Todos los hombres de Peña

Publicada en Perfil el 24/1/16

por Quintín

En Cambiamos, Hernán Iglesias Illa narra desde adentro la campaña que llevó a Mauricio Macri a la presidencia. No hay antecedentes de un libro así en la Argentina, pero pienso en una obra pionera como A Thousand Days de Arthur Schlesinger (1965), donde el autor retrata la presidencia de Kennedy desde su puesto en la Casa Blanca. Schlesinger, un historiador de prestigio, tenía un cargo de asesor pero Kennedy le encomendó explícitamente que fuera el cronista de su administración. Supongo que lo de Iglesias, un periodista con varios libros de no ficción publicados, fue más espontáneo pero hace dos años decidió volver de Nueva York a Buenos Aires “a “trabajar para que Macri sea presidente”, como lo comunicó en un tuit que en ese momento sonaba como una apuesta sin destino. Claro que Iglesias la ganó y ese es uno de los temas recurrentes del libro (el otro es el catering de cada día de campaña), que termina con una frase escrita el día de la victoria y suena a revancha maradoniana: “Hoy ganamos los boludos”.

enlavereda

Iglesias es hoy funcionario de la Jefatura de Gabinete, donde se ocupa de coordinar la gestión y la comunicación. Algo parecido a lo que hizo durante la campaña, en la que también trabajó a las órdenes de Marcos Peña cabalgando entre la fundación Pensar (el think tank del PRO) y el equipo de marketing electoral cuyo máximo referente fue Jaime Durán Barba. Se podría decir que Durán Barba y Peña son los héroes del libro, los que se quedan con la mejor parte del relato. Las apariciones del gurú ecuatoriano son siempre ocurrentes y medulares: Durán está en contra de que Macri ajuste, propone disolver la SIDE y echar a todos los espías, pide que no se hable demasiado de trabajo porque no todo el mundo quiere pasarse la vida trabajando y remata con un gran consejo para el debate final entre los candidatos: “Scioli es un mal tipo y lo que tenemos que dejar claro es eso”.

Lo de Peña es menos colorido, pero esencial a la hora de entender la lógica interna del PRO. Cambiamos se ocupa poco de Cambiemos y del armado político, cuyo responsable principal fue Emilio Monzó, cuya historia es bien diferente a la de los jóvenes nucleados en torno a Peña. Pero estos consiguieron articular una campaña con mucho menos dinero y recursos que el oficialismo, por fuera de las líneas tradicionales y contra las predicciones de periodistas, empresarios, científicos sociales y demás custodios de la inmutabilidad del sistema político argentino. Y también, a veces, contra la voluntad del líder y fundador del PRO, a quien la organización reconduce marcándole sus errores. “Se le hizo ver…” escribe Iglesias, revelando que Macri no es quien inspira el libro sino una figura que lo atraviesa como un misterio que no se intenta develar. El primer plano lo ocupa esa mezcla de secta puritana, equipo de rugby, club de amigos, agencia de publicidad y coalición de talentos profesionales que constituye la nueva elite juvenil de la política argentina. Comparados con los coordinadores y sushis radicales, con La Tendencia y La Cámpora peronistas, que ocuparon ese lugar en otros momentos históricos, parecen más humildes y más aptos para la tarea. Cambiamos es menos un testimonio del triunfo que un autorretrato de ese grupo y su funcionamiento.

Foto: Flavia de la Fuente

Anuncios

6 comentarios to “Todos los hombres de Peña”

  1. boudu Says:

    Tengo un pesimismo creciente con el PRO, el gran plan es invertir todo en infraestructura, lo cual puede reactivar la economía, pero también crear una burbuja en la construcción, como en España. Si no se pone toda la carne en el asador en la innovación y se consigue que se establezcan un par de grandes compañias exportadoras (ej.: Samsung en Corea del Sur, Ikea en Suecia, Nokia en Finlandia) creo que vamos a terminar como España, lo cual es mejor que ahora claro está, pero ya vemos lo que pasa en España.

  2. Javier Says:

    La razón de la descomunal burbuja inmobiliaria en España creo que hay que buscarla en su incorporación al Euro. Este permitía aprovechar los mayores retornos de la inversión en construcción de España respecto de Alemania, anulando el riesgo cambiario. Lo cual provocó un enorme flujo de inversión hacia España. Leí que en algún momento de los 2000, España consumía más cemento que todos los demás países de la Unión Europea sumados.
    Cuando en 2008 la inversión se retrajo por los bolonquis que empezaron en USA, España se encontró con que -por su pertenencia al Euro- carecía de herramientas de política monetaria para capear el temporal. Y creo que todavía andan en eso.

  3. boudu Says:

    Esperemos. Para mi la economía reactiva sólo si ese plan de infraestructura despega.

  4. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    A diferencia de lo que ocurre en la secta kirchnerista (*), en Cambiemos existe la posibilidad de que existan voces diferentes, según lo han confirmado las distintas voces que se escucharon dentro de ese espacio cuando las declaraciones de Lopérfido.
    Si se congela el número de los desaparecidos en la cifra de 30.000, y no se permite la discusión sobre ese punto, se corre el peligro de que ello se convierta en un mito, y se imponga desde lo alto una versión oficial de nuestro pasado. Por supuesto esa postura no es de extrañar en el kirchnerismo, donde el disenso es considerado un crimen de lesa majestad, olvidándose que la historia se encuentra en una continua revisión, lo que hace a su esencia, aunque por lógica, las sectas necesitan abroquelarse en un solo libreto, para no desaparecer.
    A no tenerle miedo a la discusión, y dejemos que los sectarios debatan entre ellos como los gusta hacerlo y lo demuestran en sus blogs, amable sitio de parloteo entre los que piensan, no solo en la misma forma, sino también como se los ordena.
    (*) Cuando hablo de kirchnerismo, debe entenderse que me estoy refiriendo a lo que queda de ese movimiento, o sea el cristinismo.

  5. Alfonsinista Says:

    Pregunto: ¿Tu análisis es en serio? si es así que pobre es…comparar a M (Macri) con K (kennedy). La campaña de k se hizo con grandes oratorias y programa, por si lo lo sabías. la de M con propaganda, que no es lo mismo.

  6. santi Says:

    Campaña k con grandes oratorias?
    Scioli tiene 2 brazos tambien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: