Hace calor

Confesiones desde un balneario pituco

por Flavia de la Fuente

Desde hace unos meses que el blog me viene comiendo el alma. Me hace acordar a la planta insaciable de La tiendita del horror que gritaba a su dueño “Feed me” y el dueño la debía alimentar con su sangre.

Sin llegar a tal extremo de dramatismo, de pronto me di cuenta de que había perdido el alma. Que ya no era yo. Pero tampoco alguien nuevo. Solo una persona que sufría, una persona que no disfrutaba de nada. Ya no pasaba el tiempo mirando los picaflores, no regaba el jardín, no salía a caminar a la tarde por la costanera. Que el espíritu de Thoreau que me había llevado a San Clemente se había alejado.

Ya no sabía quién era. Qué hacía en la costa si me pasaba todo el día encerrada o bien frente a la computadora o bien leyendo a las apuradas un libro para comentar para LLP. Hasta perdí el placer en la lectura. Es que la lectura a presión, para producir algo, no es grata. A mí me gusta leer con tiempo, subrayar, pensar y después, si tengo ganas, hacer algo con el libro. O no. No soy una reseñadora profesional.

Así que me había quedado sin mis tres grandes placeres: el goce de la naturaleza, la lectura y la fotografía. Porque eso también me pasa. Ya me siento agobiada por tantas fotos. No quiero mirar más, o quiero hacerlo solo el día que tenga ganas. Todas las fotos me parecen sosas o anodinas.

 

1costanera_0944.jpg

 

A Q, de alguna manera, le pasa lo mismo. Creo que es el cansancio de fin de año que se nos vino encima a todos. Así que desde ayer decidí volver a ser una persona normal, como si fuera fácil. Fui a la playa al mediodía a sentir el calor del último día de la primavera, a la tarde fuimos a pasear por San Bernardo y La Lucila.

Pero, hete aquí que llegamos a casa y nos enteramos de la renuncia de Peña. ¡No saben la noche que pasamos! Cada vez que me estaba por quedar dormida venía Q y me contaba algún chimento que había aparecido en los comments o en los mails de algún amigo. Q siempre se preocupa por el futuro de los festivales. Ya se amargó bastante por el nombramiento de Martínez Suárez en Mar del Plata. Y ahora teme por el destino del Bafici. ¡De nuevo presa! ¡De nuevo la angustia¡ Y para colmo vimos el programa de Nelson Castro. Y hoy en lo diarios el tema de la valija, la ciudad de Buenos Aires paralizada durante tres días por distintos motivos más que sospechosos, Cristina que recibe a Bergoglio, el mercado negro de monedas que existe desde julio y nadie hizo nada hasta llegar a la situación actual en la que es una industria organizada y no hay monedas en ningún lado. Y Q que se pone nervioso. Y yo que me contagio los nervios.

Así que hoy, queridos amigos, decidí ir a pasear por Pinamar y Cariló. Pero Q tuvo la maldita idea de traer la laptop. Y en Pinamar hay wi fi por todos lados. Y, como estoy atrapada, acá estoy de nuevo tecleando sobre mi Mac mientras Q está en una librería. Escribo esta confesión desde la confitería Innsbruck. Pero este post lo escribo porque quiero desahogarme. Es liberador.

Sentada en la vereda siento un calor muy agradable en el cuerpo. Hay un aire cálido, tórrido, muy raro en la costa. Ese aire de Buenos Aires (pero sin humedad) que acaso extrañe. Porque sí, algunas cosas extraño de BA. Las noches veraniegas, por ejemplo, las extraño. Extraño ese placer de sentarse en una mesa de café a buscar el fresco después de un día de calor agobiante. ¿Que estoy loca? Un poco. Pero el desarraigo, aunque sea a 300 km, se hace sentir.

Foto: Flavia de la Fuente

16 respuestas to “Hace calor”

  1. Podrido de las quejas Says:

    F., hará unos dos meses que entre por primera vez al blog. Mas motivado por los posts de Tomas abraham que por los de ustedes. Es mas, ni siquiera sabia quienes eran ustedes. Desde que se fue abraham, entro menos frecuentemente, solo una vez cada tanto y le pego una mirada a lo que hay escrito. Quiza no tanto por los posts, sino porque antes me interesaba leer los comentarios de alguna gente que conozco y que, de vez en cuando, todavia siguen apareciendo, aunque poco. Pero al margen de la telenovela «abraham» que armaron en este blog, ya me pudri de leer «quejas» de lo arduo, «esclavizante», etc etc que es hacer este blog. Mi pregunta, entonces, es la siguiente: por que no lo cierran si es tan agotador manterlo vivo? A mi hace rato que no me interesan los posts que se escriben. Pero entiendo que haya gente a la que sí le interesa. La pregunta entonces es: por que tienen que darle la lata y dárselas de «mártires»? Quieren hacer el blog?, háganlo. No lo quieren hacer más?, ciérrenlo. Pero el lamento ya suena patético

  2. Ricky Says:

    Aha. Es un bochorno que Cristina reciba a Bergoglio pero no que Carrió, insigne republicana, lo consulte permanentemente, o que atribuya al señor y todos los santos -y no a un mecanismo legal- el haber resultado absuelta en una querella.

    Si el gobierno se expresa con vehemencia al referirse a la jerarquía católica o castrense, hay escándalo por su «gratuita confrontatividad». Si da signos de diálogo y acercamiento, «está transando». Idem con las cámaras patronales y los grandes conglomerados industriales. En fin, se va construyendo una oposición tan ciega en sus argumentos que termina dibujando mamarrachos, como la apreciación romántica e ignorante del sistema jurídico estadounidese que destilaron Carrió y su ladera Bullrich por los medios. Deberían seguir el ejemplo de Binner, Solanas, Fabiana Ríos, Sabbatella y otros tantos dirigentes que, guiados por la sensatez, pueden ser críticos con los K y al mismo tiempo reconocer algunos logros de su gestión.

  3. lalectoraprovisoria Says:

    Podrido. Yo estoy podrido de los que escriben a LLP como si su lectura fuera obligatoria y se quejan como si este blog personal, caprichoso y libre fuera un servicio público. En todo caso, más patético que el lamento es el lamento del lamento.

    Q

  4. Viridiana Says:

    Flavia:
    A mi me gustan tus escritos. Es lindo leer sobre libros, sobre filosofía, sobre cine, sobre… sobre… sobre…, pero también me agrada leer estas confesiones. Las hago mías; me las apropio porque yo también estoy cansada. Porque los abogados se acuerdan dos semanas antes de la feria judicial de hacer todo lo que no hicieron y entonces tribunales parece la Bristol en enero. Porque a diciembre todos llegamos con las últimas fuerzas. Respira profundo, practicá la sonrisa de Tom Cruise en Cocktail y dale para adelante. Escribí cuando quieras; nadie se puede enojar u ofender porque un día no haya una nota. Desde acá mucho afecto a Q y a vos. Siempre es un placer leerlos a ambos.

    A «Podrido»: Concuerdo con Q. El blog no brinda un servicio público. Es personal y escriben sobre lo que quieren. Si no te gusta no es obligación que entres; pero, si aún te tienta hacerlo, es bueno aportar comentarios que sumen.

  5. Carlos Says:

    Lo que plantea Flavia no es antojadizo, «Podrido de las quejas». (a veces me siento muy pero muy raro escribiendole a personas con apodos como estos, pero no hay otra). Todos vivimos momentos de cansancio sin horizontes, y llevar un blog no es fácil. A mi me parece muy sano y valiente ser honesto y enfrentarse a las sensaciones de hastío, compartirlas. Es la forma de entenderlas. «Si te gusta hacélo y si no no» como filosofía de vida me parece de un facilismo infantil. Además, las actividades humanas son, la gran mayoría, objetivamente complicadas, raro sería no sentir desaliento de vez en cuando.
    Por último, nada de esto tiene que ver con Abraham, siempre tuvo este blog una transparencia difícil de encontrar, es un blog libre y la gente que lo lleva adelante necesita encontrarle sentido, no son robots.

  6. janfiloso Says:

    F yo transito los últimos días como alma en pena; a veces paro para preguntarme si estoy yendo a donde debo ir o estoy simplemente confundido.
    Cada fin de año es igual (creo que este es el peor); siempre me da la sensación que no es tanto el peso del pasado sino la sensación gozosa del futuro que se espera tanto que hace insoportable el presente.
    En pocos días estaré por la costa y el agua y los pinos harán su tarea reparadora. Yo lo llamo «el mal de la pinocha» y es la insoportable sensación que se que viviré cuando tenga que empezar a pensar en volver a Buenos Aires.
    Si alguna vez están aburridísimos avisame y tomamos un café.

  7. dasbald Says:

    ¿No es gracioso el malentendido? Después de todo así funciona la literatura. Para mí este blog desde hace un tiempo es menos acéptico y tiene más cuerpo, con todo lo que esto significa: zonas bellas, infectadas, depiladas, ojos claros, neurosis, espolones, visiones nubladas, genealogías imborrables y a la vez lo opuesto a una genealogía: el capricho. Ya no veo que se trate de escribir sobre un libro o dar una clase. Puede ser que se haya vuelto más amateur, más pasional, más compulsivo, más impredecible y que ya no pretenda poseer un formato deudor de una revista. tal vez no sea el mejor momento «literario» del blog pero sí tal vez el que se abre hacia más caminos.

    Y ahora este post que es escrito y rápidamente malinterpretado. Creo que este post no habla del martirio de hacer el blog, habla de lo que significa ser víctima y victimario de la propia pasión. Del péndulo caníbal que oscila entre lo sádico y lo masoquista. Flavia, más autorreferencialidad, más autobiografía, más dolor y placer, más buscar el don aún si este don viene envuelto en dolor.

    Me causó mucha gracia ese «Pero Q tuvo la maldita idea de traer la laptop. Y en Pinamar hay wi fi por todos lados.» Parecés una adicta que se burla de su propia adicción. ¿No es este post una confesión, no habla de mostrarse tal cuál es, de escribir en carne viva? Flavia tiene el pudor y el descaro que une a Nini Marsahll, a Anthony Trollope y a una poeta confesional como Anne Sexton cuando esta escribía sobre la cocina, sobre el dolor, sobre las sábanas blancas tendidas en el jardín de su casa.

  8. dasbald Says:

    Quería agregar…Flavia sos mi escritora preferida del blog. Tu clacisismo, tu humor y tu claridad me gustan por sobre cualqueir cosa. Pero bueno, lo dice un admirador de Anthony Trollope, Willa Cather y Wallace Stegner, capaz que sean autores que ya posean el valor que en otro tiempo tuvieron.

  9. estrella Says:

    Flavia, ¿y un baño de mar reparador? ¿De esos que te energizan y hacen que salgas renovada del agua?
    ¿Cómo no estar cansada un 21 de diciembre? Es así, cae toda la tensión del año; por más que vivas tranquila en San Clemente, las turbulencias internas hacen de las suyas, siempre.
    Acá a muchos nos encanta leerte. Cuanto más íntima, más me gusta. Pero si te agobian las fotos, la urgencia de las lecturas y demás, como dice viridiana, no lo hagas, y que el blog se acomode a vos, que tanto.

    ¡Lo bien que te haría una nochecita de verano en Buenos Aires! Acá ya se está poniendo el sol después de un día agotador: la noche promete brisas y perfume de tilos en flor.

    (Si aceptan tomar un café con Janfi, me prendo!).

  10. alejo Says:

    El inconveniente de analizar constantemente la misma condición es la posibilidad de la inmovilidad. ¿Era Marx el que decía que no se trataba de ana lizar el mundo sino de transformarlo? En fin, el problema de estar todo el tiempo mirando el propio ombligo es que no se puede caminar. Imaginese la postura corporal que resulta. Ahora, si le encuentra la vuelta y le gusta….

  11. lilia muñoz Says:

    Es un lugar común, pero ¡qué variedad de lecturas se pueden suscitar!
    Por eso quiero decir que «Hace calor» a mí me despertó una sonrisa, pero una sonrisa de complicidad con Flavia. No leí demasiado dramatismo en lo que nos cuenta -que tal vez lo tenga. Interpreté casi un tono de comedia a lo Woody Allen, como si nos dijera: miren, ¡estoy atrapada sin salida! Sobre todo cuando dijo: «Pero este post lo escribo porque quiero…»
    No veo qué hay de malo en que Flavia tenga ganas de mandar una carta a sus amigos y consignar, gracias a la maldita laptop de Q: «Sentada en la vereda siento un calor muy agradable en el cuerpo. Hay un aire cálido, tórrido, muy raro en la costa. Ese aire de Buenos Aires (pero sin humedad) que acaso extrañe…» Qué vas a haber perdido el alma, F., tenés también alma de escritora y ya encontrarás tiempo para mirar los picaflores. Además, las ‘personas normales’ no existen.
    Cariños :-))

  12. dasbald Says:

    Querido Alejo, analizar el mundo ya es transformarlo. Creer que no es así es creer que existe un sujeto de conocimiento aislado, objetivo, cuya presencia no alterará el objeto, es creer en un cientificismo que elige politizarse cuando siempre lo estuvo en realidad, cuando lo ideológico siempre estuvo más o menos manifiesto, más o menos reprimido. Las personas que escriben sobre sí mismas constantemente producen cambios imperceptibles, sutiles, microscópicos o saltos cuánticos a veces. Está bien que el excesivo autoanálisis puede desembocar en la locura, pero…

  13. boudu Says:

    hahaha

    Cuando hace calor, hace calor. Hasta hace unos dias el invierno no se terminaba… que el viento, que las olas…este blog se parece al servicio meteorologico :)

    Por otra parte, existe algo llamado vacaciones

  14. Cristina Says:

    es que llegó fin de año y a diferencia de años anteriores en este no hay ni expectativas de que las cosas mejores ni expectativas de que realmente empeoren. esa inmovilidad espiritual es lo que deprime.

  15. alejo Says:

    Estimadísimo Dasbald: por supuesto que no creo en el objetivismo positivista ni en una lectura tan pavota de Marx como podría interpretarse de mi comentario anterior. Sucede que a veces me sale la ironía y otras veces (ay, demasiadas!) solo parezco pavote. Si creyera en que la reflexión no tiene sentido estaría con los taraditos de quebracho haciendo cagadas por ahí.
    (Largo paréntesis: si alguien tiene ganas de reconvenirme o rectificarme o reloquesea sobre este último comentario, como la vez que me largué con el tema de la «juventud maravillosa» déjelo para otro momento porque no voy a estar en casa en todo el día)
    Volviendo al punto (si es que existe uno (y reflexionar sobre la existencia de los puntos de referencia, que tal?)) La intención original es sacudirse un poco el ombliguismo y salir a caminar.
    Justamente lo que voy a hacer.
    Saludos
    Alejo

  16. saneduardoclon Says:

    INTERROGANTES QUE NO NECESITAN RESPUESTA (¿?) : 1) Me encanta F., no solo lo que escribe. Es muy linda su foto en Noticias a propósito del alejamiento de Tomás. Hacen juego complementario. A propósito, de este período estival de vacaciones (y odio meterme con los actos privados), pero sinceramente…estoy preocupado… 2) ¿ como y cuando se toma vacaciones, el que vive en San Clemente ( lugar de vacaciones para otros ), y NO trabaja CON el turista ? 3) ¿ hay desfasaje temporo-espacial y añoranza en verano, de lo urbano -capitalino, las sierras o de escapadas al extranjero ? 4) en caso afirmativo, hay dinero para este período? 5) y si lo hubiera…quién atiende el blog para desconección total reparadora-neuronal ? 6) en caso negativo, como se siente F., en las micro-escapadas ( Pinamar etc.), y si las mismas son o nó, simulacros del punto 3ro. comentado ? 7) repito punto 4to. adaptando la variable dinero, al microterritorio sanclementino. 8) será cierto lo que dice dasbald, que el analizar el mundo, es tranformarlo de manera imperceptible o por saltos cuánticos. Pero la introspección y autoanálisis excesivo, puede desembocar en la locura ? 9) lo dirá por desgaste a futuro de F. y no se atreve a nombrarla ? 10) ¿ y si nos gusta a los lectores de LLP, que siga F. cueste lo que cueste; en haras de nuestro regocijo… ¿ hay psicoanalistas de emergencia, u otro tipo de ayuda psíquica en la zona?. Atienden por prepagos ? 11)… ¿ es cierto lo que se dice sobre migraciones internas de núcleos reducidos de personas?… a lugares donde no se rompe totalmente con las costumbres y termina «devorando al forastero», al haber zona gris que no estimula el neo-aprendizaje y degrada la verdadera nostalgia, por clausura inmediata del retorno ? 12) hay tendencia intermitente de partir, tipo fuga a la Capital, total son solo unas horitas? 13) me estaré equivocando ?… puedo salir con mis amigos a tomar unos drinks y olvidarme del asunto ? 14) ¿ es envidia, asumo la culpa, son solo conjeturas por su goce, y me tranquilizo por segunda ? 15) quien me manda a meterme con la vida privada de la gente ?… a pensar la inminencia de tardes tórridas, especular si tienen aire acondicionado o ventilador de techo, si hay balnearios con wi-fi, si la siesta es la solución y la frescura de la noche estímulo natural a la apertura de la mente… no lo sé, y aunque odien esto o sea objeto de chanzas, lo expuesto no necesita respuesta, porque de última: el «devorador de forasteros», tiene que ver conmigo y nó con verlo a Q. en la proa de una barca pesquera esperando el cardumen, o a F. atendiendo un café-rodeada de libros, clientes y por supuesto wi-fi, para furtivamente atender el blog, e imaginar su sonrisa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: