Breve historia de la filosofía 50

El paradigma monástico

por Tomás Abraham

La vida de los anacoretas sentó las bases del monaquismo oriental. Las reglas que se derivaron fueron ampliadas y detalladas por otros monjes que pretendieron llevarlo a Occidente. Uno de ellos es Juan Casiano quien escribió las Instituciones Cenobíticas, de cenobio, monasterio.

 

clase50v000471.jpg

 

Es un paradigma en tanto oficia de modelo futuro para la vida perfecta, la de la devoción cristiana. La palabra “instituciones” resalta la necesidad de enumerar las normas de la vida en común, y el sistema de autoridad que lo rige, como el de los castigos para los que lo transgreden.

Nada accesorio hay en los detalles a tomar en cuenta. La vida devota es una ascesis, una disciplina en donde todas las piezas son solidarias y cuyo orden tiene una jerarquía que se sigue de modo gradual. Es una vida acechada por peligros visibles e invisibles que exigen una vigilancia continua. La derrota ante uno de ellos abre el paso para la invasión de todos los demonios y sus representantes.

La vida del monasterio es una vida en común. En el siglo IV y V había monasterios que tenían cinco mil internos. Todos son soldados de Cristo, se trata de una batalla por la pureza. Para llegar a la esencia se comienza por el cuidado de las apariencias. La vestimenta de los monjes consta de una pequeña túnica sin mangas porque indica la renuncia a obrar en este mundo. La vida cristiana es un proceso continuo de mortificación, de darse muerte en la existencia terrestre. Bufandas de lino, piel de cabra para el frío, un báculo con el que se camina en medio de los aullidos de los perros del vicio, y sandalias. Cada accesorio en el vestir es significativo. No se trata de encomiar la desnudez. No es posible anular totalmente las necesidades del cuerpo, pero la preocupación por la maldita carne es permanente.

El hombre debe recuperar el estado de obediencia que tuvo alguna vez en la infancia. Llegar a la humildad del corazón. Seguir el orden canónico de las prescripciones, y escuchar la palabra de los Ancianos.

Durante las oraciones nada debe distraer la atención del fiel, no toser, menos bostezar, y no prolongar las frases en demasía para no juntar saliva o flema y carraspear la garganta. El cuidado de la fe abarca alma y cuerpo. Del comer y el dormir, este último es el más peligroso porque en el sueño aparecen los movimientos involuntarios, y puede pecarse de “inmundicia”. Unas láminas de plomo en las partes pudendas limitarán los desbordes musculares.

De todos modos existe alguna responsabilidad en lo que se sueña y en lo que el sueño produce. Lo que se ha comido en la noche anterior, lo que se ha pensado antes de dormir, es parte de nuestra tarea de vigilancia.

Nada debe ocultarse al Hombre Superior, es decir al Anciano, esconder nuestros pensamientos es alimentar al Diablo. El corte de mangas nos permite mostrar los brazos siempre dispuestos al trabajo. Quien no trabaja no come. Terminada la cena con la oración conjunta, los monjes van a sus celdas individuales o de a dos, y siguen rezando. Un breve reposo y al alba recomienza el ritual de adoración y labor. No es recomendable extenuar el cuerpo ya que perturba la fortaleza del espíritu.

Los candidatos que aspiran a ingresar en el monasterio serán humillados y probada su resistencia. Vencer la voluntad propia es indispensable. Los atletas del espíritu deberán aprender a renunciar. Los novatos pernoctarán durante diez días en las puertas del monasterio. Tendrán que arrojarse a los pies de todos los fieles que pasan a su lado. Serán injuriados. Si quieren contribuir con dineros para la manutención del monasterio, se los rechazará para que no se ufanen por su gesto. La milicia de Cristo no debe tener fisuras. Por eso no se recomienda albergar en un mismo monasterio a padre e hijo, no es bueno ver caer lágrimas paternas ante el castigo infligido a su hijo. Hay que llevar un combate encarnizado ante los recuerdos de antiguos afectos. El Yo debe desprenderse de la coraza psíquica para que pueda estar disponible para el nuevo habitante celestial.

Sin embargo, la permanente atención a la conciencia susceptible de tentaciones y de emboscadas imprevisibles construyen un enorme Yo disciplinario con los ojos bien abiertos.

Foto: Cora Burgin (Serie Arquitectura)

41 respuestas to “Breve historia de la filosofía 50”

  1. estrella Says:

    Como dice Sabina, habría que quitarle a los cristianos su corona de espinas.
    Los demonios y sus representantes no invaden igual, a pesar de la vigilancia y la falta de mangas.
    Muy bueno, Tomás. Increíble, ya la historia número 50.
    ¡Gracias!

  2. medusa Says:

    Voy a hacer una referencia pop, a riesgo de insultos por los mas cultos del blog: En la penutlima novela de Andahazi habla de la vida en los monasterios. Y… de cogerse un constipado hemos pasado a la ascesis de los monastico…
    Medusa

  3. medusa Says:

    Ah era La ciudad de los herejes
    que habla de un lugar llamado Villa Viciosa, que quedaba en España, con momjes y monjas en una comunidad estilo hipppie: Fijate si la podes conocer, Tomas que te queda cerca. (Ahora es una comun y corriente aldea española)

  4. janfiloso Says:

    medusa yo ya lo aclaré pero nadie festejó mi ocurrencia :
    los curas hacen votos de castidad
    pero no se castran por cualquier eventualidad;
    (espero que en este post todos se rían del versito -incluido dasbald-).

  5. onairosjs Says:

    Merece ser citado nuevamente. ¿Y mi autografo?
    js

  6. onairosjs Says:

    Como siempre don Tomás me ilumina con la crónica que me lleva fácil a imaginar ese pasado y como se fué formando la historia. No puedo calificarlo solo disfruto del conocimiento que explica tantas cosas.

    Me duelen las placas de plomo que anuncian la moda del cilicio y el dañar al cuerpo como moda. Crear el pecado para endeudar con culpa.

    fraterno
    js

    PS: Perdonen el anterior es para Janfi y se me escapó antes de tiempo.

  7. janfiloso Says:

    Soriano, no se preocupe, estas deudas se pagan con sangre, y ahora ya le debo dos, estoy en problemas.
    ¿ Derivará nuestra indudable sinergía del hecho que nuestras iniciales son js ? Habrá que preguntarle a Alita que de esto sabe un montón.

  8. janfiloso Says:

    Tendrá esta necesidad de apartarse y de vida en común de los anacoretas la misma fuente que la de los esenios ?

  9. Ella Says:

    Magnífico el post y felicitaciones por el No. 50!
    Gran productividad y persistencia.
    Toda una enseñanza. Gracias!

    Janfi, tu ocurrencia fue muy buena. La posteaste cuando la historia de Orígenes, cierto?

  10. janfiloso Says:

    claro, por la castración, pero en esa oportunidad mi genio fue ignorado por el vulgo; ahora en esta oportunidad, las masas me reconocen; ! qué vas a hacer ¡ nadie es profeta en su tierra.

  11. Ella Says:

    Janfi, sin duda, en esta tierra, eres parte de nuestro acervo de profetas. Espero verte mañana en la boutique del libro.

  12. alita Says:

    Gracias y felicitaciones por las 50 clases, Tomás.

  13. Pablo E. Chacón Says:

    crear el pecado para endeudar con culpa … muy bueno

  14. medusa Says:

    jaja Muy gracioso Jan

  15. medusa Says:

    Janfi ¿Tenes blog? porque cliqueo tu nombre y reaparece LLP.

  16. janfiloso Says:

    no, no tengo blog medusa; pero por favor, no cliquees sobre mi nombre porque cada vez que lo hacés me duele la cabeza;
    un día, cuando sea grande, tendré mi propio blog;
    ¿ para qué tener un blog si es mas divertido venir a joder al blog de los demás ?

  17. Pía Says:

    janfi: venga del agua o del sol/del vino o de la cerveza/ cualquier dolor de cabeza/se cura con un Geniol.

  18. janfiloso Says:

    Pía somos de la época del pelado de geniol con clavos y tornillos en la cabeza.

  19. lalectoraprovisoria Says:

    Perdón, Tomás, por la intromisión.

    Pero le tengo que avisar a Janfi que me acabo de comprar genioles descafeinados y que volvió el logo del pelado con los clavos y tornillos en la cabeza!

    F

  20. Pía Says:

    janfi, VOS sos de la generación original del pelado con tornillos. Yo tengo 46 años. Y tornillos, me quedan pocos

  21. janfiloso Says:

    pero bien que te acordás de la canción.

  22. janfiloso Says:

    F. no puedo creer; ves que tengo razón que mi generación fue muy creativa y que la actual copia todo.

  23. Pía Says:

    Soy una mian culta y memoriosa, como Funes. Y laburé diez años en publicidad. Imposible olvidar ese jingle, que, por otra parte, era genial.

  24. Pía Says:

    Errata: «mina»

  25. janfiloso Says:

    bien la aclaración Pia, porque una mina mian parece mas bien un gato (de los felinos digo).
    a ver : ¿ cuál era la «casa del chalecito» ?
    premio un gorro de dasbald.

  26. Pía Says:

    Yo no quiero los gorros de dasbald. Me alcanza con que me aconseje novelas como la de Wilder que estoy por terminar.

  27. janfiloso Says:

    «Los idus de marzo » ?

  28. onairosjs Says:

    La Casa Díaz, una mueblería. Sobre un edificio que estaba sobre Cerrito, un chalecito amueblado para visitar y ver.

    Fuente: mi querida suegra.

    Según pude ver cuando era chico, en los veranos en que venía de visita a Buenos Aires, quedaba cerca del obelisco.

    El gorro autografiado es para Laura, que es la fuente de toda sabiduría en esta casa.

    Fraterno
    js

  29. janfiloso Says:

    bien soriano que me gana todos los concursos (aunque ahora se que es con la ayuda de la suegra); efectivamente, casa diaz quedaba en la esquina de cerrito y corrientes, en el lado sur, y tenía en su azotea un chalecito.
    ¿ si pregunto ::Ud. camina, camina, camina y al final compra en ….. qué me decís ? esta vez sin tu suegra.

  30. estrella Says:

    Janfi, ¿qué fácil!

  31. onairosjs Says:

    Me suena el slogan pero sin mi mujer que es la interfase con mi suegra: nada
    fraterno
    js

  32. Pía Says:

    No, Janfi. Esa la leí hace mucho. Se llama Teophilus North.

  33. Pía Says:

    Usted camina y camina y al final…¿dónde compra?

  34. janfiloso Says:

    …al final compra en Sadima…
    (otra casa de muebles)

  35. Pía Says:

    Viaje a Mar del Plata sin valijas. ¿por qué?

  36. janfiloso Says:

    …tienda los gallegos tiene de todo…

  37. janfiloso Says:

    ¿ en qué casa de ropa «un peso vale dos» ?

  38. Pablo E. Chacón Says:

    en la de mao

  39. onairosjs Says:

    Casa Muñoz….

  40. janfiloso Says:

    Buena respuesta Pablo pero inválida lamentablemente; es casa muñoz, donde un peso vale dos.

  41. janfiloso Says:

    soriano basta; no juego mas con vos, me adivinás todas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: