Primeras Páginas (92), respuesta

Sobres papel manila, de Rodolfo Santullo

por Quintín

Hace poco, en estas Primeras Páginas, tuve una mala experiencia con una novela uruguaya de la editorial HUM. Pero no escarmenté del todo y, adicto a los policiales y necesitado como siempre de libros cortos, reparé en este que inaugura la colección Cosecha Roja del mismo sello editor.

Cuando el detective (un matón en realidad) de una novela se llama Harrison Rey como podría llamarse Boogie el Aceitoso y en la tercera página se dice que alguien “se sirvió un generoso trago de whisky”, sabemos que no estamos frente a una pieza de alta literatura. Ahora, pueden ocurrir dos cosas. Una, que estemos ante cierto grado demasiado elemental de la escritura. Otra, que el ostensible formato pulp sea el guiño que indica una parodia, una deliberada caricatura o alguna otra operación de segundo grado. En materia de uruguayos hay un antecedente de esta aproximación que es el de Levrero y su Nick Carter. También puede ocurrir que se trate un poco de las dos cosas, como creo que sucede en este caso. Rodolfo Santullo (nacido en México en 1972 pero ostensiblemente oriental) escribe más una historieta que una novela, una historieta sin dibujos pero con el mismo esquematismo y la misma tentación de cita y homenaje al noir.

Ubicada en un lugar impreciso que no es el Uruguay sino el Uruguay trasladado a otra parte (a un lugar en el que, por ejemplo, rige la pena de muerte) y en un tiempo que es el presente trasladado a un pasado impreciso, Sobres papel manila es una historia de enredos tejida alrededor de un asalto por parte de la típica banda de criminales que se recelan y traicionan.

Santullo mira su propia escritura con un poco de sorna (“No lo iba a aceptar de ninguna manera. Antes prefería ponerse un arma en la boca y terminar con todo el asunto. Como había hecho Hemingway, sí señor, como todo un hombre.”) pero aun así construye una historia no del todo simple, con una trama ingeniosa, un par de sorpresas y algún apunte sobre la personalidad de los personajes. Pero tampoco tiene un gran compromiso con ellos y el resultado se termina pareciendo demasiado a un ejercicio, como si el autor conociera el género y no le diera para experimentar ni para tomárselo en serio, como si ya no tuviera sentido escribir como David Goodis; ni siquiera como Ricardo Piglia.

Una respuesta to “Primeras Páginas (92), respuesta”

  1. joandemena Says:

    Santullo es un muy buen guionista de historietas. No leí «Sobres…», pero en las historietas no suele ser esquemático (en particular en la muy bella «Valizas»).
    FedericoR

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: