El Bafici 2010 (14)

Sobre El predio de Jonathan Perel

por Quintín

Este mediodía vi El predio de Jonathan Perel, una película argentina de la sección Cine del Futuro. Casi no tenía referencias y al público le debía ocurrir algo parecido porque había muy poca gente en la sala. Sin embargo, resultó una sorpresa mayúscula. El predio no es solo una película de un rigor y una inteligencia infrecuentes, sino posiblemente la única película de estos años que toca el debate político actual. Perel entra en el terreno de la ESMA —hoy Museo de la Memoria (en construcción)— donde filmando sin otro sonido que el ambiente y casi todo el tiempo en planos fijos de duración parecida, logra hacernos acordar a Frederick Wiseman y su capacidad para hacer hablar a las instituciones sin que el realizador diga una sola palabra.

En los primeros minutos, la película muestra restos de la vieja Escuela de Mecánica. Las paredes despintadas, las instalaciones desmanteladas, los sanitarios y ladrillos acumulados en el terreno, las ventanas deterioradas logran evocar la Historia. Esos muros albergaron el horror y la serenidad de los planos de Perel nos permite sentir la presencia de la tortura y la muerte. Esas visiones despojadas aluden al museo por venir.

La decisión de crear el museo fue en su momento la respuesta adecuada al proyecto de destruir la ESMA, tan ligado a la idea de ocultar y borrar la memoria. Pero lo ocurrido desde 2004 es paradójico. Mientras la construcción avanzaba a paso de hormiga, las distintas entidades de derechos humanos y otras organizaciones fueron ocupando el predio donde ejercen actividades de toda índole. Perel hace una somera descripción visual y sonora de alguna de ellas, desde las más formales y predecibles, como reuniones y asambleas políticas o el otorgamiento de becas para actividades artísticas, hasta otras menos convencionales como las proyecciones de una especie de cineclub en el que se ven funciones con películas de Haneke, de Tita Merello o de León Gieco. Pero también aparecen actividades casi espontáneas, en las paredes, como pinturas figurativas, consignas políticas, logotipos de El eternauta o pegatinas de la carta de Rodolfo Walsh a la junta militar.

La inteligencia cinematográfica de Perel hace que esa multiplicidad de intervenciones en el predio puedan mirarse desde dos sentidos completamente opuestos que reflejan debates políticos más profundos. Por un lado, se puede considerar que la muerte está siendo reemplazada por la vida, que los asesinatos y las torturas han dejado lugar al arte, a la educación y que el recuerdo de las víctimas ocupa el lugar de los rastros de los verdugos. Acaso el símbolo más claro de esa interpretación sea el proyecto a cargo de la artista visual Marina Etchegoyhen de sembrar papas en la tierra de la ESMA “para reproducir y cosechar energía”. La instalación tiene claramente el sentido de vivificar la tierra yerma de las desapariciones. Pero la película permite también la interpretación contraria: que la ocupación de la ESMA por parte de las organizaciones políticas y sus militantes, que va recubriendo el espacio del horror, interviniendo en su suelo y sus paredes, sustituyendo la preservación del pasado por proyectos dictados por el presente, está construyendo una política del olvido en lugar de una política de la memoria. Así, la utilización tumultuosa de ese espacio, su cooptación partidaria y su banalización a fuerza de consignas trilladas y manifestaciones artísticas de dudosa jerarquía es la demostración cabal de que el kirchnerismo y sus aliados no solo intentan apropiarse de la memoria de toda la sociedad, sino de que el proyecto de destrucción de la ESMA por parte de la derecha se lleva a cabo ahora desde la izquierda. Cerca del final de la película, dos planos vienen a confirmar esa hipótesis: en el primero se ve un viejo monolito de la ESMA, al que le faltan los elementos que permiten identificarlo. Es seguramente lo que queda del homenaje a algún almirante de otra época. En el segundo, se ve también un monolito, pero este sí tiene la placa correspondiente. En ella se anuncia que la presidente Cristina Fernández de Kirchner ha creado en ese sector del predio la Plaza de los Derechos Humanos. Esa placa no parece mostrar la voluntad de que los visitantes del futuro se encuentren con lo que era la ESMA en los setenta sino con la transformación que ha sufrido gracias a la didáctica del nuevo siglo.

El último plano de El predio es otra muestra del refinamiento de la película, de su capacidad para preservar la ambigüedad de lo que muestra sin aplastarla bajo la interpretación predigerida. Es una toma en la que se ve una puerta de rejas abierta a medias sobre una avenida por la que circula el tránsito a gran velocidad. A la salida de la película, discutí con otros espectadores y con la programadora del festival Violeta Bava los posibles sentidos de ese plano. Bava sostenía que allí se veía la indiferencia de esos automovilistas frente a la ESMA y lo que allí ocurrió (y ocurre). Pero a mí se me ocurría otra interpretación: que esa puerta semiabierta hubiera constituido en 1976 una esperanza de libertad para los prisioneros. Pero también que esa puerta puede ser también una alternativa a la sofocante situación de la ESMA actual.

El predio recibió uno de los premios para ampliación a Alta Definición que otorga el Bafici en los meses previos. Fue una decisión tan acertada como incorrecta es la de no haber programado esta opera prima en la competencia internacional o en la argentina, ya que se trata de uno de los estrenos más valiosos de esta edición del Bafici.

42 comentarios to “El Bafici 2010 (14)”

  1. JorgePayador Says:

    Y que no hay donde dejar el coemntario lo hago aquí. Estoy de acuerdo con lo que dice Guillermo Martínez y no sé de dónde sacás, Q, lo de 6,7,8; lo de les pertenece a ustedes(?). La ceguera cada vez es mayor.

  2. NP Says:

    No vi la película, pero conozco la ESMA (iba a escribir “estuve en la ESMA”, pero solo los sobrevivientes tienen derecho a usar esa frase -y tal vez ni siquiera ellos, diría Primo Levi-): me hace ruido lo del último plano. Me parece que la reja entreabierta es una concesión innecesaria (y tu interpretación lo confirma): estar ahí, del otro lado de la reja (en la realidad, digo, y aun siendo un mero testigo de un horror tan invisible como presente) es sentir que hay rejas que no se pueden traspasar. Al lado de eso, no hay nada menos “sofocante” que el presente.

  3. lalectoraprovisoria Says:

    Payador. La ceguera es solo tuya. No podés entender un chiste.

    Q

  4. NP Says:

    Mezclar la opinión de Martinez con la “campaña” de 678 no hace otra cosa que darle la razón: el antikirchnerismop galopante es irracional. En cambio, Martínez fundamenta como buen matemático… Aprendé, Q.

    Puede no gustarte vcomo escritor (a mi no me gusta), y sin embargo acordar con sus opiniones (exactamente al revés que con Borges). Pero esa es otra discusión. Lo que está claro es que sos más papista (res decir, carriotista) que La Nación, que al menos publica el reportaje.

  5. janfiloso Says:

    jaja un hacker tacha los comentarios …

  6. janfiloso Says:

    Creo que Martinez traza bien dos ejes :
    1 cuánta izquierda tolera la clase media
    2 cuántas cosas repudiables necesita hacer un gobierno para sostenerse en el poder.
    La pregunta es por qué asumir que la intolerancia es a la supuesta ideología de izquierda de este gobierno y no a las cosas repudiables que hace para sostenerse en el poder.

  7. lalectoraprovisoria Says:

    NP. Otro que no entendió el chiste. Que discutan Martínez con Agunis, dos malos escritores cuyas opiniones políticas me importan un rábano. Y Martínez siempre argumentó muy mal en cualquier terreno, con esa mezcla tan suya de mala leche y megalomanía..

    Q

  8. orbis Says:

    La ambigüedad que plasma Perel, no la logras vos editorializando contra CFK. Y caés en tus propias trampas retóricas ya que la memoria sobre el horror de la tortura mas vale olvidarla y que prevalezca una memoria política sin trauma. No se perdona el daño, pero es todo un alivio encontrar paz en el presente cotidiano, en el olvido, al que impulsan las rutinas y las instituciones. Hay que olvidar para seguir viviendo, y seguir “recordando” en algún rincon lejano de la memoria para que no se repita.

  9. NP Says:

    Bueno Q, es que el “chiste” suena bastante parecido a cuando hablás “en serio”… (pero si todo es una joda me quedo más tranquilo!)

    Por lo demás, no me parece que Martínez argumente mal (al menos en este caso: resume muy bien la posición de los que no somos kirchneristas, pero menos de la “oposición” -de derecha-). Y de mala leche es compararlo con Aguinis, que ni siquiera sabe lo que es argumentar (estaría bueno verlo debatir con Martínez o con cualquiera, pero va a ser más difícil que encontrar un periodista “independiente” en TN).

    Así que el problema lo tienen “ustedes” (siguiendo tu dicotomía), visto que los representa alguien tan obtuso como Aguinis. Eso si es un chiste. Y muy malo.

  10. el pastelero trotskista Says:

    estuve en esa misma proyección. el documental observacional, o como se diga, no es para mi. nunca vi una película de ese tipo que no me hiciera pensar que a pesar de sus aciertos el género tiende a la laxitud mental y la estetización vacía. pero pongamos que es un problema mío, que me quedé en dziga vertov. ahora, lo de las papas es una gan-sa-da.

    si tuviera que buscar puntos fuertes en “el predio” no dejaría de mencionar el plano de blanca santucho en un momento de…no se, mejor ver ese plano, no lo describiría. alguien la contenía. también se la oye reconocer a kirchner por un decreto que da lugar a la búsqueda de los cuerpos del roby y de benito urteaga. honestamente, no quiero saber nada con la usurpación de la memoria de la lucha revolucionaria de los años 70 que hace un gobierno burgués y pro imperialista. pero bueno, ahí esta la jugada de kirchner y sería tonto no aprovechar algunos aspectos, sin dejar de poner las cosas en claro (por otra parte, el pastelero deja sentado su odio hacia la oposición al gobierno por derecha, a quienes detesta más aún)

    recomendación del pastelero para el Bafici 2010: American radical, the trials of Norman Finkelstein.

    Atte.

  11. JorgePayador Says:

    NP, es que cualquiera que Q advierta que puede tener una posición cercana al gobierno se le cruza como culo de lagartija. He ahí entonces que les remarca todas las peores condiciones, advertibles o no.

  12. Velcro Says:

    Disculpen la ignorancia… pero ¿cómo hago para entender qué fue lode Martinez y 6,7,8?
    Muchas gracias.

  13. lalectoraprovisoria Says:

    Velcro. No es muy difícil. Martínez es un oportunista de la literatura y sus argumentos contra la clase media son los que gente como Barone, Russo y Cía repiten diariamente en 6,7.8. No es muy difícil de entender, pero tampoco muy importante. Fue una mala idea hacer ese chiste. Y ahora cambiemos de tema.

    Q

  14. Dr. Feelgood Says:

    ¿Por qué me aparece todo tachado?

  15. Mishíguene kop Says:

    No sé cómo será la peli, pero que la acción artística que ilustra la foto es una gansada es la purísima verdad. La mayor parte del arte conceptual es una gansada, sobre todo cuando se mete a representar lo irrepresentable. Que un concepto surja como variación de otro concepto no es un problema en sí mismo, pero sí lo es que dicho concepto sea una apropiación del imaginario de un artista archiconocido como Victor Grippo, quien en sus obras aludía al concepto vida-energia vital utilizando la energía contenida en ese fruto de la tierra llamado papa en tanto metáfora de la energía vital de la naturaleza. Con lo cual, el símbolo-papa como depósito de energía, deja de ser símbolo para pasar a ser una alegoría, un símbolo que nace muerto porque ya fue usado mil veces, no en relación a la temática de los desaparecidos pero sí en relación al concepto de fuente de vida y a su problematización. Tal vez la artista haya querido citar a Grippo, pero inevitablemente cae en la banalidad posmoderna que tanto critica Prividera. Es muy fácil caer en el procedimiento de la sustitución en torno a los desaparecidos; parece inevitable. Sustituyo lo muerto por lo vivo y listo: la fórmula mágica, demasiado transitada a esta altura del partido. Reduccionismo conceptual y esperanzas impuestas con fórceps que sólo logran rellenar el hueco de la ausencia con paladas de arena.

  16. Martin H Says:

    el chiste es así: Guillermo Martinez se hace el provocador para la gilada en un reportaje en La Nacion Los de 6, 7, 8 son tan botones que dejaron de ser graciosos y los K consiguieron de aliado a Menem (el de Menem es el mejor de todos los chistes) jajajaja Como nos reimos

  17. Gabriel Says:

    semi off topic (mi especialidad)
    ayer fui a ver cuchillo de palo, documental paraguayo, estaba la bonita y joven directora para presentarlo,
    arranca mal, voz en off, plano de la ciudad, relato en primera persona sobre la ciudad que da la espalda al rio, que esconde cosas, pense: cagamos.
    pero depsues mejora, y cada vez mas
    la historia de un tema famiilar, un tio ya muerto que tenia una historia escondida, la directora va en busca de esa historia, van saliendo luchas y resistencias de homosexuales en la epoca de stroessner, sólo con imágenes y reportajes del presente, casi nada de archivo, indagación de la directora en su familia, sorprendentemente sin golpes bajos, un acercamiento muy espontáneo a todos los involucrados (gaysm travestis, gente mayor) que son muy tentadores de subrayar su lado pintoresco, pero no, queda todo en un tono medio buenisimo, el padre de la directora, increible
    toda la gente aplaudió al final, lo que me hace pensar que hay una leve trampa ahi, la exposición propia, con tono mesurado, quizás aplaudimos eso
    solo faltaba- y lo hubo- que haya alguien del publico en la ultima pregunta a la directora le diga que conocio al tio de ella,
    varias personas moqueando
    bigger than life

  18. Nacho Says:

    A propósito del cultivo de papas dentro de la ESMA. Cuando lo vi en el documental, me pareció algo casi anecdótico -no debió haber sido así, pero la realidad es que en ese momento estaba sumido en otros interrogantes-, pero al llegar a casa y leer tu post, empezaron a surguirme ciertas preguntas.
    Más allá de la consigna hippie “Sembremos energía”, las buenas intenciones de la “artista”, cabe preguntarse de qué manera ayuda esa intervención al ejercicio de la memoria. Fui más allá en mis indagaciones y decidí entrar al blog de este proyecto: http://proyectocosecharmultiplicar.blogspot.com/

    Mi conmoción inicial fue ver una suerte de cóctel con papas fritas dentro de dicho predio, “Lavamos, pelamos, cortamos, freimos y por fin fueron saliendo en tandas las papas fritas. Nadie quedó sin hacer nada. Algunos sacaron fotos, otros filmaron. Todos probaron las fritas que salieron muy ricas!” dicta la mujer. No es que sea partidario de que el lugar deba “santificarse” ni que haya que “tenerle respeto” -respeto desde la moral tradicional-, incluso Perel en el Q&A hizo hincapié en que buscó evitar el retrato de un “cementerio” -precisamente porque el establecimiento no alberga cadáveres sino identidades que carecen de una muerte simbólica-, pero cabe preguntarse cuál es el objetivo que persigue esta chica. Su ejercicio busca inexorablemente la omisión -o peor aún la evasión-, la conversión del lugar en un espacio de vida (de “energía”); aquí no cabe la antagonía vida/muerte dado que la ESMA es un lugar de muerte y esa condición es -o debería- ser imborrable.
    Incluso ella reafirma su intención al decir -en dicho blog-: “Es imposible perder de vista los edificios de la ESMA, que rodean a la Huerta. Pero de eso se trata la acción, de multiplicar vida y energía sin perder la memoria.” Ese “pero” da la sensación de que la señorita insistió en perderlos de vista sin conseguirlo.

    Grüner hizo en su libro “El sitio de la mirada” una reflexión acerca de estas cuestiones que resultan más que valiosas en este debate. Remontándose al psicoanálisis, evoca la idea de que no existe memoria sin repetición, pues es así como se detona el recuerdo. Lo que vemos en esta cosecha es diametralmente opuesto. Y, desde mi lugar, vergonzoso.

    Papas fritas en la ESMA.

    Saludos.

    P.D.: Voy a hurgar en el libro de Grüner y si encuentro tiempo, transcribo el fragmento mencionado.

  19. Laura Says:

    Pastelero, las entradas para ver el documental sobre Finkelstein estaban agotadas la primera vez que lo pasaron. La próxima oportunidad es el domingo a la tarde en la Alianza, justo poco antes de la proyección de un documental sobre la Nakba en el CCSM. Por si te interesa:

    http://cinearabe.blogspot.com/2010/04/proyectamos-al-nakba-en-el-cc-san.html

  20. Maxi Says:

    En la película se mostrará lo que opina Finkelstein de países como Egipto, Jordania y Arabia Saudita en esta entrevista? O sólo se trata de disfrutar del espectáculo de ver a un judío despotricando contra Israel?

  21. el pastelero trotskista Says:

    Laura: tengo entradas para otras películas este domingo, lamentablemente me es imposible tomar tu recomendación, pero te la agradezco mucho. Miro la página y quizás más adelante encuentre algo que me interese y a lo que pueda asistir. Saludos.

    Maxi: me parece que la tuya es una crítica muy legítima, por cierto, no pude ver ahora la entrevista completa porque estoy con mil cosas, pero definitivamente voy a hacerlo en otro momento, es muy interesante, gracias. Respondiendo específicamente a lo que decís, hay una parte de la película en la que Finkelstein dice que no le gusta que lo invitan a algún lugar (charla, progama de radio, etc.) para tener a un “judío que critica a Israel”, y trata de correrse a ese lugar. Creo que la película introduce una serie de matices y cuestiones sobre su figura y su discurso, y creo que en esa frase está problematizado esto a lo que vos apuntás. De todos modos, si no recuerdo mal, no está muy desarrollado.

    Un aspecto que me sorprendió positivamente y que quizás pueda generar el mismo efecto en vos, era el modo en que mostraban como se acercaba a los palestinos. Una mujer palestina, en cuya casa paró Finkelstein, decía que lo primero que él le preguntó fue: “¿Odiás a los judíos?” La mujer le respondía que sí. Finkelstein le contestaba “Yo soy judío”. Y la conclusión que sacaban algunos chicos palestinos entrevistados era que al conocerlo comprendían que no todos los judíos eran lo que ellos pensaban que era. A pesar de su radicalidad, y su retórica, el tipo abre un diálogo, argumenta con claridad, y se pone donde cree que tiene que estar, entre otras razones, precisamente porque sus padres son sobrevivientes del Holocausto.

    También te diría que los que tenemos una posición muy abroquelada sobre este tema, como reacción a la indignación que nos produce, entre otras cosas, la manipulación de la memoria del Holocausto para justificar asquerosidades sin nombre al escuchar a alguien como Finkelstein tendemos a calmarnos. Creo que sin ceder el tipo abre un diálogo serio sobre el punto, sin soportar las mentiras y las hipocrecías. Es decir, despeja el terreno para un diálogo serio, cosa que no suele ocurrir. Saludos.

  22. el pastelero trotskista Says:

    Una cosa que me parece injusto no reconocer (y es que a veces yo me dejo llevar por mí mismo): muy bien Quintín comentando primeras películas como la de Perel y otras. Quisiera agregar que la película no me pareción para nada mala. Lo de las papas es algo que se muestra, entre otras cosas, precisamente porque esta allí. Sí me hizo enojar, pero no con Perel. Nada.

  23. Nacho Says:

    Pastelero, coincido en que la película de Perel es un experimento muy valioso. Mi negativa no iba para nada contra su obra sino contra la intervención realizada por Marina Etchegoyhen

  24. Maxi Says:

    No sé que efecto en mí se te ocurre que podría hacer esta película sobre Finkelstein, yo nunca negué ni niego el derecho de los palestinos a tener su estado como lo establece la resolución 181 de NU del año 47, que de haberse respetado habría ahorrado 60 años de padecimientos y muertes en los dos pueblos. Del mismo modo espero que mi interlocutor de turno acepte el derecho de Israel a existir dentro de fronteras seguras. Ese es mi límite, más acá pudeo discutir todo tipo de críticas a las políticas de los sucesivos gobiernos, como lo hacemos en Argentina, más allá sólo veo el mismo odio hacia los judíos de siempre pero disfrazado de una causa aparentemente humanitaria. Y la única manipulación del Holocausto para justificar asquerosidades es el negacionismo.
    Saludos.

  25. Laura Says:

    De nada, pastelero. Espero que encuentres algo de tu interés en la página.
    Saludos

  26. el pastelero trotskista Says:

    Si eso te tranquiliza, y si no la entiendo mal, la posición de Finkelstein es exactamente la tuya, incluso remitiendo a esa resolución de la Onu que mencionás como argumento. Por mi parte, no lo se, creo que Finkelstein y vos pueden estar en lo cierto, pero como socialista me cuesta reconocer el derecho a la existencia de cualquier estado burgués. Pero digamos que en lo que al conflicto nacional entre palestinos e israelíes refiere, tiendo a darle la razón a la posición que vos sostenés.

    No coincido con la última frase. Por empezar, afortunadamente no hay negacionistas a la vista, así que podés relajarte y soltar un poco la paranoia. Eso que decís es sencillamente falso, la manipulación implicada en la identificación entre Israel o sionismo y pueblo judío para hacer pasar toda crítica al Estado de Israel como un discurso veladamente antisemita es una manipulación política, que tarde o temprano refiere a los sentimientos de bronca, asco, venganza e indignación que la memoria del Holocausto trae sobre cualquier persona sensata. En la película sobre Finkelstein esta cuestión se pone en juego. Por supuesto, Finkelstein es acusado de odiar su propia identidad judía y cosas por el estilo.

    De todos modos, creo que no coincido con Finkelstein, y que es un poco tibio. Creo que el judaísmo es una mierda y esperaría que desaparezca como ideología y religión, en tanto creencia en trasmundos y vidas en el más allá. Si encima, sobre eso se monta la legitimación de un aparato estatal, peor aún. Esto vale también para la mierda islámica. Esto vale para las boludeces budistas. Para las pelotudeces onda pacha mama que pueda pensar los primitivistas onda evo morales y los que reivindican un pensamiento atrasado de ese estilo. Y mierda que vale para la basura cristiana. Pero no quiero irritar a nadie. Y de esto, (no haría falta aclararlo pero…) no se deriva la legitimación de ninguna ofensa física contra las personas que sostienen ideas tontas como la creencia en dioses de ninguna clase. Aunque soy esceptico sobre el triunfo de la sensatez, la estupidez humana parece indestructible y no parece que se puedan superar facilmente las imbecilidades primitivistas como las creencias religiosas. Hay que acostumbrarse a vivir entre gente muy, muy tonta, porque es todo lo que hay. Saluditos.

  27. tilyburgos Says:

    “Y la única manipulación del Holocausto para justificar asquerosidades es el negacionismo”

    El mismo negacionismo que sostiene el pueblo de Israel contra el holocausto Armenio a manos del imperio Otomano.
    ¡Que vergüenza!

  28. Maxi Says:

    Burgos, volvé a cursar Sociedad y Estado en el CBC, a ver si enténdés la diferencia entre “pueblo”, “estado” y “gobierno”.
    Para saber qué opina el pueblo de Israel sobre el tema tendrían que hacer un referéndum, por ahora sólo existe el método de la encuesta, como ésta que muestra todo lo contrario a lo que vos decís.

  29. Mishíguene kop Says:

    Que hay antisemitismo oculto tras la pátina de humanismo libertario, lo hay, y no es nuevo. Basta con ver este curioso traspié del Profesor D’elia.

    Ahora resulta que los judíos asesinaron 1 millón de personas. Ah, no, perdón: Israel.

    PD: ahora resulta que el pueblo de Israel niega el genocidio armenio. Otra más y van… Lo que hay que leer. ¿Y el genocidio de raiz marxista, que no hunde sus bases en la religión ni (supuestamente) en el nacionalismo, también es negado por el pueblo de Israel? ¿El pueblo de Israel que vendría a ser? ¿Serían los judíos (los israelitas) o sólo los que viven en Israel? ¿Niega el pueblo de Israel el genocidio de anarquistas a manos de los marxistas-leninistas? Qué cosa este pueblo tan conflictivo que se la pasa negando todo. Debería ser eliminado de la faz de la Tierra para que todos vivamos en paz. Salvo yo que desaparecería.

  30. tilyburgos Says:

    Lo siento, Maxi, no termine la primaria, así que no aceptan en el CBC. Y me disculpo nuevamente por mi ignorancia, yo pense que el pueblo de Israel votaba a sus autoridades. Así que no solo son negacionistas tambien son dictadores sus autoridades.
    ¡Qué verguenza, liberen al pueblo de Israel, que hace cincuenta años que no eligen a sus autoridades!

  31. Martin H Says:

    “…Esto vale para las boludeces budistas. Para las pelotudeces onda pacha mama que pueda pensar los primitivistas onda evo morales y los que reivindican un pensamiento atrasado de ese estilo…”
    Pastelero, te agarra el INADI y te hace pelota

  32. Maxi Says:

    Burgos, por empezar el Estado de Israel cumple este año 62 años, no 50. Me parece que además de no entender la diferencia entre “pueblo” y “estado” tampoco entendés las carácterísticas del sistema democrático: el conjunto del pueblo no es directamente ejecutor de las diversas políticas de cada gobierno electo, ni siquiera de las políticas de estado. Se votan plataformas, con una serie de propuestas con las que en general nadie está de acuerdo en su totalidad, se vota lo más aproximado. Vos dijiste que el pueblo de Israel niega el genocidio armenio y yo te muestro una encuesta que refuta tu comentario.
    El Estado de Israel se mantiene neutral (no niega el genocidio, se mantiene fuera de la disputa) por la sencilla razón de que no puede darse el lujo de romper relaciones diplomáticas con Turquía, al igual que no rompe relaciones con Rusia por el genocidio ucraniano.
    Exigirle al único país de la tierra cuya existencia es amenazada y puesta en tela de juicio constantemente, que dé muestras de una moral impoluta, aún a costa de poner en riesgo su supervivencia, cuando el resto del mundo mira para otro lado, es un ejemplo más de ese antisemitismo larvado, disfrazado de humanitarismo, que vive obsesionado en poner la lupa sobre Israel, en una especie de proceso kafkiano donde el juicio -moral- es mucho más importante que la eventual acusación.

  33. tilyburgos Says:

    El pueblo de la Republica de Weimar se responsabilizó de las decisiones de estado alemán, el estado argentino se hace cargo de la indemnizaciones de las dictaduras del 76 a 83(estas autoridades ni siquiera fueron elegidas) y Turquía se tiene que hacer responsable del holocausto del imperio Otomano. El pueblo de Israel no se debe hacer cargo del negacionismo (en este caso hacerse el boludo es negar) de sus autoridades ya que me acusan de antisemita. Aquí va una entrevista de otro antisemita NORMAN G. FINKELSTEIN, un judío que tiene prohibida la entrada en Israel. http://la-opinion-argentina.blogspot.com/2009/03/israel-se-comporta-como-un-estado.html

  34. db Says:

    Retomando el affaire Guillermo Martínez, me gustaría citar esta referencia a una de sus opiniones de Carlos Escudé, en una extraordinaria entrevista realizada por E. Van Der Kooy y J. Blanck en Código Político.

    Hablando de la relación Argentina-Venezuela, a la que Escudé califica de análoga a la de USA-Venezuela, Van der Kooy lo chicanea sacándole el tema de la valija y de los valijeros, a lo cual Escudé replica:

    “Bueno, voy a ser antipático. Hubo una vez un maletero, que fue detenido con 800.000 dólares que aparentemente fueron para la campaña de Cristina. A ese señor lo llamaron ´maletero´, no lo llamaron ´valijero´. Porque valijeros son los tipos que transportan dinero en el campo, para pagar las operaciones en negro. Entonces, pareciera ser que ser un maletero está mal, pero ser un valijero es muy respetable, o en todo caso, tener un valijero a sueldo. De donde, yo me encuentro también con este artículo que salió en La Nación esta semana, muy interesante, de un escritor que es muy importante Guillermo Martínez, que nos dice: ´ha surgido una nueva forma de gorilismo en la era de los Kirchner´. Y tiene toda la razón del mundo. Ser antikirchnerista se ha convertido en un activo snob. Y es por eso que hasta el último taxista se declara antikirchnerista. Porque se quiere sentir clase media, y la clase media se quiere sentir clase media alta y así sucesivamente. Ustedes le preguntaron al ministro: ¿qué pasa? Y pasan muchas cosas, el gobierno indudablemente se ha comunicado muy mal, ha tenido algunos funcionarios muy torpes, pero aparte de eso los argentinos nos hemos acostumbrado a ser golpistas, a propiciar golpes de estado, y ahora no se pueden hacer. Entonces estamos encontrando nuevos mecanismos de desestabilización. Y es una gran pena, porque lo que este país necesita es un apoyo patriótico a aquellas políticas que son buenas, y en este caso en particular, la política exterior que es lo que a mí me importa, intelectualmente, profesionalmente y pasionalmente, porque me importa el mundo, porque me importa la estabilidad del mundo, la política exterior de este gobierno, es muy buena.”

    Opinión que Escudé justificó detalladamente en el resto de la entrevista, ante la mirada incrédula, absorta y demudada de los conductores, después de recibir una clase de política internacional.

  35. Maxi Says:

    Escudé, otro que se sube al Titanic cuando la orquesta trata de tocar más fuerte para que no se oiga el “glu, glu” que viene de la obra viva.
    En los 90 fue un ferviente menemista, cómo no se iba a hacer kirchnerista ahora.

  36. db Says:

    Acusar de colaboracionista a cualquiera que osa alabar algún aspecto de la gestión del gobierno no hace sino reforzar esta idea de antikirchnerismo energúmeno y snob que Martínez y Escudé coinciden en señalar.

    En algún momento de la entrevista, Escudé deslinda responsabilidades y pela su curriculum antikirchnerista para no ser acusado justamente de colaboracionista. Quizás hubiese sido acertado agregar: “Es una humillante obligación presentar los papeles antes de opinar, pero tengo la sensación de que así están las cosas.”

  37. Maxi Says:

    No, colaboracionistas había en Francia en la segunda guerra mundial, te equivocaste de canal, salí de History Channel y volvé a Encuentro que estamos hablando de kirchnerismo.
    A la trayectoria de Escudé si algo no le falta es coherencia: fue menemista en los 90, antikirchnerista con Kirchner-Lavagna, y ahora vuelve al nido vacío con el cristinismo que paga a los bancos con reservas y que, con este marrano inverso, acaba de sumar un nuevo salvavidas de plomo, siguiendo con la náutica política.

  38. lalectoraprovisoria Says:

    db. Escudé como autoridad. Esta sí que es nueva.

    Q

  39. db Says:

    Posiblemente no sea una autoridad, pero alcanzó para dejar pálidos a los señores conductores que no acertaban un bocadillo palabra para descalificar a Escudé. Las chicanas que les tiraban al vuelo los dejaron en ridículo. Estuvo bueno aunque solo sea para comparar, cuando editorializan y dicen cualquier cosa a piacere, como los partes de guerra de VDK en clarin. Esta vez se quedaron fríos, seguramente esperaban algo muy distinto del recientemente convertido.

    Tomando como hipótesis que las opiniones de Escudé no merecen ser tenidas en cuenta, de todos modos en estos pocos posts se puede ver muy bien como funciona la lógica digital antikirchnerista. A Escudé le parece buena la política exterior del gobierno, eso es suficiente para llamarlo kirchnerista.

    Y más soprendente sería que se haga kirchnerista en este momento que el barco se hunde, como bien dice maxi. O Escudé será tan previsor que ya estará viendo que Néstor sabe como eludir el iceberg?

    Sobre colaboracionismo: el espítiru es el mismo, no importa que canal estemos viendo.

  40. lalectoraprovisoria Says:

    Escudé es kirchnerista hace mucho, como fue menemista hace mucho y duhaldista hace mucho (después de decir que Duhalde “era peor que Rosas”.

    Q

  41. db Says:

    Tiempo de autocrítica
    Por Carlos Escudé
    Para LA NACION
    Jueves 8 de noviembre de 2007

    “El 12 de febrero de 2002, sumido en la confusión provocada por el torbellino social y político que derrocó a dos presidentes constitucionales, publiqué una nota en el diario BAE que titulé: Hacia la dictadura de Juan Manuel de Duhalde. El artículo abundaba en analogías fáciles pero falaces, como “la Mazorca de La Matanza”, en referencia a los piqueteros.

    Un lustro más tarde y mucho estudio y reflexión de por medio, he llegado a la dolorosa conclusión de que la mía fue una canallada. Quizás el yerro moral estuviera atenuado por el desconcierto frente al pavoroso colapso del país que habíamos intentado construir durante la década anterior, un fracaso incomprensible para quienes, como yo, apoyamos el proyecto sin ser economistas. Pero fue una injusticia patética. Eduardo Duhalde salvó a la Argentina de la violenta anarquía que se cernía sobre ella. Luego, rápidamente, pasó la posta, con lo que renunció al poder quizá para siempre. Al revés que Perón desde su exilio, optó por el bien de su patria. Y los “gorilas” no lo supimos ver…”

  42. lalectoraprovisoria Says:

    Db. Sí, y ahora es Kirchner el que va a salvar a la Argentina de la clase media gorila, con la ayuda de Escudé y de Guillermo Martínez. Gente atroz.

    Q

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: