El libro del año

Publicada en Perfil el 16/11/14 bajo el título Conmoción progresista

por Quintín

Aunque todavía no llegó el momento de las encuestas, está claro que el libro del año es La puerta del viento de Alberto Laiseca, suculento regalo para el lector: si quieren alegrar a alguien, ya saben lo que tienen que comprarle para las fiestas. Laiseca (Rosario, 1941) es el autor de Los sorias (escrita en los setenta, publicada en 1998, reeditada en 2004), la novela más larga de la literatura argentina. En cambio, La puerta del viento tiene apenas ochenta páginas y se lee en menos de una hora. Tiempo suficiente para acreditar la genialidad de Laiseca.

autitoenLima

Laiseca es el más llano de los genios de la literatura contemporánea (Joyce, Faulkner, Proust, Aira, Céline, Borges, agreguen el que quieran) y tiene en su haber una ventaja adicional: su mundo es diferente, no solo su mundo literario, sino el mundo (que viene a ser lo mismo). En su primera novela, Su turno para morir (1976, reeditada en 2010 como Su turno), Laiseca escribe lo siguiente: “En toda la vida del comisario inspector delirante John Craguin, tuvieron lugar irrupciones de espacio-tiempo con sucesos de los tiempos venideros que se entremezclaban con los de su presente. Luego las retrograbaciones del futuro desaparecían, pero quedaba la metafísica que indujo. Exactamente como ocurre en la realidad sin que nos demos cuenta.” La idea reaparece en la puerta del viento y, más importante, si las irrupciones del futuro se reemplazan por las irrupciones de la literatura, se tiene una idea cabal de la empresa del escritor: dar cuenta del mundo de nuevo, un mundo que es el mismo que conocemos pero fue mal pensado por sus habitantes, que lo entienden todo mal, salvo quienes sean lo suficientemente lúcidos (y lo suficientemente paranoicos) como para interpretarlo al derecho.

La leyenda de Laiseca incluye haberse presentado como voluntario para combatir en Vietnam del lado de los americanos. De esa audacia habla en La puerta del viento uno de los narradores, un escritor argentino que convence a un amigo anarquista de que si está a favor de los débiles, el de los EE.UU. deber ser inevitablemente su bando. La otra primera persona que aparece en el libro es triple, una nueva Trinidad Santa compuesta por el teniente Lai, su padre simbólico el teniente Reeves y el fantasma de un soldado errante que vaga por Indochina desde la ocupación francesa. Pero los análisis que aporta Laiseca son brillantes y están lejos de ser una boutade contra el mundo biempensante, ese mundo que el progresismo ha “armado para responder” de un modo tan blindado que ignora las atrocidades del Viet Cong en la ofensiva del Tet o nunca se pregunta por qué Nixon incurrió en la tontería de Watergate. Ese mundo armado para perder la Guerra Fría.

La puerta del viento “es tan políticamente incorrecta que puede significar el fin de mi carrera como escritor”, dice Laiseca. Pero lo más probable es que el desenfado y el humor de su escritura disimulen la seriedad y la radicalidad de su denuncia contra las burocracias y Laiseca vuelva a ser objeto de un trato condescendiente, el de ogro simpático que ennoblece inofensivos programas de televisión o películas canallas. Por mi parte, pienso hacerle caso cuando define un zombi como “el que nunca pudo conseguir la felicidad” y, por eso, desde mañana me pongo a leer Los sorias.

Foto: Flavia de la Fuente

Anuncios

16 comentarios to “El libro del año”

  1. Maria C.Reiriz Says:

    Reiriz: Coincido en que Laiseca es un gran escritor y recomiendo fervorosamente a Laiseca poeta. Su libro “Poemas Chinos” publicado por la editorial “Todos Bailan” del legendario Jose Luis Mangieri es una genialidad absoluta. A veces pienso que Laiseca va a trascender, esencialmente, por ese libro, sin menospreciar su obra completa, desde luego. Un abrazo Quintin.

  2. Yupi Says:

    Un post para el lado de la justicia. Me pasa con los libros de Laiseca lo mismo que a él con Vietnam. Por algún motivo, entre otros el espanto que me produce su autor, no hice la experiencia de leerlos, y por eso puedo escribir toda la verdad: Laiseca es el único genio auténtico, junto con Osvaldo Lamborghini, que haya aparecido después de Borges.

  3. Johny Malone Says:

    Es una pena que no se tradujera el libro de Adrian Havill sobre Woodward y Bernstein, movidos por sectores del FBI y la CIA, aspecto que sus adoradores no suelen mencionar.

  4. Guiasterion Says:

    Estimados:

    Coincido con Q. y Yupi, Laiseca va a quedar. Los dos libros que le conozco me lo pintan como un auténtico genio. Recuerdo haber reído a mandíbula batiente con ‘La hija de Keops’. Este año acometí las 788 páginas de ‘El jardín de las máquinas parlantes’ y fue una experiencia de lectura hermosa sobre el mundo (alternativo) del esoterismo, en clave de realismo delirante, la especialidad de la casa de Don Alberto. No faltará quien abomine de esta novela catedralicia y erudita publicada por primera vez en 1993: el capítulo 56 se titula ‘Cristina la zombie’.

    Mis respetos

    G.B.

  5. Yupi Says:

    Estimado Sr. Guiasterión,

    Usted se solaza en la abundancia. Ve una novela de mil páginas y le tiembla la barba. Su ídolo será Dickens. ¡Con qué alegría comen y beben todos! Admiro esa disposición de espíritu porque soy partidario de los faquires: Kafka, Borges, Aira. Son las dos caras de la moneda, como una ofensiva general contra el Vietcong y un duelo a florete contra el diablo. Sea como sea con Laiseca se ha cometido una gran injusticia. Es imperdonable que se escriban tesis sobre Bellatin o Bolaño y apenas se mencione a Laiseca, ni esté en el programa de ninguna cátedra de ninguna universidad. Pero leer es olvidar. Una lectura de la que ni siquiera se recuerda que tuvo lugar puede ser más determinante que el más citado de los libros, tan raros son los efectos de la literatura. Ese destino le ha tocado en suerte a Alberto Laiseca.

    Saludos,
    Y.

  6. FedericoR Says:

    ¿Habrá “Diario de lectura de Los Soria”, Quintín? Lo seguiríamos con felicidad. Yo, por lo menos. Laiseca es siempre una felicidad (salvo en sus novelas sadomaso, que hicieron que deje de leer sus últimos libros, aunque el Filigranati es buenísimo). Por mucho tiempo, después de leer “El jardín de las máquinas parlantes” evité apoyar el pene en la mesada y dejar charquitos de agua en el baño, por miedo a que se me meta un chichi.

  7. FedericoR Says:

    De paso, Poemas Chinos fue reeditado hace pocos años por Simurg. La tapa es inmunda, pero adentro están los mismos, maravillosos poemas.

  8. Pippo Says:

    No hay que temer por el destino de los grandes escritores.
    La belleza siempre termina decantando
    Escribe Laiseca en un poema

    Yo sé de la molicie que espera en las aguas bajas

  9. Johny Malone Says:

    Leí “sadomaso” y me interesó. ¿Por qué los críticos no empiezan por ahí? ¡Manga de estoicos!

  10. Yupi Says:

    Ese verso de Laiseca es maravilloso. La prueba es que uno lo repite sin pensar, como ocurre con muchos de Darío y de tantos otros: “Yo sé de la molicie que espera en las aguas bajas”. No hace falta un libro. Un escritor puede revelarse en una línea.

  11. FedericoR Says:

    A Yupi le gusta Darío. Me voy a hacer una remera que diga “Yupi”. Sadomaso, Johny: se volvió un poquito denso en Laiseca. Mucha teta cortada, mucha violación de jovencitas. Un día tomo ánimo y le entro a “Yo era una chica buena pero…” (creo que ese es el titulo, bastante feo), pero por ahora, releo Su Turno (para morir, en mi quebradiza edición de Corregidor).

  12. Yupi Says:

    Sobre el sado una vez dijo un amigo: “De acuerdo, nos ponemos el traje de cuero, nos damos latigazos, ¿pero cuándo garchamos?”. Gente incrédula con la que es difícil tratar. Con respecto a nuestro liróforo, es cierto que lo mismo podía versificar una rosa, un gasómetro o la suegra del presidente francés, pero nadie alcanzó su música incomparable. Por ejemplo.

    Boga y boga en el lago sonoro
    donde el sueño a los tristes espera,
    donde aguarda una góndola de oro
    a la novia de Luis de Baviera.

    Si tuviéramos un lápiz rojo no sería difícil corregirlo. Está todo mal. Repetición de verbos, repetición de conjunciones, repetición más grave de verbos que son sinónimos (espera y aguarda), por no hablar del difuso y casi increíble Luis de Baviera. Sin embargo los versos resisten el paso del tiempo. Muy distinto, pero exactamente igual, es el caso de Laiseca.

  13. FedericoR Says:

    Quería poner “me gusta” a los gritos, qué vicio de quinceañera… ¿Leyó la epístola a la señora de Lugones, Yupi? Verisifica como en la Sonatina, pero se las arregla para darle un tono conversado que parece escrito mañana (cuando se vuelva a escribir así).

  14. Yupi Says:

    Un viejo maestro de escuela decía: “En América, Darío y Vallejo”. Leíamos los versos sin entender una palabra, nos sonaban a chino, más raros, porque estaban escritos en castellano.

    que melifican entre las áureas siestas foscas

    Era asombroso descubrir que el lenguaje también tenía islas, selvas y pasadizos, como si fuese literatura pura. Borges notó algo extraño. Para señalar un defecto los arquitectos no dicen “es pura arquitectura”, ni los escultores “es pura escultura”. Sin embargo los escritores dicen “es pura literatura”.

    Pta:
    Repite el rotativo que River pierde este torneo.
    ¡Qué feo!
    Cayó el amor y calló la ciencia.
    M. Gallardo, no tienes clemencia.

  15. Germán Says:

    Nobleza obliga: Poemas Chinos fue editado x GÁRGOLA con la mencionada tapa espantosa. De Simurg es la 1era (hermosa tapa de Xul Solar) y recientemente reeditada 3era de “Los Soria” entre otros.
    Saludos

  16. Johny Malone Says:

    Ayer lo leí. Genial. Vietnam: la guerra-política porno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: