La generación perdida

Sobre algunos seres nacidos a principios de los sesenta

por Pablo E. Chacón

a la memoria de Luis Salinas

Empezamos a caer hace unos años. Pasaron los años y ahora estamos cayendo como bichos. Se escucha poco ruido, los cuerpos caen en cámara lenta, en sordina. Se escuchan sirenas. Se escuchan sirenas todo el tiempo, a toda hora. Parece una guerra, contra las epidemias, el egoísmo, la corrupción, los sindicatos, los patovicas, la policía, las drogas, la memoria institucional, la memoria reglamentada, la cultura corporativa, el menefreguismo, el infarto súbito, la amnesia súbita, el amiguismo, el estrés, la placidez del yoga, el machismo de tango for export, la comida dietética, la desorientación.

 

nubes1.jpg

 

Parece una guerra, y las bajas se suman, y el sistema inmunológico está débil. Se estudia historia, se relevan planos. El amo tiene mil caras, el amo no tiene cara, el amo no es Jano. Se ningunea, se insulta, se pisan baches, se busca decorador de interiores, se busca pan artesanal, se huye del matadero y se revienta un Audi en Libertador y Salguero.

Se pisa la cabeza del que no sabe, del que no tiene otra voz que la del noticiero de las ocho, voz cargada de plomo, titanio, paco.

Este país parece que no tiene futuro, ningún futuro. ¿Es tan así? ¿Es culpa de Kirchner, de Menem, De la Rúa, Duhalde, Alfonsín, de los milicos?

¿Quién no conoce una de esas chicas que no da más, que pasó los treinta y no da más, que es arquitecta y no da más, y que viaja, todo pago, mucamita, cama adentro, completo, servicio completo con participación, esto y lo otro, con boleto de ida y vuelta, una de esas chicas que se prostituye con uno, con cualquiera, con otro, en Europa, por trescientos euros la hora, cien para el fioca, cien para mamá que cuida al nene en la patria y cien para ahorrar, gastos incluidos?

¿No conocen? Bueno: abundan.

Pero hay esperanzas. Nosotros, los del sesenta, somos una generación perdida que opera con ese concepto, generación, que corresponde a los organismos sin historia, que opera con ese concepto como una palanca para abrir la caja de herramientas y hacer visible la desorientación … desbrujulado, el animal busca. ¿Para encontrar qué? La idea de comunidad, una cierta idea de comunidad, no la comunidad organizada sino una comunidad, eso que es más que una suma de narcisismos y menos que la masa.

¿Existe?

Parece que sí. Eso dicen algunos, los que ofrecen subsidios del estado para becas en el extranjero que siempre ganan los amigos. El resto, a los codazos. Así los veo. Así me veo. Así nos vemos, y nos escondemos, cada uno en nuestro nidito, aunque no haya amor, hay televisión. Y verdades relativas. Eso es una verdad relativa. Ese proyecto personal, individual, autónomo, atómico. Eso nos está matando.

¿Se puede saber qué se sabe? Se cree saber lo que se quiere y lo que se quiere coincide a veces con lo que se sabe que se quiere. Pero es más fácil saber qué quieren los demás, sin exagerar. Esas ilusiones que supimos despejar, que creímos despejar, se reducen ahora a incógnitas, al plan de saber cuándo despega lo propio, como si lo propio no naciera de confrontar, perder, ganar, como si no naciera del duelo, del buen duelo. Esa ilusión, que no hay otro, nos está matando.

Estar atento, una verdad tan simple, posible, posible por imposible. La mente, la mente tiene montañas, despeñaderos de ruina, escarpados, insondables.

Entre pájaros que secretamente anuncian la proximidad de la selva, humedecidos, buscamos la luz de un segundo norte. Porque perdimos el norte. Así, imaginamos comprobar durante unos diez segundos continuos el extraño privilegio de llenarse de aire, y antes que se acerque el otro, también comprobaríamos que no hay otro, que los pájaros entran y salen por los huecos que abren las hojas de un árbol viejo, inconfundible en la claridad.

Me despierto y siento la siniestra oscuridad del día, no el día. Y pido quedarme al abrigo de la tormenta. Me despierto y siento la siniestra oscuridad del día, no el día. Me despierto y siento la siniestra oscuridad del día, no el día. Y pido quedarme al abrigo de la tormenta. Me despierto y siento la siniestra oscuridad del día, no el día. La siniestra oscuridad del día, no el día. La siniestra oscuridad del día, no el día.

Foto: Leonardo Poniz

37 comentarios to “La generación perdida”

  1. alicia Says:

    perdón Pablo, porqué a la memoria de Luis Salinas, el guitarrista????

  2. Pablo E. Chacón Says:

    no es el guitarrista, alicia, es un escritor y periodista, amigo íntimo … aprovecho para pedirte algo, no sé si es posible, veo que se pueden aclarar los dos últimos párrafos y como estoy en el trabajo no alcancé a avisarles a Flavia y a Q … si se puede levantar, mañana tempranito te mando la versión final y me decís dónde querés que te vea por lo de ricky lee jones
    tuve demasiado laburo estos días y luis se murió, de golpe, ayer a la mañana
    un año negro
    gracias

  3. Mario M Says:

    Por suerte algunos buenos textos (este lo es) no tienen porque ser ciertos. O no deben serlo. ¿Generación perdida? Suena a abuso literario.

    Una derrota es una derrota, y no siempre se salva con la traición. También se salva en la búsqueda de otras victorias. La muerte no es una derrota, la muerte es otra cosa.

    En Cazadores de Utopía, de Blaustein, dos testimonios resultaban insoportables: el de Daleo, terrible y deleitoso, hasta la obscenidad. El otro era el de Salinas, en un vagón de tren. Decía que la felicidad ya no le era posible luego de la derrota. Seguro que mi recuerdo miente o al menos deforma o, casi seguro, simplifica.

    Disiento, entonces, porque estamos de acuerdo.

    Estimado Pablo: La siniestra oscuridad del día también es el día. Y la melancolía, con su prosapia de poesías, también es una forma de la derrota.

  4. Pablo E. Chacón Says:

    Mario … se te extraña, y gracias por golpear y pensar …

  5. marcela v. Says:

    los diez segundos continuados de extraño privilegio de llenarse de aire, también es realidad. Uno elige el lugar de la mirada. la potencia de la mirada, la dirección. La pobre realidad que sólo es con apenas mirarla. Si pretendo abarcarla por completo, ya estoy tan cerca que la diluyo. Si la miro de lejos, no le veo detalles. Uno elije el lugar de la mirada y comienza el día. Yo jugué mucho tiempo al juego que me proponía el silencio, y me quedé en la vereda escondida detrás de un árbol esperando a que alguien dijera “mancha”. No juego más.

  6. onairosjs Says:

    Pablo, siento mucho la perdida de tu amigo.
    frat
    js

  7. janfiloso Says:

    me gustó mucho el texto; me parece medular la línea atomismo-alteridad, individualismo-comunidad, me gustó, me hace pensar; también me gustó la figura literaria, la oscuridad del día, es la contracara de la que marcó Lepera cuando dijo : “la noche que me quieras, desde el azul del cielo”, entonces acuerdo con Mario, la oscuridad del día, es el día, y agrego con Lepera, la oscuridad de la noche, también es luminosa.

  8. gabys Says:

    Año negrísimo, Pablo.
    Te mando un abrazo desde la misma generación y la misma oscuridad,l escuchando Pop pop.

  9. alicia Says:

    Pablo, siento mucho lo de tu amigo. Ya avisé a Flavia de tu pedido. Nos vemos el jueves 19 hs. en el teatro. Un abrazo. Alicia.

  10. dasbald Says:

    dijo Borges: “Le tocó como a todos los hombres la peor época para vivir”.

    escribió Allen Ginsberg:
    “He visto a la smejores mentes de mi generación ser destruidas por la locura morir de inanición histéricos, desnudos….

  11. Javier Pérez Leiva Says:

    Saludos Pablo.
    Ojalá exista el cielo para encontrarnos todos algún día de nuevo. Voy a calentar el agua para unos mates.

  12. Pablo E. Chacón Says:

    Bueno, gracias a todos. Es una lástima haber perdido a Luis. Pero lo más importante, lo más lastimoso (aunque suene horrible) es que este país haya perdido a Luis.

  13. rizla_ Says:

    “uno elige el lugar de la mirada y comienza el dia”.

    excelente, marcela, sintesis total.

  14. marcela v. Says:

    Lo que quiero decirle a Pablo, ese Pablo maravilloso escondido en montañas de palabras, es que son los velos superpuestos los que en cierta superficie llegan a dibujar algún que otro gris, que vistos con ganas, hasta color tienen. Y no hay lìmites ni bordes. Nada quieto, nada aprehensible. La mirada lo capta en instantánea y al segundo se diluye y muta. Podemos elegir quedarnos con los ojos fijos diciendo “ahí está la verdad”, o podemos sumar transparencias y acumular alegría.
    Las mil formas que tiene la muerte de andar entre nosotros, las miles de nubes que dibujo para recortarla. Collage de formas no decididas.
    Las formas que adquire la muerte para estar entre nosotros disimulada son infinitas. A esas les tengo miedo. Y la que más pero más me asusta es la que toma la forma del abrazo y espera la peor de las mañanas para soltarme.

  15. Pablo E. Chacón Says:

    es la única que existe, marcela: muerte, como madre, hay una sola

  16. estrella Says:

    Pablo, me gustó mucho tu texto; su ritmo, su contundencia. Es para releer.

  17. Silvia Says:

    Pese a que no pertenezco ala generacion de los nacidos en los 60, en algun punto me identifique.
    Sil

  18. dasbald Says:

    En otro post se discute el tema de la identidad nacional, se la pone en duda. Tal vez para enteder este tema de lo generacional podríamos utilizar las mismas tácticas que para entender cualuqier otro tema, como el de la identidad nacional, que se coloque bajo la cúpula de las categorizaciones y sus neurosis. Podríamos leer las categorías en forma circular, en diagonal, que sé yo, inventar un mural de ideogramas para futuro que nos permita circular sin miedo por lo antigenealógico, lo antihistórico, optar por lo horizontal o lo vertical pero invirtiendo sus pocisiones. perderlo el miedo. Gertrude Stein dijo que todas las generaciones están destinadas al fracaso. El futuro, digo yo, no es una pista de despegue para el concepto de generación. ¿De qué tipo de conciencia se habla cuando se habla de generación? Gran parte de mi generación , los nacidos en el comienzo d ela dictadura, se dejó avasallar por el grunge, hijo menor del punk,en los ’90 y en los ’80, por una visión dark, estetizada, olvidando, desconociendo toda una cultura de la celebración, llendo a la oscuridad como vacas al matadero, descuidando sus cuerpos, descuidando su alimentación, haciendo un uso frívolod ela información, ni que decir de las generaciones que sucumben silenciosamente al genocidio de la internet con sus múltiple choice de patologías y encasillamientos todas bien diferenciadas, todas bien a la mano de una tarjeta de crédito o de un click de subjetividad, de un look, de un photoshop.
    saludos Pablo.

  19. Juan Gonzalez del Solar Says:

    Idem Estrella. Me gustó mucho.

    Abrazo frat,

  20. Pablo E. Chacón Says:

    saludos, dasbald

  21. silvia Says:

    Pablo: En realidad habria que pensar que las generaciones no existen sino los sujetos.

  22. Pablo E. Chacón Says:

    … claro, claro, los sujetos, o las personas …

  23. medusa Says:

    Sì, los sujetos sujetados como dice Christian Ferrer

  24. Daniel Massei Says:

    ¿murió salinas? la puta madre.

  25. alicia Says:

    Foucault en Genealogía del racismo marca la diferencia entre “sujeto-entendido como individuo dotado por naturaleza de derechos y capacidades- y el sujeto entendido como elemento sojuzgado dentro de una relación de poder”. Habla de teoría de las dominaciones, que en lugar de partir del sujeto, se parte de la relación misma de poder. Relación de dominación. “No se trataría de preguntar a los sujetos cómo, porqué, en nombre de qué pueden aceptar dejarse sojuzgar (sujetar), sino de mostrar cómo hacen las relaciones efectivas de sujeción para fabricar sujetos”.
    (En “La Guerra en la filigrana de la paz” 21-01-76. G del R. M.Foucault.Trad.Alfredo Tzveibel).

  26. Pablo E. Chacón Says:

    en este caso, sujeto se opone a persona, a individuo, pero no hay oposición entre sujeto y comunidad, porque como bien apuntó medusa, este sujeto está “sujetado” a una comunidad

  27. Pía Says:

    Excelente y desolador tu post, Pablo. Un abrazo, y un recuerdo para Luis.

  28. medusa Says:

    Muy atinada tu cita, Alicia. Perdona que no te puse en mi nota pero apenas te salude y no hable nada con vos, pero por supuesto estuviste en La noche de La Lectora como dijo el amigo Juan.

  29. Pablo E. Chacón Says:

    medusa, el sujeto del que escribí es el sujeto de la ciencia de lacan, que se toca con foucault en su demoledora crítica al humanismo romántico, el individuo “autónomo”, libre de determinaciones

    pero creo -y digo creo- que el sujeto de foucault es el resultado de unos procedimientos de poder que lacan no piensa en los mismos términos: el inconsciente freudiano es lo que resiste a la “normalización” científica …

    pero se tocan en más de un punto: aunque foucault piensa un inconsciente que obliga y produce, es un inconsciente sobre el cual trabajando, “reconociéndolo”, puede purgarse; para lacan existen las determinaciones inconscientes; y para ninguno de los dos, la “libertad” es un acto voluntario

  30. alicia Says:

    Medusa: esa noche estuve casualmente, vivo en la parte de arriba del teatro, bajé a mi estudio, ví a Juan, entré al bar y nos encontramos! un saludo. Alicia.

  31. Medusa Says:

    Alicia: Sì, yo te dì la mano a travès de la barra, pero no conversè con vos. Espero que no estès ofendida.

    Pablo: Yo al sujeto lo agarraba màs desde foucault que desde lacan aunque llevo años de terapia (freudiana)

  32. Andrea Says:

    Hola Pablo, aprovecho para contarte que leo tus notas desde hace varios años… tomé un reportaje que hiciste a David Nasio creo que en 1997, para trabajar en un espectáculo que dirigí sobre textos de Flaubert. Tengo tu mismo apellido. ¿seremos primos o algo así?
    abrazo

  33. Pablo E. Chacón Says:

    … andrea, tratá de no provocarme en un post dedicado a un íntimo amigo mío que acaba de morirse, que estuvo ocho años preso, torturado y vejado

    si sos andrea chacón firmá con nombre y apellido, no contesto más comments firmados con seudónimos o anónimos … no tengo primos, y si los tengo, no los recuerdo …

    flaubert escribió un diccionario de estupideces … en este momento figurás en uno de sus ítems, imaginate cuál

  34. Andrea Says:

    Perdoname no quise lastimarte,
    solo era para contarte que me gusta lo que escribís
    nunca pasó por mi cabeza la idea de provocarte

  35. onairosjs Says:

    Pablo si haces click en el nombre de Andrea te llevará a su blog.
    fraterno
    js

  36. onairosjs Says:

    Andrea intenté dejar un comentario en tu blog pero no me fue posible.

    Damian Soriano uno de mis hijos que vive en Italia estuvo en el Festival de Trujillo y en Cuatro Tablas(son también muy amigos), el esta trabajando con Cristina Castrillo en el Teatro delle Radice en Lugano, Suiza:
    http://www.teatrodelleradici.net/sp/balena.html
    (en la foto es el que se tapa la cara con las manos( el de las cicatrices en el cráneo).

    Que coincidencia.

    fraterno
    js

  37. Pablo E. Chacón Says:

    oniro, ese blog está clonado … a mí me pasó hoy lo mismo, fijate que sigue sin poner nombre y apellido porque se come un juicio … es eso nomás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: