Wilcock, el visionario

Publicada en Perfil el 5/7/15

por Quintín

Hay un trío de escritores a los que bien se podría llamar Nuestros Grandes Exiliados Homosexuales. Me refiero a Manuel Puig, Copi y J. Rodolfo Wilcock, que se establecieron de forma más o menos permanente en el extranjero alrededor de 1960. Los tres tienen en común el haber sido relativamente ignorados en la Argentina hasta ser reconocidos. Puig arrancó con el pie derecho y fue famoso en vida, pero siempre se quejó del ninguneo nativo. A su vez, Copi nunca llegó a ser del todo un escritor argentino. De todos modos, la reedición de El caos de Wilcock pone de manifiesto que era el más original de los tres y el más secreto. Uno está inclinado a decir que era además el mejor, pero su genialidad es tan excéntrica y su personalidad tan inapresable que genera dudas incluso en su reciente editor, que en la solapa del libro dice de pronto: “si fracasara incluso, el suyo sería un triunfo…”, una expresión que denota que nadie parece dispuesto a jugarse completamente por Wilcock.

gaviotas.P1060995

Hay una dualidad en cada uno los GEH. Puig triunfó en Hollywood, Copi fue dramaturgo y dibujante en París y Wilcock escribió sucesivamente en castellano y en italiano, además de traducir a esas dos lenguas desde otras tres. El caos es el libro bisagra de Wilcock, escrito en castellano y publicado a ambos lados del Atlántico en traducciones y correcciones sucesivas del propio autor. Es una de las colecciones de relatos más feroces, más revulsivas y más exuberantes que se hayan escrito en cualquier idioma. En libros posteriores como La sinagoga de los iconoclastas, Wilcock exhibe su imaginación y su desprecio en cada línea, pero de un modo amable y embrolladamente irónico. El caos, en cambio, es furioso y está poblado de monstruosos horrendos y crueldades inauditas.

Oficialmente, Wilcock se exilia porque no soporta más el peronismo o porque el italiano le parece “más cercano al latín”. Excusas. Es más probable que Wilcock se sintiera menos ahogado por el peronismo que por el abrazo del oso de Borges, del que nunca podría huir en castellano y de local. El maestro lo consideraba (según Bioy) “odioso y servil al mismo tiempo” y hasta sugería que esa condición podía notarse de algún modo en su obra. Si en la Argentina Wilcock era considerado un esnob, en Italia lo llamaron “el esnob absoluto”, pero allí floreció como escritor, traductor y leyenda de los círculos culturales más sofisticados. Aunque en el fondo, creo que a este positivista fascinado por la poesía y la religión le quedaba chico tanto el círculo borgeano como el que frecuentaban Pasolini y Calasso.

Pero además, Wilcock veía más lejos que todos. La prueba es el cuento que se titula “Felicidad”. Reescritura definitiva de El matadero de Echeverría, es la historia de Trenti, un oscuro funcionario peronista que trabaja para el Partido de Oposición Constructiva que no es más que una creación del gobierno. Su jefe lo envía a Colquetá, un pueblo “famoso por sus Carnavales” sin decirle que estos culminan siempre en la quema de un opositor. El giro diabólico de la trama es que Trenti muere feliz en la pira ante el aplauso del público. Wilcock se da cuenta de que la barbarie incluye fatalmente a la civilización y, en particular, a sus compatriotas. Por algo Borges llegará a ser aplaudido por la chusma del régimen.

Foto: Flavia de la Fuente

Anuncios

13 comentarios to “Wilcock, el visionario”

  1. Maria C.Reiriz Says:

    Wilcock me parece un escritor extraordinario y celebro la edición de El Caos. Dos observaciones a tu columna. Creo que la diferencia entre Wilcock , Puig y Copi reside en que Wilcock viene de la poesía. Fue un excelente poeta y su biblioteca estaba compuesta, en su mayoria, por libros de poesía. Fue, quizás, el mejor traductor al castellano de Eliot y tenia una cultura y profundidad asombrosa. Se nota en su prosa. Puig y Copi, con el respeto que me merecen, buscaban más la sorpresa y tienen algo de coyuntura, de época. La segunda observación reside en la categoria de “escritores homosexuales”. No la veo. Podría quizás efectuarse desde la periferia de lo literario, pero no me parece demasiado util. Clasificar es limitar….
    Un detalle más: Wilcock, como vos, era un apasionado por el genero policial y colaboró con la colección El septimo Circulo”. De hecho fue el traductor del primer libro “La bestia debe morir” . Un saludo y buen domingo.

  2. Yupi Says:

    Había dos pares opuestos: Borges-Bioy / Silvina-Wilcock. Es muy bueno el retrato de Wilcock que hace Bioy en El perjurio de la nieve. Un enigma modesto es la clamorosa ausencia de Wilcock en el Diccionario de Aira. A propósito, bien Aira en su defensa de Katchadjian. Dijo que él de joven copió un texto de Borges hasta el plagio, pero que no le pasó nada porque entonces Kodama no existía y Borges estaba casado con Elsa Astete. Agregó: “Y con este nombre doy por finalizada mi intervención”.

  3. Yupi Says:

    Reiriz: comparto su apunte poético pero también es cierto que el primer Wilcock (me animo a decir que también el segundo de La Sinagoga) pende mucho de Borges. Ese Wilcock era un Borges osado, evidentemente más joven. Por ejemplo, estos versos hermosamente borgeanos:

    ¿Por qué no se enlazaron nuestros pasos
    como esas huellas dobles en la arena
    que el pie de los amantes encadena
    con imborrables, permanentes trazos;
    por qué no fuimos en un mundo breve
    lo único que nunca se conmueve?

  4. Maria C.Reiriz Says:

    Yupi: Coincido con Ud. La poesía de Wilcock es borgeana. Cultivó mucho el soneto. Pero quien que leyó y trató a Borges puede no ser Borgeano?. Incluso en su fervor por la novela policial es borgeano. En cuanto al diccionario de Aira, coincido en que es un enigma, aunque Wilcock es un gran ausente de muchas reseñas y antologías. Buen domingo.

  5. La Novia de Troll Says:

    Detalle curioso de este bienvenido micro W revival: la BE anuncia la re-publicación de los Diarios de K en traducción Wilcock, lo cual no deja de ser un discreto anacronismo dado que el corpus de los Diarios de K varió mucho en los últimos años debido al custionado M Brod como editor manos de tijera y la aparición de nuevos textos y pasajes…

  6. Yupi Says:

    Aunque el tren descarrilare
    está completo el vagón:
    Borges, Aira, Shakespeare,
    Wilcock y Álvarez Tuñón.

  7. Maria C.Reiriz Says:

    Muy bueno Yupi! Un placer. Pero a mi me fascinan muchos escritores argentinos jóvenes y no solo Álvarez Tuñón. Lo que pasa es que nadie lo menciona nunca y me parece injusto y raro. Creo que hace una prosa muy diferente. Pero celebro el diálogo y las bromas. A veces me paso de apasionada. A mi edad quedan muy pocas pasiones posibles! Un abrazo.

  8. Yupi Says:

    Usted levanta el ánimo. ¡Otra vez con la edad! ¿No oyó hablar de Helen Mirren? Para deprimirnos del todo leo que murió Jorge Álvarez, personaje clave de la fauna editorial. Mis respetos.
    http://www.youtube.com/watch?v=Q_hgeVaTI74

  9. janfiloso Says:

    Apabullado por vuestros conocimientos, solo puedo compartir el pesar por la muerte de un tipo de la visión y la acción de Álvarez.
    Gran tema Yupi, no se por qué quien lo puso se lamenta por la calidad del sonido, para mi oreja con Toscano sonó perfecto.

  10. María del Carmen Reiriz Says:

    Yupi tengo 79 años!!!! Y mas ganas de leer que nunca….. En cuanto a Jorge Alvarez …. Un gran editor…. Su serie de ensayos era extraordinaria . Tengo el que público sobre Proust. Hace poco compre sus memorias que edito El Zorzal pero todavía no las leí… Era un adelantado y desafío el mercado… Un abrazo

  11. Montañés Says:

    Sra. Reiriz, yo estoy en medio de los 45 pero tengo la pesadumbre de uno de 90. Luzco como alguien de 40 que de tan decaído aparenta 50, sigo hambriento como uno de 13, tonto como uno de 20 y desconcertado como uno de 5 mientras los recuerdos me embriagan como a uno de 80. Una vez me olvidé la edad que tenía y cuando me preguntaban decía cualquier cosa. Mr. Self Destruct. Mente confusa, diletante sin edad, vocación paranormal. Sin ir más lejos, la voz inconsciente de Álvarez Tuñón se comunicó telepáticamente conmigo hace un instante y en un susurro sin dimensión deletreó una palabra atemporal por usted. Así la dijo: G-L-O-R-I-A.

  12. Yupi Says:

    ¿Qué significa esto? ¿Ahora van a pedirme plata para operarse? Les aviso que en ese punto sobresalgo por mi cautela. No lo digo más: una cosa es la vida y otra la letra. Por escrito Janfi tiene 29 años, Montañés 25, Reiriz 21, la Novia de troll 17 y Aira todavía está en Pringles de pantalones cortos.
    http://www.youtube.com/watch?v=vA_mz2Rpwhc

  13. Maria C.Reiriz Says:

    Montañes: Genial y Gracias!!!
    Yupi: Gracias también de nuevo!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: