Locarno: memoria y balance (15)

Aparece una candidata

por Quintín

El lunes 9 sería un día de grandes revelaciones. La película de la mañana, Foreign parts de los francoamericanos Verena Paravel y JP Sniadecki, venía precedida por el rumor de que era la mejor de nuestra sección. Resultó una de esas películas a las que la calidad se les nota sin gran esfuerzo, blindadas en principio contra críticas que no sean del tipo “no me pareció del todo interesante”, “es buena pero no es para tanto”, etc. La película transcurre en Willets Point, una zona de Queens en Nueva York en la que se venden autopartes y que está a punto de ser desalojada para construir un complejo edilicio. Pero al día del rodaje, todavía subsistían en Willets Point cientos de pequeños talleres especializados en llantas, puertas, motores y otros restos de automóviles: una especie de gigantesca calle Warnes, un cementerio de muertos vivos.

Los población del colosal desarmadero es multiétnica: hay una mayoría de latinos, pero también árabes, rusos, judíos ortodoxos y hasta algún viejo neoyorquino de varias generaciones en el país. La película combina dos elementos que hacen a su potencia: por un lado, un gran trabajo de campo, que les permitió a los realizadores convivir con los personajes, elegir a los protagonistas y pasar a formar parte del paisaje sin molestarlos. Por el otro, una gran elegancia para filmar y organizar el material en un fresco de seres humanos desprotegidos y autos desguazados. Hay, por ejemplo, un plano nocturno con el estadio de los Mets iluminado al fondo que debe ser uno de los más bellos que se vio en el festival.

Por si no lo dije claramente, Foreign parts es un documental etnográfico sobre una tribu urbana a punto de desaparecer. JP Sniadecki había hecho una película antes, Demolition, que anduvo por festivales y se ocupa de los obreros que trabajan en la demolición de un barrio en Pekín, un poco en la línea de las películas de Wang Bing y del mismo Jia Zhangke. Las películas sobre barrios en tren de desaparecer han sido una constante de los festivales de la década: a las de los chinos se les puede agregar, entre otros, En construcción de Guerín o En el cuarto de Vanda y Juventud en marcha de Pedro Costa. En esta década parece haberse descubierto el potencial cinematográfico de las ruinas futuras y de las comunidades amenazadas por la extinción que trae el progreso y este género es una especie de arqueología anticipada. Curiosamente, antes de Foreign parts se dio Hell Roaring Creek, un corto de Lucien Casting-Taylor, uno de los directores de Sweetgrass, película que se vio en el Bafici 2010 sobre los últimos viajes a través de las montañas de unos cowboys americanos, pastores trashumantes de una gigantesca manada de ovejas (el corto es un plano sobrante de Sweetgrass, que muestra a la manada cruzar un río al amanecer), otro caso de comunidad en vías de extinción. Casting-Taylor está relacionado de algún modo que no pude retener con la gente de Foreign parts.

La novedad, en relación al documental etnográfico, es que se ha vuelto interdisciplinario: se ocupan de él personas como los realizadores de Foreign parts y Sweetgrass que son fotógrafos, artistas visuales y antropólogos, lo que le ha dado al género sofisticación visual y protección académica (hay un departamento de Harvard detrás de estos proyectos).

Pero la hibridez en el origen de los cineastas termina produciendo una película de una sola pieza, a diferencia de lo que habíamos visto hasta allí. La cualidades de Foreign parts como documento y como pieza fílmica se combinan para mostrar personajes atractivos, planos de gran belleza y una descripción sobria e interesante del tema sin que se noten las costuras ni la voluntad de inflar el proyecto. En ese sentido, la película está más lograda que Sweetgrass, cuya fotografía era un poco ostentosa y trataba de combinar disimuladamente tres viajes de los pastores en uno para obtener cierto volumen ficcional. Acá, en cambio, la sopa está perfectamente condimentada y lo que predomina como impresión final es que se trata de una experiencia cinematográfica sobria, justificada, cuyo sentido no es la fabricación de películas sino la compenetración con una experiencia y la documentación de un modo de vida. El resultado no parece aquí un instrumento de la ambición de los realizadores ni de la utilización de los protagonistas.

Mientras que a las películas anteriores la hibridez servía para darles carácter pero les restaba credibilidad, Foreign parts era por fin consistente: una propuesta lograda, a la que resulta casi imposible oponerse dentro de un sistema de valores compartidos como se supone es el de un jurado cuyos miembros no intentan ser caprichosos. Las otras películas podían tener sus partidarios, pero era imposible convencer de sus méritos a los miembros del jurado que se les habían resistido de entrada. Había aparecido una candidata firme para los premios sin que fuera necesario en la deliberación poner en juego una batalla de subjetividades. Como presidente del jurado, Foreign parts me tranquilizaba mucho ya que auguraba un final pacífico sin que nadie se sintiera ofendido por el gusto ajeno. No se trataba de una película de consenso sino de una que pertenecía a una categoría distinta de las restantes. Su universo no era, para ponerlo de aún modo, el de la disputa entre talentos jóvenes.

Foto: Flavia de la Fuente

11 comentarios to “Locarno: memoria y balance (15)”

  1. boudu Says:

    Bueno en esta década también se profundizo en todo el mundo la especulación inmobiliaria y el lobby constructor, en detrimento de la calidad de vida en general. No lo llamaria progreso

  2. janfiloso Says:

    Salimos del progresismo pero damos vuelta por el progreso.
    Qué dificil es decir que es o no es progreso.
    Obvio que la especulación de por si no lo es, y el lobby como sistema de ventajas tampoco, pero la construcción como actividad no necesariamente es antiprogreso.
    Para poner casos mas complicados ¿los granos transgénicos o la clonación son progreso?
    Como diría Lenon, “progreso es lo que ocurre mientras nos preguntamos qué es el progreso”.

  3. boudu Says:

    para mi mas q progreso es retroceso. Es construccion sin planificacion.

  4. boudu Says:

    igual una cosa es Juventud en Marcha y otra En Construccion.

  5. corleone Says:

    el cine disipa las disputas

  6. Anónimo Says:

    Acabo de leer en IMDB que lo que se está construyendo es un nuevo estadio de baseball.

  7. lalectoraprovisoria Says:

    EL estadio (de los Mets) se construyó y se inauguró antes de que terminara la filmación. Se ve en la película, donde también se discute el plan para hacer un centro comercial gigante.

    Q

  8. toni Nievas Says:

    Te ha pasado?…
    http://www.youtube.com/watch?v=5DePX9ALTfE

  9. Jero Says:

    Hola Quintín. Muy bueno tu texto y excelentes los ejemplos que das. Dan muchas ganas de ver “Foreign Parts”. De hecho me estaba acordando de otro filme, “Chop Shop” – de Ramin Baharani- que transcurre en esa zona. El filme de algún modo también es un pequeño híbrido, aunque más inclinado a la ficción. Sigue a un chico latino que vende partes usadas de autos en Willets Point. Y, obviamente, ese lugar es un gran protagonista de la cinta. También aparece una toma muy entrañable del estadio de los Mets! (aunque del antiguo).
    Lo bueno de mostrar lugares como Willets Point es que entregan un tono más realista de la ciudad, o finalmente desmitifican esa imagen o background de Nueva York falsamente glamoroso.
    Efectivamente en Willets Point se va a construir un nuevo complejo residencial y comercial, que dio bastante que hablar por acá, porque los que trabajan vendiendo autopartes reclamaron ante el desalojo.

  10. afa Says:

    nooooo, el estadio de los Mets, ese donde tocaron los Beatles y donde Hector Lavoe dijo “se te olvidó decir que soy el hombre que respira debajo del agua”… ese estadio ya no existe más??

  11. Maza Says:

    Foreign Parts fue elegida para la competencia de Valdivia de este año. Es una excelente película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: