Copa América 2015 (21)

Argentina 0 (5) – Colombia 0 (4)

por Quintín

Argentina y Colombia hicieron un resumen de sus respectivos partidos anteriores. Es raro que algo así suceda tan estrictamente, pero eso fue lo ocurrido esta noche. Argentina jugó bastante bien, pero con inseguridades en la definición, declinación en el último cuarto del partido, falta de aplomo y de convicción para cambiar cuando es necesario. Colombia jugó pobremente, con sus mejores jugadores disminuidos y un planteo menos de protagonista, como hasta hace poco intentaba serlo, que de partenaire con alguna pretensión.

Colombia salió obsesivamente concentrado en no dejar jugar a la Argentina y no se preocupó demasiado por la pelota. Ante la imposibilidad de contar con la dupla de volantes defensivos, Pekerman simuló un planteo de ataque con tres volantes más bien ofensivos y dos delanteros. Pero ¿cuál es la gracia de poner jugadores creativos si se los usa para destruir? Y luego, cuando Mejía (el volante más de marca) recibió una tarjeta amarilla, Pekerman reemplazó a Teo Gutiérrez por un volante. Es cierto que Teo no había tocado la pelota, pero iban 23 minutos del primer tiempo. El técnico hizo lo que hace siempre: amagar con izquierda y pegar con derecha. Una vez más acudió a una actitud pusilánime en un partido decisivo y otra vez su equipo se quedó afuera. Es cierto que fue por penales, pero Colombia tuvo hoy mucha suerte y debió irse perdedor en los 90.

Pero tampoco la Argentina puede escudarse en la colosal actuación de Ospina (la jugada en la que le sacó el gol a Agüero y a Messi fue la atajada del año) para explicar el resultado. Esa es solo una parte de la historia. La otra es que al equipo de Martino le falta actitud. No digo garra, coraje, huevos, esas cosas, sino la íntima convicción de que la superioridad futbolística se tiene que traducir en el marcador en lugar de diluirse con los minutos. La merma física no es excusa porque afecta a los dos equipos y en la historia del fútbol muchos partidos se han ganado cerca del final del segundo tiempo. Argentina sigue sin hacer un gol en esa zona del partido.

Cuando se pierde o se gana con mucha angustia, empieza la búsqueda de culpables. Como todo el mundo, yo tengo los míos. El primero es Martino, pero no por haber puesto o sacado a tal o cual jugador sino por su ridícula intemperancia, por su tendencia a descontrolarse protestando cualquier pavada, actitud compartida con su ayudante principal que hoy se fue expulsado. Esa absurda conducta del técnico tiene dos consecuencias. Una es que contagia a los jugadores, que también se exceden en las protestas. A diferencia de lo que se vio en el resto del torneo, hoy el árbitro mexicano García Orozco no compró ningún buzón de los que se han vendido fecha tras fecha: ni penales falsos, ni tiro libre por soplido, ni nada. Era una excelente oportunidad para que se jugara un buen partido, abierto y con ritmo. Pero los dos equipos se refugiaron en la protesta y los técnicos fueron parte de esa tontería. La otra consecuencia es que quien vive pendiente de los fallos del árbitro difícilmente tenga la cabeza fría y acierte con los cambios. En lo que va del torneo, ningún cambio hecho por Martino significó una mejora en el rendimiento del equipo.

Mi otro culpable es Di María. En la comparación entre Di María y Pastore, que tampoco jugó bien hoy, hay que decir que en el primer tiempo, los aciertos de Pastore fueron en proporción de 8 a 2 o de 7 a 3 y los de Di María exactamente a la inversa. Pero si uno se fija en que tampoco acertó demasiado Messi y que Agüero casi no tocó la pelota, se concluye que hay un problema de funcionamiento. Es cierto que Argentina logra recuperar la pelota rápido, pero después se hace lenta y asistimos a una situación repetida que desnuda el problema: vemos a los jugadores más creativos con la pelota en el pie y tenemos tiempo de pensar si van a acertar en la decisión o van a perder contra los defensores. Cuando un equipo juega bien, esa pausa para que los de afuera piensen no existe, porque la jugada está hecha antes de que los espectadores la analicen. Al menos, eso ocurre varias veces por partido. De modo que Argentina encontró el modo de presionar y de marcar arriba, pero no el de resolver el destino de la pelota de un modo más o menos automático y tener una base sobre la cual improvisar para poder ganarle una fracción de segundo a una defensa cerrada.

El problema no es que Argentina sea un equipo a medio cocinar, es que no se intuye por donde puede venir la cocción que falta, porque como vimos en partidos anteriores ni siquiera se soluciona haciendo un gol de entrada y ningún jugador, ni siquiera Messi, parece proclive a la hazaña. A la Argentina le sigue faltando eso que convierte a los equipos disciplinados y con buenos jugadores en buenos equipos. Con la aplicación y el talento no alcanza. Curiosamente, lo mismo se puede decir para Colombia, cuyo retroceso en este torneo fue alarmante.

Un reconocimiento a este Carlitos Tévez maduro, que definió el partido con tranquilidad cuando a muchos de sus compañeros y rivales les pesaba el escenario.

21 comentarios to “Copa América 2015 (21)”

  1. Yupi Says:

    El partido deja la paradoja conocida: el terror que los rivales le tienen a Messi y la certeza de que si el gol no lo hace Messi no lo hace nadie. La falta de punch es tal que ni siquiera la metieron con las facilidades que dio Colombia y se trasladó a los penales. Algunas evidencias al vuelo. La primera es que Aguero no es 9, ni Tévez, y sí lo es Higuaín. La segunda, que Banega debe jugar. También que Mascherano ya no es mediocampista sino central. No me gusta nada que haya llevado a los mismos jugadores pero ya es tarde. Excelente partido de Pastore, mal sacado cuando el cambio evidente era Di María. El arquero colombiano atajó como si fuera Fillol, Gatti y Spilinga juntos.

  2. Yupi Says:

    Pta. Dirigió, para mí de forma impecable, el hermano no reconocido de Quintín.

  3. betamix Says:

    no hubo un exceso de amarillas? particularmente a James al arranque? (comentario al margen, coincido plenamente con todo lo de arriba).Con Biglia y Masche, es casi casi jugar con dos lineas de centrales, banega un poco ocupo el espacio en el medio pero faltaba pastore para asociarse… por otro lado, me parece ver un cierto respeto general en el equipo por messi que me parece contraproducente.

  4. Santi Says:

    “Brillante” (?). Como lo inflaron a este tipo.

    http://m.tn.com.ar/deportes/after-play/la-brillante-declaracion-de-martino-sobre-el-penal-que-metio-tevez_599021

  5. Johny Malone Says:

    Lo mareado que estuvo Messi en algunas jugadas. Me convencí que tiene una tara ecológica: sale del ecosistema eurobarcelonense y le falta el oxígeno. Lo anfibio no es lo suyo.

  6. Yupi Says:

    Betamix: cierto, sacó varias amarillas, pero porque en sudamérica es todo infantilmente sanguíneo y el partido amenazaba desquiciarse. James debe de haberlo insultado en el minuto 11, algo insólito para su calma. Coincido con la influencia paralizante de Messi. Varias veces en el torneo Di María o Aguero se fueron solos y en vez de patear buscaron pasarle la pelota. Por eso me gustó Pastore ayer. Jugó como quien dice ¡Qué me importa! y fue vertical. Tal como están las cosas Higuaín es insustituible arriba. Otro dato. Colombia llegó una (1) vez en ataque y provocó el desconcierto en la defensa argentina.

  7. janfiloso Says:

    Coincido con el análisis de Quintin, y con Yupi que el hombre a ingresar es Higuaín.

  8. Rodrigo Says:

    No entiendo eso de “Colombia llegó una vez y provocó el desconcierto de la defensa”. ¿A qué equipos no le llegan con peligro a nivel selecciones? Yo veo que hay cierta visión “ajedrecística” que mueve a asemejar cada llegada del rival al área con “graves problemas defensivos”. Lo mismo le escucho, con pocas variantes, a los hinchas del Barcelona. ¿Qué pretendés, que no te lleguen? No me parece que el sistema defensivo argentino sea malo.

  9. Yupi Says:

    Paraguay atacó con un delantero, Colombia con un delantero y Uruguay con medio delantero.

  10. Rodrigo Says:

    Y e en el fútbol argentino Arsenal te ataca con “pelota parada”. Y también te hacen goles y te crean peligro los equipos de Caruso Lombardi. ¿Y? Uruguay hace un fútbol especulativo, ¿y? ¿No le creó situaciones a Chile teniendo mucho menos la pelota? ¿Y si te atacan, no se generan más espacios para los delanteros argentinos? Si se le meten atrás, la Argentina debe saber cómo resolverlo, y si la atacan poco, NO TIENE QUE SUFRIR. ¿Desde cuándo? ¿Qué equipo cumple con esos requisitos a nivel selección?

  11. Rodrigo Says:

    Cualquier equipo que se te mete atrás y es disciplinado, te complica. ¡San Lorenzo complicó al Real Madrid de Cristiano, Benzemá y compañía! ¡San Lorenzo! Hasta que vino el gol de Sergio Ramos, claro. Cualquier equipo con un nueve grandote que baje pelotas para sus compañeros te puede llegar al arco. Que te lleguen no es defenderte mal. Contra Colombia, Romero casi no la tocó. ¿Se puede hablar de que defendimos mal? No, porque el prejuicio es que defendemos mal, entonces si no nos llegan es porque los rivales son temerosos, y si nos llegan confirmamos el prejuicio que previamente teníamos. Sostengo que es más un prejuicio que una realidad.

  12. pol Says:

    Argentina defendió muy bien a Colombia desde el pressing, fue el major partido lejos en ese aspecto. En el primer tiempo la cancha parecía inclinada, los cafeteros ni siquiera podían cruzar el medio. A Biglia no lo banca nadie como titular, pero hizo un laburo tremendo yendo a presionar arriba y mordiéndole los tobillos a todos sin pasarse de revoluciones. Por otro lado, Argentina también ataca con un sólo delantero y ahí también hay un déficit grande. Con Higuaín arrastrando marcas, al Kun se le abriría mucho más espacio para la maniobra en lugar de encajonarse a ver si encuentra algún bochazo. Estamos reduciendo al segundo tipo con más capacidad individual de la selección a la tarea de pescador, al pedo.

  13. Yupi Says:

    Calma calma cada cual tendrá su Atma. No se trata de no sufrir nunca sino de que la defensa sea segura al menos en situación de 5 contra 1. A la argentina no la atacaron en todo el torneo y cuando la atacaron hizo agua. Es un juicio posterior, no previo. También está lo que transmiten los jugadores. A Fillol, Simón o Passarella muchas veces les metían goles y yo esperaba confiado el próximo partido. Con Romero y compañía me ocurre lo contrario: no les hacen goles y tengo miedo.

  14. Javier Says:

    Que Tevez haya hecho el gol del triunfo … me alegra mucho por él. Lamentablemente a partir de ahora, se viene otra batalla de los que apoyan a los jugadores batalladores, nacionales y populares al estilo “boquita” (Tevez, Banegas, un par más), y los mal llamados “pecho fríos” (Messi, Pastore). Cualquiera que haya tocado alguna vez la pelota, sabe que para un buen jugador (de selección, ni hlablr) hacen falta las dos condiciones.- Espero que no distorsionemos con nuestra opiniòn pública futbolera, un saludable y normal intento de hacer las cosas bien y llegar a buenos resultados; no creo que este equipo -por ahora- quiera pretenda mucho más que eso.-

  15. Yupi Says:

    Sí, pero Tévez está mejor, más aplomado, y tampoco fue el único culpable de que lo eligieran como el jugador del pueblo. En general los futbolistas son los menos culpables de todo. Son como niños, tanto como que su trabajo es un juego de niños. Una vez en un debate con figuras del fútbol un periodista se lanzó a detallar las sumas que cobraban las estrellas y la inmoralidad que eso constituía. Di Stéfano lo interrumpió brevemente, amable pero cortante: “Muchacho, ¿usted sabe la cantidad de gente que vive de los jugadores?”.

  16. Javier Says:

    Por supuesto, Tevez no puede hacerse cargo con la carga que le ponen encima; carga que no se le ha hecho pesada porque lo ponen poco; si lo pusieran un poco más, se comenzaría a percibir esa línea imperceptible que solemos cruzar los argentinos, entre la idolatría por un jugador y su posterior descarte.- Hoy por hoy, no faltan los b….. (hablo de periodistas que se supone que entienden) que sugieren que Messi por ahí tiene que ir al banco. ¿No será mucho?.- Fuera de esto, Tevez está claramente en la categoría de los pocos, muy pocos jugadores en el mundo, que realmente no tienen que demostrar nada; condicion que se ha ganado por propio talento y condiciones. ,

  17. Santi Says:

    Javier: hablás de Tevez y de Banega como si fueran Toresani o Cassini. Y de Mascherano no decis nada. Estás en pedo o sos muy gashina, man.

  18. Javier Says:

    Santi, puede ser que esté un poco en pedo.- Por otro lado, ni gallina, ni de boca, ni nada. De un club del interior, que me permite ver un poco de lejos (a veces mejor) lo que pasa. Que tiene que ver Mascherano? Con todo respeto y te lo digo bien, esto es lo que pasa … uno tira un nombre y se te viene la mitad más uno encima, de uno u otro lado.- Si leíste el último párrafo, considero que Tevez estaría a varios milones de años luz de los que nombraste, corredores vendehumo.-

  19. Santi Says:

    No, pero posta: Banega no tiene nada que ver con eso que llamas “batallador”. Lo vi un par de años en la Reserva de Boca y el año entero que duró en Primera antes que lo vendan (incluyendo la Libertadores que ganó Riquelme en 2007): mucha clase, mucho criterio para jugar el balón, muy poco quite y una indisciplina táctica llamativa para un jugador de su jerarquía. Durante ese periodo continuo el camino abierto por Gago (el 5 muy a contramano del linaje boquense) que hoy puede llegar a representar el pibe Betancurt si lo dejan.

  20. Javier Says:

    Sí es verdad, tenés razón que de batallador poco … No me parece malo y coincido en que tiene criterio para pasarla, pero no mucho más. En realidad me gana el miedo que, con un par de partidos bien jugados, lo empiezen a pedir a cada rato. Me parece que hay mejores, pero no siempre rinden parejo (como el caso de Gago), y en el medio campo uno suele necesitar tipos que sean medio relojitos: suena “bilardista”, pero la verdad es que cuando el mediocampo no funciona, la delantera no la ve, y la defensa sufre, cuando no te ganan el partido directamente. Creo que el mérito de Mascherano es, entre otros, su regularidad.- Saludos.

  21. Santi Says:

    Me parece que con Mascherano (Kraneviter) / Biglia esa regularidad está bastante garantizada. Banega es un buen recambio, no más que eso y Gago es una supernova en irremediable proceso de desaparición. Una pena: fue uno de los jugadores más extraordinarios que vi desde la tercera bandeja de la Bombonera, pero se transformó en una nena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: