Tiempo de Bafici (9)

Formato cuadrado

por Flavia y Quintín

F: Ayer, mientras vos presentabas el libro colectivo El cine y los géneros: conceptos mutantes, del que escribiste un capítulo sobre el western, yo vi tres películas.

Q: ¿Tres películas? A ver contame.

F: Dos eran de arquitectos. La primera, Eye over Prague, cuenta la historia del checo Jan Kaplický, que nació en 1937 y se asiló en Londres después de la primavera de Praga hasta la caída el comunismo. La película comienza cuando Kaplický, un arquitecto de vanguardia, gana el concurso para construir la Biblioteca Nacional de Praga. El edificio es algo increíble. Parece un hongo con un ojo. Es de muchos colores y tiene amplios espacios e increíbles vistas desde adentro. Es una biblioteca soñada. Tan soñada que nunca se construyó. Un día aparece el presidente Klaus y dice que no está de acuerdo con el proyecto y que iba a impedir la construcción con su propio cuerpo. Se genera un debate en la sociedad que lleva un par de años. Hay funcionarios que mienten sobre las dimensiones del edificio, otros que dicen que va a arruinar el casco antiguo, etc. Jan Kaplický, mientras tanto, trata de seguir viviendo. No solo diseña casas sino que también hace ropa, utensilios de cocina y otros objetos originales. En esos años también se casa con una mujer más joven que está embarazada. Y de pronto, el día que nace el hijo, Kaplický cae muerto en la calle a los 71 años.

Q: Qué película más triste.

F: Tristísima. Yo pensaba que ese hombre iba a vivir 100 años por el amor que sentía por su trabajo y por el poder de su genio, que eso lo sostendría. Pero, a la vez, el tipo miraba los programas en la tele donde lo agredían y le decía a la mujer: “Yo no puedo seguir viendo esto. Apagá el televisor.” Y esto me puso nerviosa, porque vos tampoco aguantás ver la tele con los funcionarios K. Así que me quedé inquieta.

Q: Uno viene al Bafici para olvidarse de los monstruos que salen en la tele, así que cambiemos de tema.

F: Bueno, pero no dejen de verla. Porque aunque es triste bien vale la pena ver la obra tan singular de Jan Kaplický. Es muy interesante, aunque el documental sea bien cuadrado.

Q: ¿Y el segundo arquitecto quién era?

F: El segundo era Norman Foster, que me cayó mucho peor que Kaplický, porque es como un gran empresario. ¿Cuánto pesa su edificio, señor Foster? la vi con mi amiga Gabi y ni bien empezó ella me dijo que parecía un institucional de Foster & Associates. El tipo también es un capo pero ni él ni la película tienen ángel. Para colmo, las imágenes de su obra se pasan muy rápido y no se analizan.

Q: Esta no la veo. ¿Y qué más?

F: En la trasnoche vi Ivory Tower, la del ajedrez jazz que tanto te gustó en Locarno. Es verdaderamente simpática, aunque no me mató. Pero es graciosa.

Q: Después de la presentación del libro, que fue bastante divertida, me castigué con una película argentina: La carrera del animal de Nicolás Grosso. Otra vez la típica película de la FUC en la que los realizadores piensan que el cine argentino debe ser un homenaje permanente a Invasión de Hugo Santiago. Fotografía en blanco y negro, una conspiración con dos bandos enfrentados como fondo de la trama, tono melancólico, personajes hieráticos, diálogos mínimos y oscuros. Hay un fotógrafo virtuoso, Gustavo Biazzi, y un director cuya mayor aspiración parece ser que su película resulte similar a las más recientes de sus compañeros, como Castro o Las pistas. La única novedad es la naturaleza de la conspiración. El protagonista es uno de dos hermanos cuyo padre desapareció dejándoles una fábrica que está parada. El bando opuesto está integrado por los obreros que intentan apoderarse de la empresa y hacerla funcionar por su cuenta. Aunque todo transcurre en 1966, es imposible evitar la impresión de que estamos ante una alegoría de las transformaciones kirchneristas y de que la película está contada desde la perspectiva de un hijo culposo de la burguesía que celebra el advenimiento del proletariado. El año pasado, el Bafici trajo Lo que más quiero, donde la protagonista debía liquidar el aserradero que heredaba del padre. La tendencia continúa.

F: ¿Y no tiene nada rescatable aparte de la fotografía?

Q: La película es agradable de ver pero tiene ese tono forzadamente triste de tantas películas recientes del Bafici y también el amaneramiento característico en el modo de hablar de los actores.

F: Te pregunté si tenía algo bueno y seguiste con lo mismo. ¿Qué tiene de malo el tono tristón?

Q: Es que uno no sabe por qué está triste esa gente. De todos modos, la sensación de déjà vu se está haciendo insoportable.

F: Y hoy seguiste viendo películas argentinas de la FUC. ¿Querías masoquearte?

Q: Algo de eso debe haber, porque hoy vi Un mundo misterioso de Rodrigo Moreno.

F: Sí, ayer nos la recomendó Hans Hurch, quien nos contó que la había visto en Berlín y le había gustado, aunque había sido la película peor recibida de toda la competencia oficial. ¿Es tan mala?

Q: No, para nada. Con los bodrios que pasan en Berlín esta debe haber sido una de las mejores. También es mejor que El custodio, la película anterior de Moreno.

F: Entonces es buena.

Q: Tampoco diría tanto. Podría decir que es una película noble y que lo verdaderamente misterioso es que no sea mejor de lo que resulta finalmente porque el director se pierde.

F: ¿De qué se trata?

Q: En principio, de nada, o de casi nada. Y eso es bueno. Al principio, la mujer le dice al protagonista que no quiere verlo por un tiempo. Este se va de la casa, se compra un auto viejo y empieza a deambular por la ciudad y a vivir una serie de aventuras placenteras. Como en La carrera del animal, la fotografía es de Biazzi (esta vez en color) y se utiliza también el formato cuadrado (1,33). Hay una elección refinadísima de la música, que incluye a Gardel cantando en francés. Moreno puebla la ciudad de mujeres atractivas pero prescinde y logra planos aireados y armoniosos. Es curioso el caso de Moreno: cuando empezó, se le adjudicaba mucho más talento para escribir diálogos que para la puesta en escena. Esta película demuestra exactamente lo contrario. Está muy bien filmada, pero los diálogos podrían suprimirse enteramente y en su insignificancia y artificialidad podrían provenir de una película de Matías Piñeiro o de Mariano Llinás, que apuntan a otra cosa. De todos modos, la película transcurre apaciblemente y se abre hacia una dimensión efectivamente misteriosa, donde una escena lograda sucede a otra escena lograda. Pero, de pronto, a Moreno lo ataca el gendarme del sentido y, por razones incomprensibles, decide que tiene que darle un cierre circular a la película, cargarla de significado, devolver al protagonista al lecho conyugal y convertirla en una pequeña fábula moralizante, matando así toda la libertad y el placer que la película se había ganado limpiamente.

F: No parece nada mal. Creo que Hans tenía razón. Y no entiendo bien por qué no te gustó.

Q: A vos te hubiera pasado lo mismo. Los últimos minutos de la película te hubieran decepcionado. No entiendo por qué se le sigue dando a la narración convencional el comando de las películas cuando podrían ser mucho más abiertas. Hay algo académico y antiguo en la resolución de Moreno, incluso en la idea de que una película así debe tener una resolución, como si no se animara a más.

F: Ahora entiendo por dónde vienen los tiros.

Q: No es de tiros esta.

F: ¿Y hoy qué hiciste mientras yo paseaba por el Rosedal?

Q: Primero tuve una reunión con los participantes del Talent Campus, los seis críticos latinoamericanos que vinieron al evento. La pasé bárbaro: era gente muy agradable y muy entusiasta. Después vi la película de Moreno y después intenté con Teoría de cuerdas, un proyecto experimental de once directores, discípulos de Ernesto Baca. Vi diez minutos y, como estaba muy cansado, decidí dejarla para otra oportunidad.

F: Sí, después también te dormiste con Godard-Leacock-Pennebaker, de quienes vimos una película rarísima que se llama 1 PM, resultado de una visita de Godard a EE.UU. en la que terminó peleado con sus socios y renunció al proyecto.

Q: Lo que llegué a ver era interesante. En 1972, la revolución estaba en plena efervescencia y se ven cosas increíbles, como una performance de los realizadores y de un actor disfrazado de soldado confederado frente a un aula de adolescentes negros. O un concierto de Buffalo Springfield en una terraza, versión ácida y desafiante de la aparición de los Beatles en la terraza del estudio de Abbey Road. Un caos estimulante.

F: Nos tenemos que ir a cenar con Scott Foundas, nuestro joven amigo americano. Hasta mañana.

Fotos: Flavia de la Fuente

19 respuestas to “Tiempo de Bafici (9)”

  1. voaextraña Says:

    la serie parece el test de las manchas …acuáticas , sólo que más creativo y muchísimo más interesantes que el rorschach
    » .. consta de 10 láminas compuestas por manchas de tinta (negras y policromáticas) sobre un fondo blanco. Estas láminas poseen una morfología vaga por lo que resultan especialmente sugerentes. Las láminas son presentadas de manera sucesiva a un paciente preguntándole lo que ve en ellas y cómo y dónde manifiesta lo observado. El análisis del test está basado en las respuestas que da el individuo.
    Algunos de los criterios usados para evaluar las respuestas son:
    Tiempo de latencia. Cuánto se demora el individuo en dar la primera respuesta a cada lámina.
    Posición. Cómo lo ve respecto de la posición de la lámina: en la posición estándar, con 90º o 180º de rotación.
    Localización. Dónde lo ve: en la mancha completa, en un detalle, en un espacio en blanco.
    Forma. Cómo es la calidad de lo percibido: rica en detalles, forma bien definida, forma vaga, etcétera.
    Movimiento. Si lo percibido parece estar en movimiento o siendo movido por alguna fuerza.
    Color. Si refiere al color de lo percibido. Si con ello justifica profundidad, perspectiva, sombras, texturas, etcétera.
    Categoría. Qué es lo que ve: una forma humana, animal, objeto o sus derivados. Otras categorías suelen considerarse aparte, tales como paisajes o respuestas de carácter sexual.»
    wikipedia

  2. voaextraña Says:

    y es un placer leer las películas

  3. Cristina Says:

    Fantásticas las fotos!! Jugando con la idea de Déjà vu, sobre la tendencia del festival, pero bella y distinta. Felicitaciones Fla.

  4. david Says:

    Q., los que en 1PM tocan en la terraza son los Jefferson Airplane. Hubiera estado bueno ver a los Buffalo Springfield también, pero a esa altura el grupo ya no existía más.
    Muy de acuerdo con crítica de la película de Moreno, que igual, a pesar de esa circularidad un poco forzada que exhibe, me gustó bastante.

  5. sebastian andres sanchez Says:

    Antines : vengo de ver Attenberg . Es la segunda película de la directora , que mostró la primera en el festival en el 2001, así que vos la conocerás . La vi en el Atlas Sta Fe y al final de la proyección ella contestaba preguntas. Pero yo no me quedé porque vine a casa a ver la pelea Maidana-Morales. Attenberg me gustó bastante, pero no me pareció muy ´griega ´( prejuicio mío , no tiene que parecerlo) es bastante afrancesada, en el buen sentido.

  6. lalectoraprovisoria Says:

    Siempre me confundo el nombre de los dos grupos. Este es el de Grace Slick, ¿verdad?

    Q

  7. Boris K Says:

    Q, no dejés de ver Yatasto, es una obra maestra. Hoy pude estar en el estreno y fue muy emocionante.

  8. cacho Says:

    no sabía que en las películas de llinás había diálogos.
    che q, corregí el título de la de moreno, no es maravilloso, es misterioso.

  9. sainjacob Says:

    http://www.youtube.com/watch?v=1NnZyUsqhDY

  10. sainjacob Says:

    la parte de ‘Jefferson…’:
    http://www.youtube.com/watch?v=XLRX7bZH41g&feature=related

  11. sainjacob Says:

    …hermosa hermosa hermosa Grace slick en esas épocas…
    …obvio, el tiempo pasa:

  12. sainjacob Says:

    up, no salieron las fotos… veré que pasó (maldición!)…

  13. lalectoraprovisoria Says:

    Cacho. Gracias por lo del título, ya corrijo la errata. En cuanto a los diálogos, me refería a todo lo que produce Llinás.

    Q

  14. boudu Says:

    WTF
    http://www.youtube.com/watch?v=HVdh-kysytc&feature=related

  15. sar Says:

    Hablando de FUC, ví Rosalinda. Me habían gustado Todos mienten y, mas todavía, El hombre robado, pero cuando terminó tuve la sensación de haber visto menos de lo mismo. Creo que ésta gente sabe filmar, sabe cómo poner la cámara, cómo editar, cómo darle al relato un tono ligero y zumbón. Pero todas estas historias de pibes de clase media y sus juegos de duplicaciones y espejos, de falsificaciones y contrabandos, ¿dan para tanto? Sinceramente, es una pregunta y no una afirmación. Siento que se me fue el placer que me generaba verlas y no es algo que me agrade, a lo mejor una respuesta a tiempo me da una mano. Saludos

  16. Necro Says:

    Q, es una pena que hayas abandonado Teoría de cuerdas. Es una obra maestra, especialmente el episodio Neptunio, que tuve el honor de realizar junto a Luján Montes y Natán Dosto y que ha sido comparado por críticos eminentes con Nosferatu, con El gabinete del Dr. Caligari, con Vampyr y con Filomena Marturano, entre otros clásicos.
    Acá el link con la información, (http://www.teoriadecuerdasfilm.org/) para que subsanes a tiempo tu error y los lectores de la lectora accedan a esta maravilla.

  17. Velcro Says:

    Estoy muy cansado y quizás se me escapen detalles obvios pero, de verdad este chico Necro le está tirando flores a su propia película?

  18. Necro Says:

    Por supuesto, y dentro de la película le estoy tirando flores a mi episodio. Pensé que era una estrategia de promoción genial pero veo que genera cierta incertidumbre. Me temo que deberé repasar mi manual de marketing.

  19. GerardoD Says:

    Como Q no opinó ni bien ni mal de Teoria de cuerdas, (solo adujo cansancio), espero que la flagrante autopromocion, de al menos la punta para un futuro comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: