Diario intermitente (2)

por Quintín

14 de mayo

El martes, cuando todo el mundo hablaba de Fayt, la Corte Suprema emitió dos sentencias con la firma de los jueces restantes. En una se ratifica la condena a prisión perpetua del Tigre Acosta, de Alfredo Astiz y de otros seis represores. En la otra se declara prescripta una causa contra oficiales del ejército acusados de torturar a sus soldados durante la Guerra de Malvinas.

perro2.P1060888

Aunque no conozco los detalles de cada fallo supongo que, en el segundo caso, la prescripción obedece a que la Corte considera que la tortura a los soldados no constituye un delito de lesa humanidad porque de serlo, sería imprescriptible. Es evidente, por otro lado, que los causas contra Acosta y Astiz son de las típicas que no prescriben. Supongo también que los fundamentos de la sentencia se ajustan a la legislación vigente. La tortura a los soldados no fue parte de un genocidio, es decir, no fue practicada en el contexto de un plan de exterminio contra un sector de la población en nombre del Estado mientras que los crímenes de los marinos (y los cometidos por otras dictaduras, como los asesinatos de Trelew) fueron parte de un programa político que incluía la tortura y el homicidio entre otros delitos.

En estos años, la legislación argentina se modificó de tal modo que los delitos cometidos por los funcionarios del Estado contra sus enemigos políticos eran imprescriptibles aun cuando sus causas hubieran sido juzgadas según la legislación anterior que los amnistiaba o indultada (aunque Fayt y Carmen Argibay votaron en minoría en la decisiva causa Riveros), mientras que los cometidos por esos enemigos (básicamente los actos terroristas de las organizaciones guerrilleras) sí prescribían. Y así están las cosas.
Me pregunto en primer lugar qué hubiera ocurrido si la tortura a los soldados en Malvinas hubiera sido motivada por la sospecha de que pertenecían al ERP o a Montoneros y los oficiales, recibiendo órdenes superiores, hubieran tratado de obtener información por esa via. Supongo que, en ese caso, la causa no habría prescripto.

Supongo, por último, que al lector no se le escapa que esta situación es un poco absurda: torturar soldados por un motivo es un delito de lesa humanidad, torturarlos por otro no lo es. Por otra parte, no está del todo claro el alcance de los delitos de lesa humanidad. Basta considerar el juicio contra Martínez de Hoz, que murió sin sentencia y bajo prisión domiciliaria, acusado del encarcelamiento de un empresario luego liberado sin que mediara violencia física. En qué sentido ese supuesto crimen era parte de un plan genocida es algo difícil de determinar. Pero lo que queda claro es que, habida cuenta de los fallos, encarcelar a una persona y liberarla al poco tiempo resulta para la justicia un delito más perdurable en el tiempo (y estoy tentado de decir “y por lo tanto más grave”) que torturar a otra.
Vemos como el mismo delito puede ser imprescriptible en un caso y no en otro por circunstancias exteriores a él, lo que ya es bastante anómalo. Y vemos también que delitos menores son menos prescriptibles que otros mayores. Choca que jurisprudencia de la lesa humanidad que se aplique a algunos crímenes y no a otros igualmente aberrantes o más (como la tortura seguida o no de muerte). En mi opinión, y la vengo sosteniendo hace mucho, si uno tiene una concepción del derecho que no sea el de la venganza a cualquier precio, la imprescriptibilidad de cualquier delito es un error jurídico que produce todo tipo de desigualdades ante la ley. Como las que acabamos de analizar. Pero la imprescriptibilidad resulta más injusta cuando es el resultado del triunfo de una fracción política, decidida a asegurarse su impunidad al mismo tiempo que el castigo eterno para sus enemigos, sean quienes fueran.

Bueno, esto no salió con el tono que pensé que sería el de este diario, pero es lo que salió. ¿Es un diario algo que uno escribe para sí mismo o para los demás?

Foto: Flavia de la Fuente

Anuncios

11 comentarios to “Diario intermitente (2)”

  1. Negro Says:

    Para sí mismo. Y si lo leen los demás, que les aproveche.

  2. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    No hay dudas de que el tema de los delitos imprescriptibles se las trae, en algún caso parecerá justo, en otros, no tanto o para nada.
    Pero como advierten algunos autores se ha ido creando en los últimos tiempos un derecho penal en el cual el fin llegaría a justificar los medios: los hechos gravísimos no pueden quedar impunes, debiendo ser penados de cualquier manera y a toda costa, llegándose a un poder penal ilimitado por vía de su imprescriptibilidad, lo que resulta contrario a la naturaleza humana y a toda idea de poder cercado por fronteras normativas. Se trata de un sistema creado no para investigar y juzgar, sino para condenar. Como sostiene Daniel R. Pastor: “El engaño vestido de aporía, consiste en presentar al poder penal, ese viejo y conocido violador de los derechos humanos, como remedio para las violaciones de los derechos humanos. Esto constituye una involución en la historia de la cultura penalista, puesto que es una ideología orientada marcadamente hacia la noción de punición infinita, porque está convencido del carácter sagrado y glorioso de su cometido, tiene los mismos puntos de partida axiológicos y teleológicos que la inquisición histórica y corre, por ello, el riesgo de ser un puro power without law.”
    En el caso concreto de las torturas en las Malvinas, hay que señalar que la Corte Suprema no entró en el fondo del asunto -si los delitos estaban prescriptos o no- por entender que en la causa aún no había sentencia definitiva, lo que era cierto (*), puesto que si bien Cámara de Casación entendió que los delitos estaban prescriptos, ordenó devolver el expediente a la instancia inferior para que se dictara un nuevo fallo, y ese fallo, aunque debe seguir el criterio de Casación, puede ser apelado, tanto ante Casación, como luego ante la Corte, y ahí sí estaríamos ante una sentencia definitiva que habilitaría la intervención de este tribunal.
    (*) Algunos “juristas” entendieron que aún así la Corte debería haber fallado sobre el fondo debido a la gravedad de la causa, lo que en mí entender es un despropósito, puesto que pareciera que algunas causas justificarían que se violaren las normas procesales, lo que llevaría a convertir en arbitrario el actuar de los jueces.

  3. ericz Says:

    En Argentina depende de quién tiene la sartén por el mango -como dijo Carroll. Si está en duda hasta el lenguaje que soporta la razón y la lógica ¿cómo pretende usted que se mantengan reglas jurídicas?

  4. NP Says:

    “La imprescriptibilidad resulta más injusta cuando es el resultado del triunfo de una fracción política, decidida a asegurarse su impunidad”: es precisamente lo contrario, la imprescriptibilidad tiene por sentido asegurar que cualquier fraccciòn que haya hecho uso del estado para cometer un genocidio y quiera a partir de ese poder extendido en el tiempo asegurarse la impunidad no lo va a lograr.

    Vayan a explicarle a los que siguen juzgando los crìmenes del nazismo que no es así, que es buscar “castigo eterno para sus enemigos”. Un argumento digno de Le Pen (por no citar a nuestra Pando&amigos…). Gente grande.

  5. lalectoraprovisoria Says:

    NP siempre atento a denunciar el fascismo ajeno y absolutamente imposibilitado de ver el propio, que se manifiesta en esa justificación de la imprescriptibilidad basada en la venganza anticipada. Nada de lo que se diga aquí sobre derecho (lo de Reviriego, por ejemplo) afecta sus ideas que son las ideas del victorioso. Trabajaron duramente por la imprescriptibilidad en nombre de la democracia y los derechos humanos y lograron que estos fueran usados contra la democracia y los derechos humanos. No es solo imprescriptibilidad, es maltrato en las cárceles, desatención médica, excusas para la no excarcelación por edad avanzada, juicios abiertos interminablemente, producción infinita de juicios, etc. Es un combo del que la anulación de la amnistía y la imprescriptibilidad son los pilares que permiten todo el resto. Por supuesto, NP siempre se queda con la última palabra en cualquier foro. Se la dejo y esto es lo último que responderé a su intervenciones.

    Q

  6. NP Says:

    “fascismo ajeno”? Yo no uso con tanta facilidad esa palabra. Pero lo de “venganza anticipada” (?) ciertamente es una idea que ronda en esa gente a la que nadie se quiere parecer, pero…

    Ciertamente, mientras otra mucha gente ni se molestaba en opinar, algunos “trabajaron duramente por la imprescriptibilidad en nombre de la democracia y los derechos humanos”. El jueguito retórico posterior no es más que eso, porque nadie (ni siquiera los facistas…) pueden defender el “maltrato en las cárceles, desatención médica”, etc.

    Lo que si queda claro es que lo de “juicios abiertos interminablemente, producción infinita de juicios, etc.” fue la excusa de las leyes de obediencia debida y punto final, y sigue funcionando para los que quieren volver atrás. Ahora la palabra es “amnistía”, y no te privás de usarla…

    Yo siempre dije lo mismo. Pero no opino livianamente de ley, como neófitos y abogados: hay temas que no se pueden agotar en un posteo, y mucho menos un unos comments. Salvo que uno pretenda convertirlos en barricada, en todo sentido. Y ahí algo hay que decir….

    Pero la última palabra la dará el futuro. ¿Quién se la puede arrogar? Tampoco es muy productivo lo de “no responderé a su intervenciones” porque da la impresiòn de que no se tiene qué contestar. Sea como sea, lo único que se logra es quedar hablando solo… o con los (¿pocos?) amigos que piensan como uno. Todo lo contrario a una discusión política (y repúblicana), como la que se exige popr todos los medios. Una pena.

  7. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    “…juzgando los crímenes del nazismo”
    Ja.
    La imprescriptibilidad penal fue -y es manejada- según las necesidades del poder (*), conviene informarse un poco:
    Wolfam Wette. La Wehrmacht. Crítica. Barcelona. 2007.
    (*) Milani es la prueba viviente en estas tierras.

  8. NP Says:

    Gracias por la bibliografia. Te puedo citar otra biblioteca, pero no creo que tu problema sea la desinformación sino el cinismo.

    Y lo de Milani no se a que viene, no veo nadie por acà defendiéndolo.

    Bueno, tampoco veo mucha discusión de nada. Para el caso pueden decir que la tierra es plana.

  9. Eduardo Reviriego (Daio) Says:

    Doble Ja.

  10. janfiloso Says:

    Uh, me he puteado tanto con Prividera en el pasado que lo extrañaba. Pero ahora estoy viejo, domado por el tiempo y no tengo ganas de debatir.

  11. Johny Malone Says:

    La metástasis abogadil siempre encuentra algún órgano nuevo para expandirse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: