Copa América 2015 (26)

Chile 0 (4) – Argentina 0 (1)

por Quintín

Lo mereció Chile. Fue el mejor equipo de la Copa y fue el mejor equipo de la final. La prueba más clara es que llegó a los penales confiado y con resto mientras que los jugadores argentinos lo hicieron agotados y tristes.

Hubo un tiempo y algo más en el que cualquiera pudo haberse puesto en ventaja. Pero en la media hora final y en el alargue, aunque Chile se quedó corto en materia de contundencia, Argentina dependía de un milagro para lograr un gol.

La explicación de la diferencia entre los equipos, como generalmente ocurre en el fútbol, es menos una cuestión de merma física que de calidad del funcionamiento. Este último es la explicación de la primera. Chile demostró ser más sólido y más resistente porque supo en cada momento a qué jugaba, porque construyó su estilo a lo largo de varios años y lo fue depurando. Argentina se quedó a mitad de camino en la transición para salir de la era Sabella. Si en la semifinal insinuó que apostaba a otra cosa, enfrentar a un rival más difícil de los que había tenido lo hizo retroceder a la hibridez de otras épocas y a cuidar el cero en su arco con demasiado celo y así partir el equipo y desconectar sus líneas.

Los dos plantearon el partido de modo parecido. Con cinco defensores (no hay mucha diferencia en el lugar que ocupó Marcelo Díaz como tercer central del que le termina tocando a Mascherano cuando el contrario ataca), con la intención de salir y llegar con la pelota bien jugada, pero también de cortarle los circuitos de pelota bien jugada al adversario. En ese equilibrio táctico y de fuerzas, Chile estuvo más asociado, con una participación equitativa de sus jugadores, mientras que en la Argentina ocurría algo curioso: si bien Pastore jugó bien, casi nunca se encontró con Messi y ambos recibieron la pelota aislados entre camisetas rojas, con la obligación (otra vez) de hacer una jugada brillante porque no había socios cerca para tocarla. Eso es lo que produce la fatiga mental, que se va traduciendo en falta de respuesta física, como se vio a partir del segundo tiempo. No es que Chile haya jugado del mismo modo todo el partido, también tuvo sus momentos de baja y sus errores, incluso fue tirando progresivamente más pelotazos, pero siempre volvía a lo fundamental de su juego: buscar siempre los desmarques y los espacios vacíos, muchas veces de memoria, mientras que Argentina tenía que repensar su juego e iba cambiando los fundamentos hasta quedarse sin ninguno más que aguantar y empujar.

La lesión de Di María fue tal vez la bisagra entre las dos caras del equipo argentino, entre la auspiciosa que había mostrado con Paraguay y la insustancialidad futbolística de otros campeonatos. Di María arrancó muy bien, muy confiado con la pelota, tocando, desbordando y haciendo el despliegue que le permitía a la Argentina conectar sus líneas. Pero se lastimó a los 24 minutos y su reemplazo por Lavezzi fue un error. Nunca entenderé por qué Lavezzi sigue siendo el cambio a mano para los técnicos, cuando está claro que es un delantero correcto, pero no tiene la jerarquía de los que pueden hacer una diferencia con su actuación. Lavezzi es tan empeñoso y batallador como embarullado y frecuentemente improductivo. No entiendo por qué se recurre a él solo porque es capaz de correr por el mismo lugar que Di María, pero sin la inventiva del otro. Lo mejor de su parte estuvo en sus primeros minutos en la cancha hasta que, al final del primer tiempo, pateó a las manos del arquero después de una gran jugada de Pastore. Por otra parte, se criticarán los cambios de Martino diciendo que deberían haber entrado Tévez, Lamela o alguien más. Sin embargo, nunca vimos a esos jugadores acoplados al equipo (de hecho, casi no los vimos). Em ese semtido, la diferencia con los cambios de Sampaoli fue muy grande a favor del técnico chileno en todo el torneo, porque supo refrescar la alineación sin perder jerarquía, los ingresados se adaptaron siempre al partido y dosificó los reemplazos en lugar de proceder como si hacer cambios fuese obligatorio.

El primer tiempo fue abierto y generoso, con los dos equipos desdoblándose entre un trabajo defensivo atento y un uso acertado de la pelota. Después el juego fue ganando en suspenso pero perdiendo en alternativas para que ese suspenso se resolviere antes de los penales. Durante todo el partido prevaleció la idea de que ninguno tenía la pegada como para noquear al otro. Pero Chile ganó por puntos: siguió intentando mientras Argentina retrocedía, sus jugadores se lastimaban y sufrían. Luego de la salida de Pastore (aunque Banega haya tocado bien un par de pelotas), quedaba la posibilidad de que Messi se inspirara. Eso estuvo a punto de ocurrir solo a los noventa, cuando manejó muy bien un contragolpe y Lavezzi cruzó la pelota, pero Higuaín no tuvo el ángulo para definir.

Chile tenía más voluntad de ganarlo, más rebeldía, más autoridad. Cuando a los 71 Higuaín reemplazó a Agüero y Matías Fernández a Valdivia, uno se fue con la cabeza baja, el otro insultando al técnico. Hace tiempo que a la Argentina le falta un poco de rebeldía: la excelencia profesional requiere también salirse alguna vez del libreto, y eso ya no pasa en la Selección.

Cuando llegaron a los penales, las caras de los chilenos eran ganadoras y sus ejecuciones también lo fueron. Messi fue el único en convertir de los tres que pateó su equipo, mientras que los chilenos convirtieron los cuatro. Como con Alemania en el mundial, Argentina volvió a perder una final al final, pero esta vez no creo que a nadie le quede el recuerdo de que se podría haber ganado: la resistencia se terminó antes.

Dirigió muy bien el árbitro colombiano Roldán. Y una última frase para Alexis Sánchez: jugó su mejor partido, desplegó esa mezcla de movilidad, gambetas, pases largos y corridas que caracterizan su juego y pateó el penal decisivo como para sellar con belleza y picardía el legítimo triunfo de Chile.

Anuncios

27 comentarios to “Copa América 2015 (26)”

  1. janfiloso Says:

    Totalmente de acuerdo.

  2. RK Says:

    Excelentes textos y análisis de los partidos. Saludos y muchas gracias.

  3. Yupi Says:

    “Llegamos hasta los penales los dos mejores equipos. Era justo que ganara cualquiera”, dijo rara y sencillamente Aránguiz después del partido. Eso fue todo. Ganó Chile por las razones apuntadas en el post. La desesperación argentina por ganar algo no me gustó de entrada, porque implicaba tomar cualquier otro resultado como un drama. Sería pavo repetir el error. Ya está, que den vuelta la página y empiecen a armar el equipo con vista al Mundial.

    Dentro de un rendimiento parejamente muy bueno quiero destacar a Arturo Vidal, para mí la figura del torneo. También recordar al Loco Bielsa, que allá lejos convenció a los jugadores chilenos de que podían jugar de igual a igual contra cualquiera. Gran cobertura de Quintín, como siempre, y un placer los comentarios de los parroquianos de LLP.

  4. cinenautas Says:

    Reblogueó esto en El blog de Naranjoy comentado:
    ‘Lo mereció Chile’.

  5. Guiasterion Says:

    Estimado:
    Ver el partido y luego leer sus atinados comentarios ha sido un mismo acto placentero en estas semanas apasionantes. Muchas gracias! Creo que nunca me había entusiasmado tanto con una Copa América, a pesar de la defeccion de Brasil.
    Mis respetos
    G.B.

  6. Yupi Says:

    O está loco o la ofuscación le impide pensar.
    http://canchallena.lanacion.com.ar/1807744-gerardo-martino-luego-de-perder-la-final-la-derrota-no-significa-nada-respecto-al-futuro

  7. Diego Says:

    Me pregunto si no será un deficit del propio Martino, cuando debió definir en el Barcelona (el campeonato y la final de Copa del Rey) lo pasaron por arriba tácticamente, nunca consiguió mostrar nada novedoso ni adecuado para ganar.

  8. Koba Says:

    Muy bueno Q, como siempre.

    Me parece que Diego da en el clavo: hay un problema grande con Martino, todavía no sabe a qué jugar, nunca mete un cambio que solucione problemas y creo que transmite mucho nerviosismo.

    Me da pena por Messi, ahora van a salir los mismos de siempre a criticarlo. Es verdad que hoy no jugó bien, pero me pregunto cuando saldrán sus compañeros a mostrar la cara.
    No sé si con Tévez se ganaba, pero sí que era un partido para él.

  9. Hugo Abbati Says:

    Creo que esta vez los muchachos de la albiceleste sí le han dado argumentos a esos energúmenos que hablan de “falta de huevos” y “no sentir la camiseta, expresiones que apuntan a cierta sentimentalidad difícil de definir. Algo de eso dice el post cuando se refiere a la mayor rebeldía de los chilenos y a la falta de resistencia de los argentinos. Podemos habla de poca actitud, de escasa disposición a la lucha, de falta de temperamento, etc. pero al final, como diría mi tía, no tuvieron huevos. Y esta vez lo digo yo y no me siento un energúmeno. Por cierto, la patada de Medel a Messi fue brutal, lo digo para hacer algún comentario técnico. Y otro: ¿se puede superar a Rojo dejando espacios a su espalda? Y otro: se puede superar la ceguera de Martino que no advirtió esto (o no lo solucionó) a lo largo de toda la copa?
    Al menos nos queda el pobre consuelo de no ver a la Señora sonriendo junto la Copa y relacionando el hipotético triunfo con la heroica lucha contra los fondos buitre.

  10. Karel R. Says:

    Estimado, Mi pasion el cine y este deporte. Una vez mas que bien
    usted escribe…comparto. Un saludo a pesar de mi tristeza.

  11. Yupi Says:

    El año que viene se juega la Copa América centenario con los habituales más USA, México y Costa Rica. Será un lindo campeonato. Martino, se lo pido de rodillas: no lleve a los mismos. De los cinco del fondo al Mundial con suerte tal vez sólo llegue Rojo, que tronco y todo fue el mejor defensor del Mundial pasado. Más probable todavía es que Mascherano llegue de central. Luego hay que encontrar:
    1. un arquero que juegue bien con el pie
    2. un central joven y veloz en retroceso
    3. un lateral derecho
    4. un centrojás (ya lo tiene: Kranevitter)
    5. crucial: un 8.

  12. cossi Says:

    Me perdí el primer tiempo pero por lo que vi y escuché, coincido con la muy buena nota de Q.: Chile, sin descollar, fue mejor y mereció el título.

    En realidad el título es un premio a una apuesta de largo plazo del fútbol chileno. Hicieron las cosas bien y mantuvieron una línea futbolística que, desde que la implantaron mejoró con continuidad. Con Bielsa -el iniciador- Valdivia no jugaba de arranque, con Sampaoli es parte fundamental del planteo. Supieron detectar el problema sin ir a fojas cero, y le agregaron sorpresa y creatividad a al planteo. igual, ayer me enojé un poco cuando Sampaoli sacó a Valdivia. Me gusta Fernández pero Valdivia es Valdivia. Un amigo me recordó que Fernández, era también un 10 y que entraba a jugar, no a defender. Y fue así, durante el partido Sampaoli mantuvo la apuesta ofensiva y el estilo.

    Claro que todo esto hay que contextualizarlo dentro de los cuidados que también tomó Chile en el mediocampo de entrada. Ninguno de los dos equipos salió realmente a ofender, pero sacando al Barcelona de Guardiola o a la Alemania del último mundial, esa generosidad y disposición al riesgo es muy difícil de ver en el fútbol actual, menos que menos en una final.

    Argentina está todavía en transición y creo que Martino debe seguir. La intención de salir jugando de atrás es un activo invalorable. También es importante la decisión de que el nueve se Aguero y no Higuaín. No es que Higuaín sea un mal nueve, todo lo contrario, pero Agüero es más completo y armónico con el estilo de toque y cambios posicionales. Dicho esto, se lo vió nervioso al técnico, protestando todas las faltas, y su equipo no logró conectarse adecuadamente. Como si no hubiera tomado nota de lo bueno hecho frente a Paraguay. De cualquier forma, más allá de Martino me pregunto si Argentina, aparte de Messi, tiene un mediocampo y unos laterales adecuados para la idea que quiere implantar. Tiendo a pensar que no dentro de este plantel, aunque el partido contra Paraguay demostró que mi impresión es relativa. En fin, el tiempo dirá si Martino y los jugadores argentinos lograrán encontrar un estilo de juego que le permita a Messi brillar. Si lo hacen su futuro puede llegar a ser mejor futbolísticamente que el de Chile.

    Como suele suceder, ya están apareciendo los idiotas de siempre culpando a Messi de la derrota, cuando hizo lo que pudo, le pegaron bastante, y como es usual en él, estuvo involucrado en todas las llegadas argentinas con peligro. Además, cumplió, una vez más, anotando su penal.

    En suma, el fútbol sudamericano de selecciones está mejor. A diferencia de la copa anterior en dónde a la final llegaron equipos de escaso fútbol como Uruguay y Paraguay, ahora la final se jugó entre los mejores que además tienen más para dar. Chile para consolidarse y hacer un papel todavía mejor en un mundial, y Argentina para dar el salto que los vuelva una máquina ofensiva.

    Un abrazo grande y un agradecimiento para Q por estas maravillosas notas y otro saludo afectuoso a los comentaristas, es un placer conversar de fútbol en este espacio.

  13. Santiago Segura Says:

    Como con Alemania en el mundial, Messi ausente. Buen análisis.

  14. Juan Bautista Echegaray Says:

    Como siempre, un gusto. Saludos

  15. hilario ascasubi Says:

    ¿Messi “ausente”, o Messi bien marcado?

    pregunto porque solemos analizar “a la argentina” castigándonos más por los errores nuestros que felicitando al adversario por sus aciertos.

    en ese sentido, Q repartió elogios al rival como no lo hicieron por ejemplo los cronistas de La Nación Deportiva (el diario que leí esta mañana).

    la autoflagelación es la otra cara de la moneda del “semo lo mejore semo”, pero sigue siendo la misma moneda…

    y de última, perdimos por penales, por algo será que Chile no nos pudo hacer un gol en 120 minutos. ni tanto ni tan poco.

  16. Javier Says:

    Muy bueno el comentario de Q.- Me quedan algunas reflexiones flotando, un día después y más frío:

    – Dejémonos de joder los argentinos con pasar del triunfalismo al derrotismo sin cesar. Jugamos dos finales (una de mundial, nada menos) en un año; está mal? Hace no tanto estábamos bastante peor, con Messi en el equipo y todo. Mejor pensemos tranquilos qué camino tomar para finalmente ganarlas; no creo que la excesiva autoexigencia y dramatización sean la mejor receta.

    – Aceptemos de una vez por todas, que Messi juega así, es lo que es. Punto. Si en el Barcelona juega diferente, por algo será; preguntenlé a él, no sé, o saquenló del equipo si no están de acuerdo, es lo que hay.- Siempre lo defendí, pero a esta altura no le veo mucha solución … que colabore con lo que pueda, lo traten como a uno más (cambios incluidos si es necesario), y si está cansado o encaprichado, que se vaya a la casa a pensar … plata no le va a faltar, que sea lo que Dios quiera; ya estamos todos aburridos de este tema.-

    – Otro tema “misterioso”, similar al anterior, sin aparente explicación: Ya van tres o cuatro técnicos, que no quieren ponerlo a Tevez. Qué pasa? Es Messi que les baja línea? Antes era Riquelme? Es el propio Tevez? Haría falta alguno que de una vez por todas deshaga del libreto y nos explique estos misterios del universo …. al final nuestro fútbol son puros “códigos”, y en eso se está convirtiendo: una retórica con figuras mitológicas (Mascherano), frases y lugares comunes (“nuestro estilo”, “pecho frío”, etc.), mucho bla, bla pero poca sustancia.-

  17. Johny Malone Says:

    Desinflados los ultramessianos. Messi haciéndose el deprimido al final fue para los Lata Globes.
    Igual, me alegro que la Caravana de la Victoria de Martino y Scioli no se pudo dar.

  18. lalectoraprovisoria Says:

    Ser contra de Messi es ser muy mala persona.

    Q

  19. lalectoraprovisoria Says:

    Además de odiar el fútbol.

    Q

  20. Johny Malone Says:

    Quiero a Messi pero no soy ultra.

  21. Germán Says:

    Triste de toda tristeza, es difícil escribir en caliente. Luego de 24 hs abrumadoras, tratando de defender al Messi que juega con la albiceleste, se me empiezan a acabar los argumentos. Evaluado esto; los que pidieron que pongamos “huevos”, debiera fijarse que lo que falta nuevamente es juego. No me importa si por abajo, por arriba, por los laterales o de pelota parada. Sostengamos una idea y sigamos esa misma línea futbolística. Lo ultimo que quiero decir es que Messi “camina la cancha”; si la camina y que? Cuando agarra la pelota se pone los patines y nadie se la puede sacar. Los partidos, solo un jugador, hace mas de 30 años que no se ganan. Muchas gracias por las crónicas y los comentarios de todos

  22. Jose Apoj Says:

    Otro claro, clarísimo ejemplo de que los penales no son una “lotería”, sino de que siempre gana el equipo que patea mejor, se siente más confiado y tiene más ganas de ganarlo(el penal de Mati Fernández fue un golazo).

    Creo que claramente el mejor de Argentina fue Biglia, otra prueba de la apatía ofensiva que mencionás.

    ¿Cuántos 10 como Valdivia quedan? Tiene panorama y visión estratégica, y también es atrevido y talentoso para la gambeta y el firulete. Es un placer mirarlo.

    Excelente Copa América te mandaste, Quintín. La oficina siempre es un poco menos aburrida y tediosa cuando escribís de fútbol!

    Abrazo y muchas gracias.

  23. Yupi Says:

    No sé si mucha gente carece de memoria o no había nacido. Maradona jugó dos copas América, una de local en Buenos Aires, y no la tocó. Pero no la tocó. No es que tuvo un partido brillante y otros regulares: su actuación fue nula. ¿Entonces qué se supone que debía hacer Messi? Digámoslo de una vez. Hay que guardar el orgullo patrio en el sótano, viajar a Munich y ofrecerle a Guardiola la chance de sacarlo campeón del mundo. Ni siquiera hace falta mucha plata, porque le estarán ofreciendo la gloria futbolera. Esa es la solución al signo de los tiempos. Por distintos motivos, el volcánico Maradona, el apacible empleado público Sabella y Martino con su jogging y su prudencia pueblerina quedaron vetustos, como fotografiados en sepia.

  24. Burzaco Says:

    Martino bipolar. Solo registra dos polos, se va ganando o se va perdiendo. El empate lo hace inimputable, el aguanta. Si va ganado, no se toca nada, a lo sumo quitar al que mejor este, hay que reservarlo. Si se va perdiendo , hay que meter todos los delanteros-goleadores( si estaba Kempes en el estadio , lo hacia cambiarse para entrar) Pum pa´rriba!!. No ve matices, le faltan los grises medios, leer el partido a cada momento, esto nunca lo logro, con el Barca que era un Ferrari el lo manejaba como si fuera un Renault 12 , hay Tatita, no renuncies, la prensa se quedaría sin pan.

  25. Yupi Says:

    Para parroquianos de LLP: Brasil-Argentina copa América de 1979 (recomiendo esta cuenta de youtube con verdaderas joyas futboleras). Algunas curiosidades.
    1. Las formaciones experimentales. Salvo Passarella, los otros no habían sido ni suplentes del equipo campeón mundial.
    2. Experimento dentro del experimento: el juvenil Barbas de lateral derecho.
    3. El juvenil Maradona con la camiseta 6.
    4. El Maracaná lleno hasta la bandera para ver equipos alternativos.
    5. La declaración al principio del técnico brasileño, hoy casi cómica. Le preguntan si harán marca personal y dice que no, porque el jugador brasileño no está acostumbrado a esas cosas. Me pregunto, ¿Dunga no será adoptado?
    http://www.youtube.com/watch?v=CIzwJm6SZN8

  26. Santi Says:

    Yupi: en esa Copa América, Maradona jugó un buen partido contra Perú (golazo incluido) y un gran partido contra Ecuador. Abrazo

  27. Yupi Says:

    Santi: error. Si es simpatizante de Boca, como creo que es, debería haber dicho que en ese partido jugó Bordón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: