Corrección política para todos

Publicado en Perfil el 29/5/11

por Quintín

En el Festival de Cannes, un argentino ganó por primera vez la Cámara de Oro, Terrence Malick ganó la Palma de Oro con lo que tiene todo el aspecto de un pastiche místico y Lars von Trier se hizo declarar oficialmente “persona non grata” por decir en la conferencia de prensa oficial que Hitler le causaba cierta simpatía. Sus comentarios (de ningún modo racistas ni pronazis) se consideraron “inaceptables, intolerables y contrarios a los ideales de la humanidad y generosidad que presiden el Festival”, según se lee en el comunicado emitido por el Consejo de Administración presidido por Gilles Jacob. Jacob fue desde los noventa un verdadero padrino para Lars, su descubridor y su campeón.

El niño Lars ganó la Palma de Oro en 2000 por Dancer in the Dark y dos años antes, cuando presentó Los idiotas, tuve la oportunidad de entrevistar a von Trier en Cannes. Fue en compañía  de una media docena de colegas internacionales que transcurrió en el fastuoso Hôtel du Cap donde, como Lars era fóbico (nunca me quedó claro a qué), se alojaba en una casa rodante estacionada en los jardines. La entrevista transcurrió en una glorieta que proporcionaba una fabulosa vista del Mediterráneo. Von Trier, como los personajes de su película, mezclaba confusión y grandilocuencia en cada respuesta. En un momento anunció que la noche anterior se había dado cuenta de que tal vez Hitler tuviera buenas intenciones, que él no era del todo diferente al Führer y que en su lugar podría haber cometido los mismos errores. Me acuerdo de haber pensado en ese momento: ¡Qué imbécil que es este tipo!, cómo es posible que hable de Hitler con esa ligereza, con esa especie de ingenuidad ignorante. Publiqué las declaraciones “nazis” de von Trier en El Amante y supongo que los otros periodistas también las publicaron en sus medios. No produjeron ningún escándalo, aunque se parecían a las que hizo once años más tarde como gotas de agua.

No sé si fue la posibilidad actual de ver la conferencia de prensa en la internet lo que amplificó los alcances de esta tontería hasta provocar que el distribuidor en la Argentina cancelara el estreno de Melancholia, cuando ese mismo distribuidor estaba feliz de lanzar sus películas anteriores, aún habiendo leído lo que Lars dijo en aquella oportunidad. Pero eso es lo que ocurre con la corrección política, un territorio pantanoso y difuso como pocos, cuyo fundamento no es siquiera la descalificación de los demás por sus ideas sino por lo que los acusadores suponen que son sus ideas. Para ilustrar la inestabilidad del concepto de CP, digamos que cuando se conoció el repudio a von Trier, un par de cineastas bosnios solicitaron que se expulsara también de Cannes a Emir Kusturica, otro mimado de Jacob, dos veces ganador de la Palma y este año presidente del jurado de la sección Un certain regard. Los bosnios acusan a Kusturica de haber hecho películas con dinero del dictador serbio Milošević y de componer canciones en honor del carnicero Radovan Karadžić, notorio criminal de guerra. Acabo de recordar que nuestro indignado distribuidor fue también responsable de la venida a la Argentina de Kusturica y su banda. Curiosamente, Kusturica (un tipo mucho más pesado que el tonto Lars) salió mejor librado de su alineación balcánica que Peter Handke, quien ha pasado a ser una especie de muerto civil a partir de su apoyo a los serbios.

Recuerdo también que, hace poco, un escritor argentino tuvo que resignar la columna que publicaba en una revista porque un grupo feminista intimidó a los anunciantes después de confundir una mala palabra con una violación. Estos asuntos son muy desgraciados y solo una conclusión se puede extraer de ellos: que tan feo como ser un delator, es prestarse al juego de los delatores.

Foto: Flavia de la Fuente

About these ads

31 comentarios to “Corrección política para todos”

  1. adz Says:

    Me deprimió la displicencia con que todas, las poquísimas que participaron, voces feministas, institucionales o personales, dieron por buena la acusación insostenible de Hollaback! contra Terranova, no ya considerando el caso por sí mismas sino sin siquiera objetar y dar precisión a las burdas traducciones que circularon y a la presunción de que era el resultado de un estereotípico ‘machismo latino’ en Buenos Aires.

  2. adz Says:

    Al respecto, me parece que lo más significativo son las Diez observaciones sobre el affaire Terranova/Hollaback, de S. Lalaurette.
    http://www.lalaurette.com.ar/blog/index.php/planeta/observaciones-sobre-el-affaire-terranova

  3. Francisco de Zavalía Says:

    En la misma conferencia de prensa, y casi simultáneamente, dijo que quería filmar una película pornográfica de cuatro horas con dos de los protagonistas de su última película.

    Por lo que no se que tan en serio se pueden tomar sus declaraciones: es un inadaptado, un provocador o un verdadero nazi pornógrafo.

    Si es un nazi, volvemos al viejo debate de la ética vs. la estética ¿Es suficiente que Wagner haya sido un gran músico o también tenemos que tener en cuenta que fue un antisemita? Saint Saens era un misogino; Lewis Carroll, probablemente un pedofilo v hay varios escritores que fueron golpeadores, violadores, etc.

    Lo que si se es que en Argentina no hubiera habido tanto escándalo o este hubiera durado un día. Aquí todo -y todos- se reciclan y un abusador de menores puede ser un personaje público querido por todos.

  4. Samurai Jack Says:

    Francisco si lo decis por Veira siempre hay que recordar que la historia esa fue más compleja.
    Yo creo que lo peor de Von Trier es lo que nos hizo con Bailarina en la oscuridad, más allá de si se quiso hacer el gracioso o vaya a saber que con lo de Hitler. el mundo era más llevadero cuando podías hacer chistes de gallegos sin que la asociación de almaceneros te declarara persona no grata.

  5. Saint-Jacob Says:

    …¡Lo de Lars lo dije yo en el otro post! (ja)…

    …lo de Francisco ¿no va por el cura Grassi?…

    …la corrección política es exasperante, pero la incorrección política es, a esta altura, banal…

    …tanto Lars con su pose petardista, como el Festival con su acción funesta son hechos vergonzosos y, en última instancia, mediocres y de naturaleza baladí…

    …no obstante, quedo con ganas de ver ‘Melancholia’ y ‘Tree for Life’… que’va’cer…

  6. r. Says:

    Yo diría que lo grave es declarar persona non grata a alguien que se sabe positivamente que no es nazi en virtud de unas declaraciones que simplemente buscaban ser provocadoras y que además, como se advierte bien en la rueda de prensa (a mi modo de ver, claro), el propio autor se da cuenta del berenjenal en cuanto las dice. Por mí, bien que le echen un buen rapapolvo, pero si se sabe que de hecho no es nazi, a qué viene expulsarle. No tiene sentido. Tampoco que en las transcripciones de las declaraciones se elimine la referencia a Hitler en el bunker, importante entiendo para las afirmaciones de von Trier, por lo menos para ponerlas algo en contexto. Lo que sí se entiende muy pero que muy bien, es que se coloque el “Israel is a pain in the ass” también como indicativo del supuesto nazismo o antisemitismo de von Trier.
    Realmente, lo único grave que dijo von Trier es que Hitler le cae simpático. Que no le gusta lo que hizo, pero que le entiende. Algo que muchos historiadores podrían decir, acierten o no. Se puede criticar la trivialización del nazismo, me parece un tema de interés, pero que por decir eso se le expulse y, repito, sabiendo que el tipo no es nazi… Es un acontecimiento escandaloso. Y triste.

  7. Martín Says:

    Es una verdadera cagada que no estrenen Melancolía.

  8. Mishíguene kop Says:

    El otro día vi Querida Wendy, la peli de Von Trier en la tele y me pareció una gran estupidez. Una película que empezaba relativamente bien, pero que terminó en un pastiche seudoanarquista totalmente forzado. Una mente que produce semejante estupidez puede decir lo que quiera de Hitler, incluso se puede disfrazar de Hitler y ser el Pierre Menard del Führer, lo mismo da. Como dice Lilita Carrió que le dijo una periodista alemana “muy prestigiosa”: hay que mirar al futuro, no puede ser que ustedes sean siempre parientes de algún muerto, dejen los fantasmas de lado, como hacemos nosotros, los europeos, que supimos olvidar a nuestros parientes víctimas de atrocidades y si tuvimos parientes asesinos de lesa humanidad supimos también olvidarlos, e incluso justificarlos, amigándonos con nuestro hermoso y transparente pasado. Buéh. Eso es lo que justamente hace el filonazi Von Trier, amigarse con Hitler y amigarse con las armas, con lo socialista y anarquista que se oculta tras lo nacional. Hitler después de todo era un buen muchacho, un artista que limpió a la bella Europa de la lacra judía y logró sin pretenderlo el progreso del continente y la futura Unión Europea. Trier no cree que las armas sean malas de por sí, no cree en la violencia, ni siquiera cree que Hitler haya tenido malas intenciones, como no las tiene Wendy, que es una pistola hermosa en su neutralidad. Si Wendy reacciona con violencia es porque el mundo la obliga a reaccionar, si Hitler actúa con violencia es porque es un incomprendido, un pibe de barrio que termina desbordado por la realidad que se le opone. El pensamiento políticamente correcto en este caso es pensar que a las armas las carga el diablo y no los hombres.

  9. Somos Los Piratas Says:

    Luego nos acusarán de piratas…

  10. lalectoraprovisoria Says:

    Mishíguene. Es muy fácil acusar de nazi a todo aquel que no recita el catecismo. Sobre todo a aquellos que no son como nosotros, que no tienen nuestro origen, que no son insospechables. Como te digo siempre, lo único incoherente de tu actitud es que te opongas a la extracción compulsiva de adn y tengo la sospecha de que vas a terminar renegando de esa idea. Sos demasiado buchón, y lo demostrás en cada comment, como para tener una actitud en la que no estés del lado de los perseguidores. Von Trier no es filonazi, ni Carrió, ni yo lo somos y ninguno de los tres cree que hay que amigarse con el pasado y justificar a los asesinos. Pero para una mente totalitaria como la tuya no hay diferencias y todo el que no coincide con vos puntualmente es un nazi. De mi parte —no sé de la de Lars o de la de Carrió— te digo que te vayas a la concha de tu hermana.

    Q

  11. hilario ascasubi Says:

    y Dear Wendy no es de Von Trier, es de Thomas Vinterberg

  12. Mishíguene kop Says:

    Sí, perdón, Von Trier solamente produjo Dear Wendy, no la dirigió.

  13. Mishíguene kop Says:

    Por otra parte, más allá de que como todos los humanos tengo rasgos clamente autoritarios, por lo menos como todos los que se animan a opinar en los blogs, estoy convencido de que ni se puede obligar a alguien a aceptar una verdad que no quiere aceptar (extracción compulsiva de ADN, por caso) como tampoco se puede obligar a nadie a olvidar su pasado para así mirar positivamente hacia adelante. Ambos dos son pensamientos autoritarios, soluciones fáciles arrancadas a la fuerza, que buscan atajos ridículos saltándose el derecho de los demás a decidir libremente, si quieren o no conocer su pasado. Lilita lo que propone es eso: la reconciliación a la fuerza, autoritariamente, cosa que nunca va a conseguir, mientras que el kirchnerismo (y las demás fuerzas que lo apoyaron en este caso puntual) propone una supuesta verdad a la fuerza, pasando por sobre el derecho de las víctimas a decidir si la quieren conocer. Autoritarismo puro. Von Trier, con sus boutades y con sus películas de sofisticada ambigüedad seudoanárquica y filonazi (lo vuelvo a repetir), busca no sólo llamar la atención para beneficiarse comercialmente sino que instala a nivel colectivo la idea de que después de todo Hitler tenía razones justificadas para hacer lo que hizo, como el personaje seudoanarquista enamorado de su pistola tiene razones para ejercer la violencia como la ejerció, porque la violencia exterior a él, la violencia de la sociedad organizada era aun mayor, desproporcionada e injusta. Tanto el discurso cinematográfico de Von Trier como sus declaraciones supuestamente ingenuas calzan justo para que a mí se me ocurra ser políticamente incorrecto y autoritariamente desmedido.

  14. lalectoraprovisoria Says:

    Mishíguene. “Tanto el discurso cinematográfico de Von Trier como sus declaraciones supuestamente ingenuas calzan justo para que a mí se me ocurra ser políticamente incorrecto y autoritariamente desmedido.” En los setenta había unos pelotudos que decían que el Pato Donald era un agente del imperialismo. Vos podés decís pavadas homólogas, pero Von Trier no es “filonazi” ni dijo nunca que Hitler tenía razones para hacer lo que hizo. Además de que ese no es el punto: Videla y Pol Pot también “tenían razones” para hacer lo que hicieron, lo que no equivale a tener razón en hacer lo que hicieron. Y además acabás de reconocer que Von Trier no dirigió Wendy, sino que la produjo. La idea, supongo, es que algo habrá hecho.

    Q

  15. Mishíguene kop Says:

    El proyecto de Querida Wendy parte de la mente de Lars Von Trier, él es el que le da vida, es quien escribe el guión, quien busca al director: su amigo y discípulo “dogmático” Thomas Vinterberg, quien incluso llega a decir en un reportaje que trató de representar en la figura del protagonista llamado Dick la manera de ser de su amigo guionista y productor Lars Von Trier.

  16. Boris K Says:

    De acuerdo, es que la incorrección política es parte del programa estético de von Trier. Dancer in the Dark, por ejemplo, es una película politicamente correcta en su premisa (alegato contra de la pena de muerte), pero incorrecta en su sádica puesta en escena. Sus films te pueden parecer malos o buenos, pero siempre fueron eso, provocaciones algo pueriles, tampoco entiendo la sorpresa. Supongo que los que más sufren con la cancelación del estreno son el cine Lorca y los Arteplex, se hubiesen hecho un festín de 15 semanas en cartel.

  17. Boris K Says:

    Una aclaración: la contradicción entre puesta en escena y premisa de Dancer in the Dark no es azar, es calculo. Siempre imaginé a Lars riendose de la gente que salia llorando del cine.

  18. lalectoraprovisoria Says:

    Boris K. Primero, unas ochocientas personas, incluso en este blog me parece, dijeron que lo del 70% era un disparate. Personalmente coincido: ¿de dónde se puede sacar una información tan taxativa? Pero la pregunta del millón es ¿qué es lo que te haría cambiar el voto? La respuesta (me gané el millón) es: NADA. Ese es el pequeño problema con el estalinismo, inventor del apoyo crítico.

    Q

  19. Boris K Says:

    Q, te quivocaste de post, pero si, puede ser, no leí todos los comentarios. En cuanto a lo del Stalinismo, ay, ya te lo dijeron mil veces pero te lo repito, es una comparación poco seria. Una alternativa de izquierda me haría cambiar el voto, seguramente.

  20. janfiloso Says:

    No voy a refrendar la afirmación del 70%, pero si no pretendemos ser literales, entiendo que BS se refirió al tema varias veces indicando cómo se genera el pensamiento político y cultural en general y ella refiere a que los movimientos se inician en elites.
    Por otro lado, en un programa de encuestadores donde había al menos 4 de ellos, se refirió que el primer problema que tiene el encuestador es que el encuestado quiera responder la encuesta; ellos lo adjudicaron a falta de interés por el tema, puede haber otras mil razones por las cuales la gente no quiere perder 5´ contestando una encuesta, pero de alguna manera de ahi sale la sensación del 70%.
    En lo personal pienso que hay un % muy alto de gente a quien le interesa la política, o mejor dicho toma partido en la política, pero solo a nivel sensible, no a nivel intelectual, y no le interesa ser confrontada con sus propias contradicciones. Creo que el % de gente a quien le interesa la política a nivel intelectual, es decir debatiendo y confrontando ideas es realmente bajo. Solo miremos el % de diarios en relación con la población total o sumemos el rating de los programas políticos en TV y veremos que muy poca gente “pierde” el tiempo mirándolos. Supongo que a eso se refiere BS.
    El programa de 6,7,8 tuvo muy bajo rating, pero al día siguiente estalló el twiter. Esto quiere decir que a la gente le encanta opinar a favor o en contra (nivel sensible), pero muy pocos de los que opinan pierden tiempo viendo a BS o leyendo sus notas (nivel intelectual).
    Es como cuando decimos que “todo el mundo” se va a la costa un fin de semana largo, pues ese “todo el mundo” no llega al 2% de la población total. Con el twiter pasa algo parecido, “todo el mundo” opina en el twiter, pero el twiter representa un % muy bajo de la población.

  21. ciencia pura Says:

    La primera imagén que te llevas al ver a Cristina es que es brillante. pero eso es porque la luz es más rápida que el sonido, al ratito te llegan las pelotudeces que dice y chau.

  22. BobbyFischer Says:

    Lo del 70 por ciento estoy de acuerdo con Sarlo. Cuantas personas tienen un discurso politico articulado. Pueden justificar que votan y porque lo hacen. Defender su posición. Y en eso aparece Janfiloso y no tengo mas que suscribir…

    “En lo personal pienso que hay un % muy alto de gente a quien le interesa la política, o mejor dicho toma partido en la política, pero solo a nivel sensible, no a nivel intelectual, y no le interesa ser confrontada con sus propias contradicciones. Creo que el % de gente a quien le interesa la política a nivel intelectual, es decir debatiendo y confrontando ideas es realmente bajo”.

  23. BobbyFischer Says:

    Además de Sandra Russo en adelante los que cuestionan a Sarlo son los militantes fanaticos. Y no ven el exiguo porcentaje que representan. Cuantas personas militan en los partidos politicos??…No seria mejor reemplazar la palabra militancia por compromiso civico?.

  24. janfiloso Says:

    Bobby, jamás podría coincidir con alguien que está de acuerdo conmigo. :)

  25. lalectoraprovisoria Says:

    Escuchen la apología de Jonas Mekas de lo políticamente incorrecto. ¡Es liberadora!

    http://jonasmekasfilms.com/365/day.php?month=12&day=8

    F

  26. janfiloso Says:

    Muy bueno ¿sabés quièn es el tal Imus?

  27. lalectoraprovisoria Says:

    Ni idea! Q me preguntó lo mismo.

    Besos

    F

  28. lalectoraprovisoria Says:

    Acá me sopla Gabi que le parece Mekas se refiere a este señor:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Don_Imus

    Puede ser. Ahí dice, entre muchas cosas: “He was later fired for saying ‘hell’ on air.”, y de eso habla Mekas en su monólogo de tres minutos que subí más arriba. ¡Gracias, Gabi!

    F

  29. DP Says:

    Lo de “escritor argentino” (por JT) es una exageración, supongo.

    DP

  30. Gustavo C Says:

    Lo de Von Trier es un tipo de provocación básica: no tengo nada para decir pero sé como hacerlo. Cineasta parlotero -suena, para el caso, mejor q “parlachín”- su figura siempre me recuerda más a gente como Caruso Lombardi o Mario Pergolini que a la Kiarostami, Echeverría o John Carpenter; es decir, cineastas.

  31. Gustavo C Says:

    Lo de Von Trier es un tipo de provocación básica: no tengo nada para decir pero sé como hacerlo. Cineasta parlotero -suena, para el caso, mejor q “parlachín”-, su figura siempre me recuerda más a gente como Caruso Lombardi o Mario Pergolini que a Kiarostami, Echeverría o John Carpenter; es decir, cineastas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 253 seguidores

%d personas les gusta esto: