Detrás de la hazaña

Los Pumas contra Les Bleus

por Juan González del Solar

Si avanza Ud. por la avenida Lugones, se encontrará a mitad de camino con un imponente anuncio de la empresa Nike, la cual promociona su marca con tres figuras del rugby mundial: Ignacio Corletto, Agustín Pichot y Juan Martín Hernández.

Nani (Corletto) partió de la Argentina hace ya varios años y fue campeón del torneo francés de rugby en más de una ocasión, una de las cuales lo tuvo como figura indiscutida. Agustín Pichot fue también campeón del rugby francés y actualmente es el capitán del equipo. Juan Martín Hernández fue campeón y jugador insigne del último campeonato. Los tres juegan en el Stade Français de Paris, donde son eximias estrellas. En este equipo juega también Davide Skrela, apertura y pateador de los Bleus, quien terminó el último campeonato desplazado al puesto de inside ya que Hernández dejó el puesto de full-back a Ignacio Corletto –ya recuperado luego de un par de lesiones– y pasó de apertura. El cambio se dio pese al pedido expreso de la asociación francesa de rugby, la cual pidió que el apertura de su selección –uno de los tres puestos más importante del equipo– jugara en su posición “natural”. En el campeón de Paris juegan también Roncero –pilar titular– y hasta esta temporada Lucas Borges (el flaquito de la punta que sirvió de obstáculo para el tremendo avance del Sérpico/Hugo Varela elefantiásico), que rescindió contrato por no ser tenido en cuenta –aguante la Cenicienta–.

 

dejame-ver.jpg

 

Solo tres jugadores, de un total de treinta que integran el plantel de Los Pumas, juegan en el rugby local; el resto, se divide entre las ligas de Francia, principalmente, Inglaterra y otros.

El Pack argentino (es decir, ocho de los quince) es considerado uno de los mejores del mundo; Agustín Pichot es uno de los mejores medio-scrum del mundo; Juan Martín Hernández es una de las mayores promesas (convirtiéndose en realidad) del rugby mundial; Corletto es desequilibrante para cualquier equipo; y los hermanos Contepomi son dos crack de nivel mundial desde que jugaban en el Newman. Marcelo Loffreda ha firmado un contrato por 400.000 libras esterlinas por dos años para dirigir al Leicester de Inglaterra (actual campeón de Europa) al finalizar esta copa. Los casos siguen pero no viene al caso.

El seleccionado argentino de rugby, Los Pumas, vencieron al seleccionado francés de rugby, Les Bleus; por quinta vez entre las últimas seis. Sin duda, de todos modos, es la victoria más importante de nuestro rugby y sin duda esta victoria no se compara con las anteriores cuatro ni con las varias otras; claro que Francia estaba en su casa y que en los mundiales esta selección siempre tiene grandes actuaciones; claro que nadie esperaba este resultado y que el rugby no es un deporte acostumbrado a las sorpresas (en quince influye menos cómo te levantaste ese día): nadie niega la magnitud de la victoria. Pero esto no es Zambia goleando a la Argentina en la Bombonera por la Copa del Mundo, y desconocer esto es faltarle el respeto a lo que Los Pumas están haciendo desde hace mucho años: es desconocer que ya hace tiempo son parte de la elite mundial –del segundo pelotón, claro, porque el sur también existe y Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia, cuando quieren, juegan a otra cosa–.

Los Pumas han tenido históricamente problemas con el line, formación que en Francia y demás potencias se domina desde menores de 15; este viernes también tuvieron ese problema. En el juego abierto tenemos un buen malbec pero para el champagne nos falta mucho –y el estilo de juego del quipo tampoco pide modificaciones al respecto–: no hacemos jueguitos y en este rubro nos hacen el amor. Los Pumas siempre dejan la piel y tienen una defensa más insufrible que la de Reina a Maradona y más dedos que Santa Cruz para Riquelme; en el scrum y en este rubro son de los mejores del mundo desde hace tiempo, lo que mejora es la constancia.

No pasó nada tan distinto salvo que se dio lo que no se venía dando, que ese try no llegó, que los pateadores erraron dos patadas más que posibles –igual que el argentino–, que se mantuvo la diferencia.

Parece imposible. Bastó que la victoria empapelara los diarios para que las radios (no he visto en la televisión más que el partido) dedicaran los programas de fútbol para hablar del tema y ahora sí: cómo se nota la diferencia entre estos tipos y los de la selección de fútbol, esos pechos fríos, vendepatrias, que solo juegan por la guita, que no les importa la camiseta, me siento orgulloso y representado por este equipo que tiene huevos, como los argentinos, por fin se recuperó la mística de selección que tenía Maradona. ¿Qué necesidad había de tirarse contra los jugadores de fútbol? ¿Viste cómo se tiraban de cabeza esos tipos, cómo lo paró al grandote? En el rugby o vas fuerte o te duele dos veces y las posibilidades de lesión crecen severamente.

Reitero, no pretendo desmerecer el juego, ni la evolución ni el presente de Los Pumas, tipos que dejan la piel en todo momento y que sueñan con vestir una camiseta que durante muchos años se lo hizo imposible si acaso jugaban en el exterior; pero resulta agotador tener que ver cómo nos subimos, desde el periodismo a la opinión pública, al tren del desprecio por el otro, que en este caso se viste de fútbol, ese deporte de niños ricos a quienes no les importa nada más que los euros; qué distintos son de estos que ahora juegan el Mundial; aguante Los Pumas.

Como si necesitaran de comparaciones para ser enormes.

El rugby es un deporte que combina fuerza, concentración e inteligencia –factor mucho menos conocido pero mucho más determinante que lo que parece–. Es uno de los deportes con mayores adeptos en nuestro país y su mundial es el tercer evento deportivo en afluencia de público. Los jugadores de rugby abarcan casi todos los espectros socio-económicos pero la mayoría de la gente solo recuerda uno, muchas veces estereotipado e injusto, uno que detestan los tiempos que corren pero que mejor olvidar por el momento; aguante Los Pumas. El rugby es un deporte magnífico que fomenta enormes valores y que puede albergar en un mismo estadio a los cuatro equipos finalistas, equipos que jugarán sus respectivas semifinales con sus hinchadas compartiendo gradas, panchos y helados. Claro que, como todo ámbito, está plagado de idioteces y grandezas; claro que el primer escollo de Los Pumas es –como pasa en el fútbol– la UAR y algunos de sus dirigentes; pero todo eso no cambia las cosas ni termina siendo el caso de esta nota. Los deportes son distintos: ningún jugador de fútbol se perdería un mundial por irse a esquiar unos meses antes y romperse una pierna.

¿Viste cómo cantaban el Himno? Yo jamás vi a un jugador argentino –salvo a Maradona– cantar así el Himno. La mística Puma me pone la piel de gallina.

A quién le importa si en los partidos de fútbol solo ponen la introducción, que no lleva letra. Importa festejar, enaltecer, llenarse la boca de esta nueva idea, y para eso no hay más opción que menospreciar a otro, y si no es brasilero que sea el fútbol. Aguante Los Pumas; poné la patita, puto.

Foto: Leonardo Poniz

26 respuestas to “Detrás de la hazaña”

  1. onairosjs Says:

    La Argentina participa de este campeonato de manera no permanente y eso perjudicó la performance en el pasado. Dicen los saben que varios países, entre ellos Francia, han hecho esfuerzos para que los Pumas estén presentes de manera permanente entre los grandes. La locución francesa en off lo repetía de manera incesante.
    fraterno
    js

  2. angeles Says:

    BAAH, me aburre horrores el rugby.
    En realidad, entre otras cosas, me genera horror el rugby. Yo solo veo placares con el tabique roto y lleno de barro.

  3. Koba Says:

    Muy bueno Juan, se nota tu amor por este deporte. Nunca jugué al rugby pero me encantan los Pumas desde siempre, la garra que ponen, principalmente contra equipos superiores (Francia lo es en mi humilde opinión), es emocionante.

    Eso sí, las publicidades no me gustaron (no difieren mucho de las que aparecen en los mundiales de fútbol, todo ese exitismo idiota) y la forma en la que cantaron el himno fue exagerada, aunque no creo que lo hicieran adrede, les salió así por los nervios y la tensión contenida. No estoy de acuerdo con remarcar ese hecho como algo bueno, y tampoco con comparar la actitud de estos jugadores con la de los futbolistas, no tiene sentido.

  4. lalectoraprovisoria Says:

    Por lo que cuentan (el himno, etc.), voy acumulando más razones para ignorar a los Pumas.
    Q

  5. Rodrigo L Says:

    Eso.
    Juan me encanto el relato y me hizo reir mucho, pero lo del himno me parece
    exagerado, sospechoso. ¿Es el palo del rugby?

    Saludos

  6. janfiloso Says:

    Muy bueno Juan.

  7. dB Says:

    Más allá de la actitud de los jugadores al cantar el himno, creo que los himnos en las competencias internacionales deberían ser totalmente descartados. No se trata de conflagraciones en las cuales está en juego el país, son sólo competencias deportivas, y los himnos si no hacen confundirse a los demás nos hace confundir a nosotros, que queremos creer que un triunfo contra Francia nos aumenta el pbi y los huevos por diez.

  8. Sebastián Says:

    Bueno, finalmente un poco de cordura. Ni subirse al carro triunfalista de tanto periodista deportivo idiota, ni desmerecer este gran triunfo de los Pumas (que lo fue), ni agitar viejos y tontos prejuicios anti-rubgy que tienen más que ver con una concepción idealizada de su ambiente que con el juego en sí.
    Argentina, sistemáticamente ninguneada por la IRB durante los últimos dos lustros, fue con humildad a un mundial y sacó pecho frente a una gran potencia, que además jugaba de local y que claramente armó «su» mundial para ganarlo ¿…a quién no le recuerda esta situación el Mundial de fútbol Italia ’90? ¿Por qué no disfrutarlo con la misma alegría?

  9. janfiloso Says:

    si bien es cierto que en los pumas (salvo agulla), todos tienen contratos profesionales, no tienen ni punto de comparación con los contratos de los futbolistas; sólo agustín pichot puede tener contrato + publicidades que le aseguren el futuro, pero ni aún así sería comparable con los números que se barajan de millones de euros por año como en el caso riquelme.

  10. dB Says:

    Lo extraño de todo esto es que Carrió no haya salido a adjudicarse el triunfo, calificándolo de hito en la salvación de la república. ;-)

  11. Jotafrisco Says:

    Muchachos, para sentir esta alegría hay que vivirlo en carne propia. No hay nada más embolante que ser segunda línea en el pack de forwards, agachándose todo el tiempo para que un idiota en el que no confiás pueda agarrar la guinda. Ni siquiera sabía cuánto valían las conversiones…

  12. lalectoraprovisoria Says:

    dB. No te preocupes que se lo van a adjudicar los Kirchner. Esperá unos días.

    Janfi. Es que Riquelme vale mucho más que todos esos patovicas.

    Q

  13. dB Says:

    > No te preocupes que se lo van a adjudicar los Kirchner. Esperá unos días.

    Es probable.

    > Es que Riquelme vale mucho más que todos esos patovicas.

    Es seguro.

  14. janfiloso Says:

    Q + db : no hay que confundir valor con precio.

  15. dB Says:

    lo que se paga no tiene valor, solo precio

  16. janfiloso Says:

    db me asesinó ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    touché
    chapeau

  17. dedalus Says:

    Con todo respeto; el himno???
    Ah, y el rugby no es el unico deporte donde simpatizantes rivales comparten asientos contiguos y/o cervezas y panchos sin problemas. De hecho, eso ocurre en casi todos los deportes.
    Claro que todos ponen «huevos»; es su trabajo y tratan de hacerlo bien. Como los numeros 10 habilidosos del futbol -«ninos ricos, pechos frios y/o vendepatrias» o no- que, a pesar de saber que los mataran a patadas y les iran desde atras deslealmente, las siguen pidiendo todas.
    Como muchisimos otros, que a diario lo hacemos, sin ser remunerados como los deportistas por ello.

  18. gustavo Says:

    la verdad que yo lo de los «valores» que emanan del rugby no puedo creérmela. Para mí son todos chetos que fuera de la cancha son más o menos garcas que cualquier otro tipo. Hay una mística muy funcional a la derecha, yo creo que las acciones del «ser nacional» subieron mucho después del viernes. No sé bien cómo explicarlo, pero no les creo una a los fieros pumas.

  19. Marcelo Says:

    Los grandes eventos deportivos desnudan, por lo general, las enormes falencias de formacion de los periodistas deportivos.Son solamente malos comentaristas y alcahuetes de futbol.Marcar el desarrollo profesional de la mayoria de Los Pumas es imprescindible para hacer un analisis honesto de la victoria ante Francia, que ha sido formidable luego de ser posible de antemano.Excelente post de Juan

  20. Pía Says:

    Entré para corroborar que de todo esto no entiendo un pomo. Gracias. Me voy a otro post.

  21. luna Says:

    Es una faceta tan distinta a la que leo habitualmente de tus post que me hablan de alguien multi facético.
    Me resulta dificil ver en el rugby un deporte limpio sin embargo segun me dicen es democratico, gordos, flacos, viejos, jovenes todos tienen su espacio, su lugar y ahi me gusta mas. Gracias

  22. Koba Says:

    El gran problema del rugby es la gran diferencia entre los equipos, los únicos partidos interesantes para mí son algunos de Los Pumas y los cruces entre las grandes potencias. En el fútbol no pasa lo mismo, es menos «lógico». ¿Podemos realmente disfrutar de un All Blacks vs EEUU o de un Australia vs Uruguay?
    Pero hoy sí tenemos un gran partido, a las 16 hs Inglaterra vs Sudáfrica, el campeón vs un ex-campeón, dos candidatos reales al título.

  23. onairosjs Says:

    Discúlpe… ¿Ud ha visto jugar a los «teros uruguayos»?… Ojo con lo que va a decir que ya estan medio pesados con lo de los puentes…
    js

  24. Koba Says:

    El partidazo… fue otro embole, ganaron los sudafricanos 36-0, no opino más nada sobre rugby.
    José, ¿le dicen Teros a los uruguayos? Lindo apodo.

  25. onairosjs Says:

    Así es los teros gritan siempre en otro lado. Pase por el partido dos o tres veces, me quede un rato y me fuí.

  26. Adrian Vogel Says:

    Se decía en Inglaterra, madre patria del Fútbol y del Rugby, que el Rugby era un deporte de gañanes jugado por caballeros y que el Fútbol era un juego de caballeros jugado por gañanes…

    Lo que realmente importa a los aficionados de España es confirmar si los Pumas han elegido y confirmado Valencia como sede de sus partidos en Europa. Estamos ansiosos de verlos. Y más si es verdad que juegan el 6 Naciones, que pasaría a ser 7 Naciones.

    http://elmundano.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: