Velocidad máxima

Sobre Red social, de David Fincher

por Quintín

Después de ver Moneyball, que no me entusiasmó demasiado, recibí un aluvión de tuits que me instaban a ver Red social. Aparentemente, ahí estaba the real thing. Lo único que ambas películas comparten es el guionista estrella Aaron Sorkin y una historia basada en vidas de gente rica y famosa. Claro que esta película tiene además un director, algo de lo que Moneyball carece. Acá hay otra consistencia, otra eficacia, lo que determina que sea poco importante que el Mark Zuckerberg que aparece en la película represente al tipo que creó Facebook. Podría ser un caso completamente inventado y la historia se sostendría de todas maneras.

David Fincher es un director raro y desparejo. Su filmografía incluye una obra maestra como Zodiaco (2007), a la que sigue inmediatamente un desastre como El curioso caso de Benjamin Button (2008). Fincher tiene películas logradas e impersonales (Alien 3) y otras más personales y discutibles (El club de la pelea). A pesar de alguna melosidad ocasional, el tono dominante de sus films es la misantropía en todas sus variantes, desde la efectista, religiosa y apocalíptica de Seven a la ascética y desoladora de Zodiac. Los personajes de Fincher no suelen ser simpáticos ni demasiado queribles y es difícil hacer películas en Hollywood no solo sin estrellas sino en las que el espectador no tenga con quién identificarse en la pantalla. En ese sentido, Red social es un logro: Zuckerberg es un paranoico sin corazón, Parker un psicópata diabólico y Saverin un tonto sin carácter; para no hablar de los repugnantes mellizos Winklevoss, ejemplo de oligarcas desalmados y mediocres. Es cierto que hay dos mujeres sinceras e inteligentes en la película (la novia que lo abandona, la abogada que lo aconseja) que se encargan de decirle la verdad al protagonista, pero sus papeles son menores y compensan apenas el lugar que las mujeres tienen en Red Social, que es a grandes rasgos el de cortesanas sin cerebro y a la búsqueda de un famoso a quien entregarse.

La misoginia de la película (un ítem recurrente en la obra de Fincher) puede atribuirse al ambiente (los niños bien de Harvard, los nerds del mundo de la computación, los hipsters de California) y no a los realizadores, pero en Red social Fincher abusa como otras veces de la trampa que podría denominarse: “es lo que hay”.  Si los hombres son mezquinos y psicóticos, si las mujeres son bastante putas, si la generosidad escasea, si esas vidas son tan poco interesantes es porque el mundo es de ese modo y sería de un sentimentalismo impropio de personas avisadas pretender que no lo es. Esta visión simplista suele confundirse con una crítica al capitalismo, a las corporaciones, a la civilización contemporánea, a la juventud actual o a lo que corresponda, pero no es más que humo, un recurso del mal cine. Por un lado, el final de Red social es forzadamente sentimental, como si Fincher no se animara a llevar la misantropía hasta el límite y terminara haciendo concesiones. Pero el verdadero problema es que sus personajes no pasan de la categoría del dibujo animado: dan golpes, los reciben, se recuperan, tratan de ser más rápidos que los rivales… (como si prolongaran en un plano intelectual las palizas de El club de la pelea) parecen entrenados para jugar algún juego de roles (el millonario malo, el joven brillante y ambicioso, el drogadicto con talento…). Aunque nunca se alcanza el delirio de los buenos dibujos animados. De nuevo, se podría recurrir al “es lo que hay” para explicarlo. Es decir, que esa gente alienada por su trabajo, condición social, falta de experiencia, etc., no puede actuar sino como actúa. Pero es un círculo vicioso: si en el horizonte no hay más que codicia, lujuria y astucia, si el rango de personalidades, sentimientos y visiones del mundo es tan acotado como el de estas caricaturas, lo que se prescribe termina siendo “lo que hay”, pero no ya por voluntad del realizador sino por necesidad. Pero Red social no habla del mundo de las creaciones tecnológicas como tampoco Seven habla de una maldición bíblica. En el fondo, el “es lo que hay” no es más que discepolismo plutocrático. Ese estado de ánimo que se puede reducir a una frase que se le atribuye a Marilyn Monroe: “Si te toca llorar, es mejor hacerlo arriba de un Rolls Royce”. Los personajes de Red social sufren un poquito, pero sus cuentas bancarias son o terminan siendo tan abultadas que poco importa. Y el espectador está invitado a participar de ese mundo que, como el de los dibujitos, no produce heridas permanentes porque el dinero las cura.

Red social trata del dinero, pero también de la velocidad. Cuando la empecé a ver tuve miedo de no poder seguirla: tal era la ritmo con el que se disparaban líneas ingeniosas y se saltaba de un tema a otro, de una situación a otra. Si la película tuviera necesidad de un logotipo, sería el de Zuckerberg tipiando en la computadora a la velocidad del rayo. En Red social la trama se desarrolla alrededor del concepto de llegar más rápido: tener la idea, ejecutarla, triunfar, enriquecerse lo antes posible; no hay tiempo que perder en un mundo tan competitivo. El momento más inexplicable de la película, pero también el más revelador, lleva el tema de la velocidad a la caricatura. Es aquel en que los hermanos Winklevoss van a Inglaterra a competir en el equipo de remeros de Harvard. Allí pierden la carrera del mismo modo en que pierden con Zuckerberg, cuando este los madruga en la construcción de Facebook. Esa excursión al extranjero permite poner en escena una vez más el leitmotiv del film y sirve para mostrar que los Winklevoss son ridículos y malos perdedores. Pero también proclama que el corazón de Fincher está con el solitario y relativamente pobre Zuckerberg y no con los miembros del club exclusivo, los dueños del privilegio y los contactos.

Acaso el mayor mérito de Red social sea que está narrada con el mismo vértigo al que se mueve su universo de ficción. La velocidad es el corazón de la película: es recurso de estilo, técnica narrativa, comportamiento de los personajes. Pero ante todo, funciona como guiño y como señal de época. Una época en la que las computadoras y los artefactos electrónicos en general están en el centro de la comunicación y la vida social y la destreza para utilizarlos determina la categoría de los ciudadanos, al menos de los jóvenes. Si el cine americano tradicional elegía como sus héroes a aquellos que, en igualdad de condiciones, tenían más coraje y más integridad que sus semejantes, el héroe contemporáneo es siempre aquel que es simplemente más diestro (para los clásicos, la destreza de los héroes era apenas un destilado de su integridad moral). En este esquema, Eduardo Saverin, el amigo cuadrado y sin imaginación de Zuckerberg, nunca puede ser siquiera un secundario atractivo: le falta destreza, eficacia; y a quien carece de esas cualidades (si es hombre, porque las mujeres son inferiores y se les perdona la torpeza) también se le niegan cualidades morales. Y ahora sí, como en Moneyball, lo único que cuenta verdaderamente es la inteligencia, el talento para programar, para dirigir una empresa o para hacer negocios (sería interesante explorar una analogía con la política): a tal punto que no solo ser remero es absurdo sino que el puesto apasionante del béisbol es el de manager más que el de jugador.

Y así, de nuevo, aparece el carácter recursivo del cine contemporáneo, la correspondencia entre lo que ocurre a ambos lados de la pantalla. Hacer una película en el esquema Sorkin, pero también en el esquema Fincher, es ser más diestro, ser más rápido, ser más inteligente y más vistoso, ser parte de la juventud que se destaca por su excelencia en un mundo en el que los profesionales calificados abundan. Después de todo, Facebook es como una película: una idea seguida de una elaborada financiación y puesta a punto. Sorkin y Fincher corren también su carrera de obstáculos por demostrar que son los más aptos y los más sólidos.

La pregunta que corresponde hacer frente a Red social es por qué nos gusta. Quiero decir, a mí no me gusta, pero ese es un detalle irrelevante cuando todo mi timeline en twitter, cuando todos los lectores de este blog la ponen por las nubes. Tanta unanimidad parece anunciar fatalmente que ese es mi mundo y que ese es el arte que le corresponde. Hemos entrado en una época en la que es tan poco viable la ambición estética como el esnobismo. Porque todos sabemos que lo nuestro en materia de cine y de arte en general es apreciar aquello que nos interpela, que nos cuenta las historias que nuestra cotidianidad transita más o menos en los mismos términos en los que nosotros mismos la describiríamos, aunque haciendo hincapié en sus curiosas hazañas y sus pequeñas sutilezas. En ese orden de las cosas, en esa democracia de los parecidos, ser el frío y talentoso Mark Zuckerberg, el multimillonario más joven de la Tierra, es lo mejor que podría sucedernos.

Foto: Flavia de la Fuente

103 respuestas to “Velocidad máxima”

  1. Corresponsal en Brighton Says:

    Nos gusta porque es buena, Q. Y porque nos parece (al menos a mí) que no es sobre la velocidad ni sobre el dinero, sino sobre las razones que impulsan a la gente a hacer cosas que no tienen nada que ver con esas razones, ese absurdo. Y porque (un poco como con Ignatius Reilly) podemos ver cosas nuestras en un personaje tan patético como Zuckerberg. Y nos gusta también porque Fincher sabe filmar y nos damos cuenta de eso, ahora más que nunca, porque casi nadie sabe filmar o hace los deberes. Pero por mí todo bien si a usted no le gusta. No es obligatorio.

  2. lalectoraprovisoria Says:

    «Nos gusta porque es buena». Ah, bueno.

    A mí las razones que la película invoca para que Zuckerberg haga Facebook me parecen pueriles (no porque el personaje lo sea, sino porque eso no es lo que ocurre. Una cosa es lo que hace una noche borracho y otra todo el resto del desarrollo de la empresa). Es decir, lo hace porque en ese mundo todos quieren pegarla con la gran idea. El cuento de la chica que lo deja es sentimental y ramplón. Pero todo bien si usted le cree. No es obligatorio desconfiar.

    Q

  3. lalectoraprovisoria Says:

    Brighton. Y además Zuckerberg aclara de entrada que lo que quiere es destacarse. No es raro que termine robándole la idea de Facebook a los millonarios y haciendo lo que le dice el de Napster para desarrollar la empresa. Lo de la chica es esa concesión al sentimentalismo: humaniza el personaje, lo hace menos un killer del mercado de la informática.

    Q

  4. lalectoraprovisoria Says:

    Es más, si la todo fuera un juego entre tahúres la película sería más noble y más coherente. De hecho, FIncher lo sabe y se lo hace decir a la abogada, que después pela lo del «asshole» para compensar.

    Q

  5. Fefo Says:

    Gracias Q, estaba esperando la crítica desde que vi que todo tu TL en twitter te recomendaba verla y a todos les había gustado. Yo la vi en un avión y me pareció una película menor. Seguramente por razones equivocadas, pero me alegra la coincidencia. Por otro lado, es cierto que la película no es fiel a los acontecimientos. Parece que alcanza con una noche de alcohol, una idea de otro un poco de plata prestada de un amigo y la habilidad para programar sitios web.

  6. Corresponsal en Brighton Says:

    El cuento de la chica que lo deja para mí es la película entera. Yo por otra parte no tengo ningún problema con lo sentimental, de hecho creo que está en el centro del cine que más me interesa, y estoy convencido de que el uso despectivo del término es un error, del mismo modo que lo sería acusar a una película de «deprimente» o de «elitista» o de «divertida». Son características que uno puede disfrutar/celebrar o no, pero de ningún modo defectos (salvo que entren en conflicto con el material en cuestión o estén mal manejadas). Yo no creo que Zuckerberg haga Facebook por los motivos que usted esgrime, en la película. Si quiere, hilando muy fino, podríamos hablar de que esa dificultad (evidente) de Fincher para entender a las mujeres choca con la visión del mundo que tiene Sorkin (más parecida a la de una persona normal) y eso provoca que el thread «la chica» no esté sostenido de una manera más clara y eficaz durante la película. Pero por suerte está la escena del principio que es a prueba de balas.

    Tampoco me parece que Social Network sea muy distinta de Zodiac, salvo por el hecho de que usted vio una con buena leche y otra con mala leche. Por supuesto puedo equivocarme en esto, pero honestamente me da esa impresión. También (esto ya es más para sobremesa que para comment-de-blog) creo que yo estoy más dispuesto a reconocer que mis cruzadas son futiles y que la vida no tiene sentido, tenga uno razón o no, y que por ese lado me resulta más familiar lo que se ve en la película.

    Reconozco de todos modos que Social Network es una película muy cerebral y distante, y que resultaría ridículo de mi parte pedirle a los demás que (como yo, en este caso) se emocionen por cómo están puestos los faroles. Ahí es evidente que yo tengo una debilidad por Fincher, a quien realmente veo como el Hitchcock de nuestra época, y a quien le tengo una paciencia infinita haga lo que haga (salvo Benjamin Button, claro, que es horrible acá y en Marte).

  7. lalectoraprovisoria Says:

    Brighton. No me parece que haya visto la película con mala leche. La que vi con mucha mala leche fue Zodiac, porque hasta ahí Fincher me parecía un zángano.

    Sentimental y emocional son términos distintos. Sentimental alude a la falsificación de las emociones y creo que este es el caso. Zuckerberg es ante todo un ambicioso entrenado para matar y solo piensa en destacarse. Eso lo lleva a afanar la idea primero, a cagarlo al amigo después (de hecho, aunque empieza diciendo que la plata no le interesa, termina aprendiendo vía Parker que no hay que regalar nada). Eso está en la película, pero superpuesto a la historia oficial, de que todo fue por casualidad, para levantarse una chica. Pero la película sería la misma sin esa historia lateral, tendría el mismo vértigo y más consistencia.

    Q

  8. Corresponsal en Brighton Says:

    No estoy de acuerdo. Sin la chica esa historia sería Mamet light. Con la chica, en mi opinión, se convierte en otra cosa, mejor.

    Sentimental alude a privilegiar y/o expresar las emociones (o ciertas emociones). «Falsificar» es un agregado suyo ad hoc.

  9. lalectoraprovisoria Says:

    Brighton. Para mí la chica es irrelevante, es un gadget. Posiblememnte porque Fincher no sabe manejar personajes femeninos. Pero bueno, eso es discutible. En cambio, «sentimentalismo» tiene una connotación peyorativa, independientemente de lo que usted crea.

    Q

  10. joe dimaggio Says:

    voy 3 lineas del texto y ya quiero preguntar : porque decis que benjamin button es un desastre? a mi me encanto, que tiene de malo esa pelicula?

  11. lalectoraprovisoria Says:

    El principio, el medio y el final.

    Q

  12. lanoviadetroll Says:

    Yo me hacía la misma pregunta: porqué una película, que no me interesa, de alguna manera «funciona» (aunque no lo suficiente como para revisarla, volverla a ver etc-je).
    Supongo que funciona (y aburre) porque el heroe es también el traidor: Es como si en «The apartment» el protagonita, ese outsider, que logra lo que los «integrados» y los poderosos no, se resignara esta vez a simplemente ascender, obtener su escritório, oficina propia Y conquistar a la chica (aunque sabemos que eventualmente terminará con amante y sus bulin, es una cuetión de tiempo).
    En fin la «clase media» a muerto también en el cine- todos sabemos que Capra era un pelot*do… :)

  13. BobbyFischer Says:

    Esta bien, pero mas allá de ese diseño faustico a mi el cine de Sorkin (Fincher no me jodan, es un director con cierta pericia pero totalmente impersonal) me sigue sabiendo a poco. Es como la trama de un juego de mesa que uno desglosa o un aperitivo degusta tibiamente pero no sale de ahí. Si lo ves desde el punto de vista de hacer una película en torno a un infilmable como es Facebook es digna de elogio…esta muy bien. Ahora fuera de eso…no es mas que un ejercicio prolijo para decir lo justo. Los personajes de algún modo confirman el prejuicio que se tenía de ellos desde un comienzo. Y es una película totalmente inofensiva por eso al propio Zuckerberg le gusta tanto.

    Inofensiva y previsible, atractiva..son adjetivos de la televisión, lo que busca una persona cuando enciende su televisor a las 9 de la noche (Y que de ninguna manera hace mención al gusto o a los valores de ese espectador, sino que es la reacción mas natural, la que exige el cuerpo). Esa televisión que ya no existe y que quiere recuperar Sorkin, escribiendo para tv pero también haciendo películas como anexo con sucesos contemporaneos.

    Quizás ese sabor a poco no es mas que la confirmación de como la televisión y los guionistas subestiman a la imagen.

    Por eso la escena de la carrera es tan bien recibida porque se sale un poco de la lógica de la pelicula .. pero es la unica con cierto atractivo visual, la única que seguramente no lo tuvo a Sorkin soplandole a Fincher acerca de lo que sería mejor. La unica que verdaderamente juega al cine. Y que personalmente es la que menos me gusta porque es la mas atolondrada y con la tengo la sensación que el director se despacho con mas facilidad.

  14. boudu Says:

    La velocidad no es solo un signo de ‘epoca’ , es algo que esta asociado con lo mejor de América desde los años 20. Se lo ve en ‘Dia de Fiesta’, en comics como ‘Tintin en América’. Manny Farber en su famoso ensayo sobre Preston Sturges decía algo sobre el tema, una frase brillante que señalaba a la velocidad como signo distintivo de los comicos mudos. A Harold Lloyd, quizá el mas americano de los cineastas, su padre lo apodó ‘Speedy’ a los 12 años.

  15. Mishíguene kop Says:

    Todas las películas son inofensivas. Incluso Citizen Kane.

  16. almartoday Says:

    pero que buen trailer…

  17. Aguirre Says:

    Tanta diversificación temática en la actividad cibernetica no te hizo perder la lucidez para el análisis cinematográfico. Salud!

  18. JC Says:

    Lo que escribió Q sobre Moneyball se aplica claramente a Red Social. Copio y pego:

    Es un cine en el que solo cuentan las vueltas del guión y la verosimilitud que la realidad aporta sostenida en las estrellas.
    (…) Se conforma, por el contrario, con verdades a medias e ideas superficiales, fáciles de comprender y transmitir. Aunque sean falsas. Pero es lógico que si alguien reduce el cine a la escritura, también reduzca la información al periodismo.(…)Una defensa de su propia manera de entender el cine como una máquina industrial orientada desde un libreto que todo lo condiciona.

    Agrego yo: Es tv en pantalla gigante, pero de la más floja. Con un costado humanista mal injertado (La novia en Red social, la hija en Moneyball) para enganchar a los desinteresados en el «tema de la semana».

    Lo sorprendente fue el fervor crítico que despertó la de Fincher, por supuesto Roger Koza en 2010 y Q ahora se destacan como excepciones.

  19. lalectoraprovisoria Says:

    Boudu. Hay algo de cierto en eso, en la velocidad de la narración en Hawks, la velocidad de Keaton, etc. Pero en esos casos la velocidad era una figura de estilo, un manierismo incluso, aplicado a un tiempo obviamente más lento y en busca de un efecto cómico de brillantez. Acá la velocidad es integral y parte de los personajes y de su forma de vida. Es una película sobre la velocidad (la velocidad, por ejemplo, a la que crece Facebook), no una película veloz.

    Q

  20. boudu Says:

    Si mal no recuerdo lo que decía Farber era que los cómicos mudos hacian sátira sobre la velocidad, asi que las peliculas son sobre la velocidad, y veloces tbn. Se aplica a ‘Dia de fiesta’, a ‘Speedy’ de Lloyd, quiza a ‘El maquinista de la general’. Pero por ahi recuerdo mal.

  21. Francisco Says:

    Brillante Q. Pero te olvidaste de la música. Y para mi no es un detalle menor: es excelente.

    En cuanto a la película, no se. Me parece algo falsa desde su planteo hasta sus diálogos. Porque la «gente» -la gente en serio y no estos personajes inventados – ni es tan unidimensional ni hablan de está forma. Sorkin puede intentar mentirme de que el guión es una reconstrucción de un hecho real pero mucho dudo que este pibe, y todos sus amigos, se comporten y hablen de esa forma. Me parece tan irreal «Red Social» como «La Importancia de Llamarse Ernesto». Pero Ernesto y Jack me hacen reir, Zuckerberg y Parker (los personajes) es patético.

    Ahora, vista como una fabula, la película no está tan mal. Me parece que el director es brillante y que el guión también. Pero visto como una fabula. Y es una película muy de nuestros tiempos y por eso la comparación con «El Departamento» de más arriba, también me parece brillante.

    Lo que es brillante de tu crítica es la descripción del héroe moderno. Al final no importa que este nerd, trepador y manipulador sea o no verídico. Queremos que lo sea y lo admiramos precisamente por esa inhumanidad que, en la vida real, a lo sumo le generaría un buen bife.

  22. lalectoraprovisoria Says:

    Boudu. Está bien, está bien. Son palabras. Digamos que Tiempos modernos también hace una sátira sobre la velocidad, ya desde el título. Esas sí eran películas críticas. No hay nada de eso en Fincher. Entre él y Keaton o Sturges no hay mucha relación. Si para algo no le da al solemne Fincher es para la sátira: tiene el sentido del humor de una almeja. Pero puede ser paródico y Red Social se puede ver como una parodia, incluso como una farsa medio involuntaria, con personajes disfrazados de sí mismos, los hermanos gemelos, las dos chinas y el tipo (que no se ve) paseando un pollo. Es algo mucho más televisivo. Y uno no se ríe en esa película.

    Q

  23. lalectoraprovisoria Says:

    Boudu. Si uno quiere, Red Social es Tiempos modernos contada desde el lado del capataz.

    Q

  24. NP Says:

    Excelente. Si alguien quiere entender un poco el cine contemporáneo tiene que ver esta película… y luego leer esta crítica.

  25. Francisco Says:

    Que cosa, de casualidad leí un comentario mío en otro artículo del blog y allí califique está película como una joya moderna, junto a «Master and Commander» (Un Capitan de Guerra y Mar).

    O soy muy veleta o el paso del tiempo me amargó un poco está película. Porque la otra me sigue pareciendo una joya.

  26. nicolas Says:

    Volvé a la crítica de cine Q, dale, no nos dejes solos ¿Nos tenemos que conformar con los huevones del Amante que hypean boludeces como Moneyball, Larry Crowne, Red Social, etc? Gracias por el texto!

  27. boudu Says:

    Justamente. Por eso no me gusta Fincher. En la comedia muda se ve una alabanza al profesional, al emprendedor, al que tiene habilidad, que tiene en contra siempre a un gordo fortachon, a tono con los cambios en el mercado laboral de la época. Ahora ni la habilidad ni la fuerza valen. Solo importa el talento para hacer negocios, con lo cual todo el resto queda excluido.

  28. boudu Says:

    Y adhiero al pedido que Q vuelva a la crítica. Pero de películas que estén buenas

  29. Ethan Edwards Says:

    Apoyo a boudu; espero la critica de Undertow, la gran pelicula de David Gordon Green, aunque me parece que le gustó a muy pocos. Pasó sin pena ni gloria y no leí un solo comentario.

  30. lalectoraprovisoria Says:

    EE. Hey, yo escribí un gran elogio de Undertow. Ahora, no me preguntes dónde.

    Q

  31. BobbyFischer Says:

    Undertow es maravillosa.

  32. el fantasma de natasha richardson Says:

    red social se ocupa de un héroe de hoy. y de lo que el mundo entiende hoy por héroe. y lo muestra tal cual es. que el tipo inicie su ascenso millonario porque una chica lo plantó es fundamental. la película sería otra sin eso. pero tiene que tener el resto para que esté completa. red social habla, como bien describe q, de los héroes modernos, que se llenan de guita de la noche a la mañana y que al principio son genios para la sociedad, millonarios luego y demonios después (con todas las cláusulas y vueltas de fb y qué cosas hacen para mantenerse arriba), hasta que, puestos en la picota, se convierten en millonarios filántropos (héroes sospechados, manchados). no sé, veo a zuckerberg héroe de la película y me acuerdo de patton. ambos libran una guerra y en el medio aflora el ego (ok, guerras moooy distintas, pero guerras al fin; cada uno apunta a ganar su batalla y hoy la guerra real ya no es tan importante y hay que decirle al yanki -y al resto del mundo por descarte- que mientras admira a zuckerberg y las kardashian -perdón por el desvarío- hay gente que se muere en irak). ok, me fui a la mierda, lo sé. pero el punto es que la película (fincher como director, sorkin como guionista) no juzga a zuckerberg sino que le deja libre el terreno al espectador para que saque sus conclusiones. y las interpretaciones que surgen son miles. a mí, por ejemplo, los mellizos w me parecen genialmente patéticos: porque se saben tranquilos de su guita pero no aceptan que un nerd los cague; si fuera uno como ellos, en una competencia de remo, quizás se la bancan más; pero un nerd no. son buenos personajes; el parker también es copado por sidekick en la película porque, además, sabemos que después de alcanzar la gloria (napster) se derrumbó de un día para el otro, arrastrando su ego (no perdió su millones ok); pero el ego es el motor de esta película, no olvidemos. y me fui a la mierda. ta luego.
    ah, undertow es una basura manierista; y capitán de mar y guerra una maravilla de otro mundo.

  33. joandemena Says:

    «Hemos entrado en una época en la que es tan poco viable la ambición estética como el esnobismo.»

    No sé bien porqué me quedó dando vuelta esa frase.

  34. Larsen Says:

    Quintín:
    Era medio cantado que no te iba a gustar la película.
    No me convence la idea de que el protagonista sea un «héroe contemporáneo». Quiero decir: cuando vi la película, no sentí que se propusiera que el protagonista era un héroe. ¿Lo es? ¿Ese final, con la canción de los Beatles, es el de la consagración de un héroe? No lo creo.
    Por lo demás, la película me pareció, además, una película inteligente sobre la complejidad del problema «a quién le pertenece una idea», «¿cómo surge una idea?» o «se puede establecer claramente cuál es el origen de una idea?».
    Algo más: en la nota sobre Moneyball, y en esta, vos y muchos lectores vuelven una y otra vez a pensar la película en relación con otras realizadas, por lo menos, medio siglo atrás (The searchers, Casablanca, The man who shot…; ahora Keaton, Tiempos modernos). No está mal pensar siempre una película en relación con la posible tradición en la que se inscribe; ahora bien, ante películas como Red social, creo que hay que buscar otros elementos para pensarla. Por ejemplo, abandonar la idea del «autor». A mí Fincher particularmente no me gusta, ni siquiera me parece una muy buena película Zodíaco, y Benjamin Button me pareció un bodrio imposible. Pero esta le salió muy bien… ¿Gracias a él, únicamente? No lo sé.
    Quiero decir: ¿hasta cuando nos vamos a seguir regodeando melancólicamente en que las películas buenas ya no son The searchers o Qué verde era mi valle?
    Saludos,
    L.

  35. gustavo Says:

    Lo que todavía no entiendo es como hicieron para que un único actor haga de los gemelos…

    La vi el día del entierro de nk, rebajoneado.

  36. lalectoraprovisoria Says:

    Gracias a los que piden que vuelva a la crítica, pero varias respuestas me hacen pensar que debería abandonarla para siempre.

    Evidentemente, para alguien que piensa que Red Social es una genialidad y Undertow un bodrio, la palabra cine tiene otro significado que para mí.

    Fantasma de Natascha Richardson, dejame decir que la chica e irrelavante y que la película no admite interpetaciones porque todo está predigerido: ¿cuántas cosas se pueden decir sobre los personajes que no sean absolutamente obvias? Lo que decís de los mellizos, ¿admite otra mirada que no sea esa? Si algo rescatable tiene Red Social es justamente cierto manierismo de Fincher, sus formas repetitivas, su culto a la velocidad. Pero es una cáscara vacía hecha con lo más evidente del zeitgeist.

    Larsen. Sí, claro. Lo que está en juego es el concepto de autor. Pero esto no tiene nada nuevo. Los mismos argumentos se usaban en la década del sesenta: Positif, Pauline Kael, Aristarco… EL chiste es que no hay elementos para pensar Red Social porque está todo pensado antes. Y ahí se acaba todo, en la eficacia del guión para resonar como una película «contemporánea», que nos habla de nosotros mismos. ¡Puaj!

    Joandemena. El arte con ambiciones genera adhesión por todo tipo de razones. Algunas muy malas. Los esnobs participan del proceso, difunden, se enamoran… Películas como Red Social no admiten más que la aprobación mayoritaria de un grupo social que comprende los códigos y se siente interpelada por sus dilemas: «amor o dinero», «cómo destacarse y ganar millones» y otras banalidades por el estilo que antes que daban para el Reader’s Digest.

    Q

  37. boudu Says:

    sin ser una maravilla, me gusta mas ‘Captain Horatio Hornblower R.N’ que la qualité de ‘Capitan de Mar y Guerra’

  38. Larsen Says:

    Quintín:
    Si, ¡tiene mucho de nuevo! Para empezar, el paso del tiempo. No es lo mismo evaluar si el concepto de autor es válido en 2011 que las impugnaciones que puede haber tenido hacia la década del 60 o 70. Incluso si las palabras que se usan en esos argumentos fueran las mismas, los argumentos no serían los mismos. Es como pensar que el realismo baziniano debe ser sí o sí la piedra de toque para pensar la imagen digital.
    Del mismo modo, me parece anacrónico pensar que el horizonte de Moneyball es Casablanca y no The searchers. Tendería pensar que no es ninguna de las dos.
    Por lo demás, celebro tu regreso a la crítica de cine.
    L.

  39. Larsen Says:

    Errata: en la primera oración es «sí» y no «si».

  40. Saint-Jacob Says:

    «…¿cuántas cosas se pueden decir sobre los personajes que no sean absolutamente obvias?…», «…no hay elementos para pensar Red Social porque está todo pensado antes…»… dos simples frases que lo dicen todo hacerca del film. Bravo…

  41. lalectoraprovisoria Says:

    A ver. Les cuento la película. Todo lo que hace Zuckerberg es un desplante o un acto en beneficio propio. Insulta a la mina, le roba la idea a los millonarios, destruye al amigo, se niega a reconocer a los demás. La conducta del tipo es la de un inmoral, un paranoico y un psicópata. Pero la película le tira coartadas: la chica lo abandonó, los oligarcas lo humillaron, Parker lo engañó, el amigo iba a entrar en un club exclusivo… Como si el joven multimillonario al que le debemos Facebook no pudiera ser del todo una mala persona. Y hasta aparece el absurdo personaje de la abogada comprensiva para ¡decirlo explícitamente! («no sos un cerdo pero te comportás como uno», revirtiendo el diagnóstico de la novia, formulado antes de que el tipo invente Facebook). ¿Esto les parce complejo, ambiguo, interpretable? Es de una banalidad absoluta.

    Q

  42. Ethan Edwards Says:

    Larsen: uno no se regodea melancolicamente con las peliculas de Ford. Con solo repasarlas se da cuenta que sigue siendo cine del presente y futuro.
    Red Social me gustó y punto. Pero no sé que tipo de cine es. seguro no es del futuro. Zodíaco es cien veces mejor e incluso la versión larga de Alien 3.
    Además ahora Fincher se metió con el pastiche de Stieg Larsonn, hmmm.

  43. lalectoraprovisoria Says:

    Larsen. No hay nada más viejo que la novedad forzada. No hay nada más viejo que aquello que se pretende tan nuevo que hace estériles las tradiciones. Fincher no dejará nunca obsoleto a Ford. Ni siquiera a Casablanca, que es una fiesta. Fincher no es siquiera trágico, es un quejoso adaptado.

    Q

  44. Larsen Says:

    Quintín, EE:
    en ningún momento dije que Ford fuera obsoleto o que se miren sus películas melancolicamente. No es a mí a quien nadie tiene que recordarle la importancia y la felicidad que producen sus películas.
    Dije otra cosa: que el cine de Ford, o los textos de Bazin, no tienen por qué ofrecernos el prisma correcto, o el único, para medir la importancia, las bondades o las desventajas de Moneyball o Red Social. Nada más.

  45. Ethan Edwards Says:

    Como titulaba lúdicamente El Amante en sus inicios: Las buenas, las malas y las feas;
    De las que vi de este muchacho:
    1) Zodíaco 10
    2) Seven 8
    3) Alien 3 7
    4) El Club de la Pelea 1
    5) Red Social 6
    6) Benjamin Button 1

  46. Fernando Says:

    Quisiera decirle a JC que no sólo Quintín y Koza se mantuvieron fuera del «fervor crítico» en torno a RED SOCIAL. A mí tampoco me gustó demasiado, y así lo expresé en su momento: http://espaciocine.wordpress.com/2010/10/22/red_social/ Tampoco me gustó MONEYBALL y lo dije en un comentario que dejé en el blog de RK. Lamentablemente el debate en torno al cine suele limitarse a lo que generan las opiniones de los profesionales conocidos, pero sugiero estar dispuesto a «navegar» (linda expresión) en busca de otros textos.
    Saludos.

  47. Mishíguene kop Says:

    Mientras la comida no sea virtualizable (democratizable) el último bastión del esnob será la gastronomía. Y tal vez la salud. Entonces Fulanita de Tal al no poder esnobear con las modas culturales que la cultura virtualizada le impide acaparar esnobeará con el cirujano tal o el oncólogo cual que le pertenecerá por prosapia y posición.

  48. Santi Says:

    Dos cosas: no entiendo cómo hicieron para que el mismo actor haga de los gemelos. Es sencillamente espectacular.
    Ah, la segunda: El club de la pelea es la película más imbécil que vi, aunque reconozco que tiene el extraño mérito de la unanimidad cuando se trata de recibir elogios de misóginos, fachos y boludos grandes.

  49. operacionvespa Says:

    La red social es un embole, perdonen, pero alguien tenía que decirlo.

  50. Ethan Edwards Says:

    Tal vez mejore en una hipotética segunda parte: la adolescencia de Steve Jobs. Sin computadoras, celulares ni red.

  51. Saint-Jacob Says:

    …no dije que a mi también me produce felicidad ver a Q haciendo crítica de cine, como en las ‘buenas épocas’, digamos… es más, me dan ganas de tirarle unos links semanales e hincharle para que siga comentando…

  52. Saint-Jacob Says:

    …ah, mi comentario de las dos frases no quiso ser bobamente irónico, de verdad creo que ellas sintetizan lo que es la película…

  53. lalectoraprovisoria Says:

    Che, ¿no tenés links de Habemus papa con subtítulos?

  54. Alonso Says:

    Al ver la película no me gustó. En realidad, era un festival de escenas previsibles con buen ritmo. No es un desastre, ni un bodrio, pero Red social no es la maravilla que algunos se han empeñado en subrayar, ni la gran obra del cine contemporáneo. Cuando leí varias críticas, me sorprendió ese apuro de algunos irresponsables en encontrarle profundidad a una pirueta sofisticada de abultado presupuesto. Hasta ahora no entiendo qué película vio –o qué se fumó— el crítico que afirmó que en este filme planeaba la sombra de Balzac.

  55. Saint-Jacob Says:

    …Q pide, Saint ofrece…

    http://www.mediafire.com/?3ue3pj7a6fl3mt6
    http://www.mediafire.com/?yca9bgq9syrbb07
    http://www.mediafire.com/?1xvceaa6exlyyna
    http://www.mediafire.com/?ddq0f9mjgkc5cma
    http://www.mediafire.com/?kk7cfy6bw4032vl
    http://www.mediafire.com/?x7cudrs1021drnr
    http://www.mediafire.com/?7pzrrb20zb8gcc1
    http://www.mediafire.com/?7e0ce04fhxcpajy
    http://www.mediafire.com/?s0nt5v68chu6b95
    http://www.mediafire.com/?fao2hxf69415020

    Subtitulos
    http://www.mediafire.com/?9asw1qmpgqiovqz

  56. Mulder Says:

    ¡Bien, Quintín!

    Alguien mencionó elogiosamente la escena de la carrera de remeros… No entiendo cómo se puede admirar una escena tan burda, tan mala leche con sus personajes, tan chota que termina por generar piedad por los mellizos horribles. La tirria sigue al final, en los carteles, cuando se señala que los remeros participaron de los juegos olímpicos de Beijing y salieron sextos.

  57. Larsen Says:

    Quintín:
    Instalate emule y vas a poder bajar todo lo que quieras.

  58. boudu Says:

    Creo que ‘Habemus Papa’ esta en cuevana, aunque ultimamente andaba para el orto. Igual es una pelicula menor, aunque mejor que pelis mediocres como ‘Drive’ o ‘The Tree of Life’. ‘La piel que habito’ me gusto mas.

  59. lanoviadetroll Says:

    http://scalisto.blogspot.com/2011/11/nanni-moretti-habemus-papam-2011.html

    Buen blog. De las ùltimas subidas se deja ver la de Fitoussi -ex Straub/Hulliet grupie girl :)

  60. lanoviadetroll Says:

    torrent
    http://btjunkie.org/search?q=habemus+papam

  61. lanoviadetroll Says:

    btw Fincher también hizo una remake de Citizen Kane con Madonna!!

    LOL

  62. F(e) Says:

    Q, en cuevana creo que está,asi como red social
    una buena alternativa a cuevana porque a veces tiene otros títulos y en general no se cuelga es
    moviezet.com

  63. Luis Says:

    Si no vas a volver a la crítica al menos te pido que nos hagas la crítica a la presentación de Pagani en el teatro de San Clemente el 20 o 21/1 (lo escuché ayer) estrenó en San Bernardo.
    Yo voto porque sigas haciendo crítica. Espero ver estas dos últimas películas para leer lo de aquí con detenimiento.

  64. ojosabiertos Says:

    No tengo nada que decir excepto que me parece justa y precisa tu apreciación. RK

  65. lalectoraprovisoria Says:

    Entonces tenés algo que decir: que mi apreciación es justa y precisa. Je.

    Q

  66. Iván Says:

    Quintín, deberías escribir mucho más seguido sobre cine.

  67. boudu Says:

    lástima que en política no sea tan bueno.

  68. Larsen Says:

    Es sólo una «cita de autoridad», pero Jonathan Rosenbaum eligió Red social como una de las mejores de 2010. Al menos así se afirma en este blog:

    http://ar.globedia.com/evangelio-jonathan-rosenbaum-xix

    (¿Será una lista apócrifa? La presencia de Chloe me hace dudar.)

  69. Santi Says:

    Hebemus papa es sorprendente: es como si pidieras un licuado de banana y te trajeran por un lado la leche y por el otro las bananas, con la excusa de que al final se mezcla todo en el estómago. Pero eso si: por el precio de una, te dan dos pelis.
    En cambio, El árbol de la vida es como si pidieras el licuado de banana y en vez de eso, el mozo te da banana pisada en la boca. Imaginate.

  70. Bigote Says:

    Perdón, no leí todo. Estoy de acuerdo con Brighton. La chica es la película. Y la frase de la película es que todo mito de la creacíon requiere su diablo. Zuckerberg es la nada misma, crea un infierno y queda condenado a vivir atado a él. La vida real, la vida noble, la vida que nos interpela, existe: es la chica. Pero está para siempre fuera de su alcance. Yo vi la película como la condena de estos tipos que no son ni tahúres. Y a Zuckerberg como una nada que es sólo ingenio sin inteligencia. Facebook en la película es un mundo virtual donde la experiencia se transforma en la nada comunicable. Es eso: la reducción al absurdo de las tendencias de este mundo. Es el mundo que quieren loz Winklevoss o Parker o Severin o el propio Zuckerberg; el menos radicalmente humano (desde la primera secuencia vemos que su grado de ematía con el género humano es nulo), gana. Los Winklevoss quieren formar parte del gran mundo y tomar champaña, Parker quiere sexo con menores y drogas, Severin, ponerla de tanto en tanto. Cosas humanas. Zuckerberg es inhumano. El final es su último reflejo de persona humana. La chica, por tanto, es la película.

  71. Mishíguene kop Says:

    Todo lo que hacen los humanos humano es. Lo demás, considerar que un humano puede ser inhumano, es puro sentimentalismo.

  72. lalectoraprovisoria Says:

    Bigote. Ay. Si la chica fuera la película, la película se ocuparía de la chica. Pero la chica no existe como personaje: está ahí para pronunciar ese juicio moral que vos repetís ahora ya como interpretación: que Zuckerberg es un cerdo desalmado. Pero también te olvidás que esa chica es desmentida por otra chica al final de la película, mucho más maternal, que le dice que no es para tanto y tiene redención. Esa es la voz autoexculpatoria de Sorkin y Fincher. Red Social construye una jerarquía que no es la que vos decís, sino la inversa, que está basada en el talento. Así es como muestra a cada personaje. El ínfimo del ridículo son los mellizos: acomodados, perdedores y engreídos (son la versión papanatas de los de De mendigo a millonario, una comedia con la frescura que el lúgubre Fincher nunca tuvo). El amigo es un inútil que no hace nada salvo poner 1000 dólares y se queda sin nada. Parker es la inspiración para Zuckerberg y el peligro, pero le enseña a despreciar a los grandes hombres de negocios, y queda segundo. Pero la película no gira sobre esa «vida que nos interpela». Todo lo contrario: lo que nos interpela de la narración es el dinero y cómo habrá Zuckerberg de conseguirlo gracias a su talento y su falta de escrúpulos. Zuckerberg es un héroe a medias, pero llega de abajo, sobrevive a la jungla de Harvard y a los millonarios del Este. Y al final la película lo perdona. Red social deja muy claro que es mejor ser hombre que mujer, joven que viejo, talentoso que mediocre, clase media que oligarca, californiano que bostoniano. Cada una de esas dicotomías tiene su expresión explícita. Red Social no deja nunca de ser una career-movie: cómo un tipo sin recursos inventa algo que todos quieren y se convierte en el multimillonario más joven del planeta. Claro, esta no es la biografía de Edison, porque sabemos desde Kane que los millonarios no son buenos y sufren por oscuras cuestiones de su afectividad. Pero Kane era un monstruo humano, un personaje trágico, de verdad complejo. El problema con Fincher es que juega a dos puntas: por un lado narra cómo se tiene éxito y eso es lo que nos seduce; por el otro introduce un par de frases (las películas no son frases) para que vos puedas interpretar que hace lo contrario, que critica el sistema y a los millonarios. O que tiene no sé qué verdad seudoprofunda para decir (lo de los mitos de la creación, Narosky puro). Y que apuesta a la vida sana, a la empatía con el género humano, cuando nunca hubo nada de eso en su cine sin mujeres y con personajes que son maquetas.

    Q

  73. lalectoraprovisoria Says:

    Por último. Si Red Social tiene un mérito es el de mantener constante su cinismo, al que no le hacen mella del todo las concesiones al sentimentalismo y a la necesidad de sostener el statu quo. Es una película seca sobre gente seca, desalmada sobre gente desalmada. Un cine concebido a la medida de sus personajes.

    Q

  74. JC Says:

    Todo mito de la creación requiere su diablo podría ser uno de los sermones de Malick en Tree of life.

  75. JC Says:

    En realidad no, porque Malick se toma en serio todos los mitos de los curas. Quise decir que «Todo mito de la creación requiere su diablo» es una frase intercambiable con cualquier otra biopic pobre del siglo XXI

  76. saint jacob Says:

    …Q, te pregunto por dos películas (si es que las viste); ‘Drive’ y ‘The Yellow Sea’ (si ya comentaste alguna, disdculpas, mi mente está en apuros)…

  77. eze33 Says:

    Yo creo que el final y principio no tienen solo que ver con la mujer, sino con la fragilidad y baja autoestima ocultas bajo la velocidad y la maquinaria de facebook. Esa fragilidad icariana que lo lleva a sentirse fascinado por el creador de napster y abandonar a su amigo, refugiandose en el exito y en su version ganadora del asi son las cosas. Con lo cual, no se si se evita el sentimentalismo pero si adquiere una dimension mas integrada con lo que vimos.

  78. lalectoraprovisoria Says:

    Saint jacob. No, no vi ninguna de las dos.

    Q

  79. lalectoraprovisoria Says:

    Eze33. Es pueden hacer unas cuántas interpetaciones más. Zuckerberg es, efectivamente, un tipo inseguro en lo que escapa a su especialidad (no solo mujeres sino negocios). Todo está integrado en la película, pero las motivaciones psicológicas son verosímiles aunque todo sigue siendo rutinario, guionado. Es una integración de papel, a mi juicio. Y poco interesante.

    Q

  80. Mulder Says:

    En El padrino II Michael hace esto, Michael hace aquello, Michael mata al hermano; cuando al final lo vemos en el trono tenemos una imagen trágica que no se traduce como «la soledad del poder» o algua otra fórmula (¡y no tiene al lado un personaje como el de la abogada!) La última imagen de Zuckeberg me parece similar, con Eduardo enm el lugar de Fredo, pero no tiene carga, es permeable a las interpretaciones, se traduce por «la soledad del millonario» o alguna otra tontería. En comparación, Mineyball – cuyo me resulta más compleja; la idea de que Fincher hace la diferencia es indemostrable, un lugar seguro que nos regala el autorismo.

  81. Mulder Says:

    hay un «cuyo» de más y otrso errores. Perdón.

  82. irrepetible Says:

    A los que nos gusta Red Social es porque pensamos como Bigote.

    Claro, hay otras interpretaciones.

    Saludos.

  83. Mishíguene kop Says:

    Eva Braun como millones de mujeres en el Tercer Reich amaban a Adolf Hitler. ¿Y con eso qué?

  84. lalectoraprovisoria Says:

    Mulder. Interesante la idea de que Moneyball puede ser mejor que Red Social. Tendería a estar de acuerdo. Tal vez porque es menos redonda, se notan los parches y hay más cuestiones abiertas. Pero Red social es más consistente, más lograda. No es una cuestión de autorismo, sino de control. Al de Moneyball la película se le escapa, deja miles de cabos sueltos. Pero podés tener razón en que a la larga es más estimulante, está más viva.

    Q

  85. sebastian andres sanchez Says:

    Q : No hagas caso, ni se te ocurra ver ¨la Piel que Habito ¨. Es para otra gente, vos la vas a detestar. Si la peli es mala , el final es lisa y llanamente imbécil. En cuanto a la de Malick no me pareció ni tan mala ni tan buena . Pero algo raro pasa cuando es tan elogiada por tantos críticos extranjeros de los buenos (está al tope de las preferencias de ´la película del año ¨) y a la vez detestada por la crítica argentina. Lo que no me gustó es que sea tan explícita , es como si Malick hiciera un resumen ideológico-estético para quienes no entendieron su cine anterior

  86. penultimo mohicano Says:

    «Los críticos no sirven para nada»
    David Fincher – enero 5, 2012

  87. maxbeta Says:

    Una crítica en el NYRofBooks la tritura: http://www.nybooks.com/articles/archives/2010/nov/25/generation-why/?pagination=false

    «Una película sobre gente 2.0 hecha por personas 1.0» (si mal no recuerdo)

    (para mi) Le dió de lleno en el blanco. Ni el director ni el guionista entienden a su personaje… todo el asunto de chicos lindos vs malos, ricos vs pobres, exitosos y fracasados, simplifica un orden de cosas que me hubiese gustado ver… un modo de relacionarnos nuevo… hay miles de cosas…. la transparencia avanzando sobre la privacidad, la construcción de un yo virtual, la imposibilidad de cambiar, mentir sobre uno mismo… la «necesidad» de estar vigilados o contenidos por nuestros «amigos» TODOELTIEMPO…., yo que se… pero quedara para otra pelicula.

    El hecho que se tratase sobre MZ y Facebook en la película parece anecdotico… se redujo todo a un nerd ambicioso de baja autoestima con las mujeres, que la emboca (solo porque es un nerd), y ahora puede tener a cualquier mina del mundo…. que pedorro.

    Que vaya al pelo todo el tiempo fue muy entretenido, pero vista ya hace un año, no se me vino nunca a la cabeza, un caramelo más que pasó.

  88. Raúl Says:

    David Fincher sirve para algo?

  89. Mulder Says:

    Tanto en Moneyball como en Red social un personaje le cuenta una historia a otro, como metáfora o parábola (las palabras aparecen en las películas, si no me equivoco). La de Moneyball es la del bateador que hace un HR sin darse cuenta; la de Red Social tiene que ver con un tipo que vendió apresuradamente su compañía y terminó suicidándose cuando se dio cuenta de que había perdido la oportunidad de ser billonario (o alguna razón más afectiva). Me parece un buen punto para ver por qué Moneyball es mejor que Red social. La historia del bateador se la cuenta el gordito nerd a Pitt, es decir, el que ideó un modo de controlar el juego al que confió en él y lo llevó a la práctica. La otra se la cuenta el de Napster a Zuckeberg, es decir…. En la primera, que transcurre en una oficina que el gordo habita como si fuera su habitación, hay intimidad, gratitud y amor por el juego. En la otra, que transcurre en una disco que ninguno habita (y que sí, es un escenario adecuado para esas vidas), no hay nada de eso, principalmente porque entre los dos pibes no hay comunión. Y no la hay porque facebook les chupa un huevo, a diferencia de lo qie ocurre en Moneyball, en la que el baseball es verdaderamente importante para los dos protagonistas.

  90. boudu Says:

    sebastian,

    la de Almodovar es una comedia mucho mas graciosa que Bridesmaids y otras tantas que se promocionaron. Ademas me gusto mucho el lado científico.

    Coincido con la de Malick como mediocre. Para mi le sobra una hora y media.

  91. ojosabiertos Says:

    JC: no lo dije ahora, sino en el 2010: http://vos.lavoz.com.ar/content/offside-1-critica-tardia-de-la-red-social

  92. elespectadorcompulsivo Says:

    Siempre es interesante leerte. siempre me lleva a hacerme preguntas más que a contestarlas y eso es particularmente productivo. Ahora bien, en este como en otros casos en los que se discute tanto el argumento o la contrucción de los personajes me pregunto y ¿qué pasa con la cámara? Es decir: sólo es relevante en el momento de juzgar el hecho de que el héroe sea un frío millonario o un manager de béisbol (y no un jugador)? No puede ser acaso un mérito que un film pueda construirse con, por ejemplo, la velocidad como principio estilístico, en concordancia con la técnica narrativa y la composición de los roles? Finalmente todo termina reduciéndose a «recetas» más o menos ambiciosas en el plano estético? Y, por último, fundamentalmente: ¿se puede hacer buen cine sin que éste nos interpele en forma más o menos directa?
    Con tu última reflexión me quedé pensando que quizás, en definitiva, lo que ha cambiado es la forma de interpelar o de dejarse interpelar por el cine, entre otras cosas.

  93. Mishíguene kop Says:

    Revisando Más corazón que odio me doy cuenta de que lo que se considera ética en el cine clásico es para nosotros ética de clase, ética de secta, pero no ética entre iguales, no ética de carácter universal. Ethan Edwards es un nazi de buen corazón, con una ética particular, que se aplica para los que considera humanos y una no ética para los que considera los otros, por no decir inhumanos. Es una película genial, pero en cuanto a la ética deja mucho que desear.

  94. boudu Says:

    A ethan le mataron a casi toda su familia. No lo veo como nazi.

  95. JC Says:

    RK : Ya sé, por eso dije:»Por supuesto, Roger Koza en 2010 y Q ahora se destacan como excepciones». En ese momento me extrañó la recepción en varios críticos argentinos que me interesan, nunca entendí el porqué.

  96. Mishíguene kop Says:

    A Ethan le habrán matado toda la familia pero quería eliminar a la única viva que le quedaba porque había convivido con los indios. Y por otra parte gozaba matando una manada de búfalos para que los indios se murieran de hambre: no solamente los guerreros. Y al final, cuando atacan a los indios, los masacran, niños, ancianos y lo que se mueva. Esto último no queda claro pero se me hace que es así. Hitler también tendría sus razones para odiar a los judíos y también tenía su código ético, que valía para los suyos y no para los otros, sus enemigos. La ética de Ethan Edwards no se diferencia mucho de la de un Hitler.

  97. Martín Says:

    Una pequeña acotación: muchos opinan que en la relación entre Zuckerberg y Saverin en Red social hay una subtrama gay similar a la de Ben-Hur y Mesala.

  98. boudu Says:

    Ethan es racista, supongo que producto de su época. Lo de los bufalos erá así. Pero vivió entre los indios, sabe el idioma. Además me han dicho que en el libro queda masomenos claro que Martin es su hijo con una india.

    De la ética de un personaje pasar a la ética de todo el cine es un poco mucho.

  99. ojosabiertos Says:

    JC: disculpame entonces por mi error de interpretación. Saludos. RK

  100. Santi Says:

    Para mí la chica en Red social cumple el mismo papel que el perro en La mujer sin cabeza.

  101. Barsut Says:

    Como en la critica de Moneyball, sigo sin estar de acuerdo,
    una pelicula que te hace escribir semejante critica y analisis,
    no puede ser mala.
    que te guste o no, eso es otra cosa, creo yo.

    por cierto, muy buena critica

  102. Santi Says:

    O peor: el trineo de Citizen Kane.

  103. Ethan Edwards Says:

    Mishíguene: de que hablamos?. Acaso Hitler se arrepintió al final?. El genocidio cometido por Ethan fue matar búfalos?.
    El odio y desprecio hacia los indios se potencia por su pasado de derrota en la guerra, la muerte violenta de su amor secreto -su cuñada- y el resto de la familia.
    Si bien temáticamente el racismo es el eje sobre el que gira todo el argumento, no podemos decir que para la época carecía de justificación mas allá de los medios que emplea y su ideología. En lugar de asumir los acontecimientos con comprensión, se niega a renunciar a su venganza y a su odio, y este estalla cuando se entera del matrimonio del comanche y su sobrina: recién ahí concibe la idea de matar a la chica.
    No veo el motivo particular de Hitler; acaso ser un artista frustrado?. No vale la comparación. Resulta insoslayable el motivo particular de Ethan, como dice boudu, mas allá del odio a los indios en general. Estos, luego de la derrota con la Unión, pasaron a ser sus exclusivos enemigos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: