Sola entre las dunas

Sobre Una novia errante de Ana Katz

por Quintín

Tenía curiosidad por ver dos películas argentinas que se presentaron en Cannes: Una novia errante de Ana Katz y XXY de Lucía Puenzo. Así que me pasé la tarde en el Hoyts del Abasto y me atacaron unas ligeras nostalgias del Bafici. También de escribir una reseña. Tenía un pobre recuerdo del primer film de Katz, El juego de la silla, basado en una obra de teatro de la directora. Más que una pieza teatral, me había parecido el registro de una sesión de psicodrama hecho con muy poco sentido del cine.

Una novia errante es mucho más pertinente en materia cinematográfica. No es que la película esté “bien filmada”. En ese sentido, sucede más bien lo contrario: hay un exceso de primeros planos y las tomas son, en general, demasiado cortas en tiempo, demasiado cercanas en espacio y se intercalan con poco criterio. Esa torpeza no le da a la película muchas oportunidades de respirar, de dejar entrar la ambigüedad y evitar que el sentido de cada escena se haga demasiado evidente.

Katz dedica el film a Roberto Bolaño, al que le agradece (cito sin precisión) una lección de coraje. Si se piensa cuál es el riesgo de Una novia errante, la única respuesta que se me ocurre es que la directora tuvo el valor de asumir el papel protagónico y estar casi todo el tiempo en pantalla. Está muy bien Katz, muy atractiva para la cámara, y ese es un logro de la Katz directora. Pero más que como actriz, habría que decir como diva, porque es así como decidió filmarse, mirándose en el espejo, jugando con la cámara, avasallándola con su presencia. Es una suerte de pequeña Ana Magnani, a la que parece homenajear especialmente en una conversación telefónica que recuerda a la de La voz humana, el monólogo de Cocteau que Rossellini inmortalizó en un corto. En eso consiste Una novia errante: en un acto de narcisismo que se atreve (y eso es lo interesante) a exhibirse como tal.

 

solpuestapuerto_byn0334.jpg

 

El argumento de la película es mínimo. Inés (Katz) se va con su pareja (Hendler) de vacaciones a Mar de las Pampas, pero se pelean en el ómnibus. El sigue de largo y la deja sola en el balneario. Allí, Inés deambulará de un lado a otro, amagará irse, llorará mucho, maltratará un poco a sus interlocutores, se sentirá mal, tratará de reconciliarse con el novio por teléfono, dormirá, se emborrachará, intentará seducir al conserje del hotel y evitará ser seducida por un vecino gordo y servicial. En medio de la histeria, entablará diálogos de una obviedad absoluta, se relacionará muy superficialmente con los otros personajes y, al final, recibirá la visita del padre y la hermana. Finalmente, después de resistirse cuatro días, ella entrará en el mar con la hermana para bailar un tema en portugués que menciona un mar de las pampas, lo que le dará al cuadro el look de una publicidad turística.

Pero hay que estar ahí durante una hora y media, sostener con el cuerpo esta anécdota rala e insustancial. En su progresión más bien monótona hay una escena sorprendente. Inés camina por la playa y, de pronto, una persona parece estar ahogándose en el mar. Varios concurren en su auxilio y hacen señas hacia donde está Inés, pero ella no se da por aludida. Es un momento Antonioni, clave para la película, porque muestra el distanciamiento de la mujer con respecto a lo que no sea su conflicto de pareja. En otro pasaje, cerca del final, Inés dormirá pared de por medio con una pareja que hace el amor. Es que también estará ajena a toda carnalidad durante el film.

Pero el plano del ahogado es el más lejano de la película y el jadeo de la pareja llegará notablemente atenuado. Es una buena idea que nada de eso sea ostensible. Pero la tragedia y el sexo asordinados revelan el tono del film, su buen tono, su buen gusto si así puede llamarse, que resulta el verdadero protagonista del film. El balneario de moda, los acentos de clase media alta de todos los personajes, los caballos, la arquería, los boliches frente al mar, los aros que Inés se compra, el vestuario. Nada es ostensible pero todo es sofisticado y acogedor, incluyendo la aparición protectora de la familia, la señal de que Inés está, tal vez, empezando a reponerse del abandono. Una novia errante hace transcurrir su conflicto entre algodones, al punto que el film parece teñido de una ligera ironía, acaso involuntaria.

Y eso, en el fondo, es lo más cinematográfico de la película. Porque esa protección que envuelve a la protagonista es la de la propia realización, con sus cinco productores, los premios de guión en los festivales (el BAL en el Bafici y Cine en construcción en Toulouse-San Sebastián), la financiación oficial de dos países y otras tantas regiones, la coproducción europea. Es decir, las condiciones de protección de muchas películas nacionales, secuencia que en este caso termina con un viaje a Cannes, que más que inmerecido suena a desmesurado. Pero es una etapa más, en definitiva, de la cadena protectora. Es que Una novia errante funciona como una perfecta metáfora de ese cine entre algodones, que se mira a sí mismo con cariño y complacencia, que se hace y se consume desde una clase social y se enorgullece de su tono menor, su acento paquete, su solipsismo y hasta de su falta de solidaridad y de relación con el mundo. Ana Katz, paradójicamente, se recibió de directora poniendo el cuerpo para encarnar ese estado de cosas sin disimularlo.

En unas horas, el comentario de XXY.

Foto: Flavia de la Fuente

19 comentarios to “Sola entre las dunas”

  1. blogueracinefila Says:

    No es por adularte, pero es un placer leer esta critica-cronica.
    No se si es tanto por lo que decis sino por como lo decis (o escribis en este caso).
    Es una critica descarnada, impiadosa, pero elegante, y no solo a la pelicula, sino al sistema que la contiene. Esta bueno porque tambien no solo nos ayuda a reflexionar en lo que vemos sino en lo que algunos/as hacemos. Espero la siguiente entrega, saludos

  2. estrella Says:

    A mí me gustó mucho El juego de la silla, hasta me odiaron cuando alguna vez la recomendé. No sé, me enganché con los personajes… me parece que ya tocamos este tema en LLp, así que me callo.

    Iré a ver a la novia errante, atenta a la mirada de Q, que logró entusiasmarme.

  3. masako Says:

    Es un placer leerte.

  4. Kobayashi Says:

    estrella, ¿te entusiasmó la mirada de Q? A mí muchas ganas de ir a verla no me quedaron, ja. También me gustó El juego de la silla, puro teatro, pero me hizo reír y además la ví en casa, soy más exigente cuando voy al cine.

  5. dasbald Says:

    Inés vive una obsesión que la hace parecer excéntrica y a la vez ridícula en sus contactos con lo que la rodea, ya sea cada vez que interpela a su novio por teléfono y este no quiere seguir el rumbo que ella desea plantear en la conversación, o cada vez que se enfrenta con los lugareños de la ciudad balnearia que la miran un poco como a un perro perdido, un poco como a una extraña… la pasión de Inés, tan desbordada, tan domética a la vez, está retratada con ironía, tal vez una ironía un poco infantil, pero de ahí a decir que el ambiente es sofisticado y que tal vez dicha sofisticación da un tono algodonado…en qué parte? en los aros comprados a una hippy que no llegó al Bolsón? en las llamadas de larga distancia de un locutorio, interminables, con una Inés preocupada por la tarifa del pulsador? en el auto del padre de Inés que pareciera entre viejo y roto?… no entiendo mucho esta crítica…o sólo estoy de acuerdo en su análisis del estado en que se sitúan las obras, cinematográficas y en general de arte contemporáneo, que se encuentran muy ligadas a las becas internacionales…a cierta mirada homogénea que tienden a tener…como la literatura que las universidades en USA poducen desde sus talleres universitarios, homogénea, prolija, porfesional, artística…el arte globalizado

  6. Marcela Says:

    Son unos idiotas adulando a otro idiota más grande.
    Encima se creen sofisticados escribiendo en un blog.
    Malísimo todo esto. Malísima la crítica y el panorama de la crítica actual. Sus críticas no construyen nada, se estancan, quedan ahí. Son opiniones y caprichos justificados por categorías inventadas y palabras huecas.

    En fin.

    La película está buenísima… y no me voy a poner a explicar porqué me parece buenísima porque no tiene ningún sentido.

  7. Pucherete Says:

    no te enofes, mami, explica, explicá

  8. olga Says:

    Querida MARCELA cuanta intolerancia junta!!!
    La crítica/el crítico no estan para construir, su función es despertar el interés o no en algo y desde ese punto de partida esta nuestra inteligencia para elegir leer o no leer, ver o no ver.
    Y a partir de nuestra visión y la del crítico discutir o no, compartir o no.

    Ahora lo tuyo es simplemente facil, al de insultar y “criticar” sin aceptar otras miradas, opiniones.

    A me olvidaba vos también sois “sofisticada” pues te tomaste el tiempo y trabajo de leer a Q., y de contestarle.

  9. feyini Says:

    Vi hace tiempo un poco de ‘el juego de la silla’ en tv (lo que no está mal, ya que lo que ví no me pareció muy cinematográfico). Como no me gustó, la cambié, que se yo, en una de esas me perdí algo bueno. Eso si, la Katz tiene ‘angel’, o algo así. Esta película parece ir por otro lado, habrá que verla.

  10. santiago Says:

    Veo que puse mi mail como nombre.En fin. Léase (o no) como firmado por ‘santiago’

  11. jorge Says:

    no digo que la pelicula no tenga los problemas que decis, pero tambien tiene muchas cosas a favor que encontraste la manera -antinatural porque se nota que en el fondo te agradó- de destruir. es cierta esta tendencia de un cine “maricon”, por falta de coraje y de desafio. pero me gusta que katz exista y me gusta su ironia, de la cual ella es mas que conciente. sus problemas son especificamente tecnicos. pero no hay duda de su talento. y si, la fotografia es horrenda, pero ya esta demostrado por sus dos peliculas que no parece interesarle mucho, o no se da cuenta. pero a pesar de eso la pelicula sobrevive hasta los cuarenta y cinco minutos donde no se atreve a girar y buscar un desafio para ella y para el publico. otro problema tecnico, de guion.

  12. fantasma de la ópera Says:

    A mi Una novia errante me parecion fantastica…me parece que a Quintín se le estan subiendo un poco los humos y no es necesario criticarla (despectivamente uso el término) de la manera en que lo hizo, de hecho habla mas de Katz que del film en si.
    Vayan a verla que esta buena y te cagas de risa.

  13. santiago Says:

    che, estoy viendo que Marcela nos trató de idiotas de entrada, nomás (como Burdégano en ‘sopa de letras’) ¡caramba! ¿nos estará Quintin lavando el cerebro? ¿iremos en masa a votar en blanco (o a no ver XXY)? ¿será acaso este blog una nueva forma de fascismo? ¿o tal vez la intolerancia cunda? (Cuervo, ¿no será todo un nuevo modo de totalitarismo?)

  14. Pía Says:

    No sé Santiago…depende de lo imbécil que se sienta cada uno, o de los profetas que necesite inventarse. Por mi parte, comenté en un par de posts que no creo que pueda ir a votar, pero que si pudiera impugnaría mi voto. Q no piensa así, pero no me acusó de idiota…El que me dijo “huerfanita” fue maiacovski, y me metió en la bolsa de quienes van a votar en blanco…y yo no le dije que se fuera al carajo…

  15. santiago Says:

    Las preguntas iban en plan ‘ironia’ (salvo la última), pero tal vez ésta no sea mi fuerte. Es obvio que nadie erige tótems por aquí,¿no?, y que, quien más quien menos, cada cual tiene sus opiniones arraigadas, más allá de que aceptemos una idea bien planteada por los demás.

  16. playmobil hipotetico Says:

    en las últimas escenas, se confirma que, a pesar de la intención de la directora, la peli es de una ironía terrible; qué piensa, en última instnacia, un hombre de esa mujer bastante insoportable que representa Katz? Que tiene una relación no resuelta con el padre, la cual se traslada a sus relaciones amorosas. En el único momento donde ella está tranquila y desprejuiciada es cuando está sentada con su padre, viendo a su hermana llamarla; casi como si ella se hubiera convertido en su madre y estuviera viendo no a su hermana, sino a su hija.

  17. onairosjs Says:

    LOS CHOLOS TAMBIEN VEN CINE: Festival de Cine de Lima

    El fin de semana pasado la señorita Kats estuvo en Lima participando en el Festival de Cine de Lima, el equivalente peruano del bafici, que finalizará este domingo.

    Le realizaron una entrevista en un brillante blog llamado La Habitacion de Henry Spencer

    Pueden verlo en:

    http://lahabitaciondehenryspencer.com/2007/08/06/festival-de-lima-una-conversacion-con-ana-katz/

    Sin embargo la entrada que no tiene desperdicio es la entrevista a Alfredo Vanini, Director de la Biblioteca Pública de Lima:

    http://lahabitaciondehenryspencer.com/2007/08/04/festival-de-lima-alfredo-vanini-y-el-controvertido-afiche-del-festival/

  18. Alfredo Vanini Says:

    No, no soy director de la Biblioteca Pública de Lima. Soy responsable de programación cinematográfica.
    De otro lado, lo que dije lo dije como ciudadano.
    Gracias
    Alfredo Vanini

  19. onairosjs Says:

    Honrado por su civilidad maestro. Gracias por venir hasta aquí
    fraterno
    js

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: