Diario intermitente (67)

por Quintín

17 de abril

Ciertos comentarios favorables y el hecho de que la película fuera sorpresivamente seleccionada para Cannes me llevaron ayer a La larga noche de Francisco Sanctis de Andrea Testa y Francisco Márquez, basada en la novela de Humberto Costantini, que se presentaba en la competencia internacional. La película me interesó moderadamente pero el final me dejó un gusto amargo. Cuando llegó el momento del debate con el público, los directores arrancaron “repudiando hechos muy graves” que resultaron los dichos de Darío Lopérfido como si hubieran ocurrido ayer, no hubieran sido sacados de contexto, tuvieran alguna trascendencia política y no fueran otra cosa que el uso del derecho de un ciudadano a expresar sus opiniones. Me da mucha bronca que el kirchnerismo siga encontrando en el medio artístico respaldo para una campaña cuyo verdadero objetivo es el retorno a cualquier precio de la corrupción y el abuso encarnados en su jefa. Pero me da más bronca que se utilice el festival, que para mí siempre fue un espacio de cordialidad y un lugar de tregua para las batallas políticas, para estos actos de malintencionada alevosía que toman a los espectadores como rehenes. Así que, siguiendo un impulso, me levanté y me fui, pero antes de salir de la sala, no pude evitar dedicarles un insulto muy fuere a los militantes-directores. Para no incurrir en eufemismos, confieso que les grité: “Váyanse a la puta madre que los parió”. Después me arrepentí, pero ya era tarde y me salió de adentro.

En cuanto a la película, empieza bastante mal, con un costumbrismo de aristas grotescas que rodean a Sanctis, un empleado gris (alguien dijo que su lugar de trabajo parecía el de La tregua) durante la dictadura militar. Un día Sanctis, que alguna vez fue un poeta militante, recibe el llamado de una ex compañera. La mujer le pide que le avise a una pareja que esa noche van a ir a detenerlos. La película transcurre durante ese día, en particular durante las horas en las que el protagonista se debate entre seguir con su vida pusilánime y comprometerse con una situación peligrosa. La historia es elemental y el mensaje poco pueril pero la narración es sobria, lacónica y sin golpes bajos, más preocupada por el clima que por las peripecias. Lo mejor de todo es el periplo nocturno de Sanctis por barrios oscuros, calles desconocidas y espacios inquietantes, que muestran una brillante elección de las locaciones y un manejo muy placentero de la duración de los planos.

103 comentarios to “Diario intermitente (67)”

  1. Hugo Abbati Says:

    Describe tu aldea y describirás tu aldea (Tolstoi, si hubiera sido un “intelectual” kirchnerista).

  2. ricardo luis aielli Says:

    Me extraña que un crítico inteligente como Quintin defina a un festival -y a un festival como el bafici- como un espaciopara la tregua política. Un festival de cine es sobre todo un acto político. Y me extraña que Quintin no logré refrenar su acerrimo antiperonismo -ya no hablo de gorilismo- y no logré advertir cuán grave fueron los dichos del sr. Lo-pérfido. Triste. Y… controlese quintin, somos conscientes que no gobernamos.

  3. pez Says:

    Esto es hermoso

    Para no incurrir en eufemismos, confieso que les grité: “Váyanse a la puta madre que los parió”.

  4. Josefina Delgado Says:

    Estoy totalmente de acuerdo con vos. Y lo que gritaste lo hago mío. El Bafici lo creó Dario Loperfido, y a nadie se lo rechaza por pensar diferente. Y lo que estan promoviendo es sencillamente inmoral, si es que esa palabra les suena. Nunca los escuché denunciar muertes, atropellos, robos, mafia. Eso, para quienes queda?

  5. Juan Pablo Gómez Says:

    Decir que los directores de esta peli son kirchneristas es la medida de la ignorancia del campo real de la cinematografía independiente del cronista. El resto de los argumentos que esgrime sobre el repudio son igualmente pueriles pero, por tratarse de un tema serio, dignos de ser refutados en otro contexto.

  6. Francisco y Andrea Says:

    Estimado Quintin, lo de estimado no es un formalidad, aunque no coincidimos en nada en política con vos siempre leemos y aprendemos con tu mirada del cine. Antes que nada, si tu arrepentimiento de habernos insultado a viva voz en el medio de la sala incluye un pedido de disculpas, desde ya lo aceptamos. Ahora, no queremos dejar de responder a algunas afirmaciones tuyas con las cuales disentimos o directamente nos parecen falaces y nos gustaría aclararlas.
    En principio Lopérfido no es solamente un ciudadano, es también, como el mismo dijo, un representante del Estado. En ese sentido es que sus dichos nos parecen graves ya que creíamos que el pedido de disculpas que se hizo desde el Estado hace más de diez años era una política de Estado que transcendía a que gobierno esté al frente, y declaraciones que intentan reinstalar la teoría de los dos demonios o planteos como que “en la Argenitna no hubo 30.000 desaparecidos y que fue una mentira que se construyó en una mesa para cobrar subsidios…”, (aquí el audio para que cada uno evalúe si fue sacado de contexto http://www.perfil.com/politica/Tenso-cruce-entre-Loperfido-y-Zunino-por-los-desaparecidos–20160127-0035.html ), no sólo nos parecen graves sino inaceptables para un representante del Estado. Es verdad, como vos decís, que esto no ocurrió ayer. Pero como el gobierno de la Ciudad no actuó en consecuencia, nos parece que tenemos todo el derecho de expresarlo donde lo consideremos pertinente. Y para nosotros un festival de cine organizado por el gobierno de la ciudad es un lugar pertinente.
    Por otro lado no entendemos porque repudiar estos dichos nos transforma automáticamente en kirchneristas. De hecho no lo somos y nunca los hemos votado. Y no lo hemos hecho en silencio, marchamos decenas de veces por diferentes cuestiones en marchas abiertamente opositoras al gobierno kirchnerista (contra le ley antiterrorista, contra la crimiliazación de la protesta social, por justicia por Mariano Ferreyra o en solidaridad de diferentes conflictos obreros) e incluso los dos fuimos delegados de los estudiantes cuando se tomó la ENERC en el año 2009. Dicho esto también nos gustaría aclararte que ser kirchnerista, aunque no lo somos, tampoco nos parece una impugnación que inhabilita a nadie, es una fuerza política popular con sus contradicciones y matices que creemos no vienen al caso analizar en esta respuesta.
    Nosotros amamos el festival, lo decimos cada vez que podemos, porque con las películas que allí vimos nos formamos. No sentimos que nuestras declaraciones sean un ataque al mismo, sería ridículo porque estamos muy agradecidos con que hayan seleccionado nuestra película y como nos tratan con cordialidad y cuidando nuestro trabajo. Pero no expresar lo que pensamos después de una película que habla de compromisos y silencios sería un gran acto de hipocresía de nuestra parte. Un saludo, Francisco y Andrea directores de”La larga noche de Francisco Sanctis”.

  7. Martín Rodríguez Says:

    Si el autor de la nota y los ilustres comentaristas creen que afirmar irresponsablemente que el número 30.000 fue una mentira construida en una mesa para cobrar subsidios y que el error de la dictadura fue no hacer un proceso “legal” (como si un gobierno ilegal e ilegítimo pudiese hacer algo “legal”) son simples opiniones de alguien que piensa diferente (en este caso nada menos que el Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires), la verdad no tengo nada para decir… Por supuesto no voy a felicitarlos por eso…

  8. Mariano Llinás Says:

    La respuesta de los directores de esta película al burro de Quintín es una lección de civismo, lucidez y elegancia.

  9. lalectoraprovisoria Says:

    Francisco y Andrea. Efectivamente, les pido disculpas, aunque no estoy de acuerdo con sus consideraciones. Creo que seguir en campaña contra Lopérfido es injusto y carece de todo fundamento político.

    Q

  10. josefinarosalia@gmail.com Says:

    En estos comentarios a la nota de Quintin lo que se observa es lo contrario a civismo y lucidez. Elegancia? Bueno… Sì la omnipotencia de una ideologìa pequeño burguesa que se cree dueña de la historia…
    Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

  11. Chulk Says:

    Voté a Cambiemos. Que un funcionario de alto rango, representante de un área que deja bastante que desear (en cuanto a la gestión anterior del Pro) se ponga a revisar con una actitud soberbia un tema tan polémico y sensible, sacando cuentas, en fin, mirando al pasado, sin tacto ni sentido de la oportunidad política, me parece repudiable. Lopérfido no es un ciudadano más. Se merece ser un chivo expiatorio y debe renunciar.
    Saludos y gracias por el blog al que no entraba desde hace mucho tiempo.

  12. NS Says:

    Creo que el exabrupto es injustificable. Pero al menos Quintín recapacitó y pidió disculpas. Ahora bien, considerando su trayectoria y el cargo que ocupa, el hecho de que Josefina Delgado haga suyo ese insulto da cuenta de la coherencia de quienes nos gobiernan.

  13. janfiloso Says:

    Chulk, la soberbia, insensibilidad, no tener tacto ni sentido de la oportunidad política, no me parecen repudiables.
    La mentira y su aprovechamiento político sí.
    ———–
    En cualquier caso y dada la altura de los afectados y del autor de la nota, no me parece bien iniciar un debate en este espacio.

  14. Agustín Says:

    Que un ex director del festival se refiera al mismo como un “espacio de tregua para las batallas políticas”, desconociendo que todo arte es político y todo encuentro de artistas y espectadores representa también un espacio invaluable para el debate y la confrontación de ideas/ideales, me llena de agobio.

    Lamentablemente el rechazo a “la política” como si fuera un agente externo a cada uno de nosotros y que se limita sólo a determinados espacios legitimados, es lo que lleva a que los políticos de hoy sean tan nefastos y poco representativos del pueblo.

  15. Matias Says:

    El kirchnerismo tiene un problema con la verdad.

    Nestor y Cristina estaban separados hacia años, pero ellos creían en que seguían juntos y felices.

    Nestor y Cristina hicieron negociados durante la Dictadura, pero ellos creían que la habían combatido o resistido.

    Nestor y Cristina eran dos políticos pragmáticos y pejotistas, pero ellos creían que eran coherentes y revolucionarios.

    Nestor y Cristina jamas se preocuparon por las Madres y las Abuelas y los DDHH; pero ellos creían que había sido la lucha de todas sus vidas.

    Nestor era el gobernador preferido de Menem, Cavallo y luego Duhalde, pero ellos creían que no había tenido nada que ver con ellos.

    Nestor apoyo la privatizacion de YPF en los 90, ellos creían que no lo había hecho.

    Nestor era un típico exponente de la política de los noventa: donde poder y negociados personales iban siempre de la mano, ellos creían que había venido para cambiar esa lógica.

    Nestor cometió muchos desfalcos, que Cristina continuo o no desactivo, ellos creían que todo era una campaña sucia de Clarín.

    Scioli destruyo la provincia de Buenos Aires, ellos decían que era el mejor candidato.

    El Nunca Mas me lo hizo leer el padre “progre” de un compañero del secundario, tenia 15 o 16 años, no recuerdo bien, no pude llegar a la mitad, pero recuerdo un número entre brumas: poco mas de 8 mil quinientos.

    Nadie refuto jamas ese número ni agrego ni resto; pero cuando, no solo Loperfido, muchos comenzamos desde las Redes, a desestimar la ficticia cifra de 30 mil, nos dijeron de todo.

    Porque el kirchnerismo tiene un problema con la verdad,

  16. lalectoraprovisoria Says:

    Agustín. En mi modesta opinión, escrachar funcionarios no tiene nada que ver con el debate político ni con la confrontación de ideas. Es un acto de barricada que empioja la convivencia. Claro que hay gente que se niega a convivir y lo llama debate de ideas.

    Q

  17. Josefina Delgado Says:

    Yo doy mi nombre, vos no.

  18. NP Says:

    No escracharon a nadie Quintín, el mismo Lopérfido se inmoló con sus declaraciones brutales. Y los directores se ocuparon de argumentar por qué les parecían repudiables, cosa que no hicisrte vos, que te contentaste con putearlos. Eso sí “empioja la convivencia” y no tiene nada de “debate de ideas”. Y el festival nunca fue un espacio de tregua, para bien o mal…

    Dicho esto, estoy de acuerdo con vos en un punto: detenerse en Lopérfido es señalar el árbol y no ver el bosque. Porque no se trata de la manzana podrida de los defensores de la República sino el representante del pensamiento de buena parte del gobierno. Solo que él es un bocón irreprimible (como vos), mientras que otros la juegan, más maquiavélicamente, callando o directamente mintiendo. Pero de cualquier modo apoyando, como se puede ver en estos mismos comments.

  19. lalectoraprovisoria Says:

    Ya dije que pedía disculpas por la puteada. Y por escrito. Pero los reproches son más eternos que los diamantes. El ataque a Lopérfido es un eslogan de campaña, no un debate. Debate es discutir si hubo 30.000 desaparecidos. Un debate menor (nada justifica la masacre si fueron 8000), propio de historiadores. Pero ese número se transformó en un dogma que debe ser acatado so pena de escrache.

    Q

  20. Matias Says:

    Otros arboles que tapan el bosque…o mejor, otra masacre que se suma a la otra masacre.

    5215 atentados explosivos, 1052 atentados incendiarios, 1311 secuestros de artefactos explosivos y 132 secuestros de material incendiario, 2013 intimidaciones con arma, 252 actos contra medios de comunicación social, 1748 secuestros, 1501 asesinatos, 551 robos de dinero, 589 robos de vehículos, 2402 robos de armamentos, 36 robos de explosivos, 111 robos de documentos, 17 robos de uniformes, 19 robos de material de comunicaciones, 73 robos de material sanitario, 151 de materiales diversos, 20 copamientos de localidades, 45 copamientos de unidades militares, policiales y de seguridad, 22 copamientos de medios de comunicación social, 80 copamientos de fábricas, 5 copamientos de locales de espectáculos públicos, 261 repartos de víveres, 3014 actos de propaganda, 157 izamientos de bandera y 666 actos intimidatorios.

    Pero claro, esa es otra película, que nunca se filmo ni estreno en el BAFICI…quizás sea tiempo de hacerla…

  21. Juan Pablo Says:

    Estimado Quintín: El slogan es reducir el repudio a Lopérfido a una diferencia numérica. En la primera declaración que se hizo desde el sector cultural se dice claramente: repudiamos su tono provocador, su ignorancia global asociada a su pedanteria y su nueva reaparición en política luego de haber participado activamente en decisiones que irresponsablemente terminaron con la vida de 39 personas en la crisis de 2001. Y sus dichos también, claro. Esas palabras resumen una carrera en la gestión, no son hechos aislados. Esa falta de estatura ética es lo que se cuestiona y repudia. Usted es un hombre informado y sabe que se pretende re instalar como discurso social la teoria de los dos demonios desde varios frentes y organizaciones: Abogados por la Concordia, CEVTYV, etc. Usted está en todo su derecho de acordar con ellos o matizar el número o incluirse en cualquier debate. Es un hombre privado. Lopérfido no lo es y sus declaraciones como representante del Estado, por simple transitividad vertical (asi ocurre en política) se convierten en la de sus jefes. La política de Verdad Memoria y Justicia es polítca de Estado, no una opinión. Si Larreta discrepa con su Ministro en este punto vital, debe echarlo. Si no lo echa, lo avala. Simple como eso. Desde el sector cultural (que insisto, es enorme) que pide su renuncia decimos: que piense lo que quiera. Pero no representando al Estado.

  22. Fernando Martín Peña Says:

    En cierto modo es cierto, sí, que es lamentable dejar la discusión sólo en el número que Lopérfido cuestiona. Es lamentable porque él es el primer beneficiario de que se soslaye el resto de su charla con Majul, que no tiene desperdicio desde su interpretación de la historia reciente hasta en sus consideraciones menores, como que en algunos países europeos hay demasiada democracia. O a lo mejor no se soslaya todo eso y resulta que es el conjunto de sus dichos, representado en la cuestión numérica, lo que nos indigna tanto a tantos. No sé.
    Josefina Delgado: Lopérfido no inventó el Bafici. A lo sumo lo bautizó. Si quiere le cuento, pero espero que no quiera porque este no es el lugar.

  23. NP Says:

    Q, te disculpás por la puteada pero no respondés a lo que te argumentaron aquí mismo los directores, en el mismo sentido que lo hacen quienes comentan aquí arriba mío. Porque hay que dejar claro (incluso para los que se suman sin escuchar el audio original) que el repudio no es a lo que ustedes lo quieren reducir: el problema no es debatir “el número” ni es propio de historiadores. Se trata de las brutalidades enunciadas por un señor que es ministro de cultura, no de un anónimo tuitero ensoberbecido, que no casualmente pretende reinstalar la teorìa de los dos demonios y sus “bandos”.
    Debatir se puede y debe debatir todo, y para eso sirve finalmente cualquier evento público. Pero las formas, las falacias y el contexto no son inocentes. Tampoco los que lo defienden. Háganse cargo. (También de hacer las películas que quieran, Matías, como ya lo vienen haciendo… Solo traten de que sean mejores que las que repiten el discurso superficial y rancio de Lopérfido.)

  24. boudu Says:

    Mataron a un fiscal, hicieron todo lo posible para ocultarlo, 4 días después la presidente de la nación dice que “hay que cuidar a Lagomarsino” y “porque dejo a su pequeñia hija en el aeropuerto de Barajas”

    Pero el problema es que Lopérfido dijo algo que es cierto (que no son 30000 los desaparecidos). Mientras, este incidente es una ejemplo que la libertad de expresión está garantizada en Argentina.

    Prioridades. La mía es la vida humana, la de uds. los símbolos.

  25. Matias Says:

    Dos demonios, tres demonios, un elefante se balanceaba…

    Un crimen es un crimen.

    Pero parece que para ciertas personas hay crímenes “buenos” y crímenes “malos”…cuando lo bueno es no cometerlos, y lo malo es llevarlos a cabo.

    Aunque viene al caso para señalar la confusa escala de valores kirchneristas:

    Hay corruptos malos, Menem; pero los hay buenos, Nestor.

    Hay asesinatos malos, Kosteki y Santillan, pero los hay buenos, el fiscal Nisman.

    Hay asesinos malos, Astiz, pero los hay buenos, Santucho.

    Hay violencia política mala, la de la Triple A, pero la hay buena, la de Montoneros.

    Hay terrorismo malo, el de la Dictadura, pero lo hay bueno, el del ERP.

    Hay victimas buenas, Cabandie, hay victimas malas, el hijo de cualquier militar o civil asesinado por la guerrilla.

    Y así…un crimen es un crimen.

    Y la verdad es la verdad.

    Es insano perseguir o escrachar a alguien por decirla o por oponerse a cualquier tipo de violencia porque por algo se titulo: NUNCA MAS.

  26. Hugo Abbati Says:

    El kirchnerismo “es una fuerza política popular con sus contradicciones y matices que creemos no vienen al caso analizar en esta respuesta”, dicen Francisco y Andrea. Bueno, si es una fuerza política, y es popular, y tiene contradicciones y, por si fuera poco, matices, algo de análisis parece que hay ¿no?
    Por lo demás, escuché a Lopérfido (vaya apellido) y me pareció un tipo sin fondo de armario, poco leído, un poco atropellado, superficial. La perversidad de las cifras parten de un error de terror: parece que si fueron diez mil y no treinta mil, Videla y sus monstruos hubieran sido menos hijos de puta.
    De todos modos, sorprende tanta sensibilidad nacional y popular, Cuando mataron a Nisman, y hubo gente que salió a la calle (seguramente pagados por Magnetto), los pibes ciberK los llamaban “cacerolos hijos de puta” y otras amables lindezas, y ningún demócrata popular y político salió a protestar, ni siquiera con sus contradicciones y matices.
    De todos modos, la Jefa sigue siendo todo un espectáculo. ¿Para cuando una peli con matices y sin contradicciones? Es verdad que se acabó la Caja, pero… ¿una colecta nacional y popular entre los trabajadores?

  27. Montañés Says:

    Debatir se puede y debe debatir todo

    Dice pero en el fondo miente, porque lo que busca la batalla progre es cerrar todo debate con sus propios dogmas y demonizar a quienes no los suscriben o a quienes tengan, peor aún, el atrevimiento de cuestionarlos/refutarlos. Pretenderse dueños de la Historia y celadores de sus interpretaciones es un síntoma de esa patología ideológica.

    En otras palabras, ustedes, progres furiosos, patrones de la Verdad y el Bien, no quieren debatir y en el fondo parecen detestar las libertades. Ustedes, progres deformadores, son unos pedazos de fascistas. Vigilantes ideológicos partidarios más bien de Guillermo Moreno, claramente.

  28. Mariano Llinás Says:

    Quintín, me parece un buen momento para publicar aquí el mail que te mandé en aquel momento, cuando me dijiste que por firmar la carta “me había vuelto kirchnerista”

    Querido Quintín,
    En referencia a nuestra comunicación de ayer, fortuitamente interrumpida, creo que prefiero poner algunas cosas por escrito para que el vértigo de lo hablado no empantane más las cosas. Además de insistir con tu “vergüenza” porque Matías, yo y alguno más hubiéramos firmado la carta contra Loperfido, procediste a explicar los motivos de dicha vergüenza: Lo más claro que dijiste es que el mero hecho de firmarla nos convertía (o me convertía a mí, al menos) no ya en militante –un tanto a destiempo- del kirchnerismo, sino en una especie de “idiota útil” (fue esa tu expresión) de Ahmadinejad, de Nicolás Maduro y de – extraña presencia en esa lista- el Papa Bergoglio. Según esa particular óptica, mi hermana, mi mujer y yo, Spregelburd, Luis Machín, Chico Buarque, Zizek, Marilú Marini, Juan Pablo Gómez, Bartís, Serrat y Andrea Garrote, entre tantos agentes disímiles, seríamos participantes silenciosos de esa confabulación. No te escribo para excusarme de esos cargos. Sospecho que te escribo para escribirle a alguien, y de todos los ofendidos por la carta en cuestión sos aquel con el que más tradición de disputas tengo. En otras palabras, te escribo como una vieja tradición.
    Sospecho que cada uno de los que firmaron la carta lo habrá hecho por motivos parecidos, pero que cada uno habrá, al mismo tiempo, puesto el ojo en lugares diferentes. EN mi caso – y lo dije a la hora de discutir la redacción de la carta- lo que me irritó fueron menos las cuitas numéricas del Ministro y su apego a la prolijidad en la contaduría fúnebre, que el tono de ignorancia arrogante con la que lanzó sus imprudentes exordios. Lopérfido habló como quien provoca, habló en forma visceral e irresponsable de temas que nadie en su sano juicio vacilaría en calificar de delicados. Habló casi sin pensar, ebrio de suficiencia y desdén; su único objetivo era pontificar su anti- discurso, descargarse como una señora de barrio contra los temas que –evidentemente- llevaban irritándolo años enteros: EL peronismo, la visión kirchnerista sobre los años setenta, las políticas de derechos humanos. Esa irritación, y no la reflexión, fue quien hizo su show aquella tarde. Ofendido con la reivindicación de los grupos armados, sentenció que “el mayor error de la dictadura fue no haber juzgado” a los guerrilleros, quienes, según su impreciso relato histórico, “en esa época mataban a Rucci y hacían un montón de cosas”. Embarcado en la imperiosa misión de denunciar las ya célebres “mentiras gestadas en torno de una mesa”, no vaciló en apelar a otras formas de la mentira, acaso menos civilizadas: El error histórico, la simplificación, la exageración, la imprecisión. Ese repentino cruzado de la verdad histórica no titubea al afirmar que el “Imperio Austro – Húngaro hoy son tres países” o ejercer un envidiable poder de síntesis al resolver que “en Argentina estuvieron los Unitarios y Federales, en Estados Unidos estuvo la Guerra de Secesión y en Europa la Guerra del 14”. No menos apurado que su relato histórico es su análisis político: enojado con la democracia argentina, no vacila en felicitar la calidad institucional de Alemania (¿Federal? ¿Democrática? ¿El III Reich? ¿La de Weimar? ¿La de Bonn?) y en anhelar como ejemplo democrático el Reino gobernado por Isabel II, con sus colonias de ultramar incluídas.
    Todo este discurso entusiasta, que sin duda resulta gracioso, se torna preocupante en boca de un funcionario público y más aún en uno que recién entra y que no puede ignorar que sus primeros movimientos han de ser leídos como definiciones de sus futuras acciones. Sabés bien, Quintín, que a diferencia tuya nunca fui peronista. No me gusta el peronismo, y es por eso que reclamo que cualquier discusión sobre el tema sea tomada con la mayor gravedad. Nadie más que yo cree que las cuestiones de los años setenta merecen ser discutidas en forma irrestricta. El único requisito para hacerlo es el compromiso, la responsabilidad y la racionalidad ecuánime. Para quien piensa así, un funcionario que habla en forma ligera y violenta de temas atroces es un peligro; parsa quien piensa así, un funcionario que opina, como una tía vieja, que “el Peronismo es el origen de todos los males”, sin ninguna autocrítica, ni examen, ni pudor, es un enemigo.
    Esa arrogancia maligna, esa falta de reflexión, de templanza y de prudencia son, más que tal o cual opinión, los motivos que me llevaron a firmar una carta pidiendo la renuncia del funcionario en cuestión. No es con esa despreocupación vengativa como deben ser discutidas, desde el Estado, la Historia y sus Tragedias.
    Un saludo a Flavia, cuyo próximo film veré con gusto en el Bafici.
    LL.

  29. lalectoraprovisoria Says:

    Voy a contestar sencillo. Lo que le están haciendo a Lopérfido es de miserables. Pero el kirchnerismo es así: vuelve miserable a quien lo toca.

    Q

  30. NP Says:

    No contestás sencillo, simplemente no contestás. Volvés a descalificar sin prestar la menor atención a los largos argumentos que te ofrecen, del mismo modo en que lo hace la claque que arroja aquí sus balbuceos monosilàbicos de Ka-ka. Eso es lo único que saben hacer, y lo único miserable en este intercambio.

    Mis respetos a Llinás, con quien por primera vez estoy completamente de acuerdo… Los macristas logran esos milagros, que ojalá se multipliquen.

  31. boudu Says:

    Hagan una película sobre como mandaron a matar a Nisman si tienen huevos en vez de hablar pelotudeces

  32. Hugo Abbati Says:

    Lo penoso es que la numerosa pléyade antiK que, parece, abunda en la Patria, nunca ha manifestado ni la rapidez de acción ni la misma indignación frente a personajes siniestros que han dicho y cometido verdaderas barbaridades durante doce años. La así llamada derecha no tiene, lo sabemos, buena prensa, pero la falta de Cartas frente a gentuza como Moreno, A. Fernández, la Jefa, D’Élía y tantísimos otros, significa, o que había una extraordinaria tolerancia (que han perdido), o que simplemente no corresponde situarse como demócrata frente a sujetos que, apropiándose de palabras tan caras a la progresía (pueblo, liberación, popular, proyecto, etc.) gozan de una extraordinaria inmunidad. Además, ¿Serrat conocerá a Lopérfido? ¿o simplemente firma porque forma parte de los indignados profesionales que, con ese simple gesto, se sitúan del lado de los verdaderos demócratas?
    Sería interesante que la lúcida carta de Llinás hubiera existido también en relación con algún personaje del Modelo. Oportunidades hubo, sin duda. Y personajes… Bueno, hasta es posible que existiera carta y yo no me enteré (en ese caso, pido disculpas).
    Words, words, diría Shakespeare, y mucho narcisismo ideológico gratamente confortable.
    ¡Volvé Forster!.

  33. Montañés Says:

    Nadie puede pensar seriamente que el furor contra Lopérfido se debe a su “apurado relato histórico” ni a su carácter “provocador” frente a temas delicados. La condena y la persecución implacable, ridícula, fuera de toda proporción, se debe a que es “negacionista” y a que eso es “de derecha”. El espíritu de linchamiento progrekirchnerista se ceba con eso y en no tolerar que se cuestione su credo sagrado y su propaganda cultural. Es eso. No la supuesta falta de idoneidad en el cargo de un ministro. No justamente el progrekirchnerismo, que tuvo en su seno la peor manga de patoteros, hipócritas, irresponsables, brutos, mentirosos, cínicos, delincuentes, ignorantes, arrogantes y provocadores viscerales de las últimas décadas.

    Porque si hay un rasgo típicamente kirchnerista, es el de ofenderse mortalmente en la custodia de sus dogmas cuando en el debate público alguien los señala con el dedo, pero nunca por la maldad efectiva, dilatada y nauseabunda que demuestran los propios y que llevaron hasta el límite del asco. Como ocurrió, precisamente, con el latrocinio y bastardeo perverso de los DDHH. 100% Kirchnerista.

  34. lalectoraprovisoria Says:

    NP: No tengo nada que agregar. Lo de Lopérfido es un acto de la policía del pensamiento. Lo pusieron en la lista negra, lo acosan, lo persiguen y están dispuestos a seguir esta farsa hasta el fin de los tiempos. Todo porque no piensa como ustedes. Ahora estoy yo también en la lista de enemigos. No lo inventé, lo vi en uno de los mails que intercambia la orga.

    Q

  35. juan Says:

    “lo pusieron en la lista negra”: lo pérfido fue uno de los que redactó el discurso de de la rúa en donde se declaró el estado de sitio de diciembre de 2001 con decenas de muertos como consecuencia, dijo que el número de desaparecidos se arregló en una mesa con el objetivo de conseguir subsidios, entre otras cosas…

  36. Hugo Abbati Says:

    http://www.perfil.com/politica/Un-ex-Montonero-contra-las-pensiones-de-por-vida-20131116-0093.html

    Bueno, a preparar los bolígrafos, se vienen varias Cartas más contra este tipo, que quizá sea Lopérfido disfrazado.

    Al final hay un audio, no un Audi.

  37. Mariano Llinás Says:

    Es estremecedor comprobar en qué medida la necedad y la locura de los fanáticos macristas es EXACTAMENTE la misma que les adjudican a sus adversarios K. Así como aquellos veían enemigos en toda expresión de disenso, lo mismo ocurre con estos nuevos oficialistas: No pueden admitir que una crítica no responda a intereses innominables; no pueden admitir que uno escriba en contra sin ser K. ¡Es tanto más sencillo, macristas! La cuestión de Lopérfido no tiene nada que ver con sus opiniones personales, ni con persecuciones policíacas: Responde a una ecuación entre la gravedad de los temas planteados, la ligereza y violencia con que se los plantea y el lugar institucional de quien emitió las opiniones. Si vamos al caso, personas con variada cercanía con el macrismo (el funcionario Avruj, el académico Romero, la ex- funcionaria Meijide) dijeron cosas cercanas a lo que Lopérfido dijo de manera irresponsable, pero la forma juiciosa y prudente en que lo hicieron no generó bullicio alguno. Lopérfido -en sus gritos, en la provocadora sintaxis de sus dichos, en su ensoberbecido fervor- buscaba, con mayor o menor consciencia, la indignación y el escándalo.

  38. NP Says:

    Quintín:
    Primero puteaste y después pediste perdón pero no te retractaste sino todo lo contrario, acusaste de miserables a todos los que aquí, en cambio, han respondido tus abreviados agravios con largas y pacientes parrafadas explicativas. Es claro que no tenés nada que agregar, literalmente: ya agotaste los insultos, y no tenés un solo argumento más allá de decir KaKa. Lo curioso es que, una vez más, no te veas reflejado en todo eso que denuncias: la única “policía del pensamiento” sos vos, que insultás con macarteadas. Pero cualquiera con un poco de inteligencia y buena fé entiende que el cuco “kirchnerista” no le cabe a los directores agraviados (militantes de izquierda) ni al vindicador Llinás (insospechado de cualquier simpatía por cualquier forma de peronismo), ni a quien esto escribe. La única lista negra que existe aquí y ahora es la de quien detenta el poder y con la misma excusa echó gente sin ton ni son. Pero ustedes siguen hablando como si gobernara el kirchnerismo, aunque tarde o temprano se van a tener que hacer cargo de que son gobierno, del mismo modo en que Lopérfido tendrá que hacerse cargo de que es ministro de cultura, aunque más no seas para renunciar y dejarle lugar a alguien al menos más cauto.

  39. lalectoraprovisoria Says:

    Qué difícil se hace discutir con esta gente. JUntos, Prividera y LLinás son dinamita. Le pedí disculpas a los directores por un insulto fuera de lugar. Se las pedí por escrito y en persona, cuando me los encontré ayer en el CCR. Pero no acepto hacerme una autocrítica estalinista y no me arrepiento de tratarlos a ellos de miserables. Llinás y Prividera Son dos miserables inquisidores. El caso de LLinás es más grave, porque me ataca en otra nota por motivos que nada tienen que ver con la política.

    Ahora, ya que niegan ser kirchneristas, permítanme que niegue ser macrista. No lo soy, nunca lo fui. Salvo para la policía del pensamiento que ustedes bien representan.

    Q

  40. Montañés Says:

    la necedad y la locura de los fanáticos macristas

    Por mi parte aclaro que no soy macrista, soy antikirchnerista. MACRI ME CHUPA UN HUEVO.

    No pueden admitir que una crítica no responda a intereses innominables; no pueden admitir que uno escriba en contra sin ser K.

    Macri o Larreta tienen mil cosas para criticarles. Pero el ataque a Lopérfido no es una crítica: es un linchamiento ideológico fanático, obsesivo y desorbitado, reacción característica del mundillo vigilante propagandero cultural y mediático progrekirchnerista cuando le tocan el dogma.

    Responde a una ecuación entre la gravedad de los temas planteados, la ligereza y violencia con que se los plantea y el lugar institucional de quien emitió las opiniones.

    Es una frase genérica que puede arrojarse al voleo (le calza como un guante a cualquier ex funcionario-mamarracho kirchnerista, especialmente a la Monstrua) y justamente por eso no constituye argumento ni evidencia suficiente. Porque el problema que acusan en el ministro no es técnico ni moral ni de idoneidad: es ideológico, es intolerancia y virulencia ideológica. También aclaro que Lopérfido me chupa un huevo, pero de ningún modo resulta aceptable que deba renunciar bajo presión por el frenesí linchador/infamador de una manga de puritanos dogmáticos que aman la declamación hipócrita de consignas mientras las contradicen con su propia inmoralidad política y su propio historial de corrupción y mentiras.

    Frente a cualquier pulseada política promovida por el progrekirchnerismo, las posiciones quedan muy claras.

  41. Montañés Says:

    Si vamos al caso, personas con variada cercanía con el macrismo (el funcionario Avruj, el académico Romero, la ex- funcionaria Meijide) dijeron cosas cercanas a lo que Lopérfido dijo de manera irresponsable, pero la forma juiciosa y prudente en que lo hicieron no generó bullicio alguno. Lopérfido -en sus gritos, en la provocadora sintaxis de sus dichos, en su ensoberbecido fervor- buscaba, con mayor o menor consciencia, la indignación y el escándalo.

    Ah, bueno, es solo una cuestión de formas y de sintaxis. Decir la verdad, sí, pero sin generar bullicio ni escándalo que ofenda a los fanáticos. Caso contrario, tronará el escarmiento. Podría decirse que es apenas mojigatería política, pero en realidad es algo más tenebroso.

  42. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Todos los funcionarios, desde el presidente y hasta el último orejón del tarro. para el kirchnerismo son usurpadores y como tales deben ser tratados. Así que no hay que sorprenderse o indignarse por el rosario de descalificaciones, denuncias y otras yerbas que llueven sobre ellos y no llevarle el apunte a la nueva Juana La Loca, que deambula por el país con el cadáver de su gobierno.
    El gobierno lo que debe debe hacer es seguir el consejo de Maquiavelo:
    “Es muy difícil, sino imposible, mantener la libertad en una república que ha devenido corrupta. o a partir de allí restablecer la república”. Y agrega que “dado que la corrupción es una de las amenazas más letales a la libertad, pelear contra ella debe ser una de las máximas prioridades de cualquier líder serio.” http://seminariogargarella.blogspot.com.ar/2016/04/machiavelli-corrupcion-desigualdad-y.html

  43. Ojo... Says:

    Listas negras intenta hacer Viviana Cantoni (segunda de Lopérfido) y una corte de buchones, con todos los directores que ratifican su repudio al ministro, durante el BAFICI (y supongo que en eventos de otras disciplinas se replicará este mecanismo)
    Para qué querrán esas listas negras? Para saber nomás?
    O para tenerlas presentes a la hora de adjudicar subsidios vía INCAA, mecenazgo, fondo metopolitano, entre otros?

    Esto seguramente lo sigan negando en conferencias de prensa, bajo el lema del “republicanismo” pero efectivamente ocurre. Se de buena fuente cómo tienen sus listas negras bien confeccionadas y las van ampliando. Van a seguir cumpiendo su cuota de discenso invitando al bafici a estos directores, y recibirán con los brazos abiertos a Llinás y Prividera (que ya tienen audiencias) y todo lo que sea pour la galerie. Pero lo que suceda a directores no consagrados digamos, a la hora de querer producir y contar con fodos públicos será otro cantar.

    .

  44. lalectoraprovisoria Says:

    Apruebo el comentario anterior solo para que se vea el grado de delirio de esta gente. Los linchadores denuncian que son ellos los perseguidos.

    Q

  45. Ojo... Says:

    Te equivocás. No estoy de acuedo con el linchamiento sistemático a Lopérfido. Estoy bastante de acuerdo con lo que dice Llinás, pero no creo que el tipo tenga que renunciar. Aunque se haya expresado de una manera desatinada para su cargo, defiendo la libertad de expresión y que los hechos de los 70s sean rediscutidos- Por eso mismo también defiendo que distintas personas, por motivos diferentes expresen su molestia por los dichos del ministro. Es parte de una discusión suscitada de manera muy torpe. Pero eso también es libertad de expresión. Basta de llamar stalinistas o fachistas a la gente que simplemente se expresa de manera torpe o apropiada. No uses la palabra “linchamiento” porque no corresponde con lo que está pasando.
    Sí remarco que lo de las listas de gente que lo repudia que intentan armar no es parta de “un delirio”, es real, es lamentable y no habría que hacer la vista gorda.

  46. Ojo... Says:

    Yo la usé también. Pero creo que la expresión pública de repudio no es linchamiento.

  47. Hugo Abbati Says:

    Tolerancia política y popular, aunque con algunas contradicciones y matices.

  48. Luis Says:

    El kirchnerismo es la versión local de la férrea doctrina internacionalista que sigue atándonos al carro de la progresía hacia la satrapía.Nada les satisface o les sirve solo la sumisión de rodillas. La comunidad de negocios como lo muestran algunos territorios de África y centroamérica donde hace mas tiempo se instalaron da solo para una casta alrededor de una familia, el resto son esclavos y ex empresarios nacionales marchados al exilio. Los beneficios solo son prebendas y la burocracia artística dependiente tiene vía libre para desarrollar lo propio mirando la viga en el ojo ajeno con producción de fundaciones extranjeras asociadas a su fuente interna.Como su objetivo es tan estricto no pueden ceder jamás un mínimo espacio al libre juego de intereses dentro de reglas republicanas sin un retroceso y debilitamiento de su núcleo ortodoxo.La única fortuna que nos queda es bloquear su financiamiento con una inserción total en los mecanismos de control internacional y que su instalación en instituciones clave no haya sido lo profunda que se teme. Y si el gobierno se muestra temeroso, y poco convencido busca el atajo de tomar parte de esa simbología actuante como remedio,seguiremos esa espiral centrípeta que culmina como se dice vulgarmente, estaremos “en el horno”.

  49. NP Says:

    Mariano (Francisco, Fernando…):
    Creo que fue una ingenuidad de nuestra parte pretender otra cosa, ya que los exabruptos de Quintín y Cia no hacen más que replicar los de Lopérfido. No pueden despegarse de él, simplemente porque los representa perfectamente: tienen el mismo estilo brutal de “discusión”. Por eso en cuanto se les discute con argumentos solo pueden contestar con descalificaciones e insultos. Pero bueno, al menos queda claro quienes son los “miserables inquisidores” aquí.
    Saludos.

  50. lalectoraprovisoria Says:

    Me hacen gracia expresiones como “queda claro quienes son los “miserables inquisidores” aquí”. Los miserables inquisidores piensan que los misreables inquisidores no son ellos.

    Q

  51. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    http://www.clarin.com/politica/insolita-historia-containers-nadie-reclamar_0_1561643863.html
    ¡Presidente de la Auditoria General de la Nación! por imposición de Cristina. Hay que tener cara dura para aparecer lloriqueando por aquí.

  52. sr.ulloa Says:

    Por lo menos a mi me parece más propio de un inquisidor negarse a la discusión con argumentos, y optar por tirar frases taxativas y descalificadoras sin sustentarlas. Leyendo estas respuestas queda más que claro quienes están dispuestos a discutir con argumentos, y quienes no.
    Antes que andar colgándose carteles mutuamente, sería bueno poder leer una discusión racional… Pero claro, eso siempre es difícil cuando solo una de las partes está dispuesta.
    Por ejemplo, sería un interesante punto de partida poder leer a Quintín hablar sobre los dichos de Lopérfido, y no sobre lo que otros dicen sobre los dichos de Lopérfido. Pero lo más probable es que elija descalificarme como agente kirchnerista por proponer algo así, y entonces la discusión vuelva a cerrarse como siempre (antes de comenzar).

  53. lalectoraprovisoria Says:

    En estos comentarios, la muletilla esgrimida por los enemigos de Lopérfido es que ellos “quieren debatir” y declaran ganado el partido que ellos mismos proponen jugar según sus reglas. Yo tal vez tenga algo que decir sobre lo dicho por Lopérfido, pero en el camino se interpone la voluntad de obligarlo a renunciar por sus opiniones (o porque no las expresa como ellos le quieren imponer que lo haga) como parte de la ofensiva kirchnerista contra Macri, que se inicia aun antes de que asuma el gobierno. Es muy cínico no reconocer que quienes piden la destitución e Lopérfido son (nombre más, nombre menos) los que se embanderan con el kirchnerismo.

    Q

  54. lalectoraprovisoria Says:

    Me gustaría saber si a los muchachos también les gustaría debatir el escrache a Manguel en la Feria del Libro.

    Q

  55. juan Says:

    ¿manguel es el mismo que se fue a vivir a eeuu huyendo del fisco francés en tanto evasor impositivo? ¿o es otro? ¿tendrá alguna off shore en panamá o todavía no le alcanza el kapital simbólico para tanto?

  56. lalectoraprovisoria Says:

    Los muchachos escrachadores hacen su trabajito incluso en esta página. Supongo que habría que “debatir” también sobre el “caso Manguel”.

    Q

  57. Hugo Abbati Says:

    Como hace ya muchos años que no vivo en la Patria, no he podido disfrutar de la Ética Luminosa que alumbró mi pago durante los últimos doce años del modelo kantiano que allí hubo. Y comprendo la indignación de los compatriotas frente a los actuales tiempos en los que un supuesto defraudador del fisco francés dirige la Biblioteca Nacional. Videns credenti.

  58. juan Says:

    el pasquín de propaganda del partido kkirchnerista francés, brazo político del terrorismo camporista en el viejo continente que, dicho sea de paso, contiene entre sus miembros a los exiliados que en nuestra patria figuran en las listas de desaparecidos, publikk esta nota difamatoria: http://www.lanouvellerepublique.fr/France-Monde/Actualite/24-Heures/n/Contenus/Articles/2016/01/13/Manguel-s-exile-a-New-York-2590383 . un horror!!!

  59. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Los kirchneristas tienen todo el derecho de criticar a Manguel por estar en conflicto con el fisco francés, teniendo en cuenta que ellos han sido siempre ejemplo del cumplimiento de las obligaciones tributarias, y si alguien tiene alguna duda, que lo consulte a Echegaray.

  60. Francisco y Andrea Says:

    Hemos argumentado nuestra posición con fundamentos y respeto. Desde el momento en que, pese a eso, se nos llama miserables inquisidores o que se nos cataloga como kirchneristas cuando hemos explicado que no lo somos e insistido en que, aunque lo fuéramos, la pertenencia política a ese espacio tampoco nos parece un motivo de descalificación para anular el debate, sentimos que el intercambio en este espacio no tiene mucho sentido, o tiene el mismo que puede tener el diálogo de sordos de “Intratables”. Si quieren debatir estamos dispuestos pero nos negamos a participar de un espacio de insultos y agravios. Saludos!

  61. Montañés Says:

    Es que toda la situación es un planteo irreconciliable. Es imposible desligarse del fenómeno político que encarna el kirchnerismo para dialogar sobre este caso. ¿Qué hay que debatir? ¿Si es cierto, como se desprende de lo dicho por Lopérfido y denunciado por tantas voces durante estos años, que el kirchnerismo bastardeó los DDHH y los utilizó vilmente como un arma política y una ventana de corrupción abominable, que incluyó en su degradación la complicidad de diversas asociaciones de DDHH otrora respetables?

    ¿O hay que debatir si no es cierto que el kirchnerismo siempre tuvo como espíritu y como método político la prepotencia, el escrache ideológico implacable, las persecuciones culturales y mediáticas, las infamaciones desvergonzadas y sistemáticas, la utilización de mentiras y calumnias alevosas, el adoctrinamiento y la orquestación masiva de tácticas espurias y fascistas para ganar espacio a fuerza de estridencia y de propaganda grotesca, y todo ello sostenido además mediante el latrocinio obsceno de los recursos del Estado?

    ¿O hay que debatir si no es verdad que toda esa agresión política, llevada a escala nacional y bajando desde lo más alto del poder, inevitablemente produce en la ciudadanía crispación e indignación y un gran resentimiento?

  62. Montañés Says:

    No se trata de discutir sobre la Dictadura Militar, que es la trampa en todo esto. No puede aceptarse una discusión sobre el caso Lopérfido sin estar de acuerdo, previamente, en que lo escrito aquí arriba es cierto. Es decir, aceptar la abrumadora responsabilidad política del kirchnerismo en este lamentable estado de cosas. Si lo negás, no se puede debatir, el asunto es irreconciliable.

    Lo odioso del linchamiento ideológico a Lopérfido no está en la discusión sobre la Dictadura ni en una confrontación sobre posiciones históricas al respecto, sino en esas marcas abyectas del kirchnerismo, dañinas e insufribles, según lo expuesto: el método fascista, la intolerancia desmedida, la demonización apabullante, el aplastamiento de una masa enardecida sobre un individuo que osa contradecirlos y denunciarlos (y encima con razón, mucha o poca pero con razón).

  63. juan Says:

    “con razón, mucha o poca pero con razón.” brillante

  64. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Una buena noticia: Cristina I regresó a su dorado exilio.
    ¿Qué podemos decir de su obligado regreso para acudir a una cita, no con el dentista, precisamente.?
    Nada mejor que acudir nuevamente a Maquiavelo:
    “De hecho, las condiciones del poder son tales que el príncipe siempre está tentado de confundir la realidad con el objeto inmediato de sus deseos y de sustraerse al juicio del prójimo. Así, lo más a menudo queda hechizada por no encontrar en torno suyo más que aprobación y alabanzas y,para creer en su propia potencia, se hace presa de los aduladores. De estos las cortes están llenas porque los hombres se complacen tanto en las cosas propias, y se engañan hasta tal punto en ello, que muy difícilmente saben defenderse de esta peste. El príncipe, por tanto, precisa de mucha prudencia para distinguir la autoridad verdadera de la ilusoria y para descubrir que en el momento que imaginase no deber nada a los hombres, dependería justamente de ellos, condenado a perpetuar la imagen que pretende dar de si mismo, cegado por su propio reflejo, ENCADENADO A SU PASADO”.
    Dejemos pues el pasado con sus espectros para los historiadores, que el presente se presenta bastante complicado, y entre todos debemos encontrar las soluciones, evitando no solo crear nuevos conflictos, sino también impedir que se solucionen los ya existentes.

  65. juan Says:

    recién pasó la momia de manis o manes y dijo que esta discusión se zarpa en maniquea…

  66. Montañés Says:

    “con razón, mucha o poca pero con razón.” brillante

    Claro, porque su discurso puede fragmentarse y aun así no dejar de ser legítimo y verdadero, aunque sea en parte incierto o discutible. Pero justamente, esto no es lo importante. No es una cuestión de grado lo que está en juego frente a una opinión controversial expresada con todo derecho por el funcionario de un nuevo gobierno en un cambio de época, sino la intolerancia ideológica y las exigencias impertinentes de quienes no la comparten.

  67. Montañés Says:

    Tampoco olvidemos que, al final, en esto anida una miseria estratégica: lo que subyace es la ofensiva a Macri, a quien hay que socavar incansablemente, pegarle por todos los flancos y no parar hasta demolerlo, a él y a los suyos, con verdades o con mentiras, con o sin razón. Y ese es otro motivo espurio del linchamiento ideológico sobre Lopérfido.

  68. juan Says:

    “linchamiento ideológico.” notable

  69. Montañés Says:

    Notable no, repugnante.

  70. lalectoraprovisoria Says:

    Francisco y Andrea. Creo que hay una pequeña confusión al respecto. Si leen cuidadosamente mi comentario, verán que no los traté a ustedes de miserables, sino a Llinás y a Prividera. Y tampoco dije que fueran kirchneristas. Ahora, si no quieren participar en un supuesto debate, no veo por qué deberían dar razones para ello. Saludos.

    Q

  71. lalectoraprovisoria Says:

    Una vez más suscribo todo lo dicho por Montañés y admiro su elocuente precisión. Nunca habrá debate si al fascismo no se lo llama por su nombre. Y el escrache a Lopérfido es un excelente ejemplo.

    Q

  72. sr.ulloa Says:

    Es decir que discutir es imposible si antes no te damos la razón. A eso llamo yo una discusión.

  73. lalectoraprovisoria Says:

    Uno puede discutir cuántos desaparecidos hubo, cuál fue el papel de los organismos de DD.HH. durante el kirchnerismo, qué papel jugaron las indemnizaciones y muchas otras cosas. Lo que no puede es discutir con linchadores que pretenden imponer una especie de K-etiqueta para las declaraciones públicas cuyo incumplimiento es causal de repudio eterno y obligatorio.

    Q

  74. NP Says:

    Solo una cosa, Quintìn, que demuestra tu deshonestidad intelectual:

    Les decís a los directores que tienen una “confusión” respecto a que no los trataste de “miserables”, junto a todos los que se permiten discutir a Lopérfido. Pero cualquiera que lea “cuidadosamente” tus comentarios (como el de aquí arriba) verá una repetición de lo que ya dijiste antes: “Lo que le están haciendo a Lopérfido es de miserables. Pero el kirchnerismo es así: vuelve miserable a quien lo toca.”

    Tu repetido “argumento” es puro macartismo: “Es muy cínico no reconocer que quienes piden la destitución e Lopérfido son (nombre más, nombre menos) los que se embanderan con el kirchnerismo.” Lo tuyo ya no sé si es cinismo, caradurez, o tontera (“nombre màs, nombre menos”).

    Sigan festejándose la “elocuente precisión”, no los interrumpimos más.

  75. lalectoraprovisoria Says:

    No hay ninguna deshonestidad. Solo digo que lo que están haciendo con Lopérfido es una canallada incalificable que debería darles vergüenza. Pero no es casual que esa canallada se produzca cuando se convierten en compañeros de ruta de los K, quienes claramente comandan, digitan y orquestan el escrache. Deshonesto es negar esto último.

    Q

  76. Montañés Says:

    Es decir que discutir es imposible si antes no te damos la razón. A eso llamo yo una discusión.

    No se puede discutir en este caso sin considerar el daño kirchnerista, que es al final de cuentas lo esencial que se desprende de los dichos de Lopérfido: la gravedad de la degradación política y la corrupción —desde el vil robo de recursos estatales hasta el montaje de una propaganda historiográfica agresiva y dogmática— implementada en nombre de los DDHH. La discusión no es sobre la Dictadura. La denuncia es sobre el manejo político abyecto de los DDHH durante el kirchnerismo.

  77. NP Says:

    “Verguenza” ajena dan tus insultos e incoherencias, indefendibles, que te hacen retroceder en chancletas para luego volver a prepotear. Seguís con la misma actitud que tuviste en la sala…

    Ni un solo argumento desarrollaste, solo acumulás adjetivaciones: “canallada incalificable” (evidentemente no incalificable para vos, que la caracterizàs de canallada alegremente). Y pura negación de la realidad, para acomodarla a la propia paranoia ideológica: “los K comandan, digitan y orquestan” un repudio firmado por Badiou y Piñeiro, por Llinás y Chico Buarque?? Claro, es la internacional kirchnerista que viene a dominar el mundo… Solo falta agregar judeo-marxista y ya estamos más o menos al nivel discursivo del excelentísimo ministro de cultura.

  78. lalectoraprovisoria Says:

    NP. Creo haber sido claro. Me arrepentí y pedí disculpas por un insulto en público completamente fuera de lugar. Ahora, si querés que me arrepienta de lo que pienso, convocá a las huestes de Pol Pot.

    Es gracioso leer que si Llinás apoya un escrache tan obviamente instrumentado por el kirchnerismo, entonces queda exento de cualquier sospecha de kirchnerismo. Lo que sí ocurre es que su lugar de idiota útil queda más a la vista.

    Q

  79. NP Says:

    Parece que solo te arrepentiste por haber quedado mal en vivo y en directo, porque acá seguís tratando de miserables a todos.

    No sé qué pensas sobre los dichos de Lopérfido porque nunca te molestaste en decirlo. Es más fácil salir con “Pol Pol” y demás pelotudeces (que te dejan a nivel más bajo aun que el ministro…)

    Lo gracioso (si no fuera terrible implementado desde el estado) es que la “sospecha de kirchnerismo” alcance para todo, desde no hacerse cargo de nada a despedir…

    Y vos terminás siendo el “idiota útil” aquí, festejando todo con insultos como ese. Triste papel hacés.

  80. lalectoraprovisoria Says:

    El inquisidor en acción. NP quiere que yo diga si estoy de acuerdo con lo que dijo Lopérfido así me escracha también a mí. Caí en la trampa de mi intemperancia, pero no voy a ser tan pelotudo como para darle el gusto. EL tipo niega que la campaña contra Lopérfido esté instrumentada por los K, pero yo tengo que confesar. La deshonestidad se filtra por los poros.

    No se trata de quedar bien o mal. Habré quedado mal con vos pero bien con otros. Se trata de no perturbar la convivencia e insultar a alguien en público es una cagada.

    Q

  81. lalectoraprovisoria Says:

    NP. Entiendo que sea complicado defender durante años que no sos K pero estás de acuerdo con los K en todo (y cada vez más). Mucha energía se pierde en el camino.

    Q

  82. NP Says:

    Q, sos cada vez más patètico: “se trata de no perturbar la convivencia” decìs, y tratás a medio mundo de miserable…

    Esa es tu “confesión” de parte que das, sin que nadie te pida tanta bajeza. Acá se te preguntó por tus argumentos, que brillan por su ausencia y se reemplazan con insultos y acusaciones traidas de los pelos.

    Para decirlo en tus terminos más amables: entiendo que te va a ser complicado defender durante años que no sos M pero estás de acuerdo con los M en todo (y cada vez más). Yo nunca defendí “todo” del kirchnerismo, cosa que ustedes necesitan para igualarse en el mismo lodo. Por eso ven KaKa hasta en la sopa… Ahora el jurado internacional del Bafici también es “kirchnerista”?

  83. lalectoraprovisoria Says:

    Es posible que cada vez esté más de acuerdo con los macristas. Sobre todo si el kirchnerismno y sus aliados estalinistas (como es tu caso) se siguen empeñando en producir un golpe de Estado. NP, que merezcas ser insultado por sectario no tiene nada que ver con hacerlo en público: a este blog entra el que quiere.

    Es gracioso lo que decís del jurado. Si algo prueba este premio (y el subsidio del gobierno de la ciudad) es la amplitud ideológica del Bafici y su espíritu de tolerancia y convivencia. Pero hasta eso lo pretendés usar en favor de tu sectarismo.

    Q

  84. NP Says:

    No asustes a los niños con lo de “aliados estalinistas”, que el único golpe de estado reciente fue en Brasil y no precisamente de la mano de la internacional kirchnerista de la que como veo formamos parte todos… Claro que todos esos que vos consideres dignos de macartear “merecen ser insultados”: he ahí tu lección de civismo. Lo gracioso es que un segundo después volvés a hablar de “espíritu de tolerancia y convivencia”…

    Mejor me voy a ver la película del kirchnerista Portabella. Ciao.

  85. NP Says:

    Ah, y lo de “tu sectarismo” decíselo al espejo, macartista. Yo acá estuve, por el contrario, esperando un argumento de un sujeto que no hizo más que tratarnos a todos de miserables, fiel a su estilo hasta el final… Debí haber abandonado hace rato, como todos ellos.

  86. Mariano Llinás Says:

    No abandoné para nada, Prividera. Sólo me quedé en silencio por unos días contemplando el inenarrable espectáculo de Quintín y su público de enmascarados debatiendo si yo era kirchnerista o no. Es curioso para alguien a quien hasta hace pocos meses acusaban de Macrista sólo por negarse a votar a Daniel Scioli como presidente. ¿Quién tendrá razón? ¿O seré ambas cosas?
    ¿No debería ser más sencillo? ¿No deberían los macristas admitir que acaso Lopérfido cometió un error grave al hablar como habló, o al menos que su énfasis molestó a mucha gente honesta que ejerció su derecho a peticionar reclamando que diera un paso al costado?¿No debería un nuevo gobierno dar señales de humildad y tolerancia, en lugar de asumir una actitud provocadora y vociferante? ¿No es eso -en lugar de apelar a una defensa cerrada y paranoica- lo que deberían reclamarles quienes los votaron? Y vos, Quintín, ¿No estaría bien que pensaras en este asunto con menos violencia, en lugar de esgrimir palabras como “canallas” o “miserables” como si te fuera la vida en ello?

  87. lalectoraprovisoria Says:

    Yo admito mis errores. Al menos algunos. No recuerdo que NP haya admitido nunca un error. Para discutir con un fanático irredento como Prividera hay que aceptar una serie de supuestos, que aumentan todos los días. Por ejemplo, que lo de Dilma es un golpe de Estado. Yo no pienso lo mismo, pero para él nada es materia opinable y el único derecho de los enemigos es elegir si se hacen la autocrítica en verso o en prosa.

    Q

  88. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Mariano Ll:
    Entiendes que:
    “¿No debería ser más sencillo? ¿No deberían los macristas admitir que acaso Lopérfido cometió un error grave al hablar como habló, o al menos que su énfasis molestó a mucha gente honesta que ejerció su derecho a peticionar reclamando que diera un paso al costado?
    Es simple:
    Hay otras personas que entienden que no fue así.

  89. Montañés Says:

    Sólo me quedé en silencio por unos días contemplando el inenarrable espectáculo de Quintín y su público de enmascarados

    Lo cabalmente inenarrable está más allá de este intercambio de comentarios, apenas un reflejo de aquello. En cualquier caso, el enfrentamiento, los desbordes y la vehemente falta de entendimiento mutuo amarga también en este espacio.

    Saludos.

  90. Mariano Llinás Says:

    En lo que sí coincidiré con Quintin es en que este Bafici estuvo marcado por la amplitud, la cordialidad y la tolerancia. Felicito a Porta Fouz, cuya elección me generaba inquietud, y cuya tarea estuvo, contrariamente, a la altura de lo que el festival necesita. Fue una grata sorpresa. Ese -y no el de la invectiva ciega-es, creo yo, el camino al que debemos acostumbrarnos.

  91. lalectoraprovisoria Says:

    No podría estar más de acuerdo.

    Q

  92. Luis Says:

    Estás equivocado Daio, leo que Lopérfido debería renunciar porque ¿como se puede seguir siendo ministro de cultura teniendo a toda la comunidad artística pidiéndole la renuncia?

    La cultura son ellos y nada mas que ellos. La cultura es la expresión de una comunidad artística y dentro de esa peregrina acepción, la que decidieron ellos que sea.

  93. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Luis:
    Tiene razón. No existen dudas de que los que piden la renuncia constituyen “toda la comunidad artística”, y en consecuencia el caso debe cerrarse y destituirse al réprobo.

  94. boudu Says:

    Ahora molestar en el ambito cultural es motivo de renuncia #ahlistoquepelotudo

  95. Horacio Bernades Says:

    Brillante lo de Llinás. Perdón que llegue tan tarde, pero recién ahora lo leo. Yo sabía que este muchacho iba a deparar muchas alegrías, Saludos, Mariano.

  96. Montañés Says:

    All the critics.

  97. Louis Judniu Says:

    Hay que dejar de hacer públicos los mails de Llinás dos meses…

  98. NP Says:

    Quintín llamándote “fanático irredento” es como que Hitler te acuse de nazi, para decirlo en sus propios términos…

    Y para variar no te contestó, Mariano, ni se hizo cargo de la “invectiva ciega”. Así que mejor dejá los brindis para quien corresponda, en todo sentido.

  99. lalectoraprovisoria Says:

    Llinás, el jefe Prividera exige que te reportes.

    Q

  100. Montañés Says:

    “La invectiva ciega”.

    Shhh

  101. NP Says:

    Q, tus chicanas son casi graciosas al lado de tus habituales retahilas de insultos. Pero detrás de esa “invectiva ciega” solo se oculta un banalizador serial y un macartista vocacional. Basta ver un retuit y un tuit, ambos de hoy mismo, para comprobarlo, por si no alcanzaran intervenciones como esta que te mostró de cuerpo entero en el Bafici:

    Lo señalo para los que creen que aun merecés respeto como crítico, como si este personaje solo fuera tu Mr Hyde y no hubiera relación alguna con tu penosa influencia, más nefasta en ese pequeño ámbito. Ahora por suerte encontraste en los 140 caracteres de twitter el ámbito adecuado para tu minúscula doxa y tus vastas infamias, donde tenès la atención que merecés. Acá solo quedan los aduladores o los que todavía tienen ganas de perder el tiempo discutiendo argumentos con vos…

  102. Montañés Says:

    Man in a uniform.

  103. Hugo Abbati Says:

    ¿Qué pasa con Papá? Es todo tan obvio que aburre. Y se prolonga… se prolonga…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: