Llegando los monos

Apuntes sueltos de una investigación en curso

Por Pablo E. Chacón

A los 8, 9 años, el zoológico se transformó en una pasión. Apenas instalados en Buenos Aires, mis viejos nos llevaron al zoológico. A mi hermana le gustaban los cocodrilos, a mí los gorilas. Las oportunidades eran pocas, había que aprovecharlas: si preguntaban dónde queríamos ir, un domingo cualquiera, o un feriado, decíamos a dúo: ¡al zoológico! Ella corría por sus cocodrilos y yo por mis gorilas. Era feliz: ¡qué lejos estaban estos tipos de la elegancia de los felinos, del reptar del lagarto! Imitaba a los gorilas, morisquetas, rascadas de buche, de panza, pajotas, todo, gritos, alaridos que terminaban puntualmente en una cachetada que llamaba al silencio y a los modales.

¿Por qué, de dónde el amor al gorila? Salud querido gorila, mi semejante, mi hermano.

Pero pasaron cosas, volvimos al mar, al sur, al viento, al frío.

Y otra vez a los gatos, y en verano las toninas, y a Mónica, que me inyectó sangre de gorila.

Y los gorilas, encerrados; pulverizados por el tiempo, guardados en cajas de cristal, de madera, todo cenizas. El último gorila es aquel que tira un hueso al aire, se eleva, se transforma en monolito negro. El monolito guarda el secreto. El in-put, out-put del ser. La cifra capaz de explicar por qué la computadora no responde.

Ahora, dicen, los gorilas están de vuelta: un retumbar, un sonido lejano, un silbido.

Ahora detesto a los gorilas. En su faceta de educador, mi viejo era un desastre, y no calculó, o acaso sí, el efecto que tendría enterarme que descendía, no de los barcos sino de los monos, de los gorilas. No era una ocurrencia, era un flechazo al narcisismo, así como la autonomía de la computadora de Kubrick era el castigo a la omnipotencia ilustrada. Era el flechazo que Darwin había asestado al corazón de la especie, a la imagen y semejanza de la divinidad.

Era peludo como un gorila! Era un gorila!

Esa noche tuve pesadillas. Cómo era posible que un humano descendiera del mono. Desperté con palpitaciones. En la escuela me negué a estudiar ciencias naturales. En la gran ciudad nunca más quise ir al zoológico. Durante años disimulé mi narcisismo evolutivo. Canté la marcha, el himno, y otra vez la marcha, todas las marchas, no somos putos, no somos faloperos, somos soldados de Perón y montoneros, todas las marchas, todas, hermano americano, la cintura cósmica, los Quila, Silvio, Pablo, todo… Abominé del barroco, del barroso, del neobarroso, de Sarduy, de Cabrera Infante. Adoré al objetivismo, los cronopios y las famas.

 

monumento.jpg

 

Pero insisten: que los gorilas vuelven, que son incorregibles, que también vuelve la Liga Patriótica y el Pokemón acompañado de fiebres exóticas y de asesinos anónimos, y que el tiempo cambia, que hace más calor, que en Manhattan hubo una marcha del Ku Klux Klan mostrando las caripelas, sin capuchas, sin betún, que baja la tasa de natalidad, que se vencen los forros en las farmacias y los kioscos, que una fiebre atroz del oeste del Nilo flota sobre Buenos Aires en forma de nubes de mosquitos (el diario Crónica especuló, sin evidencia alguna, que en realidad eran armas biológicas, sobrantes de la mítica explosión de Río Tercero), todos síntomas del retorno de la Bestia Peluda.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte estoy libre otra vez, no estoy solo, en los Estados Unidos, como siempre, finalmente se conoció la “verdad”. La hipótesis –que para mí es ley– tiene nombre, algo pretencioso: diseño inteligente. El diseño inteligente explica por qué la evolución no se puede entender sin la intervención de alguna cosa superior, una entidad, un inventor que haciendo gala de alta perspicacia, concibió al sujeto (todos hablábamos así, incluso los gorilas), al sujeto, ¿qué sujeto?, ¡al hombre!, como lo que es: una máquina perfecta, hecha a imagen y semejanza del diseñador supremo.

Y quizá valga la nota precautoria: no es lo mismo el diseño inteligente que el creacionismo. Los creacionistas consideran la intervención de Dios como la causa eficiente del desarrollo humano. Los defensores del diseño inteligente apuntan sin blanco fijo.

El doctor William Dembski, matemático, teólogo, explica en Vanity Fair (noviembre, 2006), que “hay sistemas naturales que no pueden ser explicados adecuadamente sólo mediante fuerzas naturales independientes, sistemas que exhiben características que en cualquier otra circunstancia, atribuiríamos a la inteligencia”. En “The Design Revolution”, Dembsky escribe, por ejemplo, sobre el Monte Rushmore, la montaña que antes convertirse en las caras de Washington, Jefferson, Roosevelt y Lincoln, ya parecía una escultura: “Las características de esta formación rocosa nos convencen de la existencia de una inteligencia diseñadora y no sólo de los efectos del viento y la erosión (…) el Monte Rushmore tiene características o patrones que sólo se explican mediante la inteligencia”. Si seres inteligentes esculpieron el Monte Rushmore, ¿qué no habrán hecho con los hombres?

La avanzada gorila se aprecia en todos los frentes: los primatólogos de la Universidad de St. Andrews descubrieron que el mono macho “nariz parada” o Cercopithecus nictitans, de África Oriental, tienen la misma habilidad que los habitantes de Villa Lugano que posan con Macri o los de Barrio Parque que posan con Filmus: hablan. Sí, eso, hablan. “La investigación da cuenta de la primer evidencia de un sistema de comunicación en una especie no humana”, dicen los estudiosos, insospechables de tráfico ideológico.

Si bien es cierto que “sistema de comunicación” no equivale a lenguaje, la diferencia, con los gorilas a las puertas de la ciudad, es irrelevante: la puñeta que suelen practicar, tanto humanos como bichos, no difiere sustancialmente en las muecas y el uso de falanges. Pero eso sí, lo que seguro no ocurrirá es que en caso de violación masiva, quede alguna descendencia.

Foto: Leonardo Poniz

22 comentarios to “Llegando los monos”

  1. estrella Says:

    Muy bueno, Pablo, atrapante desde el principio (lo que más me gustó).

    ¿Cuál es la investigación en curso?

  2. Eamonn McDonagh Says:

    al lado del “diseño inteligente”, ‘el código de da vinci´es un libro de investigación histórica, seria y creíble

  3. alita Says:

    No se si tiene mucho que ver con el tema de este post, pero a mí siempre me gustaron los animales, desde chica quería ser veterinaria, pero como me impresionaba mucho la sangre descarté la idea.

    Una vez ví un documental sobre gorilas y me sorprendí al ver el parecido con los seres humanos, como se comportaban los grupos, la autoridad con que se manejaba el líder, su relación entre ellos…. no me gustan tanto… aunque los que menos me gustan, en este momento son los pinguinos!

    Me gustan más los leones, los tigres, los osos, los caballos y por supuesto los perros.

    Si bien reconozco que esta apreciación puede parecer demasiado esquemática, creo que de alguna forma las personas pueden dividirse en dos grupos: los que les gustan los perros y los que prefieren los gatos. Son como dos tipos muy distintos.

    Para mí los perros representan ciertos valores como la fidelidad, la lealtad, los veo más ingenuos, directos, mientras que los gatos son más independientes, misteriosos….

    Sería divertido jugar a que cada uno se identifique con un animal , y diga porqué, no?

    …yo soy un perro… por lo que dije anteriormente, y no digo perra porque me suena un poco feo, a pesar que ahora parece estar de moda.

  4. Eamonn McDonagh Says:

    todo lo que siempre quiso saber acerca del diseño inteligente pero temía preguntar, en inglés,

    http://www.powells.com/review/2007_06_14

  5. Pía Says:

    Nunca tendrías que haber abjurado del barroco, del neobarroco, del neobarroso, de Sarduy y de Cabrera Infante.¿Ves lo que te pasó? Ahora están los gorilas golpeándote la ventana…

  6. Pablo E. Chacón Says:

    gracias, eammonn
    alita, a mi me pasa lo mismo con los gatos, me identifico con los gatos, pero también está esa moda de decirle así a las chicas… y ahí no me gusta nada la cosa
    y coincido: los pinguinos son detestables!

  7. Crompton Says:

    Sorry Chacón, pero no entiendo – y es en serio que no entiendo – si lo del diseño inteligente es en serio o es en joda.

    La hipótesis del “diseño inteligente” no es más que un aggiornamiento de aquella boludez del reloj y el relojero o el disparatado y obsoleto argumento tomista del primer motor inmovil. No da para discutirlo. Es como si después de los 10 años seguís creyendo en Papá Noel o en los Reyes Magos, todo bien, pero no da ni para hablarlo. El make up creacionista en estos caso sería decir que hay varios RM o PN o que los ayudan, ángeles o duendes, según corresponda o que sí, que son los padres, pero iluminados e inducidos por los espíritus navideños.

    Aunque es medio un bodrio, podés conseguir en cualquier videoclub HEREDARAS EL VIENTO donde se reproduce el famoso Monkey Trial en el que un maestro de Tenesee (creo o capaz Kentucky), John Scopes, es llevado a juicio por haber enseñado la teoría de la evolucíón lo que estaba prohibido por ley (hablamos de la década de 1920). Spencer Tracy protagoniza a Clarence Darrow, el abogado defensor – un muy conocido abogado neoyorquino, dedicado a los DDHH en la Asociación por los Derechos Civiles – que aunque perdió el juicio ganó el debate y la ley antiDarwin dejó de aplicarse (aunque recién fue derogada en la década de 1960). El maestro Scopes es interpretado por Dirk York, el marido de Hechizada.

    Y cierro con Borges:

    “Dios mueve el jugador, éste la pieza
    ¿ Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
    de amor y sueños y risas y agonías ?”

    (como cito de memoria, el último verso es cualquiera, pero guarda el ritmo y el sentido).

  8. Pablo E. Chacón Says:

    Crompton, ¿cómo va a ser joda?
    ¿no vuelven los gorilas?

  9. Pablo E. Chacón Says:

    Escuchá esto: “Mientras se examinan los antecedentes académicos de Juan Carlos Blumberg o se discute si el vencedor porteño del próximo domingo será Maricio o Macri (sic), la dirigencia del país se está privando de un debate crucial. Repsol le venderá a un empresario argentino, Enrique Esquenazi, el 25 por ciento de YPF, la compañía que adquirió en 1999 por 15 mil millones de dólares. El precio de ese activo se estableció en alrededor de 3 mil millones de dólares, de los cuales Esquenazi deberá abonar 300 millones al contado. Repsol se propone después sacar a la Bolsa de Buenos Aires otro 20 por ciento de su tenencia accionaria. El tercer movimiento será venderle a YPF otros bienes de la empresa en la región, sobre todo en Venezuela, Bolivia y Cuba. Al cabo de estas transferencias, la compañía española espera hacerse de 12 mil millones de dólares que invertirá en zonas del planeta más seguras, como Libia” (La Nación, 18 de junio, 2007, Escenario, por Carlos Pagni).
    No suena a algo así… qué pasa general, que está lleno de gorilas el gobierno popular?

  10. janfiloso Says:

    yo no tengo problema alguno en que Esquenazi compre el 30% de Repsol, si Eskenazi le explica al País (o al menos a la AFIP) de dónde mierda sacó 300 millones de dólares para pagar el anticipo, y un patrimonio para garantizar un apalancamiento de 2,5 miles de millones adicionales;

    hay gente que no tiene verguenza, escupen en la cara de los demás sus atrocidades amparados por la impunidad y la inmunidad del poder, que, en este caso viene del sur (en el 90 venía del norte);

    el problema no son los puntos cardinales, es la inescrupulosidad del poder, del poder de dominio, del dominio al que nos someten para aumentar su poder.

  11. cabrera infante Says:

    King Kong,cuantas pecados se cometen en tú nombre.

  12. Pablo E. Chacón Says:

    sí, no sabe cuántas…

  13. Javier Pérez Leiva Says:

    mosaico aleccionador:
    el ministro alberto anuncia que no van a perseguir a consumidores y pequeños comercianes, de sustancias ilegales (se entiende), porque es una batalla que consume el tiempo y el presupuesto y no ayuda a disminuir el narco-party ni el consumo …

    Título sugerido (si se me permitiese el atrevimiento) para la próxima: Ella vendrá (Don Cornelio y la zona)

  14. Pablo E. Chacón Says:

    Sabés, Javier, prefiero un baion para el ojo idiota, cachai?

  15. liv Says:

    Volvé a pasear por el zoológico Chacón, es terapéutico, cualquier día de sol caminar, ver a los lobos marinos jugando, sentarse en un banco a no pensar, es uno de los mejores programas que conozco.

  16. Pablo E. Chacón Says:

    liv, prefiero ver mujeres, mujeres argentinas caminar, sentado en un café, tomando agua mineral con gas… eso es más terapéutico todavía, pero igual, gracias

  17. santiago Says:

    ¡gran cosa ver mujeres pasar! ¡terapia inmediata! (pero eso del agua mineral con gas…bfff)

  18. Pablo E. Chacón Says:

    sin gas, santiago, como prefieras, pero mujeres, loco, mujeres, mujeres argentinas, italianas, paraguayas, chilenas, inglesas hindués, japonesas, belgas, putas, pías, reventadas, mujeres… ese infierno es encantador

  19. Crompton Says:

    Chacón, ya te mandé el libro de Xavier De Maistre, supongo que te llegará entre hoy y mañana. Al final me dió paja fotocopiarlo así que te mandé el original. Igual yo tenía otra edición vieja.

    Y te aclaro que no es préstamo, sino regalo. Wilde decía que hay dos clases de imbéciles, los que prestan libros y los que los devuelven. Yo que tantas imbecilidades practico, jamás incurrí en ninguna de éstas. Así que disfrutalo.

  20. Pablo E. Chacón Says:

    Crompton, es una vulgaridad decir que te debo una, pero lo digo igual
    Gracias, loco, really.

  21. Pía Says:

    A la pelota!!! Es cierto que el plural de mi nombre es un adjetivo, y menos mal que no soy moralista, ni pacata, y me sobra sentido del humor…porque en la enumeración de Pablo caí entre las “putas” y las “reventadas”. Además, cierra citando a Solari, los Redondos,Gulp, una joya…

  22. Pía Says:

    El singular de mi nombre también es un adjetivo. Si me agarra Kovacci me destroza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: