Un tiro en la noche

Publicada en Perfil el 23/8/15

por Quintín

Mi amigo Consantino Bértolo se dedica últimamente a difundir manifiestos comunistas en los que proclama la revolución por venir y celebra a los asesinos del pasado y a los burócratas del presente. A veces se ocupa de la literatura, pero solo para señalar su próxima extinción, como en una nota reciente que firma el aguerrido Colectivo Todoazen y se titula “La literatura como cadáver o aquellos veraneos de antaño”. Allí se señala que así como el veraneo de la élite burguesa dio lugar a las vacaciones masivas, ya no se puede distinguir entre la literatura comercial y la sofisticada, porque todo responde al mismo mercado y a su parafernalia de auxiliares en los terrenos del marketing, el periodismo y la academia. Algo de razón tiene el manifiesto como diagnóstico de un malestar que preludia la extinción de los libros y sus placeres refinados.

Solitayelcharco

La tercera novela de Gabriela Massuh, El desmonte, evoca indirectamente y en escala doméstica las premoniciones de Todoazen. El libro habla de un punto muerto en la literatura argentina, considerada tan floreciente por su pléyade de pequeñas editoriales, de nuevos autores, de monografías universitarias. En El desmonte, el editor de un suplemento literario le propone a Catalina, una jugadora cultural relativamente periférica, “un talento de segunda categoría”, diagnosticar los males de la escritura contemporánea en el país. Borges y Aira forman parte de los argumentos en juego, pero me interesa menos discutir la lectura que Massuh hace de ambos que señalar sus potentes conclusiones: la literatura argentina actual, dice, es porteña, endogámica, genera vanguardias imitativas y discursos crípticos: “no está escrita para un receptor anónimo sino para hacerle un guiño a una cofradía de semejantes”. En todo caso, dice Massuh, se trata de elegir a qué camarilla se pertenece para participar en los infinitos combates por la hegemonía que enfrentan a cada grupo con el otro. Preocupados por una narrativa en estado de renacimiento perpetuo que los justifica, los nuevos escritores le dan la espalda a las cosas aunque creen, como Carlos Argentino Daneri (el protagonista de El Aleph), que todo fluye y todo cabe en su sótano provinciano.

No sé si la novela de Massuh es la solución al problema, pero a la autora (como a su protagonista) le interesa menos participar en las batallas del medio que ocuparse de vidas invisibles desde allí. El desmonte habla de las desventuras de la frágil Catalina en paralelo con la historia de una brutal represión contra los indígenas de Orán en 2007, expulsados progresivamente de sus tierras por el gobierno y las empresas multinacionales. Despojados de su modo de vida por el progreso, los guaraníes de Salta son exterminados como los qom de Formosa, domesticados como las tribus rebeldes de Ecuador y de Bolivia. En ese sentido los gobernadores feudales del Norte no se diferencian de los funcionarios socialistas de Correa o de Morales, muy celebrados por la izquierda radical española, tan afecta a admirar a los verdugos que usurpan la representación del pueblo. Massuh se encuentra con una traición a la humanidad que resulta la contrapartida de una literatura estéril y que, como los villanos de su novela, también se reclama progresista. Es un disparo en la oscuridad, pero da en el blanco.

Foto: Flavia de la Fuente

2 comentarios to “Un tiro en la noche”

  1. fernando Says:

    En las reglas del arte, Bourdieu dice más o menos lo mismo analizando el campo literario aunque, para él, hay figuras o escritores que escapan a esta lógica. Sí, es un académico pero es interesante su análisis.

  2. Yupi Says:

    Es una endogamia dentro de otra, que por una mecánica narcisista produce un provincianismo invertido: Buenos Aires. La trampa perfecta. Todo eso viene de Francia. Cuando uno lee a Gracq, por ejemplo, inteligente y agradable, tiene la impresión de que para él la literatura es la literatura francesa. Ni parece notar el ambiente de cuartos cerrados y persianas bajas.

    Pta. Qué grande el consultor Chris Norman (sin menoscabo de los providenciales yanquis). Una muestra viviente de por qué Inglaterra aguantó sola a la aplanadora nazi, entre otras razones porque es el pueblo menos histérico del planeta. Salen en la foto como diciendo: “Bueno, ahí tienen al condenado terrorista. Llévenselo de una vez que queremos irnos a la playa”.
    http://internacional.elpais.com/internacional/2015/08/22/actualidad/1440232469_023257.html?rel=rosEP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: