El conflicto de Kraft

por Flavia y Quintín

Lo que ocurre en Kraft es de manual. Una empresa multinacional decidida a librarse a cualquier precio de una conducción sindical combativa: despidos en masa, políticas de personal abusivas (que incluyen la difamación, el chantaje y la violencia psicológica), violación sistemática de las leyes y las disposiciones laborales. Un sindicato, cómplice con la patronal, cuyos burócratas están tan interesados en destruir la democracia sindical como los patrones y acusa a sus compañeros de infiltrados. Un gobierno que hizo la vista gorda hasta que los obreros salieron a la calle y ahora sobreactúa sus vacilaciones y le atribuye a la prensa la magnitud del conflicto.

En la semana, vimos a los delegados de Kraft denunciar el nivel de intimidación que practica la empresa en la planta, que se parece cada vez más a una cárcel. Vimos también al representante y ejecutor de esas tácticas de corte fascista, el killer Pedro López Matheu, mentir con descaro y exhibir con obscenidad el poder que lo inviste y lo respalda: la corporación, la embajada americana, la policía, un ejército de abogados y de espías. López Matheu, un especialista en liquidar resistencias obreras que hizo lo suyo en Clarín, es un personaje siniestro, que nos hace acordar al villano de una de esas películas que denuncian los extremos de hipocresía y crueldad a los que puede llegar el capitalismo (Silkwood, Norma Rae, El informante, Recursos humanos, entre las que se nos ocurren en este momento).

En estos días, varios periodistas se declaran en contra de la metodología empleada por los huelguistas. Están equivocados: solo los cortes de rutas y de calles permitieron que la injusticia fuera visible. Que hagan lo que tienen que hacer. En LLP nos parece que las personas bien nacidas no pueden menos que apoyar la lucha de los trabajadores de Kraft-Terrabusi y con ellos nos solidarizamos.

Una respuesta to “El conflicto de Kraft”

  1. Pepe Palermo Says:

    Los burócratas sindicales siempre defienden sus propios intereses, a veces los de los trabajadores, cuando coinciden con los propios.

    Ustedes que están en San Clemente habrán notado que a veces se mezclan las aguas, pero el río es río y el mar es mar. Pero Grullo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: