Mundos vegetales

Publicada el 12/7/15 en Perfil

por Quintín

Es posible que haya alguna conexión secreta entre la reciente literatura argentina y la botánica. Los últimos tres libros que leí hablan de la vida vegetal. La serenidad de Iosi Havilio termina así: “¡Plantas! ¡Plantas! ¡Somos plantas! ¡Con los frutos en el éter y las raíces en el misterio!“. Poco después, Havilio publicó Pequeña flor (2015), que en realidad se llama así por un tema del saxofonista Sidney Bechet, aunque allí el tema de la jardinería tiene su importancia. A su vez, Las constelaciones oscuras de Pola Oloixarac se desarrolla a partir de las orquídeas y de las aventuras de los naturalistas en territorios inexplorados. Se pueden detectar otros puentes entre Havilio y Oloixarac, como la visión de que las ratas se apoderan del mundo, o que ambos nacieron en Buenos Aires a mediados de los setenta y estudiaron filosofía. Y, por qué no, cierta tentación de pedantería, que se advierte tanto en la foto de la solapa de La serenidad, donde el autor posa mirando una partitura de John Cage, como en el epígrafe de Las constelaciones, que es una frase de Stendhal en latín cuya traducción no es evidente para el lego (Havilio se confía a la vanguardia, Olaixarac a los clásicos). Pero la pedantería no es un pecado grave para los jóvenes escritores.

pared.P1000819

De todos modos, Oloixarac y Havilio posicionan sus respectivas obras de modos distintos. Havilio lleva construida con sus cinco novelas una reputación de escritor confiable para el medio local. Su obra es variada, virtuosa, pasional y en cada libro asume riesgos, aunque atenuados justamente por la comunidad en la que se inscribe y los parentescos literarios apropiados. Más allá de que en entrevistas Havilio se declare admirador de Aira, de Heidegger o de algunos de sus contemporáneos, hay en La serenidad referencias a Joyce y a Céline; Pequeña flor (otra novela de un yo dinamitado por los procedimientos de la escritura, aunque ambas sean disimuladamente fieles al costumbrismo), se habla de varios escritores rusos aunque su trama falsamente fantástica remite a uno que no se nombra: Nabokov, con sus relatos en los que el narrador se engaña. De todos modos, la de Havilio es una escritura sólida, adecuada a su momento, vital.

Lo de Oloixarac es casi opuesto. Después de Las teorías salvajes, su debatida primera novela, esta no es otra provocación en clave sino una apuesta a escapar por arriba del mundo gregario y confortable de la literatura nacional. Fernando Montes Vera dice en un panegírico de la novela que Oloixarac “se inscribe en el campo de los escritores que no escriben, sino que van más allá y crean universos” y también que “es imprescindible en las letras internacionales”. Las dos frases (¡una escritora que no escribe!) servirían para caracterizar y aplastar a Pola como alguien que apunta al mercado comercial alto. Las constelaciones, novela de ciencia ficción, es una fantasía imaginativa e intrincada con un manejo informado y cuidadoso de las ciencias sociales, de la computación y de la biología. Pero además, hay rasgos de visión y de genialidad, incluso de cierta locura, en esta novela que se hace cargo de la complejidad del mundo y quiere entender su porvenir. Aquí no es el protagonista sino la escritora la que se puede engañar sobre la potencia de una jugada de gran ambición.

Foto: Flavia de la Fuente

Anuncios

6 comentarios to “Mundos vegetales”

  1. Maria C.Reiriz Says:

    Confieso que lei con detenimiento a Pola Oloixarac ante el revuelo, un poco armado, que generó su primera novela y la simpatia que me causaba y me causa aun la editorial Entropía. Me pareció un “fruto de Puán”, sobreestimada y con una prosa muy lineal y casi diria olvidable.¿Hasta que punto va a confundirnos la moda y la coyuntura? Me pareció un divertimento adolescente.Compré la ultima para ver si cambiaba mi opinión, ante la generalizada alabanza y confieso que sigo sin encontrarle virtudes. Me gusta mas que la anterior porque es menos una “estiudiantina” y trata de acercarse a algo profundo. Pero sigo sintiendo que su prosa es muy debil. Havilio me parece más interesante, mas maduro y solido. Al menos no lo veo como un error de la moda y la época.
    Aclaro que lo digo sin creerme dueña de la verdad, pero tampoco puedo ser hipócrita y en este blog me siento como en casa. Buen domingo!

  2. lalectoraprovisoria Says:

    No quise decir que Havilio sea un “error de la moda y la época”, sino que su solidez lo pone a cubierto. Son cosas distintas. Y es cierto que la prosa de Pola es más débil, pero corre otro tipo de riesgos. En mi registro, no se parece a nada de lo que se hace por acá.

    Q

  3. María del Carmen Reiriz Says:

    El hecho de que lo que hace Pola no se parezca a nada de lo que se hace por acá no me parece que sea una virtud tan fuerte como para salvarla. La prosa es muy débil y la trama muy artificiosa. No la descalifico del todo, pero creo que se le da un lugar exagerado y desmedido. Veremos como sigue, es muy joven. En cuanto a Havilio yo fui la que quise sugerir que su nivel o consideración se elevaba por sobre la moda. Pero volviendo a Pola, es interesante debatir o pensar si la originalidad (que no es tanta) es un atributo en el escritor superior al escribir bien. Lo de Pola tiene algo de “instalación” para usar un término de la plástica que sirve para justificar todo. Un saludo y bienvenida la polémica !

  4. lalectoraprovisoria Says:

    No se trata de salvar a Pola, sino de salvar la crítica literaria (misión aun más difícil). Prometo ampliar el tema en breve.

    Q

  5. Maria C.Reiriz Says:

    Me parece interesante ampliar lo de la salvación de la crítica literaria. Veo muy mal ese panorama. Entre Puan, las editoriales comerciales, la medianía de los suplementos, los avances K que todo lo reducen, casi no existe un análisis serio o profundo y culto. Me preocupa, sobre todo, los escritores buenos que pasan inadvertidos y la exageración de los no tan buenos….Aparte sin posibilidad de diálogo. Eso es lo que me gusta de este blog: me inclina a leer, me actualiza, me recuerda a olvidados y me deja decir lo que pienso en un clima afable. Un abrazo

  6. @splendidmendax Says:

    La edición del último de Havilio es pésima. Plagada de errores de imprenta en las dos primeras páginas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: