Telerman

Semblanza de un candidato

por Tomás Abraham

Conozco a Telerman desde 1985. Ingresó como ayudante de cátedra de la materia Filosofía en el CBC. Luego me siguió en los cursos de la materia electiva Espacios de Saber y Espacio de Poder de la carrera de Arquitectura de la UBA. Tuvo un rol activo en el Colegio Argentino de Filosofía, que dirigí desde 1984 hasta 1992. Apenas comenzamos a trabajar le pedí traducir partes de los dos últimos libros de Foucault: El uso de los placeres y El cuidado de sí, años antes de que lo hicieran las editoriales. Gracias al nuevo material miles de alumnos pudieron estudiar y discutir las cuestiones de filosofía, política y sexualidad en Grecia, y en la actualidad.

Al entrevistarlo no le pedí mostrarme el título, ni se lo pedí a los cuarenta docentes con los que formé la cátedra para la facultad de Psicología, CBC, Arquitectura. Lo hice por principio ético-político y se lo impuse a las autoridades de la UBA. La consideración de antecedentes académicos en un país que venía de una dictadura criminal, de facultades que hacían desaparecer estudiantes y profesores, de decanos militares –como en Psicología en donde me dijeron al ingresar como profesor titular por concurso interno en abril de 1984, que el ex decano era un capitán de la marina–, una universidad sectaria y destructiva que en nombre del pensamiento nacional reinó antes del golpe, y un país en el que intelectuales y estudiosos tuvieron que hacer su propia cultura a pulmón, decidí entrevistar a uno por uno y preguntarles qué estaban dispuestos a dar.

 

delta-del-danubiobis.jpg

 

Por supuesto que hice una selección. Docentes con estudios incompletos, filósofos vocacionales y estudiantes de primer año de la UBA con pasión docente y sólida formación trabajaron junto a egresados de la Kennedy, libreros veteranos, sociólogos de la Universidad de Belgrano, y profesores que habían, ellos sí, trabajado en la UBA en los años nefastos. Yo no era un Juez, y el país en el que vivía albergaba mucha gente con pensamientos distintos y no todos eran héroes o mártires.

Lo importante fue hacer y hablar, pensar y trabajar, aprovechar cada minuto de la libertad que no habíamos conocido y que no podíamos desperdiciar.

Telerman trabajó aquella época. Yo era alfonsinista, él no. Mucho más no sabía, supongo que estaba enterado de sus simpatías peronistas, pero me importaba poco. En 1987 tuvimos una fuerte diferencia con el levantamiento de Rico. Lo que yo llamaba fascista torturador, él decía, con casi todo el peronismo: pensamiento nacional. Sólo unos pocos “renovadores” defendieron el gobierno nacional. El relato rescatador de presuntos republicanos de la época es una patraña recurrente que quiere inventar democaretas a distancia.

Telerman estaba vinculado a Cafiero, y luego a Guido Di Tella. Así entró a la política. Alguna vez me preguntó qué pensaba del canciller, y le dije que me parecía un inepto. Reconozco que mis opiniones sobre figuras del peronismo son algo terminantes. Sé que el ciudadano mediocre se siente mejor cuando escupe sobre los políticos, lo hace sentir más inteligente, moral, justificado en su fracaso personal. En el grito contra los políticos hay una buena cuota de resentimiento.

Lo perdí de vista ya que tuvo funciones diplomáticas en París y en Washington. Fue nombrado organizador de una Expo-Sevilla y se cayó el techo de un stand. Lo usaron de chivo expiatorio y lo echaron, pero se calló y no buscó excusas ni delegó responsabilidades. Más tarde, unos años después de ser asesor del director de la OEA, fue nombrado embajador en Cuba, y Fidel lo apreciaba mucho a pesar de no tener el título en regla.

La dinámica sin igual del peronismo hace que, en las internas que lo caracterizan, lo viéramos al lado de Béliz. Me gustó la actitud. Critiqué a Béliz en algunas notas, y fuerte, pero sabía que su modo de pensar la política iba más allá del puritanismo del Opus Dei.

Las personas no son bloques de hormigón, y no todas piensan lo mismo, hay que tomarse algo de trabajo antes de juzgarlas. La labor de Béliz, el de la “derecha” como dicen los neorreaccionarios de la izquierda de hoy, lo hizo merecedor de la expulsión de la política y del país. Vio y dijo algo que no debía ver ni decir, al menos por la salud de sus hijos. No hay como la izquierda kirchnerista para aclarar esos tantos.

Por el lado flaco que unía al “belicismo” con el peronismo progresista del Frepaso, Telerman apoyó ese movimiento nuevo de la política. El resto es historia conocida. Un secretario de cultura como deben ser esos funcionarios, libres con el pensamiento, curiosos ante las innovaciones, abiertos y sin prejuicios.

Por eso lo nombró a Quintín y lo dejó hacer lo que quisiera en el BAFICI todo el tiempo que estuvo en la secretaría. Sólo un “aventurero” (como lo califica Q) de la política viene a mi casa para preguntarme por la gente de El Amante, en donde yo escribía, y querer saber qué pensaba de Quintín. A mí, un elemento político más inorgánico imposible.

Creo que es trabajador, que no se guía por los marchitos e inútiles prejuicios de la política argentina, es una suerte que haya circulado por sus frentes, no existen las doctrinas sino la calidad humana. Me parece que es inteligente, que no hace política para su bolsillo, y que es mucho mejor que la estafa que tiene enfrente con sus dos caras. Los dos con un flor de título, ya sea de Flacso o de la Católica.

Foto del delta del Danubio en Rumania: Flavia de la Fuente

58 comentarios to “Telerman”

  1. janfiloso Says:

    varias veces se ha tocado este tema que Tomás describe bien : “Sé que el ciudadano mediocre se siente mejor cuando escupe sobre los políticos, lo hace sentir más inteligente, moral, justificado en su fracaso personal” (es duro hasta en la autocrítica).

    creo que la política y la cultura (o la vida misma para no hablar de un sector en particular) son como dos idiomas distintos; uno conoce a una persona en cualquier ámbito de la vida y lo escucha hablar en castellano y lo entiende y hasta puede llegar a respetarlo o aún a sentir afecto por él.

    pero si esa misma persona actúa en política, es como si hablara en sánscrito : no entendemos nada, ni lo que dice ni los gestos que acompañan su habla, ni lo que hace, nada, es un perfecto extraño.

    y si encima “el ciudadano mediocre se siente mejor cuando escupe sobre los políticos, lo hace sentir más inteligente, moral, justificado en su fracaso personal” entonces la distancia con ellos es cada vez mayor y esto aparece como un contrasentido cuando de repente uno dice : “pero si yo lo conozco de otro lado, es buen tipo, cuando habla castellano entiendo lo que dice y lo que hace”.

    creo que la respuesta es simple : la política es una mierda y el que entra en política adopta una ezquisofrenia que lo hace hablar dos lenguas.

  2. Pablo E. Chacón Says:

    Bueno, totalmente de acuerdo

  3. tomás abraham Says:

    ingenuos, creen que lo que llaman ” política” es exclusividad del oficio de los políticos. esa ” mierda”, saben bien, se da en otros menesteres de la vida- empresaria, académica, gremial, laboral etc.
    no tiene que asustarse tanto de lo que pasa en el mundo, y en la vida.

  4. lalectoraprovisoria Says:

    El problema no es asustarse o no. Es colaborar o no.
    Q

  5. Jorge Says:

    Y que tendría o tiene de malo colaborar o no. Cada uno lo hace desde lo que cree es bueno y sabe; digo para aquellos que no somos políticos, de oficio o profesión pero que ponemos a disposición lo nuestro cuando podemos ser convocados a hacer nuestro aporte. En democracia colaborar, a mi juicio, no es ser “colaboracionista”.
    Y la política no es una mierda, puede que algunos políticos lo sean cuando sólo buscan un afán personal. La política es necesaria y, coincido con Tomás, no es solo cuestión de políticos. Lo otro es un nihilismo que conduce, por propia definición, a la nada. Es mejor hacer, aún a riesgo de equivocarse, rectificarse aún a riesgo de ser juzgado como inconsecuente en el mejor de los casos o traidor por aquellos que no entienden que los hechos se mueven más rápido que las ideas, que vivimos un mundo cambiante, líquido a la manera de decir de Bauman.
    Creo que lo único que no debiera perdonársele a cualquier político es la pérdida de vista del objetivo de su profesión que es la de servir a la comunidad para la cual trabaja, y no al revés. Pareciera que para algunos no han sido suficientes los años de dictadura y terror como para no darse cuenta que la peor de las democracias, más allá de la calidad de algunos políticos, y con todas sus imperfecciones, es mucho mejor que la mejor de las dcitaduras.

  6. lalectoraprovisoria Says:

    Muy edificante discurso. Muy maduro. Ahora, cuando en este mundo líquido tan moderno uno se da cuenta de que el político X y el Político Y y el político Z “han perdido de vista el objetivo de su profesión que es servir a la comunidad”, ¿qué es lo que corresponde? ¿Votarlos igual y apoyarlos porque la peor democracia es mejor que la dictadura? ¿O para no ser nihilista? A eso llamo yo colaborar, al menos en el ámbito de la política. Colaborar con la injusticia, la prepotencia y la corrupción. En la empresa, el sindicato y la universidad hay otras maneras de colaborar. Pero se hace largo.
    Q

  7. Jorge Says:

    Creo que no ha entendido lo que he querido expresar. Usted ha sido lamado a colaborar y ha colaborado, como funcionario, de algunas gestiones aunque después es capaz que a quien lo convocó no le ponga el voto ni a cañonazos.. Y no está mal. Yo no digo que haya que votarlos igual o apoyarlos igual; habrá algunos otros. Cuando hablo del valor de la política y de la defensa de la democracia lo hago desde el epíteto de “mierda” con el que se califica a la política; ese fue parte del argumento que se utilizó para justificar la dictadura; y creo que usted lo conoce bien porque tiene la edad suficiente como para recordarlo.

  8. lalectoraprovisoria Says:

    Entendí perfectamente. Yo no dije que la política fuera una mierda. Dije que hay unos cuantos políticos que no merecen mi respeto moral ni intelectual. Y, efectivamente, me asiste el derecho de no votarlos ni festejarlos. El problema es que son muchos, demasiados tal vez. Y como tengo la edad suficiente, además, estoy grande para que me den lecciones de democracia. Faltaba más.
    Q

  9. borovinsky Says:

    Que es trabajador nadie lo niega. Que fue un enorme acierto lo que hizo en relación al bafici, y a toda la filistea -y nesaria- cultura porteña, también.

    Pero decir que simplemente es un politico con vocación por lo publico, es un poco un exceso. No digo que sea el diablo, probablemente lo vote para la segunda vuelta, pero no es un bebe de pecho. Teniendo en cuenta que no es deseable un bebe de pecho en el Estado.

    Evaluar lo que hizo en tan poco tiempo puede ser injusto. Ahora bien, presentarlo a Georges -no digo que tomás lo esté haciendo- como un tipo consecuente y recto es absurdo. Quiso arreglar con quien fuera para seguir en la jefatura, K o Carrió da igual. Además estoy seguro de que él prefería la firma de Néstor a la de esa honorable -¿mesianica?- señora.

    Más que un político de carrera, es de carrera: político. Un rosquero culto que terminó, de carambola, en la política. Un luchador por la vida que se hizo solo, ” como tarzán, en pelotas y a los gritos”. Una especie de Reventado a lo Asís: “ganamos los peronistas, perdimos los comunistas”. Siempre arriba.

    Y eso no está mal. El tema es qué es capaz de hacer Telerman, en un pais en que Duhalde cree ser Charles De Gaulle.

    Me cuesta votar sin una cierta dosis de cinismo, realismo y preagmatismo. Pero desprecio esa visión que postula que “la política es caca”. Prefiero al peor de los candidatos antes que al más pulcro de los electores, retraido en lo suyo, que señala la mierda en política mientras evade impuestos al por mayor.

    Saludos.

  10. Diego Says:

    Este articulo me viene perfecto para comentar algo que me anda dando vueltas por la cabeza en los ultimos dias. Sobre todo, por el ultimo libro de Abraham. Que estoy leyendo, voy por la mitad. Estamos de acuerdo en el no a la lucha armada, la intolerancia, la falta de un debate honesto y la ineficacia del nihilismo y corrientes similares que poco aportan a la construccion de una sociedad mejor. Ahora, todos sabemos que hay un fuerte aparato mafioso, tambien conocido como peronismo, afianzado en la republica. Y sabemos de casos de gente que, al no poder manejar el aparato, cayo catastroficamente. Conocemos la crisis de representatividad que a casi todos nos aqueja. No voy a decir “la politica es caca”. La politica entendida como nuestra relacion con la realidad, digamos. Creo que estamos al borde de un cambio muy importante. El 19 y 20 no fue algo aislado. Ni algo organizado por algun caudillo. Sin entrar en eso en profundidad, quiero dejar algo claro: no se puede cambiar nada desde el gobierno, con la mafia a tu alrededor. Y con la alianza quedo mas que comprobado. No es cuestion de comodidad, para mi seria mucho mas comodo tener esperanzas en Binner, como Abraham. Pero si vamos a ser honestos, yo no creo que haya salida por ahi. Va a seguir aumentando el grado de violencia en el pais. La gente no confia en nadie. Va a volver a ocurrir otro 19 y 20. Espero que haya debates honestos y respetuosos. Que no caigamos en “microfascismos”, ni en fascismos mayusculos. Todos debemos colaborar en eso.
    Sobre Telerman solo dire que me sorprendio mucho el articulo de Abraham, no conozco la historia de el tipo antes de que compartiera formula con Ibarra.

  11. Jorge Says:

    Disculpe Q si eso es lo que usted cree; eso de que, en mi caso, pretenda darle lecciones de democracia. Nada más lejos. Por otra parte no se crea tan grande como para no seguir aprendiendo. Creo sí que el debate nos enriquece, nos hace pensar y repensar cuando nos invade,muchas veces, el escepticismo y la bronca. No se enoje Q yo no soy ni su maestro, ni su enemigo.
    Ese faltaba más me recuerda a cuando eramos chicos y no nos permitían opinar y nos retaban sobre todo cuando le señalábamos a una presona mayor algo que le disgustaba. Somos contemporaneos; somos adultos y podemos hablar, intercambiar, ideas, opiniones, sin ofuscarnos. Que tengan un hermoso día, ando cerca de sus pagos; frente al mar y es un día maravilloso.

  12. Pablo E. Chacón Says:

    quisiera diferenciar el ejercicio del poder, que por definición es el arte de capturar la voluntad de los otros -con mayor o menor eficacia-, del genérico política: si hasta “lo personal es político”, no hay modo de salirse de la política. Sí hay modos de no colaborar con el poder. Así entiendo a Q
    y con respecto a la Alianza, todos sabemos que acá no hubo ningún argentinazo sino un golpe de estado civil, que se montó a la prensa fascista (que hoy financia Kirchner) y a la disconformidad promovida, acicateada y provocada por el peronismo (sumada a la inutilidad manifiesta de De la Rúa). En ese golpe participaron Duhalde, Ruckauf, Juanjo Alvarez, Alfonsín, Moreau y otros impresentables como Richarte y Miguel Angel Toma.

  13. alita Says:

    Comparto con vos Tomás, la “merde” es como Dios (con perdón de la comparación), está en todas partes.

    Con respecto a los títulos, creo que son una etiqueta más.

    Le Corbusier, uno de los genios de la arquitectura del siglo XX no era arquitecto , mirá si no lo hubieran dejado construir por esta razón!.
    (Y creo que Frank LLoyd Wright, otro gran arquitecto tampoco llegó a recibirse)

    El gran Le Corbu decía: “No tengo diploma y por eso nunca tuve que olvidar lo que estudié. Esa es la pura verdad “.

    Del resto prefiero no opinar, sigo leyendo…pero por favor, no se peleen !!!, no vale la pena.

    Saludos y que pases un buen fin de semana largo!, nos reencontramos pronto en las clases?

  14. alita Says:

    Y ya que tenés una cátedra en arquitectura (la seguís teniendo?) te mando esto, esta fuera de tema, ya sé, pero son unas sabias palabras de Le Corbu sobre el aprendizaje, algo que se venía hablando en las clases de filosofía:

    “Quizás sorprenda, pero diré que nunca pretendí ser más astuto que los demás. Sí pensé por mi cuenta siempre e intenté explicitarme a mí mismo y a mis ideas en la práctica. El principio es que tengo una mente organizada. Soy un autodidacta, pero soy muy curioso, todo me interesa.”

    “No tengo diploma y por eso nunca tuve que olvidar lo que estudié. Esa es la pura verdad. Tampoco fui en absoluto un profesor. Tengo un estudio en la rue de Sevres y tuve allí más de doscientos colaboradores. Trabajamos juntos, pero nunca fui profesor. Soy ‘Corbu’ y algunos vienen por eso, y porque saben que no es fácil. Dicen que tengo mal carácter, pero no es cierto. Soy simpático, aunque grité cuando hacía falta. Fue una colaboración muy fuerte, trabajamos bien, hicimos todo tipo de investigaciones”.

  15. maiakovski Says:

    Yo quiero colaborar. Quiero ser un cínico, un pragmático, un corrupto, un hijo de puta, quiero que Magdalena me rete, quiero que Elizabeth Vernaci se burle de mí, quiero denuncias judiciales en mi contra, quiero escraches en mi casa. Estoy cansado, muy cansado, cansadísimo de la gente como Quintín, estoy cansado de la vena hinchada en la frente, estoy cansado del idealismo moral, estoy cansado de los Catones de San Clemente, estoy cansado de la gente decente. Entiendan: yo leí Las manos sucias a los catorce años y eso tuvo más influencia en mi formación política que los westerns de John Ford. Entiendan: tengo opiniones terminantes sobre muchas figuras del peronismo, de signo positivo. Entiendan: entre la mafia y la nada, me quedo con la mafia.

  16. lalectoraprovisoria Says:

    Calma, calma, Maiakovski. Te podemos nombrar mafioso honorario. O mafioso de yogur, que suena más apropiado. Si hacés méritos después te nombramos nazi honorario. Pero todavía te falta. Por ahora vas por estalinista honorario, como tu ídolo Jean-Paul.
    Q

  17. alita Says:

    Maia!…no te hacía votando la lista de Carrió, asi que votás a la Maffia?!

  18. janfiloso Says:

    vuelvo a mi coment anterior y al de Tomás; sé perfectamente que hay mierda en todos lados, pero la que hay en mi ámbito la entiendo, porque como dije, es en castellano, y al entenderla se ubicarme fácil; la mierda de la política es en sánscrito y por lo tanto no se entiende, hay que alejarse porque uno no entiende cuando colabora y cuando ataca; es sánscrito, es mierda, es otro lenguaje otro código.

  19. lagorditapatizamba Says:

    Che, maiakovski, como si sobrara la gente decente.

  20. borovinsky Says:

    Pero el problema no es que Georges no tenga titulo (al menos para mí, y para el gobierno es solo una coartada para joder, lo cual está perfecto). El verdadero problema de Telerman, es que el muy frivolo se hacía llamar Licenciado. Es decir que aunque para nosotros no sea importante ser Licenciado, parece que para Georges si lo era. Lo cúal no solo lo hace frivolo sino bobo, porque todo el mundo sabía que no había terminado más que el colegio secundario y dos años de bioquímica.

  21. e. Says:

    Llámenme Licenciado.

    Eso suena a Melville… pasado por Cantiflas…

  22. e. Says:

    Cantinflas

  23. Anónimo Says:

    ……el verdadero problema es que son tres pelotudos!!!

  24. Pía Says:

    ¿Te parece Anónimo? ¿Todo se resume a la pelotudez de tres tipos?

  25. Pía Says:

    Preferiría no hacerlo…

  26. cuervo Says:

    janfiloso:
    no sé cuál será tu ámbito, pero la respuesta de Abraham es clara: la política está en todas partes. Si estás en la universidad, por ejemplo, no zafás de los manejos políticos. En los festivales de cine, lo mismo. Creo que hay una enorme impostura en el partido de los “ciudadanos decentes” que levantan el dedo indignados por los políticos corruptos, como si el cuerpo político argentino no fuera un continuum del cuerpo social, académico, científico, artístico.
    Toda esa verba de los ciudadanos decentes con que se llena la boca la Carrió es puro cualunquismo y no difiere de lo que se oye en radio 10 más que en cuestiones estilísticas. Por lo demás, hay que desconfiar mucho, pero mucho, de quien se llena la boca hablando de su propia decencia.

  27. alita Says:

    En este país estamos acostumbrados a meter a todos en una misma bolsa y así, livianamente, se iguala a una persona como Carrió con otra como Macri, que hizo su fortuna en base a negocios turbios con el estado, o con una trepadora como Vilma Ibarra, siempre muy cerquita del “macho” de turno en el poder, etc. etc. etc.

    Y NO ES LO MISMO. Todo no es lo mismo, no da igual .

    Todo ha perdido su valor, es como decía Discépolo, “….lo mismo un chorro que un gran profesor .”

    Y no me vengan con que esto es versito de radio 10, ni que me hago la “decente”, yo soy decente!.

    Lástima que eso ya no tenga ninguna importancia

  28. Lilia Muñoz Says:

    Muy bien, Alita, brillante! Estoy con vos. Y no somos angelitos, es verdad, pero hay límites, importantes límites en el largo camino de las indecencias.

  29. rizla_ Says:

    si, q son creencias, habladurias populares de q uno no puede decir lo q es…? a mi me gusta tanto la modestia como la verdad

  30. janfiloso Says:

    cuervo : insisto : se perfectamente que hay política en todos los ámbitos;
    ese no es el punto;
    en cualquier ámbito, digamos el empresario, existe también una lucha política, esa lucha pretende llevar agua a su propio molino, buscar ventajas;
    pero en la política pura, la lucha es por el poder, la omnipotencia, la impunidad, la inmunidad y por supuesto, la riqueza;
    yo entiendo que en cualquier ámbito fuera de la política uno luche por imponer sus criterios y de hecho favorecer a sus amigos y a si mismo; no está bien pero lo entiendo;
    pero la política es la administración de la cosa pública PARA LOS DEMÁS y en la forma en que se libra la lucha dentro de la política es PARA UNO;
    no, no es lo mismo; no es igual la lucha política en el ámbito del cine, del empresario, del deporte, que en la política misma; será el mismo ego, tendrá las mismas analogías de defectos, pero en forma alguna es lo mismo;
    en la política hay una mentira básica : yo trabajo para los demás; está muy claro que en los otros ámbitos esa mentira básica es distinta, nadie supone que el presidente de la union industrial trabaja para los demás.

  31. estrella Says:

    Tiene razón Alita. Cuervo, si los “decentes” no pueden levanter medio dedo, indignados con los políticos corruptos, porque de verdad están indignados, sin riesgo de que se los acuse de impostores o mentirosos, entonces ¿qué se hace?

    Y tiene razón Janfiloso. Yo imagino siempre, para los políticos corruptos, el peor círculo, el del infierno. Mirá que impotente me siento.

  32. cuervo Says:

    janfiloso:

    Yo simplemente creo que esa caracterización que hacés de que la política es “para los demás” no toca la esencia de lo político. Me parece que confundís (como las otras voces indignadas que han aparecido autoproclamando a los gritos su decencia) la política con una forma del sacerdotado. En la misma línea, mezclás la lucha por el poder (que sí es propia de la política) con la omnipotencia, la inmunidad y la riqueza. Luchar por el poder no tiene nada de malo y quien no quiere el poder, entonces mejor no se dedique a la política.

    En esta misma discusión, en la fundación de este blog y seguramente en las cosas que vos hacés, estamos luchando por el poder. Claro que hay diversas maneras de hacerlo. Pero no está demostrado (y creo que sería bastante canallesco afirmar) que todos los que se dedican a la política profesional sean corruptos. Si los ciudadanos autoproclamados decentes le dan algún valor a la decencia, lo primero que tendrían que hacer es no injuriar a mansalva. Porque entre los académicos, los periodistas, los estudiantes, los cineastas y los empleados de oficina también existen los corruptos e inescrupulosos. Sin embargo no es de gente decente decir que los oficinistas y los profesores son todos corruptos y mentirosos.

    Creo que ese tipo de discurso exaltado expresa más bien una necesidad de compensación por el resentimiento que uno acumula: los autoproclamados ciudadanos decentes quizá tengan una relación traumática con su propio poder (es decir: con sus posibilidades, o con su renuncia a ejercerlas). Entonces les agrada creer que su impotencia se explica por culpa de unos políticos a los que se demoniza. De otro modo no veo la necesidad de andar gritando que uno es decente. Si sos decente, no tenés ninguna necesidad de proclamarlo: simplemente hacés lo mínimo que corresponde. No tenés que esperar por ello ningún reconocimiento, porque la decencia es un fin en si mismo y no un medio para obtener otras ventajas (porque si no no es decencia, sino una simulación interesada).

    Ahora, un político como Carrió, que basa su plataforma en la proclamación de su decencia, muestra no necesariamente que es decente ni tampoco lo contrario. Pero que no tiene ninguna idea específicamente política para proponer. Les vende una ilusión de formar parte del partido de “la gente decente”, una política despolitizada. Eso se llama cualunquismo
    oscar

  33. janfiloso Says:

    Cuervo, lo que vos decís yo lo suscribo en Francia, pero estamos en la Argentina y acá la lucha por el poder se libra en el partido justicialista y ad lateres;
    tu teoría es correcta en las repúblicas, pero este País es una partidocracia con períodos cuasi monárquicos, la lucha por el poder se da una carrera que comienza en las unidades básicas del PJ, pasa por una intendencia, gobernación y luego presidente;
    salvo los fernandez, nos gobierna una aristocracia patagónica; ¿ cómo no nos dimos cuenta en la década del 90 que la patagonia incubaba los mejores cerebros del País ?
    la democracia de este País no refleja la administración de la cosa pública y la lucha por el poder;
    en cambio queda todo mas claro cuando ves “gran hermano”.

  34. janfiloso Says:

    un comentario aparte para la supuesta “decencia”;

    me interesan mas los arrepentidos que los decentes; tienen mas experiencia;

    macho no es el que no probó,
    macho es el que probó y no le gustó.

  35. cuervo Says:

    janfiloso:
    tu análisis de la sociedad argentina, presuntamente inferior a la francesa, inferioridad atribuible a la maldad intrínseca del peronismo, me parece de un simplismo desalentador. Insostenible por donde se lo mire. ¿Las dictaduras militares, el fracaso de los radicales en el gobierno, la apuesta permanente de los conservadores y “liberales” vernáculos a la violación de la ley, la falta de una oposición con algún proyecto político, todo eso te parece que se gestó en las unidades básicas del PJ? Desde el almirante Rojas que no escuchaba una caracterización tan tosca.
    ¿Y de verdad te parece que la “república francesa” Francia es un país superior al nuestro?

  36. Juan Gonzalez (del Solar) Says:

    Gente: No pueden tratarse tan mal. Yo entiendo que esté de moda la defensa airada y que el cuchillo entre los dientes sea el estandarte de cualquier pensamiento que pretenda ser escuchado, pero ser pletórico y creer en lo que se cree, tiene que ser siempre en favor de, hacia algo, algún tipo de construcción, y no en contra, pinchando las ruedas del que piensa distinto como si crecer fuera dejar al otro enano.
    Bajezas tenemos todos y tendríamos otro país si en los roperos de cada uno de nosotros hubiera menos cadáveres hediondos.
    Por las razones que fueren, hay que tener coraje para meterse en Política -como hay que tenerlo para “bancar” a un candidato-. Compramos barato: ni Tellerman es un estúpido inconsistente ni Macri piensa meter en hornos a los ladrones y a los más pobres.

    Con el respeto que me merecen todos, y el cariño que varios,aun conciente de ser un iluso elefante blanco, les digo que es tristísimo ver tanto cruce y ataque entre gente tan capaz. ¿Qué se puede esperar de los políticos?
    Se puede estar en desacuerdo sin por eso denostar al otro; de hecho, se puede estar en desacuerdo y desearle mucha suerte a los que en definitiva quedan, por más idiota que esto resulte, porque estamos todos del mismo lado y todos queremos lo mismo.

  37. Pablo E. Chacón Says:

    y todo por el error de echar a los ingleses…

  38. janfiloso Says:

    no te preocupes Juan, es la lucha por el poder;

    salvo todo lo que dijiste, porque las causas y consecuencias son tu propia creación, si, estoy convencido que la republica francesa es superior a la nuestra y es justamente gracias a su sociedad (de la cual forman parte los políticos) que entre otras cosas, supo crear la politecnica, vredadera escuela de dirigentes desde hace ya tantos años.

  39. marcela Says:

    Me complace lo escrito por Tomás. Coincido y me pregunto le alcanzaron a IBARRA sus dos tìtulos de la UBA -abogado y egresado del Colegio Nacional de Buenos Aires- para obtener una perspectiva màs amplia y comprender la complejidad de la gestiòn urbana, le alcanzaron para entender que el ejercicio de gobierno requiere de la participaciòn de otros actores que seguramente son más que los miembros de su familia, le alcanzaron para mirar para atràs y comprender que la tristeza de 200 familias y la de todo el resto que podemos imaginarla ameritan una retirada sin regreso? Modestamente creo que la sabidurìa se obtiene en la experiencia y en la revisiòn crìtica de nuestras acciones, esto es lo que espero de quien gobierne esta ciudad con tìtulo o sin él. Esta actitud dista mucho de la de nuestro ex jefe quien sustentado en el poder de ALBERTO FERNANDEZ nos irrita con su arrogancia y su alevosìa intentando acceder nuevamente al poder formal.

  40. alita Says:

    Quisiera aclarar dos cosas:

    Primero,
    en ningún momento fue mi intención generalizar.
    Nunca dije que los políticos fueran todos iguales, corruptos.
    Por el contrario, quiero diferenciar, no igualar a todos dentro de una misma categoría (aunque reconozco ciertas profesiones en las que abundan los seres inescrupulosos y oportunistas)

    Segundo,
    no ando por el mundo proclamando mi “decencia”.
    No creo que sea algo que haya que informar a los demás, en todo caso se demuestra por medio de acciones y no de palabras.
    Si en algún momento lo hice fue porque me pareció injusta una acusación “generalizada”.

    Por lo tanto creo:

    1. no se esta leyendo lo que uno realmente escribe.
    2. falta coherencia en el discurso, por un lado se acusa de generalizar y por el otro se generaliza.

  41. liv Says:

    Chacón tiene razón, todo fue y es por el error de echar a los ingleses.

  42. Juan Gonzalez (del Solar) Says:

    Janfi: El poder tiene que ver con la seguridad de uno, y no con la destrucción del otro.

  43. janfiloso Says:

    Juan : concuerdo.

  44. información Says:

    Con Daudet aprendí que los espejismos solares multiplican extravagantemente la medidas de los hombres en tierras más o menos calientes. Telerman inevitablemente me remite al ridiculo de Tartarín de Tarascon.

  45. maiakovski Says:

    !El Catón de San Clemente me nombra mafioso de yogur¡ ¡Buenísimo! ¡Se saca de encima a Sartre llamándolo “stalinista honorario! ¡Qué genio¡ Es el mayor ejemplo de un cinéfilo devenido intelectual.

  46. boudu Says:

    La nota me parece un tanto cuidada, como si fuese de un medio tradicional y no de un blog donde uno puede equivocarse tranquilo.
    Y es verdad que el problema no es no tener titulo, sino decir que se lo tiene sin tenerlo. Ya hacer chapa de un titulo, aunque se lo tenga, me parece de mal gusto.

  47. maiakovski Says:

    Es hora de que en los blogs se cuiden más las notas y se deje de lado ese tono de “bueno, hoy me levanté enojado o de buen humor o irónico y escribo en consecuencia”. Las personas que se equivocan tranquilas a cada rato son denominadas, vulgarmente, “naboletis”.

  48. lalectoraprovisoria Says:

    Y los que se fijan en la paja en el ojo ajeno e ignoran la tremenda viga en el propio se denominan “nabolazos”.
    Q

  49. MAC Says:

    Cuervo, muy lúcidas sus reflexiones (Borovinsky y Maiacovsky ídem).

    No sé si Gran Bretaña califica como sociedad “superior” a la nuestra. Un día después de asumir el segundo mandato, Blair aumentó los salarios de sus funcionarios: los equiparó a los de los gerentes de empresa. Dijo que no quería que perdieran el entusiasmo ni desertaran al terreno privado. (Allá, supongo, a los funcionarios no los controlan los directores de Enargas!) Para mi sopresa no pasó nada, ni un titular. Mientras tanto, el periodista de uno de los programas más escuchados de Radio Rivadavia decía que él consideraba que el presidente de la nación y sus ministros debían cobrar el haber mínimo de jubilado, calentando los panchos en pleno 2001. Política.

    En GB también existe el whip, en criollo látigo, miembro del parlamento que controla que todos voten según la disciplina partidaria, o estás out.

    Edward Kennedy, que lleva 42 o 46 años como senador, logró consensuar un proyecto de ley para legalizar a los inmigrantes, contra viento y marea. Y Ted se portó muy mal hace unos años, eh!

    Después del intercambio en “Sorpresas políticas” me pregunté por qué es tan subjetivo el voto, cosa que me responde el comentador Chacall de El criador de gorilas:

    Además, me parece que mas allá de que considero como verdadero que el electorado busca identificar el candidato mas acorde a su ideología, cae en una falacia bastante grande en la realidad, ideologicamente el Filmus que se desempeño en el gobierno de Menem, o el Mr T de la Side o el que fue a la expo sevilla, son evidentemente distintos ideológicmanete al de hoy (“lo son en realidad? creo que no, su única ideología parece ser gestionar…. su carrera política”). Es decir no puedo descifrar en ningun candidato un atisbo de pensamiento ideológico, salvo en caso mas extremos como Lozano o Walsh. (será porque no soy porteño?).
    Creo que nadie muestra ideas o ideologías, solo poses, que le permiten definir al electorado, “bueno si este tipo dice esto, si este tipo vive así debe ser de esta manera”
    Y en definitiva es cierto que “Si en algo son ‘sofisticados’ los porteños no es en votar personas, sino en saber qué personas en cada elección representan su posicionamiento ideológico.” , pero me parece que la identificación es mas una expresión de deseo, un tanto forzada a veces, que una convicción acerca del pensamiento del candidato. (FIN)

    Con respecto a la tontería del título, es cierto que ni a Le Corbusier ni a Borges se les pediría certificado de nada (aunque habrán perdido alguna beca o plus salarial antes de ser Le Corbusier y Borges) pero vendría a ser, como han dicho otros, un problema de ostentación.
    Y la política es también, además de todo, impiadosa. Monica Lewinsky casi voltea al presidente de los Estados Unidos.

  50. Pablo E. Chacón Says:

    es impiadosa como Oliver Cromwell, pero la diferencia entre Inglaterra con Francia, pongamos, es mensurable (como la de Macri con Filmus o con Telerman o viceversa), pero con la Argentina, el intento de comparación es una payasada

  51. MAC Says:

    Preferiría no regresar a Oliver, Pablo -en aquel contexto se admitía la tortura por ejemplo- aunque Cromwell es un buen ejemplo sobre los símbolos y la acumulación de poder: quien quiso acabar con la monarquía dejó como sucesor a su hijo Richard y en su propia “yeelección” como lord Protector se puso capa de armiño, y se sentó en un trono real en una ceremonia que se pareció a una coronación. Dudó mucho sobre ser ungido rey, cuando se lo ofrecieron, se había dado cuenta de que el poder absoluto era eficaz para gobernar.
    No, nosotros somos jóvenes y del sur, no tenemos esa historia: tenemos que compararnos con Brasil quizás. Este año los diputados quisieron aumentar el salario de 10.000 a 30.000 dólares y se les armó un poco de lío. Y aún así creo que a veces se dejan tentar.

    En la Torre de Londres siempre había unas calaveras de traidores bien a la vista, sostenidas por palos. Han llegado lejos. En el sistema parlamentario inglés gobernás con mayoría propia, desde el vamos.

  52. Pablo E. Chacón Says:

    tal vez me haya explicado mal, pero era en ese sentido -y en el otro, que usted recuerda- que se trata de “realidades” incomparables. Tampoco el “corrupto” Blair es comparable al “corrupto” Kirchner -siguiendo esa lógica

  53. MAC Says:

    En realidad me gustaría preguntarme por qué no hacemos de la profesión política algo más respetable. Eso es lo que buscaba Blair al equiparar sueldos, considerar que estar en el Estado no tenía que ser para los peores. O es sólo para los ricos y los deshauciados?
    Nosotros contribuimos mucho a eso, considerando serios y respetables, por ejemplo, al ultrarepublicano Joaquín Morales Solá de la nota de hoy, en la que plantea: para qué ir a segunda vuelta si la diferencia es amplia. Y EL es el que dice que se está degenerando la democracia todo el tiempo. Claro, para qué respetar las leyes cuando gana Macri.
    El ballotage no es optativo! en todos los países del mundo van al ballotage a muerte, Francia incluida.
    Si hiciéramos de la profesión política algo respetable, bien remunerado y bien visto, probablemente tendríamos mejores políticos. Pero ya veo que para usted político = corrupto. Y así vamos a seguir con la profecía autocumplida.

  54. Pablo E. Chacón Says:

    señor MAC, estamos de acuerdo: respecto de Blair, y de la necesidad de que el política profesional cobre lo que se merece. No piense que alguna vez yo grité que se vayan todos. Ese era el llamado al Amo (de Lomas de Zamora). En lugar de gritar eso, había que colgarlos a todos, no echarlos. O sino apostar por la socialdemocracia, para la que se necesitan políticos. El problema es el peronismo, siempre confundiendo todo. Pero en fin, no me parece mejor ni peor un político que un futbolista o un periodista o un escritor.

  55. MAC Says:

    O sea que volvamos a las picas con las calaveras en la torre de londres? Así no se logra nada más que aterrorizar. Y después nos quejamos de la Mazorca! El peronismo es el culpable de todo? Hubo una versión socialdemócrata que no prosperó. Por qué? Los otros son genios, son mafias incontrolables?

    Ayer me contaba alguien que viene de Bs As que en CQC los destrozan a los políticos. Me imagino lo contentos que se pondrán los jóvenes terribles en período de elecciones: la facturación debe subir tanto! Si ellos no tuvieran tanto rating en el descuartizamiento quizás podríamos fundar lo que usted propone. Si el político es lo peor, los peores van a ser políticos.

    Ah, soy señora.

  56. Pablo E, Chacón Says:

    Faltaba más, lo olvidé: mis disculpas

  57. MAC Says:

    Pensé que me dirías: sí, son mafias incontrolables. A lo que yo te respondería: mafias incontrolables son las que mataron a Kennedy y Olaf Palme, aquel fabuloso presidente de un país socialdemócrata. Magnicidios en serio, eh.
    Nunca se supo quién.

  58. Pablo E. Chacón Says:

    Es cierto, lo que no hubo es una incontrolable voluntad de saber

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: