Diario intermitente (26)

por Quintín

21 de julio

Buena noticia. Revivió el ipod. Aparentemente, era cuestión de apretar todos los botones y que se empezara a cargar la batería. Lentamente trato de recuperar el ritmo y el tono de este diario.

autito

El otro día leí algo de un libro sobre la Penitenciaría de Las Heras, una reseña que decía que no era un ensayo sino una ficción. Después, en Buenos Aires, en Eterna Cadencia alguien volvió a mencionar el libro, pero en seguida me dijeron que no les quedaba ninguno. Dos días más tarde pasé por la librería Norte, donde nunca voy y entré a preguntar por ese libro sin saber el título ni el autor. Con la vendedora buscamos en Google algo de la penitenciaría pero no apareció nada. Después, la mujer me vendió un libro muy lindo con dibujos y textos de Flannery O’Connor.

Al otro día pasé por Guadalquivir, que suele tener buenas cosas. Entré y me sentí rodeado por tres tipos con mala cara que miraban a ver si me robaba algo, así que no me dio el alma para preguntar por un libro sin título y sin autor sobre una cárcel, lo que solo habría confirmado ante los ojos de los vigilantes que yo era un chorro. Así que me fui antes de que llamaran a la policía.

Así llegué a Arcadia y le pregunté a mi amigo Pablo Pazos si sabía del libro sobre la Penitenciaría. Puso cara de que había oído hablar y volvimos a buscar en el Google sin resultado. Hablamos de otras cosas, compré unos libros y cuando me iba, Pablo se puso a abrir unas cajas que le habían llegado y, como por milagro, apareció el famoso libro.

Escucho a Curtis Mayfield, su primer disco solista, que se llama Curtis! Era muy bueno Mayfield. Muy bueno. Me impresiona que haya muerto de un modo tan desgraciado, por el deterioro progresivo de su salud después de que se le cayó encima una torre de luces y lo dejó paralítico. Esta es una reedición del disco de 72 minutos, 17 temas, una mezcla de funk, soul, blues y todo lo demás. Es muy bueno, ya lo dije. Ahora suena un demo de Guetto Child, con guitarra y percusión. Notable. Y leo una reseña muy negativa de la Rolling Stone cuando salió el disco. Malditos críticos desorejados.

El libro sobre la Penitenciaría se llama Palermo Heras. Voces desde el encierro, está editado por Hilo Rojo y es una antología de relatos de varios autores jóvenes basados en distintos hechos sucedidos en la prisión, de los que se informa en una página posterior a cada cuento; estos se agrupan en tres partes: “Presos”, “Fugas” y “Fusilamientos”. Hay muchas historias para contar sobre el lugar, desde la de Hormiga Negra a la del General Valle. Las responsables de la antología son Mariana Rodrigo y Mariana Malant, que también se auto-antologan; el prólogo es de Pablo Lesser.

Escucho Roots de Mayfield. Me encanta también y también leo otra reseña mala de la Rolling Stone (en 1970 ya era una revista chota, ¿no es cierto?).

Me llevé el libro al café y leí el prólogo. Me pareció bastante malo. Lesser pone cosas como esta:

En la segunda mitad del siglo XIX, los vencedores de Caseros abrieron las venas a las vías férreas que los capitales ingleses y franceses hundieron a través de la ciudad-puerto hasta las entrañas de la patria.

No se sabe si quiere homejear a Galeano o está siendo irónico mediante los lugares comunes de la historiografía populista. Creo que trata de hacer las dos cosas y me pregunto por qué escribe con esa ambigüedad canchera y sin gracia. Todo el ensayo padece, además, de ese foucaultismo degradado por el cual todos los personajes del pasado eran perversos y reaccionarios hasta que ahora, cuando la luz de las ciencias sociales estructuralistas han iluminado la civilización, por fin podemos ver claro. Y terminar el prólogo así, para confirmar todas mis impresiones:

Los cuentos que recoge este volumen narran las fugas, los fusilamientos y algunos sucesos extraordinarios de la vida de algunos de los muchos confinados, antes de que en 1962 se derrumbara para ocultar más hondo aún [correctores, ese “aun” va sin acento] las formas en que sostenemos la línea que separa la ciudadanía honrada y los buenos trabajadores de aquellos a los que la suerte no acompaña. Este hermoso espacio verde en el centro de Palermo es esa herida.

Tremenda e ideologizada solemnidad la de este hombre y sus metáforas. Leí también el primer cuento, La pesadilla de Gabriela Martínez, sobre un periodista que va a entrevistar al famoso bandido Hormiga Negra y sufre de una ensoñación y de un final fantástico. El cuento es bastante flojo y convencional. Mejor resultó el pequeño texto que documenta la vida de Hormiga Negra. Pero creo que toda la búsqueda fue para hacerme de un ejemplar de literatura militante, que no es precisamente lo mío. Ahora me pregunto quién estuvo hablando bien de Palermo Heras y por qué le creí.

Foto: Flavia de la Fuente

7 comentarios to “Diario intermitente (26)”

  1. Manuloop Says:

    ese “aún” va con tilde porque es “todavía” ;)

  2. lalectoraprovisoria Says:

    No, va con acento cuando se puede reemplazar por “todavía” y ADEMAS es temporal. No es el caso.

    Q

  3. blognooficial Says:

    Sólo para avisar de este proyecto que avanza y que puede instaurar la censura previa en Internet:

    https://blognooficial.wordpress.com/2015/07/22/sobre-el-proyecto-de-ley-antidiscriminacion/

    Reportajes a Diana Conti (autora del proyecto) Manuel Garrido y Beatriz Busaniche.

    Estemos atentos a lo que se viene!

    Saludos.

    Pd.: Era sólo para avisar, no hace falta dejar este comentario acá!

  4. Hugo Abbati Says:

    http://educacion.practicopedia.lainformacion.com/lengua-y-literatura/como-distinguir-el-uso-de-aun-con-tilde-y-aun-sin-tilde-18187

  5. lalectoraprovisoria Says:

    Tengo mis reparos con lo que dice ahí. Según la RAE, lleva acento (me gusta más que tilde, palabra impuesta contra natura por los pedagogos) si se puede reemplazar por “todavía” y no lleva si se puede reemplazar por “incluso”. En la frase en cuestión “para ocultar más hondo aún”, se puede reemplazar tanto por “todavía” como por “incluso”. Por eso, recurro a las viejas enseñanzas del gran Conesa, el editor de Gedisa en los tiempos en los que teníamos un taller de gráfica (A4) y nos enseñó todo lo que sabemos de composición: lleva acento si se puede reemplazar por todavía y, además, es temporal. Eso resuelve este caso. Los de la Academia se olvidaron aun de sus propias reglas.

    Q

  6. Yupi Says:

    No sé de qué hablan pero tiene razón Quintín. Los españoles, expertos en el arte de vivir (aun podrían darnos clases), lucen un toscano en la oreja en cuestiones de literatura. ¡Duro con ellos!

  7. Hugo Abbati Says:

    Dos toscanos, uno para cada oreja. En lo de vivir, aunque generalizar siempre es audaz, no lo hacen nada mal.

    Para aquel al que le sobre el tiempo o, en su defecto, aprecia gastarlo en asuntos de escasa importancia (dichosos los dichosos), he aquí la que, creo, es la página definitiva sobre el tema. Advierto: es larga, aburrida, agotadora. Y hasta es posible que no sea la definitiva. Recoge, eso sí, el asunto “temporal”, que parece importante en este asunto.

    http://www.hispanoteca.eu/foro-preguntas/archivo-foro/a%C3%BAn%20con%20acento%20y%20aun%20sin%20acento.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: