Una pregunta insidiosa

Publicada en Perfil el 8/2/15

por Quintín

No leí Historia de Roque Rey de Ricardo Romero, aunque espero hacerlo pronto porque disfruté de su trilogía previa que muestra a un escritor imaginativo, fluido, al que se le nota el deseo de narrar y la confianza en la literatura. Pero mi intención no es hablar bien de Romero sino mal. O al menos hacerle una pregunta incómoda porque me entero de que está por dar un taller titulado “Las fronteras del género: literatura policial y más allá” que parte de cinco textos: ¿Acaso no matan a los caballos?, de Horace McCoy, La investigación de Stanislaw Lem, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick, Nick Carter se divierte mientras el lector es asesinado y yo agonizo de Mario Levrero y 2666 de Roberto Bolaño (“La parte de los crímenes”).

Esmeralda1

Ninguno de esos relatos me parece lo mejor de su autor. Detesto la celebrada sordidez del libro de McCoy, me aburre el rebuscado juego metafísico de Lem, me irrita ese divertimento menor de Levrero, creo que el cuento de Dick es recordado solo por Blade Runner y que Bolaño se excedió en truculencia y efectismo antes de morir. Pero más me preocupa que el taller se proponga “revisar las estructuras y las fórmulas básicas del género policial, para ver cómo a partir de ellas se puede generar una literatura personal, potente y provocadora”. Romero da a entender que escribir una novela policial que no lleve “el género hacia territorios inesperados y muchas veces desconocidos” es perder el tiempo. Hago ahora la pregunta insidiosa: ¿no sería más interesante un taller que propusiera escribir novelas policiales y que tomara como ejemplo algunos casos de excelencia en el género en lugar de aventuras más o menos fallidas para dejarlo atrás? Es cierto que se enseña para aprender y que el camino de Romero como escritor puede ser con toda legitimidad el que les propone a los alumnos. Pero aun así creo que enunciar excepciones y desarmar estructuras es siempre menos interesante que apreciar el talento, la belleza y hasta el empeño, aunque el sesgo académico de la propuesta es tentador para pasar el verano: la semiología es un género más pasatista y perezoso que la novela negra.

Quería terminar recomendando unas novelas policiales que leí con gran placer esta semana. Un par son recientes y pertenecen a Malla Nunn, escritora sudafricana que recrea el clima opresivo y kafkiano del apartheid a través de Emmanuel Cooper, su golpeado detective de raza incierta. Hay en esos libros (que se llaman parecido: Un hermoso lugar para morir, Benditos sean los muertos, Que los muertos descansen en paz) una intensidad típica del claustrofóbico subgénero de los policías honestos en regímenes totalitarios como el Arkady Renko de Martin Cruz Smith o el Bernie Gunther de Philip Kerr. La otra novela es relativamente antigua pero no la conocía: El último buen beso de James Crumley (publicada en 1978, traducida en 2011) está inspirada en El largo adiós de Chandler, pero es una maravilla con vida propia. Si se las piensa un poco, se ve que Chandler y Crumley violan una de las reglas habituales del género sin provocar a nadie y sin dejar de pertenecer plenamente a él. Considerando además que desde Dostoievski a Pynchon hay miles de novelas que tienen mucho de policial, perdí completamente la pista de lo que se propone Romero.

Foto: Flavia de la Fuente

6 comentarios to “Una pregunta insidiosa”

  1. Johny Malone Says:

    Gran mención la de Crumley. Fue uno de los que renovó el noir yanqui en los 70, junto con Stone y Thornburg. Aquí una nota interesante al respecto: http://www.pulpcurry.com/2015/01/post-traumatic-noir-a-note-on-the-passing-of-robert-stone/

    “¿Sueñan los androides…” no es un cuento, se nota que no la leíste, jeje.

  2. Maria C.Reiriz Says:

    Quintin me encanta la frase referida a que la semiología es mas pasatista que la novela negra! Es todo un acierto, amigo. En cuanto al genero policial, creo que paga el alto precio de que todo el mundo se le atreva. Se escribe demasiado y mal. Pienso, también, que hay muchos estereotipos, provenientes de la critica acerca de cuando una novela es policial y cuando no.
    El nombre de Pynchon en la columna siempre me produce inquietud. No se si el error el mio, he hecho esfuerzos y lo he leido en ingles y me parece terriblemente inflado…. Un abrazo

  3. sar Says:

    “La semiología es un género más pasatista y perezoso que la novela negra”.
    Me sumo al comentario anterior: señoras y señores, a aplaudir de pie.

  4. Fernando H. Ugarte Says:

    La buena senda de Arkady Renko está siendo recorrida también hoy por el ex-agente MGB Leo Demidov, protagonista de una serie de buenas novelas de Tom Rob Smith. Una de las cuales sorprende por tratamiento e inminente adaptación en cine con gran elenco
    http://www.youtube.com/watch?v=Uia6y9SRsj4

  5. Yupi Says:

    Parece una lista preparada para enloquecer a los alumnos, lo que en principio no está mal. El policial es bueno para aprender algunas cosas, como la proporción, pero la poesía de Chandler se la llevó Chandler al otro mundo. Me quedé pensando en la tradición de buenos títulos policiales. La piedra lunar. El halcón maltés. El largo adiós. El tigre en la niebla. La bestia debe morir.

  6. q Says:

    El de Dick no es un cuento sino una novela. Y se parece realmente muy poco a Blade Runner. No creo que sea recordada por eso. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: