La segunda ciudadanía

Publicada en Perfil el 12/4/15

por Quintín

Con mi flamante pasaporte español en el bolsillo aterricé en Madrid. Al llegar, descubrí una librería que queda en la calle Duque de Alba y se llama Traficantes de Sueños, que también es una editorial comprometida políticamente con cierto anarquismo autogestionario que no tiene equivalente en la Argentina. En el moderno local reinaba un clima de ebullición. Entre otras cosas, se celebraban primarias para las inminentes elecciones municipales. Esas primarias no son obligatorias (ni para los partidos ni para los votantes) pero permiten elegir candidatos por fuera del dedo de los grandes aparatos partidarios (y se prestan al leninismo de Podemos y sus Círculos).

aguamadrileña

Los Traficantes de Sueños son más simpáticos y más amigos de la libertad que los kirchneristas de Podemos, aunque te hablan bien de Correa y creen que la transición española no fue más que un engaño. El último libro de Traficantes, cuyas cajas se desembalaban cuando pasé por la librería, se llama Por qué fracasó la democracia en España.

Con el transcurso de los días, Madrid me deja impresiones contradictorias. Se ve la crisis, se ven los efectos del desempleo, se ve gente que creyó ser de clase media pero hoy trabaja demasiadas horas y gana demasiado poco. Podemos, con su líder marketinero, su jerga orwelliana (“la casta”, “la troika”, “los de siempre”, “la gente”), sus promesas irresponsables y su sectarismo de facultad de Ciencias Políticas al estilo Florencia Saintout, es una alternativa deprimente. Así y todo, es hoy el tercer partido de España, como lo confirma la reciente elección autonómica en Andalucía. Allí la sorpresa fue el cuarto partido, Ciudadanos, que se define como el exacto centro ideológico del espectro, pero comparte con Podemos el rechazo por el burocrático y corrupto bipartidismo del PP y el PSOE. La plataforma de Ciudadanos propone cambios importantes como una lucha frontal contra la corrupción y el fin del capitalismo de amigos, pero no quiere romper la Constitución ni salir de la Unión Europea ni repudiar la Transición.

Si uno pregunta por Ciudadanos, recibe como respuesta variantes de la frase: “son la derecha”. Como dice Anna Grau en un libro que se llama #Podemos. Deconstruyendo a Pablo Iglesias, que el encargado de la librería me vendió amablemente (con la aclaración, desde luego de que era un libro de la derecha): “En este país hay mucha gente que no está emocionalmente preparada para no ser de izquierdas. Que experimenta una intensa necesidad de sentirse progre porque no concibe otro lado bueno de la vida ni de la Historia.” Ciudadanos tiene una caracterización ingeniosa de Podemos y de sus equivalentes populistas: lo llama un “partido vengativo”. Es decir, una fuerza política a la que siempre le sobra una reivindicación (contra el capitalismo, contra la Guerra Civil, contra la Transición, contra la Democracia) que le permite sobreactuar la indignación y fulminar ideológicamente a los adversarios con excusas como que todavía hay calles en España que llevan nombres de funcionarios del franquismo. Ese espíritu vengador heredero del estalinismo, implacable con el matiz ideológico en el ojo ajeno pero indiferente a los abusos de las dictaduras amigas, complica una discusión sensata sobre un partido como Ciudadanos al que tal vez debería afiliarme.

Foto: Flavia de la Fuente

4 comentarios to “La segunda ciudadanía”

  1. Yupi Says:

    The dream is over. Me cuesta imaginar un lugar más feliz que la España de los años 80 y 90, demasiado feliz para ser real, y resultó irreal. La estudiantina de Podemos sale de esa nostalgia. Pero es un contexto distinto al argentino. Sin el peronismo, Néstor y Cristina no habrían llegado ni a la presidencia del Centro Lucense de Santa Cruz. Podemos no tiene una tradición detrás, hecho que lo vuelve ideal para terciar entre los dos partidos tradicionales. Ciudadanos es parecido pero diferente. No sé, todo bastante confuso y plano. Haría falta un Quintín que mandara a tomar por saco a los políticos. Tu candidata en Madrid es Manuela Carmena.

  2. Hugo Abbati. Says:

    También tengo pasaporte español, pero, a pesar de ello, hacía ya tiempo que no votaba, puesto que las alternativas eran poco fiables. Esta vez sí decidí hacerlo, y voté por Ciudadanos. Lo de Podemos es impresentable, y a pesar de su impulso inicial, con su discurso de buenos y malos y una reivindicación casi adolescente de la justicia social, en Andalucía le fue peor de lo que esperaban, y parece que la cosa se desinfla un poco. Lo más cercano a Podemos es Izquierda Unida, a la que Podemos fagocitó sin mucho trabajo, después de las extensas y profundas colaboraciones de I.U. con el PSOE, partido integralmente corrupto que ha servido de ejemplo a la corrupción del Partido Popular. Más allá de esto, es interesante el eje bolvariano/argentino/podemita, con algún espantajo iraní de fondo. La financiación de Podemos tiene, además de fuentes venezolanas, alguna mano iraní. En particular a través de una cadena de TV que les pertenece.
    He aquí su líder dando pruebas de su leninismo integral, que no encaja demasiado bien con su radicalidad moral contra la Casta (los partidos tradicionales). Esto, desde siempre, se llama oportunismo.

    En cuanto a su amor venezolano (un señor ya ido), he aquí una declaración llena de esperanza (revolucionaria) de cuando el hombre vivía.

    Para muestra bastan dos vídeos.

    Demás está decir que, desde que las alternativas de tocar poder político de verdad han aparecido para Podemos, el modelo ahora es… Dinamarca, Suecia, Finlandia…

    Algo, sin embargo, alentador: la reacción de la ciudadanía española frente a la corrupción, que es a la corrupción argentina lo que Heidi y su cabrita a Aníbal y Cris. Esa reacción incluye a Podemos, a Ciudadanos y a un cabreo monumental. Creo que aquí no matarían a un fiscal tan impunemente. Mal que bien, hay una cierta justicia, algunos señores presos (también del partido del gobierno) y una infanta en juicio. Peor es nada.

    Esto no es más que un comentario más o menos rápido. la cuestión es, por supuesto, mucho más compleja, pero hay tantas cuestiones mucho más complejas…

  3. Yupi Says:

    Es imposible leer La Nación. No que siempre haya sido dirigida por lumbreras, pero la desidia de los que están ahora me asombra un poco. Hace unos días anunciaron que Sofovich filmaba “Las muñecas hacen ¡Pum!”, pero cuando volvía a su casa era Schopenhauer. Ahora le toca a Eduardo Galeano. No hace falta hablar de literatura o economía. Pongamos un tema popular. Por ejemplo, fútbol. Bien. Quintín es mejor que Galeano; Santi es mejor que Galeano; Alejo Bostero es mejor que Galeano y el más sonambúlico de los parroquianos de La Redó es mejor que Galeano.

    Creo que un chico de colegio primario entendería esto perfectamente. O quizás sea al revés. Quizás con el ditirambo de Galeano hacen realidad la tesis más publicitada de su libro más famoso: mantener a la población nativa en una especie de segunda infancia.

  4. Javier Says:

    Según el Population Reference Bureau, la tasa de fertilidad de España para 2014, fue de 1,3 hijos por mujer. Eso es extinción, lisa y llana. Sin posibilidad alguna de recuperación. Y eso está agravado, si cabe, por la emigración de jóvenes a raíz de la crisis. España se enfrenta -primero- a un envejecimiento brutal de su población. Luego, a la enorme dificultad de una población activa cada vez más reducida para mantener a la creciente población pasiva. Y, finalmente, España se enfrentará a la extinción biológica. Y no hay nada que pueda hacer al respecto. En este contexto, que gobierne Podemos, Ciudadanos, o el Partido Comunista, es mayormente irrelevante. Ahora, aquel que piense que va a gobernar, debería hacer pronto un postgrado en gestión de geriátricos.
    Alguien podrá acotar: lo mismo le pasa a Japón. Si, si sirve de consuelo, lo mismo le pasa a Japón.
    (A la CIA la tasa de fertilidad de España para 2014 le da 1,48. El resultado final es el mismo. Cambia la fecha del impacto, nada más).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: