Copa América 2015 (16)

Argentina (1) – Jamaica (0)

por Quintín

Acaso el mayor signo de alarma que para mí dejó este partido ocurrió apenas terminado. La televisión le hizo una entrevista a Di María y este dijo: “Sabíamos que iba a ser difícil. Ello le complicaron el partido a Uruguay y a Paraguay y también nos pasó a nosotros”. El fútbol puede llevar a que se termine pidiendo la hora contra Jamaica. Son cosas que ocurren. Y es cierto que las declaraciones de los futbolistas en esas circunstancias suelen ser la repetición de algún eslogan. Pero no se puede elegir cualquier eslogan como si el partido se hubiera jugado en el Polo Norte sin espectadores y al volver de la expedición se informara al público de lo ocurrido.

No, Jamaica no era ninguna oposición seria. Salió a pararse delante de la pelota, a amontonar jugadores en su área sin siquiera presionar y sin soñar con un contraataque. Si la Argentina no definió el partido antes de la pitada final fue por sus propios errores y no por ningún mérito de Jamaica. Argentina se equivocó tanto que Jamaica, que había entrado a no hacer papelones, se animó a jugar y terminó atacando sin pausa en los últimos diez minutos. Es cierto que Argentina tuvo situaciones claras además del gol: dos tiros en los palos, atajadas, tiros afuera desde buena posición; fueron unas cinco o seis. Pero cuando promediaba el segundo tiempo, dejó de producir en ataque, se dejó ganar el medio campo y se limitó a esperar que se cumplieran los noventa minutos primero y a sacarla como podía al final. Este bajón que ya se insinuaba se hizo evidente con la salida de Pastore, que no tuvo un gran partido, pero otra vez le dio orden en el medio y una dosificación correcta entre la pausa y la aceleración. Pero hay que decir que el si el equipo titular jugó a algo, los suplentes no encontraron el partido. No tanto Tévez, que participó poco aunque encaró siempre que pudo. Pero Pereyra no supo de qué jugaba ni qué tenía que hacer con la pelota: se equivocó siempre y fue un notable aporte al desconcierto del equipo.

El primer tiempo no se jugó mal. Se hizo circular la pelota, se buscaron los espacios y se eligieron las jugadas con cuidado. Es cierto que todo transcurrió a un ritmo muy lento, pero la posición del rival habilitaba esa paciencia (que en algún momento se empezó a transformar en displicencia) y se empezaron a errar muchos pases, aunque ese rubro nunca funcionó del todo bien, ni siquiera cuando el dominio argentino era absoluto. Tomo como ejemplo a Di María. Podría haber sido la figura de la cancha si Argentina hacía un gol más (creo que, al final, lo fue Garay). Di María le dio un gran pase a Higuaín que fue el travesaño, pegó otro tiro él, tuvo un par de jugadas brillantes (no la del gol, porque el pase que terminó encontrando Higuaín iba para Messi). Pero Di María falla un número innecesario de pases, se apura más de la cuenta y aunque puede definir el partido regala en exceso la pelota.

¿Qué paso hoy? Cada uno tendrá su explicación, pero esta es la mía. Una vez más, la Argentina fue un equipo híbrido en su relación con Messi y no resuelve si quiere que Messi resuelva todo u olvidarse de él. Messi tuvo hoy buena parte de la culpa: no solo falló mucho en la asistencia y en la circulación sino que lo vi, más que cansado, aburrido o hastiado, como si hubiera venido a ganar la Copa pero sabiendo que iba a disfrutarla muy poco. El Messi de hoy fue como un trabajador calificado que está al límite de sus fuerzas y le cuesta concentrarse. Pero para esa situación particular de Messi hace falta un funcionamiento que le permita relajarse y que creí ver en el partido anterior a partir de la presencia de Pastore. Hoy Pastore salió cuando íbamos a ver si esa hipótesis tenía algo de cierto.

Pero el problema está ahí. Y es el que lleva también a que Di María declare disparates. A pesar que juegan siempre los mismos, Argentina sigue sin saber cómo reaccionar cuando algo se descompone en la cancha; es como si los jugadores no se conocieran. No se trata de pedirle al técnico que haga cambios —ya se vio lo poco que sirvieron esta noche — sino de que la reorganización tiene que surgir de adentro, de la comunicación verbal y futbolística. Es cierto que eso no abunda en el fútbol de hoy, pero un mínimo de conducción interna es necesario. Y el gran defecto del equipo argentino es que su solidaridad se manifiesta fuera del campo más que adentro: son un buen grupo, buena gente, individualidades fuertes que no tienen miedo de jugar ni de exponerse. Pero nadie parece saber cómo pegar un par de gritos ahí adentro y volver a parar el equipo. Argentina juega un fútbol silencioso.

Anuncios

5 comentarios to “Copa América 2015 (16)”

  1. VTC Says:

    No puedo entender el cambio Pastore-Pereira, que después intenta corregir al final haciendolo entrar a Lamela. Como bien dice el comentario, Pereira no encontró el lugar en la cancha porque el partido pedía alguien que hiciera lo que debía hacer Pastore, pero bien (hoy lo hizo de forma mediocre). Pereira tiene otras características y eso se vio al tercer pase de 5 metros que falló. Nuevamente, muy desacertados los cambios, realmente no se entiende la lectura del partido que hay detrás de ellos.

  2. lalectoraprovisoria Says:

    Sí, es muy preocupante la idea que tiene esta gente de los cambios.

    Q

  3. Yupi Says:

    Buen análisis, muy bueno. El grito tiene que darlo Martino. Pero no lo da, porque no está en su naturaleza. Messi antes de ponerse a gritar prefiere el suicidio; luego, tampoco lo da. Los demás sienten que están muy por debajo de Messi como para ponerse a gritar, por lo que tampoco lo dan. Resultado: toque horizontal a paso lento, un equipo tan cortés que se vuelve inofensivo.

    Si hiciera falta una imagen para ilustrar la nota diría que parece una selección del interior necesitada de un porteño. El porteño, cansador como me resulta, tiene un cualidad indiscutible, y es que habla tanto que a veces también habla cuando es necesario.

  4. jose Says:

    Me parece que tambien los cambios son tarde, porque Tevez puede dar mas con medio partido que con 20 minutos y lo mismo para Lamela. Si somos predecibles en cuanto al bajón del segundo tiempo y la cosa no mejora sacando a Pastore ¿por que no se algo hace distinto? ¿no son miedosos los técnicos en general? y los aegentinos en particular?

  5. Manuel Says:

    Buen relato Q. Siempre leo tus comentarios.
    Martino tiene miedo y no quiere decirlo, siempre lo tuvo, en el Barça quedó demostrado.
    Es el doble discurso, decir una cosa y pensar otra. Los jugadores lo sienten y por eso el desconcierto.
    Martino tiene una concepción de juego defensiva, es decir, primero cuidar el arco propio. El problema es que tiene demasiados jugadores que lo obligan a ir al frente. Por eso la palabra híbrido va bien, y quien la genera es el técnico. Luego eso se ve en la cancha. Las dudas del técnico se traducen en las dudas de los jugadores cuando los caminos se entorpecen.
    Es muy parecido a Sabella, quien al final al menos terminó por sincerarse. Y ese reconocimiento transformó a Argentina en un equipo sólido defensivamente. No es ni más no menos que la idea del técnico claramente bajada a los jugadores. Sin doble discurso.

    Si realmente a Martino le gustara el control de balón con presión alta y mucho toque, el juego que beneficia a Messi porque se juega “a lo Barcelona”, ya hubiese sacado a DiMaria, jugador que hace todo muy bien, especialmente cuando se juega de contraataque, pero carece rotundamente de lo que se llama “pausa”. Es un jugador que él solo te puede ganar un partido, pero eso de jugar no yendo siempre para adelante no lo sabe hacer.

    El miedo o doble discurso de Martino se nota por ejemplo en los cambios: siempre saca a pastore, jugador que acaso mejor representa el juego de control de balón.

    También sacando a Banega y poniendo a Biglia.

    Es lo que pienso, tal vez tenemos suerte como en el mundial y con rivales accesibles terminamos en la final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: