Copa América 2015 (24)

Argentina (6) – Paraguay (1)

por Quintín

Al terminar el partido, en Directv entrevistaron al Kun Agüero. El periodista le hizo una mala pregunta, pero Agüero la respondió bien. Le explicó que la Argentina había salido jugando sistemáticamente del fondo, y aunque eso le costó el gol paraguayo, lo siguieron haciendo los noventa minutos. Agüero resultó un gran comentarista, porque aludió a un detalle fundamental del juego que Martino intentó instalar en la Selección después de la era Sabella, en la que los defensores la tiraban normalmente a cualquier lado. No fue tan claro en el resto del torneo, pero hoy fue evidente que la táctica argentina era conseguir el desequilibrio desde atrás, ganando esa ventaja que se obtiene cuando la pelota sale limpia y cuando el que quita piensa también en el destino que va a darle.

Como dijo Agüero, esa forma de jugar se respetó durante noventa minutos, fundamentalmente antes de que el partido fuera un paseo porque Paraguay era una sombra, apabullado por los goles, las lesiones y la contundencia de un equipo que, por fin, logró que los que más pueden crean fueran abastecidos sin que la defensa contraria estuviera acomodada.

El partido se planteó de un modo parecido al de Chile y Perú ayer. Un equipo apostando a la tenencia y el otro al contragolpe, pero los dos mostrando que podían vulnerar al contrario. Paraguay tuvo la primera cuando Haedo se la bajó a Santa Cruz y este pifió el tiro. Argentina, a su vez, contestó con un remate débil de Pastore en buena posición. El partido era un ida y vuelta cuando Messi pateó muy bien un tiro libre y Rojo se encontró con la pelota y definió de media vuelta porque tiene instinto goleador a pesar de su posición en la cancha.

Después empezaron los problemas en Paraguay. Ya había perdido a Ortigoza, su mejor jugador en los primeros partidos y ahora, también por un desgarro, se fue Derlis González, que fue el mejor en la fase siguiente del torneo. A esa altura, Argentina jugaba bien, salía rápido y tenía seguridad en el tránsito hacia el ataque, tal vez porque la pelota pasaba sobre todo por Messi y Pastore, mientras que Di María no tenía la oportunidad de perderla como en partidos anteriores. Tampoco Agüero la tocaba, pero Biglia y Mascherano ponían pases verticales que servían para empezar el ataque. Así fue que a los 26 Blglia habilitó a Messi, cuyo pase encontró a Pastore con la pierna en la extensión justa como para llevársela y quedar perfilado para definir muy bien.

Poco después, otro desgarro dejó a Paraguay sin Roque Santa Cruz, aunque entró el temible Lucas Barrios, que le volvió a convertir a tras esa jugada en la que Otamendi intentó un pase por arriba a Pastore que interceptó Valdez y tomó a los centrales separados. Apareció allí de nuevo la sensación de fragilidad del equipo argentino, que en ese momento dudó del funcionamiento y mostró falta de confianza individual con la pelota.

Pero a la salida del segundo tiempo, se vio con claridad ese juego asociado que nacía desde abajo: la secuencia fue Zabaleta-Biglia-Messi-Mascherano-Pastore, gran pase a Di María y gol entrando a la carrera. Ahí se acabó el partido en su formato competitivo y ocurrió además un hecho curioso. Al convertir el gol, Di María dejó atrás la inseguridad con la pelota y las decisiones erróneas que caracterizaron su performance hasta ahora y se transformó en un jugador desequilibrante y poderoso hasta la pitada final. Así convirtió un segundo gol y habilitó a Agüero en el quinto. Eso sirvió para que Varsky lo declarara el jugador del partido, afirmación con la que disiento: fueron Messi y Pastore los artífices fundamentales de la goleada, a la que Di María se sumó más tarde y brilló cuando todo era más fácil.

De todos modos, Argentina estaba tan enchufada y Paraguay tan entregado que hasta funcionaron los cambios y los suplentes aportaron, hasta con un gol. Para completar una noche perfecta, a Martino se lo vio tranquilo en el banco, seguramente porque la goleada se construyó desde el juego. Hoy se vio que detrás de los nervios, el estatismo y la irregularidad de los primeros partidos, había un método que pugnaba por imponerse contra la tradición impuesta en los ciclos anteriores. Eso no quiere decir que siempre vaya a salir bien, pero es bueno que un equipo juegue convencido de algo y mejor cuando las convicciones incluyen riesgo y coraje para afrontarlo. El problema a resolver por un equipo como la Argentina es que necesita liberar su contundencia y su fuerza creativa. La de esta copa fue la mejor de las fórmulas practicadas en el último tiempo. Pero solo hoy nos dimos cuenta de cuál era el camino y que estaba bien elegido.

La final puede ser un partido extraordinario.

27 comentarios to “Copa América 2015 (24)”

  1. Gerard Asterión (@asterionmusic) Says:

    Y vos me discutías a Demichelis, con Garay no podés salir asi del fondo ni a palos.

  2. lupercio Says:

    ¿Habrá debate para la final entre poner al Kun o al Pipita de nueve? Los otros diez (volviendo Garay por Demichelis) parecen claros.

  3. Yupi Says:

    Pobres paraguayos, falta que se estrellen con el colectivo a la vuelta. Pero marcaron mal todo el partido, incluso antes de la mala suerte y las lesiones. Es difícil analizar un partido que duró un tiempo. Messi jugó muy pero muy bien, Pastore demostró que no lo condiciona la presencia de Messi, que es la clave de todo el asunto en ataque, Di María se sumó al carnaval y la defensa confirmó las dudas. Curiosamente que Messi no haya convertido goles es la mejor noticia. Mención de honor para Rojo, que abrió la lata definiendo como un 9.

    Llegan a la final los dos equipos más ofensivos. ¿Saldrán los dos a jugar en campo rival? En tal caso debería salir un partido con marcador de basket. Veremos.

  4. Hugo Abbati Says:

    Impresionante Messi. Está claro que las mortíferas paredes que ejecuta en el Barsa no son posibles en la selección, ya que en el club catalán hay tres o cuatro tipos que se la pueden devolver clara, y aquí se extenuaba con piques que no conducían a ningún lado. Ya lo sabe. Pero los pases al hueco (que muchas veces son medio gol), el modo en que arrastra marcas, las gambetas cerca del área que desarman defensas, el capacidad armado cuando decide bajar al mediocampo y aportar lucidez al equipo, todo eso y mucho más, lo podemos ver mejor ahora, porque, como según dictan las reglas, en el fútbol cada equipo juega con once, y entre esos once hay un Pastore, un Kun, un Di María, que con un rendimiento simplemente normal, le permiten a Messi desplegar su repertorio. El tontito, por supuesto, espera que siempre haga la Gran Messi, o sea, dejar desparramados seis tipos a una velocidad de vértigo y levantársela al arquero sin ángulo de disparo. Como si Maradona se hubiera pasado la vida haciendo el mismo gol a los mismos ingleses durante diez años. Eso sí, Messi no grita el himno nacional (creo que ni siquiera abre la boca), no se golpea el pecho como Tarzanito, no se acerca a la cámara para vociferar alguna cosa incomprensible, no tiene huevos (atributo inefable que exige el argentino a sus héroes -y “héroas”), vamos, que el pibe no es perfecto. Pero verlo jugar, aunque no juegue y parezca que se pasea como un zombie, es un deleite. Y además, ¡no hace goles! algo que, como se ha comentado, es una gran noticia.
    Eso sí, ni él ganó un Mundial ni Borges ganó en Nobel. Y eso, los buenos argentinos no lo perdonan.

  5. cossi Says:

    Se destapó Argentina y mostró todo lo que puede con los jugadores que tiene y el estilo que propone Martino. Agrego solo tres cosas a al muy buen análisis de Q.
    1- Pareció como si Messi asumiera que en la selección argentina armar el juego puede ser su papel más trascendente. Coincido con Q, y voy a más, para mí fue lejos el mejor jugador del partido. No solo tuvo participación en casi todos los goles (incluso cayéndose logra pasarle la pelota a Higuaín para el sexto) sino que vimos lo que puede ser el Messi del futuro al menos en la selección argentina: un armador a la Cruyff, que juega en toda la cancha y es decisivo aunque no convierta. Ayer se lo vió muchas veces atrás de Pastore (otro fenómeno), transformándose en el jugador que todos buscan cuando el equipo sale al ataque. Y como los 10 de antes, llegando a definir, lo cuál indica que tarde o temprano convertirá goles. Pero insisto, lo más importante de ayer fuer que Messi no sufrió lo que sufría por no marcar y se lo vió afianzado en su liderazgo futbolístico. Además de una defensa técnicamente más dotada, el problema de Argentina es que le falta un Xavi. Tiene algo parecido a un Iniesta en Pastore pero le falta un tipo que haga la transición con lucidez y talento para que Messi pueda jugar más arriba. La gran novedad fue que ayer Messi hizo de Xavi, de Iniesta (aunque estó último lo hizo Pastore también) y estuvo cerca del gol también. Un fenómeno.
    2- A pesar de la goleada, me pareció muy buena la idea futbolística de Paraguay. Se trata de un equipo que está en proceso de renovación estilística y que ayer, a pesar de estar diezmado entre ausencias de entrada y lesiones durante el partido, nunca resignó el ataque, sin pelotazos ni violencia. Ojalá siga Ramón Díaz.
    3- A pesar de los pesares, el fútbol sorprende. Al final la copa levantó el nivel, vimos equipos renovados, los amarretes quedaron afuera y los dos mejores de américa están en la final. Estuve a punto de no mirar un solo partido de esta copa y ahora no me quiero perder la final, una final prometedora como hace mucho no se da en estos campeonatos cortos, usualmente aprovechados por equipos oportunistas y penaleros.

  6. Yupi Says:

    Falta un 8. Aunque le ganen a Chile seguirá faltando un 8 y una defensa más segura que la actual. No es lo mismo hacer presión alta contra Paraguay, Uruguay y Colombia que contra Bélgica, Holanda y Alemania en la fase final de un Mundial. El nivel de dificultad se multiplica. Para mi gusto también falta un 9. A la hora de los porotos Low jugó con un 9 de área.

    Pusieron el foco en ganar esta copa, está bien, si eso hace feliz a Messi no seré yo quien lo contradiga, pero tampoco olvido que Sabella ganó la eliminatoria con la fusta bajo el brazo. El domingo ya tienen que estar armando el equipo para el Mundial.

  7. Koba Says:

    Coincido con todo lo que comenta Abbati excepto con lo de “Messi no tiene huevos”, por favor: más le pegan, más pide la pelota, cuando el equipo se duerme (Selección o Barca) él toma el control para levantar a todos, no se queja, no finge faltas, no pega, es el jugador perfecto. Coraje le sobra. Sí puede tener baches pero por bajones mentales, creo yo.
    Ayer fue el mejor lejos, hoy Clarín no lo pone ni en la tapa. La verdad es que no sé que tienen nuestros periodistas deportivos en la cabeza.

    Muy bueno lo de Cossi destacando a Paraguay como un equipo leal, para nada violento, con una propuesta interesante, aplausos para ellos. Y para Ramón.

    Y para terminar, ¡cómo me cerró la boca Pastore! Siempre lo consideré un buen jugador, pero le criticaba sus bajones, no le veía partidos redondos desde su época en Huracán. Realmente está teniendo un torneo muy bueno.
    Me despido con una frase que creo dijo anoche Diego Latorre: “A los buenos jugadores, hay que tenerles paciencia siempre”.

  8. Yupi Says:

    Messi es de otro planeta, compite en otra liga, de hecho compite más contra la historia que contra el rival de turno. Lo inaudito es que no para de agregarle cosas a su juego. Es como si tuviera la historia del fútbol incorporada. Ayer jugó un partidazo oficiando de 10 clásico, como de los años 70. ¿Dónde lo aprendió? Nadie lo sabe. Pastore es lo que era (lo llevó Maradona hace seis años) con el plus de la experiencia europea. Está más vertical, menos siestero, probablemente en el punto más alto de su carrera. Me sumo al reconocimiento del gran Ramón con este video del Lagarto Fleita que me recordó un amigo.
    http://www.youtube.com/watch?v=mh3RGYHzK04

  9. antidt Says:

    cossi:

    La gran novedad fue que ayer Messi hizo de Xavi, de Iniesta (aunque estó último lo hizo Pastore también) y estuvo cerca del gol también. Un fenómeno.

    Yo creo que no es novedad.
    Miraba el partido con mi hijo y por ahí mencionamos que, con el costo de privarnos de verlo por quince o veinte minutos, por ahí convenía que saliera para asegurar su presencia en la final (tenía una amarilla). Mi hijo se preguntó quién podría reemplazarlo de los que estaban afuera y mi respuesta fue algo que hasta ese momento no había logrado expresar con claridad: Messi hoy es simultáneamente enganche, media punta, extremo y centrodelantero, y en ocasiones también ‘centrojás’ de distribución.
    Es absolutamente irreemplazable. Tanto que ya me duele su futura ausencia.

  10. Rodrigo Says:

    Desde el 0 a 0 en el amistoso contra Ecuador en 2013, contando todos los partidos del mundial, la Copa América y los amistosos con Martino, la selección disputó 25 partidos y le hicieron 10 goles. Sigo sosteniendo que la defensa no será una maravilla, pero decir que es “mala” es falso.

  11. Rodrigo Says:

    Las estadísticas corresponden a los últimos 25 partidos: https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Estad%C3%ADsticas_de_la_Selecci%C3%B3n_de_f%C3%BAtbol_de_Argentina#2010_-_Presente

  12. lalectoraprovisoria Says:

    Yo creo que a esta altura no se puede decir que un equipo tiene buena o mala defensa solo por la actuación de los defensores. Es como se defiende el equipo.

    Q

  13. Seba Says:

    Buen comentario, Q.

    Me alegró saber que el partido de anoche tuvo picos de rating de hasta 56 puntos. Mucha gente que sólo se sienta a ver el partido para pasar un buen rato frente a la TV también supo que ese “buen rato” puede transformarse es disfrutar a un conjunto de hombres que se complementan perfectamente y no por obra de magia, sino a raíz del trabajo serio y de contar con una mano de obra más que calificada.

    Sí, son (casi) los mismos players que me hicieron en cada partido del Mundial, pero la idea es totalmente distinta. Por eso creo que esta final será aún más trascendente en la historia del fútbol argentino que la de Brasil 2014. Quienes ayer olfatearon un mensaje esperanzador futbolísticamente hablando) pero carecen de la convicción necesaria para bancar a este proyecto gane o pierda vs. Chile, necesitarán una confirmación frente a un rivalde fuste y con una Copa en juego.

    Lo de Messi es único. Lo de Pastore fue grandioso. El resto también rindió notablemente. Ya lo había mostrado frente a Colombia. Es más, en ambos juegos el famoso “ping pong” terminó con 10 llegadas claras de gol para Argentina. Espero que ése sea nuevamente el piso frente a los anfitriones, con Leo en estado de redención, aunque para mí ya es lo más grande que haya visto en una cancha de fútbol.

    El destino esta vez jugó a favor de Argentina y el buen fútbol. Algo de eso escribí hace dos días aquí:

    View story at Medium.com

    No es SPAM, je. Abrazo para todos y a disfrutar un poco más de lo que hacen estos genios cuando se asocian a través de una pelota.

  14. cossi Says:

    Antidt

    Estamos de acuerdo. Yo creo que Messi siempre fue un jugador total, la diferencia es de énfasis. En el Barcelona de Pep tenía otros socios que le permitían desarrollar más su veta goleadora y menos su veta Di Stefano. De alguna forma, por tradición, todos jugaban para él y así él jugaba para el equipo. Lo que no quita que tuviera también artidos parecidos al de ayer con el Barca. Ahora, en la selección, me parece que está desarrollando más su veta total, por decirlo de alguna manera, transformándose cada vez más en su líder futbolístico. Aquí, el juega para todos y no tanto todos para él, aunque lo intenten desde que está Martino (cosa difícil sin Busquets, Xavi o la salida de atrás de Piquet).
    Y me da la impresión de que ayer nació un Messi al que ya no le preocupa tanto el hecho de no anotar (lo contrario a lo que manifestó en alguna nota periodística luego del partido con Colombia). Puede ser un signo de un nuevo avance en su progresiva madurez. Me acuerdo de Juan Ramón Carrasco cuando contaba que a él le gustaba más dar los goles que hacerlos. De cualquier forma, lo mío es una intuición, un camino alternativo y complementario al del Barca para Messi, pero en base a un sólo partido.

  15. Yupi Says:

    La cantidad de recursos Messi es tan asombrosa que nos parece natural. Algunos al vuelo con un especialista:
    -El toquecito (Maradona): tocar la pelota cada vez a un espacio vacío justo antes de que llegue el botín del defensor.
    -El cambio de ritmo (Cruyff): arrancar y frenar hasta que la defensa no sepa qué pasa.
    -La pared (Di Stéfano): el clásico le tirás un ladrillo y te devuelve una pared en grado de superación dialéctica.
    -El puntín (Labruna): a velocidad máxima darle con la punta del botín inflando el lomo para no levantar el tiro.
    -La elástica (Rivelino): desplazar la pelota con la parte externa del botín para inmediatametne envolverla con la interna.
    -El sombrero (Pelé)
    -El caño lateral (Riquelme)
    -La picada (varios): ¿cuánto hacía que alguien no la picaba tan bien?
    -La asistencia en largo y en corto…
    Y así podría seguir un rato. Un extraterrestre.

  16. Yupi Says:

    Este video es para alegrarle el día a Cossi. Esas eran elásticas, mis amigos! Viva Perú.
    http://www.youtube.com/watch?v=9MXUYvdYwJY

  17. cossi Says:

    Gracias Yupi! impresionante Uribe. Hay una elástica que mete en el minuto 1:43 que hace que el calificativo de mágico sea el más realista posible. Lo que hace con la pierna derecha es más rápido que la vista, o como decían Morris/Goscinny de Lucky Luke: “más rápido que su sombra”. Abrazo.

  18. antidt Says:

    Yupi, agregaría a tu lista el pase largo milimétrico (Bochini).

  19. Yupi Says:

    Mi favorita del Bocha era la gambeta en línea recta, amagando con el cuerpo, y las paredes con Bertoni. Una muestra de la construcción de la realidad por el lenguaje. Salía solo: Bochini-Bertoni-Bochini-Bertoni. Recién leí este dato: Chile no le ganó nunca a la Argentina en torneos sudamericanos y no le hace un gol desde… 1959. Pensé en algún error, pero no, es cierto.

  20. antidt Says:

    Yupi:
    En ESPN dijeron que además Argentina nunca perdió en Chile por sudamericanos. Si es cierto espero que no sea la primera vez. Más allá de que me gusta el equipo, al igual que a vos me importa más que gane Messi que la selección. Y fundamentalmente no tengo ganas de bancarme a los imbéciles que lo van a culpar si Argentina no gana. En relación con esto último lo que más me impresiona es que cuando gana el mérito es de los otros, pero cuando pierde la culpa es de él.

  21. Yupi Says:

    Tema difícil. Por un lado, quiero que gane la selección incluso antes que un club, lo que me convierte en una rareza arcaica, y por otro ganar esta copa no me importa mucho, justamente porque soy de una época en que no se le daba importancia. Sin contar que el fútbol chileno la necesita mucho más que el nuestro. Así que estoy en problemas. Supongo que al final se impondrá el instinto y terminaré haciéndome mala sangre.

    Los ataques a Messi vienen del desconocimiento más que otra cosa. Lo que Messi construyó en el Barcelona es equiparable a lo de Di Stéfano en el Madrid: una alfombra de oro para la llegada de jugadores argentinos. Y lo hicieron ellos solos, poniendo la piernita, como decía Alfredo (“Este chico es más fuerte que Maradona”, fue su primer comentario sobre Messi). Sólo por eso ya merece el aplauso. Espero que gane un Mundial.

  22. Yupi Says:

    Antidt, al fin apareció el video correcto. Lento pero seguro. Buen día.
    http://www.youtube.com/watch?v=YU28oSIG00o

  23. Rodrigo Says:

    Quintín: coincido con hablar de “sistema defensivo” mejor que de “defensa”. Es una frase hecha pero no deja de ser cierta: la defensa comienza desde el ataque y el ataque comienza desde la defensa. En ese sentido sigo sosteniendo que la selección es un equipo relativamente equilibrado. Cuando consigue tener “punch” es incluso temible.

  24. lalectoraprovisoria Says:

    En Brasil no terminó equilibrado, justamente porque la defensa no reforzó el ataque. Solo fue equilibrado contra Bélgica. En la final y la semi pensó mucho más en la defensa.

    Q

  25. lalectoraprovisoria Says:

    El otro día se vio la diferencia entre rechazar y recuperar. Martino empezó a preocuparse por que los defensores construyan cuando tienen la pelota. Incluso lo señalé en el primer partido, cuando se veía que Romero (que eternamente retenía la pelota y la bartoleaba) empezó a buscar la salida rápida.

    Q

  26. lalectoraprovisoria Says:

    Y todo eso es consistente con la llegada de Pastore al equipo.

    Q

  27. Rodrigo Says:

    Comparto que la Argentina quedó desequilibrada en el mundial, pero en buena medida lo adjudico a los momentos de sus delanteros: Agüero e Higuaín llegaron en un nivel bajo, y luego se nos lesionó Di María. Más allá de eso, creo que coincidimos en que no haber llevado a Pastore al mundial fue un error de Sabella. Tampoco Messi terminó del todo bien en esa copa. Hoy lo veo mejor físicamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: