Bitácora de la hija de Neptuno (13)

por Flavia de la Fuente

17 de mayo

Datos del mundo exterior: Temperatura del agua, 15 grados. Temperatura del aire, 11 grados. Viento SO a 30 km. Olas: 1,2 m. Sol y nubes. Marea bajando.

Brilla el sol en San Clemente.

Me siento a escribir con los dedos ateridos y arrugados. Supongo que en un rato empezaré a teclear mejor, porque estoy muy abrigada y sentada en mi escritorio al sol.


Solita está a mis pies, también tomando sol.

SoliyF

Todo el pueblo está feliz porque tuvimos una mañana completa de sol casi pleno.

Hoy a la mañana hacía mucho frío y viento, pero el cielo era celeste, qué gloriosa visión.

Fui al jardín, como todas las mañanas, a juntar la caca y cambiarles el agua a las perras, y estaba helado, húmedo y oscuro.

Tanto frío hacía que decidí dejar encerradas a Ella y a Janis en la casita con calefacción hasta las 11, que es cuando empieza a haber un poco de sol en el fondo. El termómetro no pasaba de los 7 grados.

A esa misma hora fuimos a caminar con Quintín. Y el frío era algo serio.

El viento del Sudoeste era tan helado como un baño de mar.

Caminamos a paso rápido un kilometro y medio y cuando volvimos, de cara al sol, ya nos sentíamos mejor. Yo me saqué la capucha de la campera y los guantes también.

El mar estaba bello. Con esas olas grandes, espumosas.

Mientras caminábamos, me di cuenta de que me encantaba mirar el espectáculo marino, pero la idea de desvestirme y salir en traje de neoprene de casa me daba chuchos de frío. Y miedo también.

Lo hablé con mi entrenador y me dijo que le parecía que no me iba a pasar nada, que además había sol, que lo teníamos que lograr.

Lo cierto es que hoy estaba muy aprensiva, no me pregunten por qué. Si lo supiera, la vida sería tan fácil. Pero nunca sé por qué estoy como estoy.

Para calmarme un poco, a la mañana, antes de ir a caminar, tomé sol una media hora con Solita en la puerta de casa, al reparo del viento. Nuestro vecino Cristian nos sacó la foto que ilustra la bitácora de hoy.

Pero tomar sol no me ayudó demasiado, aunque algo debe haber hecho. El calor y la luz son aliados casi infalibles del desasosegado.

A la vuelta de la caminata, me desvestí y vestí lo más rápido que pude. Y regresamos a la playa.

Laplayahoy.P1070500

La verdad es que no sentía nada de frío con la ropa de neoprene. El sol estaba agradable, pero yo no estaba bien del todo. Supongo que estaba con el maldito miedo.

Con Quintín habíamos planeado que haría lo mismo que ayer, meterme en el agua al Sur del muelle, donde está el Hotel Fontainbleau, no iría más allá de la canaleta y que nadaría hacia el muelle, para no tomar frío al salir.

Era un programa un poco deprimente. Una natación corta, solo para cumplir. Bastante había logrado ya con salir vestida de mujer rana en este día de frío. Aunque hay que aclarar que a las 12, cuando volvimos a la playa, ya hacían como 11 grados, el termómetro había subido un montón.

Caminé por la orilla mojándome los pies hasta llegar al punto indicado. Y ahí me empecé a meter caminando. Iba saltando olitas, que se fueron convirtiendo en olas más grandes a medida que avanzaba.

Había mucha espuma y muy blanca. Eso era agradable y hermoso.

Cuando el agua me llegó más arriba de la cintura, me zambullí y me puse a nadar.

Pero, por suerte, no cumplí con el plan: nadé hacia adentro y después hacia el Sur, no tenía ganas de salir tan pronto del agua.

Ni bien empecé a nadar, me relajé, sentí todo mi cuerpo apoyado sobre la superficie del mar y braceé con un ritmo sereno.

Me sentía feliz en el mar. Quería disfrutar del paisaje y divertirme con las olas espumosas.

Habré nadado así unos cinco minutos y, de pronto, vi que me estaba acercando a la orilla.

Así que me puse nadar hacia adentro de nuevo, no quería salir, no todavía. Quería seguir esquivando olas y braceando sin cesar.

Miré hacia la izquierda y me di cuenta de que estaba más adentro que el muelle.

Y así fue como me mandé a nadar hacia el Norte, a cruzar el muelle y a enfrentar a las olas más grandes.

La sensación de libertad y de poder que me da animarme a meterme en el mar es incomparable. Me da una alegría infinita, como pocas cosas en la vida.

Por unos minutos me siento un titán.

Fyelmar2.P1070504

Como las olas eran grandes y el mar estaba bastante caótico, varias me revolcaron mal, hasta me sacaron las antiparras de lugar y tragué agua.

Pero todo me daba risa. Me acomodaba, tosía y volvía e emprenderla contra las olas.

Ni bien pasé el muelle, mire hacia la playa y no vi ni a mi entrenador ni a mi perra.

Me preocupé por ellos, quizás el despistado Quintín me había perdido de vista y estaba preocupado.

Es feo que se te pierda alguien en el mar. En el verano un día se me perdió Quintín y me agarró una angustia espantosa. Casi le pido a un guardavidas que me dijera si lo veía. La pasé mal.

Así que decidí ir a buscarlos.

Salí nadando con las olas que me seguían rompiendo encima hasta que logré llegar a la costa.

Y, por suerte, cuando me puse de pie, vi que se acercaban Quintín y Solita. ¡Qué alegría verlos!

Con Q comentamos mi pequeña travesura y feliz de la vida le dije que iba a correr un poco para no tomar frío.

Y así, trotando y caminando rápido alternadamente, volví a casa.

Los dedos los siento mejor, aunque no del todo. Todavía están arrugados y rojos en las puntas. Lo que pasa es que me falló el sol que me los venía calentando lindo.

Me acaba de decir Quintín que hoy murió Guy Clark, uno de mis ídolos, un personaje increíble que descubrí en los 90 gracias a los reportajes maravillosos de Les Inrockuptibles, cuando era mensual y solo francesa.

Guy Clark no grabó muchos discos, pero todos son buenos. En su mayoría, son solo él y su guitarra.

A Guy Clark le voy a dedicar la vigorizante natación de hoy. Lamento que haya muerto tan joven, a los 74 años.

Y, como modesto homenaje, les pongo el link a Baton Rouge, la canción de Clark favorita de mi entrenador.

Fotos: Cristian Hendel y Quintín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: