No somos tan corruptos

Sirvén se disculpa en Twitter

por Quintín

Hace muchos años, cuando Gustavo López nos echó del Bafici, Pablo Sirvén publicó en La Nación una nota muy desafortunada en donde nos acusaba, entre otras cosas, de viajar por el mundo dilapidando fondos públicos, hacer lobby para los amigos, impedir la distribución de películas que no nos gustaban, tener punteros entre los críticos y de cultivar “las oprobiosas mañas de la vieja política”. Una frase, en particular, daba cuenta del tono hiperbólico del artículo: “Si Julio Márbiz —se escuchó decir con picardía en una de las últimas privadas de películas a estrenar— hubiese hecho la mitad de lo que hizo Quintín, lo denunciaban en la Corte de La Haya.”

En estos años en los que se ha vuelto común usar y abusar de cualquier información de archivo como pieza de convicción en contra de los adversarios políticos, siempre que participo en una discusión política en la web aparece algún oficialista que menciona la nota de Sirvén y la acompaña de frases como “Devolvé la que te afanaste en el Bafici”.

Pasaron siete años desde entonces en los que no tuve ningún contancto con Sirvén, a quien nunca vi personalmente, hasta que anoche, por casualidad, se produjo un intercambio en Twitter que paso a narrar.

Pablo Sirvén: Mañana en mi columna “Irrumpe el chimento de lesa humanidad” te cuento por qué en el caso Alfano son todos malos.

Gustavo Noriega (en respuesta a Sirvén): La idea es la correcta. ¡Son todos malos! y “chimento de lesa humanidad”, gran frase.

Aquí intervino nuestra amiga Estela Guyot (Estrella):

Estrella (a Noriega y Sirven): Son todos malos, es así.

Me di cuenta de que había llegado la oportunidad largamente esperada de decir algo:

Quintín (a Estrella, Noriega y Sirvén): Son todos malos especialmente Sirvén, que me enlodó sin saber de lo que hablaba. Podría pedir disculpas.

Sirvén contestó lo siguiente:

Sirvén (a Quintín, Estrella y Noriega): Desde El Amante no pocas veces se me enlodó a mí y al diario y no le di tanta importancia, igual me disculpo.

A lo cual respondí:

Quintín (a Sirvén): No creo haberte mencionado y a mi me mandaste a la Corte de La Haya. Pero si después de 7 años te disculpás, acepto las disculpas.

Bien, damos por concluido este episodio. No fue una rectificación en La Nación, pero algo es algo. Como epílogo, voy a plastificar este diálogo para llevarlo en la billetera y exhibirlo cada vez que me acusen de corrupto invocando aquella denuncia. Desgraciadamente, la calumnia tiene patas largas.

Ah, y tampoco tuve nada que ver con Massera.

14 comentarios to “No somos tan corruptos”

  1. Janfiloso Says:

    Bueno, estás rompiendo mi tesis sobre la absoluta inutilidad de Twitter (comunicacionalmente hablando) obviamente que me alegra.

  2. lalectoraprovisoria Says:

    Y a mí también, Janfi. Sentía una impotencia y furia tremenda cada vez que algún troll le tiraba a Quintín con ese maldito artículo de Sirvén. Pensé que esa pesadilla nos iba a perseguir de manera injusta toda la vida. Por suerte, Sirvén se disculpó. No saben el alivio que siento. Aunque la tristeza sufrida durante tanto tiempo no me la saca nadie, me parece.

    F

  3. adz Says:

    Hasta hoy me resultó imposible leer a Sirvén sin tener presente, como ruido de fondo, aquel ataque absurdo a Quintín, especialmente desde que personas como Lucas Llach o Sarlo habían empezado a mencionarlo como interlocutor. Enhorabuena.

  4. Ethan Edwards Says:

    Siempre admiré la libertad absoluta de Q. En sus ocasionales discusiones sobre cine, dejó -o deja- la clara sensasión de su falta de rencor para con el adversario. Que no tendría problemas en tomar un café al otro día con ese rival y hablar de bueyes perdidos. Eso es un hombre libre. Lo de Sirvén fue un golpe bajo como pocos. Para mí eh, para mí -como diría Bilardo- es un crítico mediocre a quien leía de paso; luego del acto miserable avalando el egreso de Q lo leí más…como para ver si era el pelotudo que yo pensaba o se hacía. No solo me pareció cada vez más pelotudo sino que facilmente uno podía colegir que no era un hombre libre. No está mal que el tema esté terminado, conforme la filosofía Q, pero sus debiles disculpas por ese medio y en el ambito de una conversación entre varios, me parecen propias de un boludo total. Saludos, me voy a comer un asado al country del pincha en City Bell y a encontrarle una explicación al magro presente. Seguro disentiremos, pero sin rencores.

  5. Samurai Jack Says:

    Siete años después y en twitter, que se cope y lo haga en las páginas de La nación con el mismo espacio que usó para escribir aquello. Ese sería un gesto apropiado ya que admite haberse equivocado. No creo que lo haga, estas disculpas duran lo que un helado al sol.

  6. guillermo Says:

    El problema de fondo, como tanto que pasa en Argentina, es la inoperancia del sistema de justicia. Si el sistema legal no fuese un prostibulo en que el asesinato de MM Garcia Belsunce sigue pasando por el juzgado 9 anios despues del hecho y lo de Mariano Ferreyra y Schocklender se patea al pasto alto, pero los afanos Kirchner se blanquean en 30 dias, vos podrias haberle hecho un juicio por difamacion a La Nacion y a Sirven, y desplumarlos. Posibilidad que de entrada hubiera evitado que LN publicara algo difamatorio,

  7. gabriela v Says:

    Me alegro que se haya disculpado, es un alivio. Pero también coincido con Samurai porque fue muy horrible la calumnia. Ni de Menem decían eso, creo.

  8. janfiloso Says:

    De tan popular se pervirtió, pero presidió mi dormitorio de chico :

    IF you can keep your head when all about you
    Are losing theirs and blaming it on you,
    (…)
    Yours is the Earth and everything that’s in it,
    And – which is more – you’ll be a Man, my son!

    kipling

  9. JorgePayador Says:

    Qué disculpas? Coincido con Samurai, que las haga en LN. Es un canalla -como le gusta decir a Q-; la justificación de que a él, y al diario, lo enlodaban desde “el amante” es justificativo para acusar de chorro a alguien? Qué le decían desde la revista?

  10. Estrella Says:

    Me alegro de que se haya disculpado, entonces. Yo no recordaba la nota de Sirvén.
    (Q, ahora entiendo el comentario de gogol)
    Saludos!

  11. Eugenio Says:

    ¿Le vendiste un taxi a Sirvén, Q? Ligaron hasta los que te defendían!!
    Porque es fácil darse cuenta que Sirvén odia el cine, pero no imaginaba que tanto.

  12. norma Says:

    Aunque se disculpe, Samurai tiene razón. Que lo haga en el mismo medio en que lo hizo. Fue atroz. Ahí lo leen todos los que leyeron la censura y el quedarse con dinero del festival.
    Sigue doliendo.

  13. Diego Says:

    Debería disculparse en LN y decir porqué lo hizo. Una disculpa así, por twitter y tan escueta, es lo mismo que nada dada la índole de la calumnia. Sino, suena más a tregua entre espadas discursivas que, desde distintos lugares, coinciden en la vereda del anti-kirchnerismo en la coyuntura actual.

  14. lalectoraprovisoria Says:

    Andá a la mierda forro. Qué tiene que ver el kicherismo en todo esto. Yo no hice una tregua con nadie, no trates de sacar una ventaja política donde no hay más que una cosa muy personal que se me quedó atragantada siete años. Espadas discursivas, la concha de tu hermana.

    Q

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: