Usos del premio Nobel

Publicado en Perfil el 17/5/15

por Quintín

Al pasar por el un stand de la Universidad Nacional de San Martín en la feria del libro, me enteré de que había una nueva colección llamada “Letras” cuyos dos volúmenes hasta el momento corresponden a escritores australianos y están auspiciados desde la contratapa por el premio Nobel J. M. Coetzee. Compré uno de ellos, Rostro original de Nicholas Jose, y después averigüé que eran parte de una operación más ambiciosa: Coetzee dirige desde hace poco la cátedra Literaturas del Sur de la UNSAM, que debutó en abril con un seminario a cargo de Jose y Gail Jones, la otra autora publicada por la universidad.

Chinchón

Coetzee estuvo en Buenos Aires en 2011 para cerrar el Filba, luego volvió en 2013 para la Feria y finalmente se comprometió con este proyecto de la UNSAM, que aparentemente lo obliga a venir dos veces por año. No sé si tiene razones personales para viajar tan seguido o para difundir a esos compatriotas, pero lo une cierta afinidad ideológica con la UNSAM. Expresiones de Coetzee como “La concepción dominante proviene de la economía política contemporánea y su discurso de globalización. Esta concepción posiciona al Sur, el territorio de la opresión y la explotación, en contra del Norte, el territorio del capital global” deben sonar muy bien a los oídos de un centro de estudios tan afín al kirchnerismo y a la exhibición de nombres prestigiosos en sus vitrinas. De modo que, aunque el proyecto de Coetzee de comunicar las literaturas australiana, latinoamericana y sudafricana como parte de una concepción del sur que incluye a China (“pero no a Japón”) suene caprichoso y hasta un poco pueril, la captura de un nombre tan famoso habilita la decisión de la UNSAM de publicar por primera vez ficciones en un catálogo orientado al ensayo académico.

La conexión entre Coetzee y la UNSAM tiene que ver con la idea de “tender puentes”: apostar al diálogo con interlocutores distantes geográfica o políticamente incluyendo a los autoritarios y hasta a las dictaduras. Entre muchos ejemplos, la idea de los puentes se ve en un artículo de Hinde Pomeraniec en la revista Anfibia (de la UNSAM) en la que la autora disimula poco el tono apologético de su retrato de Vladimir Putin aunque mencione sus rasgos antidemocráticos. Coetzee sienta las bases teóricas de esta actitud en un artículo llamado “Censura y polémica: Solzhenitsin” incluido en Contra la censura. Allí le reprocha al escritor ruso la negativa a dialogar con sus censores y sostiene que su intransigencia y su afán de irrestricta denuncia del sistema soviético es equiparable al estalinismo de sus enemigos, como si funcionarios y ciudadanos, es decir el poder y sus víctimas, estuvieran en el mismo plano. (Es notable cómo el falaz razonamiento de Coetzee se aplica a diario entre nosotros).

Vuelvo a Rostro original, que Coetzee describe como “un thriller elegante, rápido e inteligente que permite echar un vistazo a la vida urbana, subterránea y multiétnica de la Australia actual” y a la sorpresa que me deparó leerlo, ya que no es nada de eso: la novela de Nicholas Jose es de una mediocridad estentórea. No solo es chata e insulsa, sino que se va transformando en una glosa del budismo rinzai hasta alcanzar un nivel de cursilería que Coetzee contribuye a contrabandear por razones que se me escapan.

Foto: Flavia de la Fuente

7 comentarios to “Usos del premio Nobel”

  1. Diego Nadal Says:

    Se viene el entente del hemisferio sur. Adrian Martin estaba haciendo algo similar con Chile hasta no hace mucho tiempo. Capaz que sigue. No lo sé.

  2. Guiasterion Says:

    Estimado Q:

    Gracias por el dato. Ya lo borro de la lista de pendientes. Estuve a un tris de comprarlo en la Feria del Libro. Pero lo pensé mejor, caminé unos metros hasta el stand de la Biblioteca Nacional y por menos plata me llevé Lugones de Castellani e Historia de Roca de Lugones. No me han decepcionado.
    Mis respetos
    G.B.

  3. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Interesante el artículo de Hinde Pomeraniec:
    http://www.revistaanfibia.com/ensayo/el-gran-domador/
    Sin embargo en el párrafo que transcribo más abajo, la pifia bastante, o bien la traiciona su corazoncito:
    “Algo muy interesante de observar es el desarrollo de las relaciones de Putin con diferentes gobernantes latinoamericanos de la línea llamada progresista, una mezcla extraña de simpatías personales, confusión ideológica y estrategia política de riesgo que podría simplificarse con la frase “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Como si para poder estar en sintonía con él, los líderes regionales debieran poner entre paréntesis sus leyes sociales reaccionarias, su capitalismo de amigos, su concepción autoritaria del poder y su manejo discrecional de los medios para únicamente resaltar el pasado comunista y la fortaleza de su enfrentamiento con Estados Unidos y las potencias occidentales. En el camino de tamaña amistad –porque no solo hubo y hay relaciones comerciales entre nuestros países y Rusia sino declamada admiración- solo resta mirar para otro lado, por ejemplo, ante lo que fue el fraterno cariño de Putin por el ex premier italiano Silvio Berlusconi o ante las actuales denuncias de financiamiento del Frente Nacional de Francia, el partido de ultraderecha de la familia Le Pen.”
    Los gobiernos latinoamericanos “progresistas” no deben poner nada “entre paréntesis”, puesto que sus prácticas no se diferencian de las de Puntin, y pueden muy bien ser sus maestros.
    Un acierto de Pomeraniec la cita del libro de Pavel y Anatoli Sudoplatov, Operaciones especiales. Plaza & Janes. Barcelona. 1994, bastante olvidado en estos tiempos de de reivindicación de Stalin.

  4. Yupi Says:

    La argentina Pomenariec se tomó unos mates en el rancho de la argentina Kirchner. ¿No ven que el nacionalismo es imposible justamente porque no puede ser popular? Es casi lo único que no puede ser.

    Una vez le preguntraron a Aira qué haría si ganara el premio Nobel y contestó: “Comprarme un traje negro, de enterrador”. Creo que se refería al síndrome que ataca a sus ganadores. Automáticamente dejan de hablar de literatura, como si fuera algo vergonzoso. Desde luego tienen razones para sentirse incómodos porque la literatura es una actividad hedónica de origen antiproductivo, no sirve para nada, pero lejos de aceptar o defender su naturaleza se ven obligados a disimularla adjuntándole materia política o social, con lo que terminan por anularla del todo.

  5. Yupi Says:

    Me desperté con la sospecha de que el fallo del Booker Prize es un fallo kirchnerista de mierda. Leo que el húngaro recibió la bendición de Susan Sontag y Allen Ginsberg (¡unos genios!). A Aira lo elogian Garamona, las Astutti, Yupi y el cartero de Flores que le lleva la Artforum. Así es imposible.

  6. Jean Tard Says:

    Aira en NEW REPUBLIC. Awesome essay on Aira & the avant-garde novel!

    http://www.newrepublic.com/article/121603/avant-garde-literature-starting-resemble-conceptual-art

  7. lalectoraprovisoria Says:

    ¿Y dónde está Aira?

    Q

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: