Copa América 2015 (18)

Brasil (2) – Venezuela (1)

por Quintín

Durante estos días se debatió si Brasil juega mal por que sus técnicos odian el fútbol (hipótesis que sigo sosteniendo) y la de que juega mal porque, además de Neymar, no tiene jugadores de calidad porque su usina se ha secado. Los defensores de esta segunda hipótesis comparaban puesto por puesto y decían que además de la diferencia de Messi sobre Meymar (el único brasileño que sería indiscutible), Brasil no tenía un nueve como Agüero ni como Higuaín, un cinco como Mascherano o un volante ofensivo como Di María, entre otro ejemplos.

Esa teoría es completamente falsa como se demostró esta noche cuando, ausente Neymar, Dunga no tuvo más alternativa que recurrir a lo más creativo que tenía en el plantel y jugó de entrada con Coutinho y Robinho, sin Fred y sin Tardelli. Con esa alienación casi revolucionaria, en los primeros minutos Brasil juntó en la derecha a Dani Alves, a Willian y a Robinho y le armó un desparramo tan grande a Venezuela que, de pronto parecían “Brasil” y “Venezuela”, es decir la síntesis platónica de la historia futbolística de los dos países.

El gol llegó rápido, después de uno de los tantos ataques de Brasil, con un corner que Robinho pateó abierto y Thiago Silva conectó de una impresionante volea que casi le arranca la cabeza al arquero Baroja. Con ese resultado, Brasil clasificaba primero y Venezuela se quedaba afuera, de modo que los venezolanos salieron a buscar el empate, aunque ordenadamente y sin regalarse. Durante lo que quedaba del primer tiempo y los primeros veinte del segundo, Brasil lo maniató a base de técnica y de posición en el campo y esos cuarenta y cinco minutos de fútbol sirvieron para darse cuenta de que Argentina no tiene dos zagueros centrales como Thiago y Miranda y menos aun un lateral como Alves (y creo que Rojo es menos que Filipe Luis). Pero tampoco tiene un volante de ida y vuelta como Willian que, en buena compañía como le ocurre en el Chelsea, es capaz de una prestación mucho más interesante que la de sus alternativas nacionales. Ni Coutinho ni Robinho tuvieron una gran actuación, pero mostraron una seguridad para tocar, para desmarcarse y para entender el partido que se extraña en las Pampas. Por último el medio campo brasileño tomado en su conjunto, incluso con Elias (que es más interesante de lo que me pareció en los otros partidos), Fernandinho y Willian no tiene menos capacidad de recuperación y de generación de juego que el trío Mascherano-Biglia-Pastore. Creo que tiene más.

En esos cuarenta y cinco minutos Brasil dominó, tuvo algunas situaciones de gol y no le permitió ninguna a Venezuela tuviera. Aumentó al principio del segundo tiempo con un gran desborde de William que tiró un centro con el pie cambiado y Firmino (que pareció esta vez un delantero más efectivo) la conectó en el área chica. WIllian es uno de los pocos jugadores que pueden desbordar por las dos puntas, usar las dos piernas y los dos perfiles. Si tuviera puntería para el arco sería un monstruo.

En el segundo tiempo entraron en Venezuela Josef Martínez (me juego que ese Josef es por Stalin), un delantero, y el Maestrico González, que le dieron un poco más de juego al equipo. Sin embargo, Brasil seguía controlando el partido sin problemas. Hasta que a los 65, Dunga hizo la gran Dunga para cerrar el partido. Era en ese momento tan característico de las segundas partes en que los jugadores empiezan a quedarse sin aire y al técnico a no se le ocurrió nada mejor que sacar a Coutinho y a Firmino para poner a David Luiz como volante, y al torpe e inoperante Tardelli. Allí Venezuela revirtió el dominio, Brasil no creó ninguna situación más y cuando poco después entró Marquinhos por Robinho, se completó el trío de cambios suicidas. Marquinhos pasó a jugar de lateral y Dani Alves (hasta acá el jugador del torneo) de volante donde rinde menos. Pero lo que Dunga quiso hacer en verdad fue reforzar más la defensa.

No lo logró y, en particular, ese flanco fue un colador. Venezuela empezó a atacar seriamente, Brasil a pegarle para arriba y se produjo el descuento en un tiro libre pateado por el maestro Arango que hizo carambola con el arquero y el palo y Miku cabeceó tirándose el suelo. Después Venezuela pudo empatar en un gran centro de Martínez que nadie conectó y llegó el final con los brasileños con cara de desconcierto y los venezolanos con la idea de que la clasificación estuvo cerca cuando parecía totalmente inalcanzable.

Anuncios

2 comentarios to “Copa América 2015 (18)”

  1. Yupi Says:

    El cambio que hizo Dunga de David Luiz por un mediocampista es para retirarle el pasaporte. ¡Y encima le salió mal! Venezuela se va dejando la sensación de progreso. Habrá que ver si encuentran un sustituto para Arango, aunque podría seguir pateando tiros libres hasta los 80 años.

    Se viene Colombia. Una postdata visto las cosas que leo fuera de LLP. Aguero, Higuaín, Di María, Tévez y Pastore son muy buenos jugadores, pero no son grandes, ni mucho menos genios, y son buenos individualmente, no hacen un equipo por la simple ocurrencia de ponerlos en la cancha. Digo esta obviedad porque parecería que tuviéramos la delantera de Brasil 70. No, no la tenemos. De la defensa mejor no hablar. Va a ser un lindo partido (espero).

  2. Yupi Says:

    Bien Martino. No estoy de acuerdo en todo pero tiene que probar. Ojalá no sea una nube de humo.
    http://canchallena.lanacion.com.ar/1804356-el-tata-martino-juega-al-misterio-mascherano-de-central-y-tevez-higuain-pereyra-y-lamela-con-los-titulares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: