Diario intermitente (39)

por Quintín

21 de octubre

Estoy en crisis. No logro ponerme a escribir este diario. Pueden ser los nervios por las elecciones, cierto cansancio por el reciente viaje a Chile donde me pegué un golpe y me rompí alguna costilla (nada grave, ya me pasó, pero es molesto), los pesares de la vida. Hace días que me propongo contar lo que pasó en Santiago y en el festival de Valdivia (donde Flavia estrenó Diario de un corto en la noche de apertura), hablar de varios libros que leí en estos días, pero no hay caso. Tengo el impulso de comentar algo pero al rato se esfuma y lo que tengo para decir me parece rancio, como si lo pensado se deteriorara con el paso de las horas.

arbol

Para entrar en calor y ver si en estos días arranco, quiero dejar un pequeño comentario futbolístico. No sé si vieron hoy Manchester City – Sevilla por la Champions League, que se definió sobre la hora con un golazo de Kevin De Bruyne. De Bruyne fue la transferencia record de la temporada: el City pagó esta 55 millones de libras, una enormidad. De Bruyne tiene 24 años. En 2012 y 2013 pasó por el Chelsea (que lo había comprado en 10 millones) pero no le fue bien: casi no jugó y no hizo goles. Lo prestaron al Werder Bremen, de ahí lo compró el Wolsburgo en 18 millones de libras en 2014 y allí explotó: lo eligieron el mejor jugador de la Bundesliga.

De Bruyne es belga y jugó el mundial, donde lo vi por primera vez y me impresionó enormemente. Pero nunca estuve seguro de que fuera tan bueno por dos razones: una es que De Bruyne es un colorado inexpresivo, al que uno cataloga por la pinta como un marcador de punta o un mediocampista corredor, nunca como un creador de juego. La otra es que no se parece a ningún jugador que yo haya visto. Es un tipo que hace todo a base de precisión y velocidad. Le pega magníficamente a la pelota con las dos piernas, tiene una técnica depurada para dominar la pelota, tira pases geométricos perfectos, es capaz de una gambeta fulminante en el área, tiene una gran capacidad de gol, pero todo lo de modo vertical, sin pausa, sin freno, sin aparente comprensión del juego. Y, sin embargo, de pronto uno tiene la sensación de que De Bruyne entiende todo. Pero esa sensación es intermitente: el tipo es lo contrario de un Zidane o un Riquelme, que mostraban el sello de cracks en cada pelota. De Bruyne es más bien el primer robot inteligente.

Hoy el Sevilla le dio un paseo al City, que tenía que ganar para no quedar en serios problemas. Pero Sevilla era superior en todo el campo. Se puso en ventaja en el primer tiempo, pero empató enseguida el City con un gol en contra después de una genialidad de Yaya Touré (otro jugador que no se parece a nadie: nunca vi a alguien de ese físico enorme que pueda desbordar pegado a la línea de fondo como lo hizo hoy, entre tantas cosas asombrosas que le he visto hacer). En el segundo tiempo, aunque a Sevilla le convenía el empate, era el que atacaba y llevaba peligro. El City parecía agotado, sin fuerza, sin lucidez, hasta sin ganas. En el primer tiempo De Bruyne había metido un gran pase de gol a la boca del área chica, pero después se equivocó bastante. Hacia el final, la ofensiva del City quedó en manos de Yaya y De Bruyne, como si fueran los delanteros del equipo. Cuando iban dos de descuento, Yaya se llevó una pelota brillantemente desde el medio de la cancha y habilitó a De Bruyne por la derecha. Este enganchó hacia el medio y le pegó de zurda abajo y cruzado. La pelota entró pegada al palo como si el palo tuviera un imán. No sé si he visto un tiro tan preciso en mi vida. La otra cosa de De Bruyne es que define partidos. Vale la pena seguirlo.

Espero que esta crónica deportiva me de impulso para retomar el diario.

Foto: Flavia de la Fuente

Anuncios

11 comentarios to “Diario intermitente (39)”

  1. Yupi Says:

    Robot inteligente, tal cual. Hace todo bien, y todo lo hace como una máquina que copiara el manual del mediocampista (metió un zurdazo matemático a la carrera y es diestro). Bélgica puede dar la sorpresa en la Eurocopa, que me late estará entretenida. ¡Irlanda del Norte y Gales! Por cierto, bien el corresponsal de rugby de La Nación al recordar el try de Gauweloose en Cardiff en 1976. Por aquel equipo de Gales muchos se hicieron aficionados al rugby, y los viejos Pumas estuvieron a nada de ganarle.
    http://www.youtube.com/watch?v=vrzQKopbg5Y

  2. Montañés Says:

    Fuerza Quintín. Aguante la costilla, aguante la república.

    That old wheel will roll around again.

  3. Luis Says:

    Fuerza Quintín, que pase pronto.Sobre la ausencia del gusto por la vena propia también son cosas normales pasajeras de este misterio maravilloso que es la vida .

  4. burzaco Says:

    Yupi, muy bien el video que compartís. Ahí se ve claramente que la palomita es el ultimo recurso del wing, y no la grasada que hace Imhoff. Lo mejor de esa jugada es como se saca con un hand off casi de espalda al irlandés, antes lobbe rompe la marca 50 % del try. Ademas, es una sobrada que no viene al caso, el equipo era superior.

  5. jose Says:

    Un par de veces sufrí golpes en las costillas y son horribles por lo dolorosos, así que el presente es a los fines de brindar mi aliento a Quintin. de fútbol no opino porque estoy en modo Mundial de Rugby.

  6. Marcia C. Reiriz Says:

    Quintin, ánimo! pase lo que pase el domingo. En el peor de los supuestos y si todo esto continua, nos quedará la literatura. Un saludo

  7. Yupi Says:

    Burzaco. Sí, medio se hizo el vivo. Más inexplicable es que lloren con el himno y pongan caras agonizantes. ¿Por qué ese teatro? En fin, como sea jugaron muy bien. A estos Pumas no les gustan las patadas largas al touch para ganar metros. Prefieren patadas cortas y poco profundas, arriesgar la pelota y jugar de manos. Increíblemente, son felices en ataque. Qué raro todo. Tienen pocas chances de ganarle a Australia, pero de pronto esas pocas son muchas. Buen viernes y salud.
    http://www.youtube.com/watch?v=-82cnnuDcQc

  8. burzaco Says:

    Después de ver los All Blacks mas futboleros de la historia, el apertura es para sentarlo en el banco por no leer el partido y no saber patear, y ponerlo al lado del entrenador de mármol que no tiene ni media alternativa al choque frontal de las montañas de negro. Es para ver detenidamente este detalle. y no dejarse llevar por los comentarios de la prensa menos preparada.
    Sobre los wallabies, que juegan muy libres y tienen un buen manejo de pelota, casi franceses parecen, pero de la dedada del 80-90 obvio, estos cebollitas que trajeron son una sombra, hay que estar muy alerta, pero no creo que aguanten la presión de los pumas.
    Ganamos por diez puntos de diferencia, en la final claro !!!!!!!

  9. Yupi Says:

    Por ahora faltan cinco para el peso. Todavía hay una mínima diferencia de físico y de precisión que en el máximo nivel es letal. Pero jugaron bien, arriesgando desde todos los sectores. ¿Cuándo habíamos visto algo parecido? Una pena el error de Nico Sánchez porque jugó un partido excelente y un gran torneo. Ojalá tengan suerte contra Sudáfrica. Se lo merecen.

    P. Dan Carter es un crack.

  10. burzaco Says:

    Vi el partido sin audio, para no dejarme influir y la verdad es que me dolían los huesos de como entraban, estaban mas concentrados y mas despiertos, por eso ganaron, también las bajas nuestras de los mejores influyeron.
    Sobre la posición de Apertura, Sanchez jugo bien, se equivoco en el peor momento y eso es una putada, creo que es una jugada para hacer en el segundo tiempo cuando las piernas y los reflejos bajan y así poder sorprender por el eje interno, no en el minuto uno, pero se desmarco bien y estuvo a la altura, quizás solo faltaba probar algún drop, aunque no lo domine, pero sigo pensando que es un medio apertura limitado.
    La sensación fue de que no se podía y falto suerte.
    Sobre Carter solo decir q me referia al partido con los springbok, que jugo muy mal.

  11. Yupi Says:

    Como otras veces, Australia ganó a partir de la defensa y el error del contrario. Ahora, su nivel de trabajo en los agrupamientos fue descomunal. Pocock dio una clase en los breakdowns.

    No, Sánchez no es un genio, pero jugó un muy buen torneo. Carter está entre los mejores aperturas que he visto. No tiene épica ni romanticismo. Es un caballero, concentra la esencia del juego. Se parece un poco a Phil Bennett.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: