Diario intermitente (25)

por Quintín

20 de julio

La semana pasada estuve en Buenos Aires. Trámites, visitas al médico, cafés con amigos, incursiones en librerías. Cuando volví me encontré con las elecciones en la ciudad que había dejado atrás y su curioso desenlace. Ayer a la noche, ante la euforia colectiva por la victoria menos amplia de lo previsto de Rodrígez Larreta, comprobé definitivamente que TN y el grupo Clarín jugaban para Scioli y que prácticamente todo el espectro político (el kirchnerismo, el massismo, el progresismo, la UCR) apoyaba a Lousteau (una candidatura marketinera y vacía de contenido) contra Macri. Me cuesta entender qué hacía Ernesto Sanz en el bunker de Lousteau, más allá de que Lousteau diga que va a votar por Sanz cuando también dijo que después va a votar por Stolbizer. Así fue como me pregunté:

¿Cuál es el objetivo de Sanz? ¿Que Cambiemos gane o que pierda?

Digámoslo de otro modo. La que debió ser una elección contra el kirchnerismo, se ha convertido en una elección contra el macrismo, al que los otros partidos quieren fuera del gobierno, al igual que los grandes medios de prensa. La Nación ya jugaba hace tiempo para el gobierno y Clarín lo hace ahora. Así, TODOS los medios de algún peso boicotean a Macri. Ayer, Macri terminó mendigando unos minutos en lo de Majul mientras TN entrevistaba a Scioli.

Solitaconsubufanda

¿Qué quiere decir todo esto? Es evidente que nuestro establishment político, económico, intelectual y periodístico quiere que gobierne Scioli, un candidato que hizo una pésima gestión en la provincia, que tiene un vice estalinista y que se presenta como la continuidad del proyecto kirchnerista. Con el espantaniños de que Macri “es la derecha” se rechaza a un candidato que hizo una administración bastante eficaz en la ciudad pese al bombardeo del gobierno nacional y que no sabe ya en qué tono recitar consignas estatistas que lo acerquen al imaginario populista argentino.

Pero eso es lo que parece que va a ocurrir. Cuando el kirchnerismo peor la estaba pasando, no sólo logra intervenir de un modo violento y temerario la justicia sino casi asegurar el triunfo de su fórmula con el agravante de que un personaje como Aníbal Fernández de gobernador es mucho más de lo que un sistema que se pretende democrático puede tolerar para funcionar mínimamente como tal. Amparados en el discurso progresista que sirvió como fuerza de choque antimacrista, los totalitarios y los oportunistas han logrado sus objetivos: en estas condiciones, que Cambiemos alcance el balotaje será un milagro.

Yo debería pensar qué es lo que pasa, por qué tantos creen sin pruebas y poniendo en riesgo el futuro nacional que Scioli no va a profundizar el camino hacia el totalitarismo iniciado por el matrimonio Kirchner. Anulando los otros poderes del Estado, alineando a la Argentina con los dictadores de todo el mundo, aumentando la brecha social, el desempleo y el clientelismo, arruinando a los productores genuinos, a los pequeños comerciantes y las economías regionales, retrocediendo en materia de energía, infraestructura, educación y salud, llenando de inútiles y corruptos el Estado, intoxicándonos de mentiras y de propaganda fascista, los gobiernos de Néstor y Cristina han avanzado mucho en dirección al abismo. Debilitada la república, empobrecido el país, no falta mucho para que el sistema sea irreversible. Por eso, quiero hacerles una pregunta:

¿Por qué piensan que Scioli va a ser mejor que Macri?

Y otra pregunta más:

¿Qué oposición quieren construir apoyando al menos republicano de los candidatos?

Para completar las malas noticias, se murió el ipod que me permitía escuchar música conectado en modo digital a un equipo de sonido. Pero bueno, espero encontrar la manera espiritual y material de seguir leyendo, poniendo discos y escribiendo este diario en un tono menos ofuscado que el de esta entrada.

Foto: Flavia de la Fuente

27 comentarios to “Diario intermitente (25)”

  1. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Mientras el gobierno prepara esto:
    http://analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=0&no=222062
    opositores de su majestad sueñan con el futuro y posicionarse bien para las “próximas elecciones”.

  2. jose Says:

    ayer viajando escuchaba a fernandez diaz en mitre, un asco y a cara descubierta, más sciolista imposible. Esto va a ser más largo y peligroso de lo que pensamos.

  3. Pablo Ciarliero (@PabloCiarliero) Says:

    Es un análisis magnifico Quintin, gracias por compartirlo. No estoy de acuerdo en todo, creo que Macri será el próximo presidente, Scioli no tiene chance y mucho menos si el candidato en PBA termina siendo Aníbal Fernandez.

  4. Yupi Says:

    Pasa algo curioso con Larreta. Gana todas las elecciones y se deja tratar como si las hubiera perdido. En la elección anterior había ganado con claridad y estuvo un rato largo en segunda fila, asomando la cabecita, como pidiendo permiso. Era el único que no parloteaba ni festejaba alocadamente. Así que lo felicito. Punto para el pelado.

  5. Diego Says:

    Es extraño tanto ensañamiento contra Macri especialmente desde supuestos opositores insospechados de kirchnerismo.
    Algo cierto es que toda esa gente (intelectuales, periodistas, políticos) vive en una realidad paralela, tienen buenos sueldos, viajan solo de turismo al Conurbano, jamás deben volver de noche en micro de línea ni preguntar cuanto sale el kilo de queso cada vez que van a comprar queso, no les cambia nada que gane Scioli, quizás teman que con Macri sí cambie algo.
    Odian a Macri porque fue empresario y porque le fue bien en la política, es decir, envidian su buena suerte.

  6. Johny Malone Says:

    Hace falta el “hay que meter bala” de Ruckauf de 1999. Imposible: está Bergoglio en el Vaticano. ¡Qué negoción resultó el papa argentino! Si Larreta queda como el último mohicano, que tumbe esa catedral de m… y rehabilite los bulos que últimamente cerró su jefe.

  7. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Johny:
    Parece la doctrina Zaffaroni: más prostíbulos y menos cárceles.
    Respecto a Francisco, cuando la historia, con el necesario tiempo que requiere, nos cuente sobre los últimos años, puede que nos enteremos sobre lo que le debemos.

  8. La Novia de Troll Says:

    “Más o menos como ir a un naufragio con Alan Pauls” y “Punto para el pelado” son argumentos suficientes para exigir columna dominical de asuntos públicos al Dr. Yupi!! :D

  9. Johny Malone Says:

    No Edu: Macri quiso quedar bien con Bergoglio corriendo a las hetairas y no le funcionó. Y defender al mamarracho del papa viendo la bola de cristal es risible.

  10. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Johny:
    Es preferible reír que llorar.
    El secreto de confesión impide contar algunas cosas que Francisco frenó.
    Veremos cómo le va con el intento de aplicarle a Macri la nueva doctrina nacional de inteligencia (bruta):
    http://www.cronista.com/economiapolitica/Kicillof-acuso-a-Macri-de-fomentar-una-corrida-Hay-gente-a-la-que-le-conviene-que-haya-problemas-con-el-dolar–20150716-0097.html

  11. Koba Says:

    Es así nomas, todos quieren que gane Scioli, no sé si lo hacen por plata, por masoquistas o por estupidez, o una mezcla de cada cosa. Hace 8 años que Macri gobierna CABA y siguen con el tema de la derecha. Insoportables. Cuanto daño ha hecho el progresismo, y seguirá haciendo por supuesto.

    De las elecciones en CABA me quedan tres imágenes patéticas: el festejo loco del FPV en las PASO, el festejo también del FPV en las elecciones propiamente dichas (quedando fuera del balotaje) y la imagen más patética: el festejo de Lousteau por haber quedado segundo con votos prestados. Todos locos.

  12. Yupi Says:

    Los festejos son la piedra de toque. Ese delirio abstracto bien argento del que perdió ganó y el que ganó perdió está bien para la literatura, no para la política, el reino de lo concreto. Otro punto clave es la idea que se difunde de la llamada aristocracia, palabra casi cómica en un país con 200 años de historia. Por credulidad, desconocimiento o conveniencia se la representa como gente refinada y maquiavélica que se da la gran vida. En general son personas no muy cultas, y en el caso de los productores agropecuarios trabajadoras al punto de pensarse siempre en la ruina. Realmente no hay más que eso. Pero a fuerza de acumular fantasmas todo termina convirtiéndose en una gran fábula sin el menor contacto con la realidad.

    Pta. Que no se enoje Pauls. Sus ensayos cortos me parecen muy buenos. Un poco exhibicionistas quizás, pero buenos al fin.

  13. Johny Malone Says:

    Ah, el secreto de confesión, la gran validación del catolicismo a tantos atropellos. Hermoso.

  14. lucas luchilo Says:

    En general, la preferencia por Scioli es inversamente proporcional al valor asignado a la democracia liberal.
    Pero el problema hoy es qué hace Macri. En los próximos días Macri va a sentir el rigor de la campaña en su contra, por parte del gobierno –que tiene como meta despolarizar la elección–, de los medios que miran con simpatía o interés a Scioli, del progresismo que cada vez menos secretamente prefiere a Scioli, del massismo que quiere volver a estar en carrera.
    La cuestión es si Macri y su equipo tienen capacidad de reacción o no la tienen. Hasta ahora, cometieron unos cuantos errores. No hace falta mucha ciencia para saber que Macri hizo una buena gestión –mucho mejor que las que lo precedieron–, que la elección de jefe de gobierno en Buenos Aires tiene una connotación nacional y que Rodríguez Larreta era un candidato mediocre, que no estaba en condiciones de ganar las PASO sin el apoyo explícito y activo de Macri. Lousteau –opine lo que uno opine sobre él– hizo lo que tenía que hacer. Construyó una buena campaña, aprovechó los errores de sus adversarios y se benefició de la polarización. Sin duda, le hizo daño a Macri. Pero el escenario de la elección lo definió el PRO, no Lousteau.
    Del mismo modo, los estrategas del PRO miraron con desconfianza los acuerdos con el radicalismo y la CC y rechazaron un acuerdo conveniente y razonable con el Frente Renovador, sobre unas premisas acerca de las preferencias y comportamientos de los votantes como mínimo dudosas.
    También ha tenido aciertos, por algo es hasta ahora el único que está en condiciones de competir con el FPV. Pero me parece que su estrategia de campaña ha desdeñado a una porción importante de su electorado potencial –entre la que me incluyo–, esto es, el electorado politizado que considera prioritario que el FPV no continúe en el gobierno. Prefiere concentrarse en una suerte de votante medio, desinteresado de la política, con un mensaje optimista y de cercanía. A lo mejor funciona.

  15. Rodrigo Says:

    Tus análisis de fútbol son muy buenos. Este artículo, en cambio, es un ejemplo en contrario de lo que es un buen análisis político. No estoy lejos de la visión de muchos kirchneristas que creen que los grandes medios masivos tratan de limar a TODO gobierno, para aumentar su poder de negociación:

    Cito:

    Han pasado doce años desde el vaticinio de Claudio Escribano en La Nación (“la Argentina ha resuelto darse gobierno por un año”) y casi ocho años desde que el grupo Clarín se transformó en el opositor más acérrimo al gobierno. Esa obstinación que percibimos cada mañana en la tapa de los diarios logra que olvidemos algo elemental: los medios con posición dominante no son antikirchneristas, son antigobierno. Quienes detentan un poder no electoral prefieren gobiernos débiles y obran en consecuencia.

    En ese sentido, aún si Macri, Sanz, o incluso la generosa pasionaria de TN Silvana Giudici ganara las elecciones, los medios no tardarían en limar también a ese amistoso gobierno. Lo harían con argumentos diferentes -la falta de carisma en lugar del exceso de personalismo o el desempleo descontrolado en lugar de la inflación desbocada- pero con similar objetivo: negociar con un presidente más débil y con menos legitimidad popular”.

    Ese análisis me parece más certero que el tuyo, que percibo conspiranoico y sesgado.

    Saludos

  16. lalectoraprovisoria Says:

    Rodrigo: Me hacen gracia dos cosas. Una, la cita del “análisis acertado” que no se sabe de dónde es (¿a propósito, sin querer?). La segunda, eso de ” No estoy lejos de la visión de muchos kirchneristas”, como si no fueras kirchnerista.

    Saludos

    Lucas: Creo que Macri intenta un enfoque político distinto, y eso pone nerviosa a mucha gente (entre la que nos incluimos, pero más nerviosos pone a ciertos progresistas). Yo también hubiese preferido una propuesta frontal, clara, que estableciera un eje para la polarización más atractivo. Pero no creo que Macri sea capaz de hacerlo, menos por Durán Barba que porque no piensa en esas categorías. En cierto sentido, es un animal apolítico. Pero es lo que hay, aunque sospechamos que no alcanza.

    Q

  17. lucas luchilo Says:

    Creo que es como decís. Macri tiene que lidiar con un problema muy difícil: lo que él llama vieja política es sin duda una desgracia, pero lo que concibe como nueva política es muy poco política. Lo de los progresistas es triste pero no es lo más grave. Finalmente, no manejan el Banco Central, ni el Ministerio de Planificación, ni el ANSES, ni la SIDE. Quiero decir, han perdido capacidad para mirar de frente lo que pasa pero no son ni actores de reparto en la política nacional. En 2011 tuvieron a Binner con el 17% de los votos, que en 2015 se retiró sin dar explicaciones y sin que nadie se las pidiera. Y después señalan con el dedito al resto.

    El problema con la nueva política es que descansa sobre la ilusión de que no hacen falta mediaciones y de que alcanza con una gestión eficaz para resolver los problemas. Pero esto es ilusorio o, al menos, muy limitado. En lo poco que conozco del gobierno de la ciudad, está claro que a Macri le fue mucho mejor en las áreas cuya gestión requiere menos mediaciones –menos política– como las de infraestructura y transporte, e hizo un papel deslucido en las más complejas desde el punto de vista político –por ejemplo, en educación–.
    El punto que me parece que es crítico ha sido la dificultad de Macri de pensarse como la cabeza de una coalición. Todos los conglomerados que han llegado al gobierno de la Argentina han sido coaliciones. Más o menos formales, más o menos heterogéneas, pero coaliciones al fin. Para el kirchnerismo es relativamente fácil mantenerla: basta con el loteo discrecional del aparato estatal. Como dicen los mexicanos, vivir fuera de la nómina es vivir en el error y si para quedar dentro hay que mirar para otro lado, no hay problema.
    Pero lo que tiene que liderar Macri es una coalición social y política compleja, no una enorme cantidad de individuos que quieren vivir mejor. Y hacerlo sin posibilidad de recurrir al disciplinamiento a través de la caja. Dada la dificultad de la empresa, no lo está haciendo mal.

  18. Rodrigo Says:

    No sé lo que es “ser kirchnerista” exactamente, pero claramente voy a votar al kirchnerismo porque el macrismo me parece peor. Digamos que lo que me aproxima al kirchnerismo son sus enemigos. Sé perfectamente en qué lugar me pone esa actitud en este blog, y por eso no voy a debatir largamente porque ya tengo claro que no se trata de un espacio “plural”. La cita es de la Mesa de Autoayuda K.
    Termino con este comentario porque no es mi intención molestar, ni confío en que nuestro intercambio pueda llegar a ser fructífero. Cuando se hable de fútbol por ahí comento de nuevo.
    Saludos

  19. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Johny:
    Tienes que dejar de leer a Voltaire. Pasó de moda y se equivocó feo cuando pronosticaba que con la declinación de la fuerza de los credos religiosos se produciría una concomitante declinación de los odios humanos, del ansia de destruir a otros hombres porque son la encarnación del mal o de la falsedad. La indiferencia engendraría tolerancia.-

  20. lalectoraprovisoria Says:

    Rodrigo. Los que votan al kirchnerismo, los que lo citan (nada menos que la “Mesa de Autoayuda K”, el manual del militante) y lo admiran son kirchneristas. Algunos de ellos son, además, mercenarios. Vos tenés todas las trazas de ser uno. De todos modos, me olvidé de decirte que prefiero que la prensa elija gobiernos débiles y no que apañe dictaduras, como los medios de tu partido, alcahuetes locales y enfervorizados con Putin o con Maduro.

    Ya que te despediste, no vuelvas.

    Q

  21. Darío Says:

    A los medios les da lo mismo quién gané Quintin por eso coquetean y les dan palos a los dos, cualquiera de los dos va a ser un gobierno débil, la papa es la economía y ambos van a estar muy condicionados y ahí ganan los medios más fuertes. Todas las encuestadoras y todos los medios que usaron esas encuestas operaron a favor del PRO dándole una ventaja a Larreta que no tenía, y ese es un dato de la realidad que a la hora de analizar los medios no podés soslayar.

  22. lalectoraprovisoria Says:

    Hoy, en este mismo momento, todos los medios operan a favor de Scioli. Eso es lo que no se puede soslayar. Los 10 puntos de las encuestas se los dieron de inútiles, porque nadie esperaba que Lousteau pudiera ganar. Y de hecho no ganó porque era imposible.

    Q

  23. Johny Malone Says:

    Edu: nunca leí a Voltaire. Sólo sé que le gustaba el sexo “contranatura” y que eso enojaba a los católicos.

  24. Johny Malone Says:

    El dólar a 15 y Scioli bardeando a Macri. ¿Dónde hace el PRO sus “focus groups”? ¿En la UBA?

  25. Darío Says:

    A mí no me importa lo que pensás vos que hacen hoy, me importan los datos que no se pueden discutir, las encuestas se publicaron con esos datos, si en las nacionales lo hacen a favor de Scioli tendrás razón, sino seguirás hablando a partir de interpretaciones hiper sesgadas, las encuestas están ahí, el argumento de que lo hicieron por inútiles es otra interpretación tuya, lo que importa es que se publicaron. Lo tuyo es es de necio flaco, no hay con qué darle, parecés un kirchnerista.

  26. lalectoraprovisoria Says:

    Lo único que considerás como dato es que las encuestas se equivocaron a favor de Macri, cuando antes se equivocaron a favor de todos los demás en todos los distritos. Según vos, cualquier otra forma de operar no existe. Y encima me tratás de necio. Ya basta.

    Q

  27. Luis Says:

    el cambio descarado de discurso que esta haciendo en estos ultimos dias el impresentable de Macri da verguenza ajena…pocas veces he visto semejante hipocresia, para hacer semejante cosa debe estar muy desesperado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: