francia se vino abajo y se convirtió en un equipo deshilvanado. Deschamps recurrió a un remedio dudoso: sacar a dos figuras como Griezmann y Pogba para incluir a dos promesas como Coman (del Bayern Munich, 19 años) y Martial (del Manchester United, 20 años). Ni Pogba ni, sobre todo, Griezmann habían jugado bien: se los vio apáticos e imprecisos. Pero, aunque Coman y Martial tienen condiciones sobresalientes, no suele ser útil darles ese tipo de responsabilidad a los juveniles. El juego de Francia empeoró y el empate parecía definitivo cuando Dimitri Payet hizo más de lo que se podía esperar de él y clavó un zurdazo espectacular desde afuera del área, un golazo consagratorio. Sobre todo para un jugador de 29 años, que nadie consideraba una figura y demostró estatura de crack. (Dice Payet que Bielsa le cambió la vida y el modo de jugar cuando lo dirigió en Marsella). El gol de Payet fue a los 88 minutos y así, el partido inaugural terminó con alegría.

Un detalle sobre la transmisión. DirecTV tiene tres canales de audio, pero no nos dio la oportunidad de escuchar un relato en inglés. La única opción fueron los relatos de Juan Furlanich y los comentarios de Luis Fernando Restrepo. Creo que el deporte con el que se crió Restrepo fue el béisbol y de fútbol entiende poco, pero es simpático, tranquilo y no tiene las pretensiones de sabelotodo de sus colegas argentinos. Furlanich, en cambio, sí es argentino, lo que implica un tono enojado, sobrar a los jugadores, inclinarse por el que gana, pedir constantemente faltas y tarjetas. Esto ya es bastante molesto, pero uno le podría pedir al menos que esté informado. En un momento, un jugador se lesionó y debió ser atendido. Dijo entonces Furlanich que cuando el nuevo reglamento se aplique, el jugador podrá ser auxiliado sin tener que salir después del campo. Pero el nuevo reglamento, al menos según dice en el sitio de la FIFA, rige desde el 1º de junio y se aplica tanto en la Euro como en la Copa América. Y establece que un jugador no debe salir si es atendido, pero solo si se lesiona como consecuencia de una falta sancionada con tarjeta (amarilla o roja). No era el caso.

Foto: Gabriela Ventureira

5 comentarios to “Euro 2016 (1)”

  1. Yupi Says:

    Excelente Payet, casi me hace emocionar. Los rumanos siempre son un hueso duro. Tienen buen pie y entienden los partidos. Una dificultad extra para el mediocampo francés: hasta hace poco el alma del medio era el petiso Valbuena, lo que me lleva a pensar que Argentina y Uruguay deben de ser las únicas selecciones que no cambian jugadores ni a garrotazos.

  2. janfiloso Says:

    Notable comentario de Payet sobre Bielsa, un loco incomprendido. Volverá a dirigir?

  3. Jose ApojJose Apoj Says:

    Me acordé de vos en el momento del gol de Payet. Ayer escribiste: “a Francia ser local lo agranda, lo contrario a Brasil”. Y así fue. Giroud es bueno pero está lejísimos de Benzema; su ausencia puede ser decisiva.

    Raro que no esté Valbuena en el plantel, otro chiquitito talentoso con picardía latina que también fue dirigido por Bielsa en el Marseille (aunque no estoy seguro si terminaron las cosas bien entre ellos).

    No me queda claro por qué no considerás a Zidane “play maker”. Es cierto que le gustaba tirarse de punta, pero le he visto muchas veces conducir a Francia de forma elegantísima y memorable.

    Gran crónica, como siempre.

  4. lalectoraprovisoria Says:

    No veo una línea demasiado decisiva entre play maker y conductor. Pero digamos que Messi no es un conductor, lo mismo que no lo eran Bochini o Platini. Zidane o Riquelme son otra clase de jugador. Aunque todo esto es muy relativo.

    Q

  5. Yupi Says:

    Es pedir mucho, ¿pero no podrías hacer las crónicas de la Messi? Lo de anoche fue exactamente al revés de la usual interpretación del rival débil: si no entraba él no hacían cinco goles ni de casualidad, y en una de esas Panamá les empataba con un jugador menos. Espectacular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: