Bitácora de la hija de Neptuno (3)

por Flavia de la Fuente

7 de mayo

Datos del mundo exterior: Temperatura del agua, 17 grados. Temperatura del aire, 13 grados. Viento este sudeste a 11km. Olas: 0,6 m. Nubes y un rayo de sol. Marea en bajante.

Otro día horripilante, sin sol y frío. A eso de las 10 de la mañana, salí de casa para ir a darles de comer a Janis y a Ella. En la vereda me crucé con Cristian, quien sacaba a pasear a su pareja de caniches. Me comentó que en abril, cuando nosotros nos estábamos por ir a Buenos Aires, una empleada que mide siempre la temperatura del agua le dijo que estaba a 15 grados y que llegaría a 9 en julio. El comentario de mi vecino me dejó helada, tiritando y de malhumor. Con razón el agua estaba tan fría. Quizás el windguru esté equivocado. Pero, para consolarme, pensé que grados más grados menos, debía seguir adelante.

FySolita

Un rato más tarde, salimos con Q a pasear con Solita por la playa. Mientras caminábamos, Q se quejaba de mi performance de ayer y me exigía una conducta más deportiva. Me puso nerviosa, me hizo doler la panza. Pero el coach estuvo inflexible y me intimó a que no repitiera el papelón del día anterior.

Volvimos de la pequeña caminata y me preparé para salir. Y, pobre de mí, me di cuenta de que ayer con la historia de sacarme los guantes, había perdido mis preciosas antiparras marinas. Me dio una pena enorme. Todavía tengo un par, el que estrené hoy pero si lo pierdo me quedo sin nada. Por suerte, están mis hermanos en Madrid y quizás me compren unas de repuesto.

Como hoy es sábado, en la playa hoy había más gente. Pescadores, caminantes y 3 personas haciendo kite buggy (o sea andando en unos carritos que se propulsan por unos barriletes).

Pese al rayo de sol que me daba ánimos, yo seguía nerviosa, porque mi entrenador estaba obsesionado con que me metiera seriamente en el mar. Y así traté de hacerlo. Me costó pasar la rompiente y empezar a nadar en el sentido de las mareas, o sea, hacia el sur, pero lo logré.

Al principio el agua estaba tan fría que me molestaba un poco en la cara. Me llamé a sosiego. Poco a poco, me fui relajando y con los minutos me sentí bien. Me instaba a apoyarme sin miedo en el agua, en aflojar los hombros y el cuello. De esta manera, fui ganando confianza y el temor se fue. Ganó la natación.

enelagua

Lo único insoportable sigue siendo el tema de los guantes que se me llenan de agua. La verdad es que así no puedo nadar como corresponde. Quiero decir, es tan incómodo que no puedo nadar rápido, bracear con mucha frecuencia. Estoy con la movilidad muy limitada. Es un problema. Y sin guantes sería peor, tendría que salir del agua a los 5 minutos. Hoy voy a ir a la casa de surf del pueblo a ver si tienen algo que me sirva.

Hoy estoy contenta porque logré disfrutar del mar. Me divertían las olas, bracear, no quería salir. El agua estaba transparente, me veía los brazos debajo de la superficie.

Cuando miré el reloj y vi que habían pasado 20 minutos, decidí salir había la costa. Como en la orilla el agua tira en sentido contrario, hacia el muelle, preferí volver nadando, porque es una penuria caminar con los guantes y pantorrillas llenas de agua.

Ni bien me puse en pie, vi a Q y a Solita que me esperaban en la playa. Me da una felicidad enorme saber que me esperan y que me cuidan. Es muy tierno salir del mar y verlos a los dos juntos, esperándome para volver a casa.

Aunque mejor aún sería nadar con Quintín como lo hacemos en el verano, pero él no se quiere poner un traje de neoprene. Así que en otoño hace de entrenador. Creo que mi trainer me va a sacar buena.

Veníamos caminando y un hombre me preguntó si un día me podía hacer unas fotos y una pequeña entrevista, porque dice que no conoce a nadie que nade todos los días en el mar en San Clemente. Le dije que sí y me sentí orgullosa.

Llegamos a casa. Me di una ducha caliente, ordené todo el equipo y después tomamos té con almendras y chocolate amargo.

Fotos: Quintín

5 comentarios to “Bitácora de la hija de Neptuno (3)”

  1. janfiloso Says:

    “las manos de rana” te ayudarían?
    Te acordás? Son las que usamos López Murphy y Yo jajaja (en verano).

  2. GabrielaV Says:

    Felicitaciones!!!

  3. Silvia Says:

    Existen unos guantes con mebranas interdigitales que creo se consiguen.

    https://www.getdigital.de/Darkfin-Gloves-Schwimmhandschuhe.html

  4. saint jacob Says:

  5. lalectoraprovisoria Says:

    Gracias, amigos. Las manoplas no sé si son térmicas. Voy a averiguar. En San Clemente, tal como les dije, no conseguí nada. Mañana probaré en Santa Teresita.

    Besos,

    F

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: