La política de los números

Lecturas uruguayas

Por Tomás Abraham

Me ha sido de gran utilidad la lectura de algunos diarios y revistas del Uruguay en este fin de semana en Colonia, ciudad sorprendida por la presencia de Bush. Su esposa Laura visitó la ciudad vieja rodeada de un grupo de mastodontes con anteojos ahumados que molestaron a muchos colonienses. Cada vez que un presidente norteamericano visita un país de nuestro continente se lleva a cabo una panoplia de ocupación armada.

La revista Caras y Caretas de la Banda Oriental hace un informe pormenorizado de los resultados que puede ofrecer hasta la fecha el gobierno de Tabaré. Dice la nota que los números hablan, es cierto, pero debo agregar que también callan. Las estadísticas instruyen y mienten a la vez. No pueden dar una visión total del objeto de estudio a pesar de la contundencia de su aparato demostrativo.

Sin duda que la retórica numérica nos ahorra bastante camino, siempre y cuando seamos conscientes de la incompletud de los informes. Con los datos se debe tener una actitud propia de los recolectores. Hay que cosechar por porciones y almacenar. No debe sorprendernos que una realidad tajantemente definida por un par de cifras, se vea contrastada e incluso desmentida por otras referidas al mismo cuadro de situación.

raices.jpg

La honestidad del experto en numerología social es la misma que la de cualquier intelectual: ser falible por ignorancia pero no por engaño. La mentira estadística deriva de la voluntad maniquea de resaltar un rasgo o tendencia a la vez que se ocultan datos y dilemas difíciles de transar con una opinión simple.

Esta precaución introductoria me parece necesaria cuando se leen cifras. Las que se refieren al gobierno de Tabaré se presentan elogiosas. El balance del año 2006 da una mejora en el ingreso de los hogares del 11,5% respecto del año anterior. En el interior del país la cifra llega al 17,6%. Los salarios aumentaron un 12% en el sector privado y 8,3% en el público. El desempleo es del 10%. El banco de previsión social tiene 1.119.000 afiliados, incluye a 120.000 trabajadores rurales y 45.000 empleadas domésticas. Se incrementaron las asignaciones familiares. Se redujeron las tarifas de transporte público e interdepartamental. Se ha extendido la gratuidad a departamentos de salud que tienen que ver con el control de los embarazos, mamografía y papanicolau. Hubo progresos en los tratamientos oftalmológicos. Intervención sanitaria masiva en las escuelas. Se ha lanzado el proyecto Ceibal mediante el cual, progresivamente en un plazo de tres años, todos los alumnos y maestros del sistema escolar público uruguayo tendrán su propia computadora.

El porcentaje de habitantes que vive en un estado de indigencia es de 3,94% (4,66% en el 2005 y 5,28% en el 2004). Mediante diferentes modalidades del Plan de Emergencia Social, se atendieron las necesidades de casi 400.000 personas en 91.000 hogares.

Se cancelaron deudas con organismos internacionales. Se resolvieron situaciones críticas de entidades financieras sin pérdidas para los depositantes y sin asistencia del Estado. La recaudación financiera significó un crecimiento del 19% del año anterior y representa el 16,8 del PBI. La deuda bruta del sector público se redujo al 73% del PBI de 83% hace un año. Las reservas del Banco Central son de 3091 millones de dólares al 31 de diciembre del 2006. El crecimiento estimado es del 6,5%, y el PBI llegará a 19.553 millones de dólares.

Se han iniciado proyectos de energías alternativas al petróleo, tanto sucroalcoholeros como eléctricos.

Las exportaciones aumentaron un 16,7% respecto del año 2005, y llegan a 4.007 millones de dólares. La carne bovina representa más del 20% de las exportaciones, siendo sus principales destinos los países del Nafta (33% del total), Rusia (19%), Unión Europea (18%), Mercosur (13%), Israel (5%).

No sigo con los datos referidos a las obras de infraestructura, ni a la construcción de viviendas ni al descenso de la delincuencia. Tabaré puede mostrarse seguro de que tiene cifras favorables para exhibir.

A quien no entienda estos datos y le parezcan abstractos, quizás ayude señalar que un país de tres millones de habitantes como nuestro vecino rioplatense tiene logros en materia económica equivalentes al nuestro. Sin haber impuesto un default y sin inflación. Y, podríamos completar, sin corrupción sistémica.

Seguramente habrá quienes tengan otras cifras, son los números de la carencia, de la insuficiencia, sería milagroso que no los hubiera. Uruguay es un país con una población pobre, con sueldos muy magros, con un consumo mínimo en vastos sectores, y con una lista de falencias que no debe ser muy arduo detallar.

Tiene dos oposiciones, la tradicional del partido blanquicolorado –los uno para no cansar– que pide más liberalismo, apertura, modernización y aprovechamiento de la coyuntura internacional, y la izquierda del Frente que prefiere la retórica de Kirchner, Chávez y los Castro. Digo la retórica y no la política, porque jamás la han vivido la política marcial y popular, y si exceptuamos los años de la dictadura, nunca han tenido un estado duro, los uruguayos han vivido en la riqueza o en la pobreza, pero siempre con un acendrado conservadurismo asentado en cierto relajamiento vincular.

Un par de cifras más. En una nota del diario El País de Montevideo que retoma un trabajo de The Economist y de El País de Madrid, encontramos algunos datos sobre Venezuela. Los boliburgueses son los burgueses bolivarianos, que gastan como nunca. Hay una burguesía contenta con Chávez. Las ventas de vehículos importados han aumentado 70% los últimos doce meses. Cito: “concesionarios de marcas de lujo como Hummer, Chrysler, Mercedes o Harley Davidson, sonríen felices al comprobar que los clientes se multiplican.”

Esta felicidad ya existía en otros años en lo que se conocía como la Venezuela saudita. Carlos Andrés Pérez había nacionalizado el petróleo y la plata fluyó como maná unos años, hasta que se derrumbó el precio del petróleo. Hoy la euforia se ve en la Bolsa de Valores de Caracas que ha aumentado en un 70% en lo que va del 2007.

La petrolera estatal aporta 33.000 millones de dólares al fisco. Dicen que este año se destinarán a programas de becas y para el fondo social unos 6.500 millones. Nadie discute que la situación de los pobres ha mejorado en salud y educación. Sin embargo el índice de la pobreza sólo ha bajado en ocho años –1999-2007– de 42,8% a 37,9%.

Los incrementos de gastos del Estado son constantes, a los que hay que agregar lo que se gastará en el programa de nacionalizaciones que se tiene en la mira. De todos modos, y creo que de ser verdad es un dato sorprendente, se estima que el presupuesto del Estado está estimado en un precio del crudo de 29 dólares y no el actual de mercado que es de 59.

Cerca de 30.000 médicos y profesionales cubanos de la salud están trabajando en el marco de la revolución bolivariana. 20.000 estudiantes venezolanos son formados en su país por profesores cubanos y más de dos mil estudian en la isla.

El comercio bilateral entre Cuba y Venezuela pasó de los 300 millones de dólares en la década del noventa a 2.400 millones en la actualidad.

Venezuela tiene reservas financieras de 34.000 millones de dólares y una deuda externa de 26.000, un paraíso fiscal. Su PBI es de 175.000 millones de dólares y se estima que un 15% estará destinado a las nacionalizaciones.

Esta holgura dineraria sabemos que deriva del comercio bilateral con los EE.UU., país al que exporta casi todo su petróleo y del que compra casi todos sus insumos.
Finalmente termino con un par de números referidos a otra revolución, la revolución islámica de Irán.

La profesora Susana Mangana es encargada de la Cátedra Permanente de Islam y Mundo Árabe en la Universidad Católica del Uruguay. Es también investigadora de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha publicado en El País de Montevideo una extensa nota intitulada «La Teocracia atómica de Persia». Lo que llama la atención de los datos son los referidos al progreso social llevado a cabo por la revolución islámica desde que el Ayatolah Jomeini derrocó al Sha en 1979. A partir de esa fecha, no solamente la alfabetización entre los jóvenes llega a casi todo el país, sino que también el porcentaje de mujeres que ingresa a la universidad no ha dejado de crecer, hasta llegar a 66% en el 2003.

A veces las cifras no son claras, o es el lector el que no manipula con pericia la información, o es al oferente cuantitativo al que se le ha escapado algún detalle. ¿66% de qué? En todo caso muchas mujeres estudian, pero la profesora lo enmarca en una explicación hipotética que merecería alguna aclaración. Dice que las mujeres no tienen en su inmensa mayoría otro destino que las labores de hogar. Agregado a que el sueldo de los profesores es miserable, la población masculina se retira de las tareas educativas y las mujeres tienen algo así como piedra libre en la docencia. Por ahora es un pastiche que espero un blogger iraní pueda aclarar.

La alfabetización femenina se duplicó en 20 años (pasó del 36% en 1976 al 72% en 1996). Tampoco entendemos la causa por la que la profesora tan minuciosa en las estadísticas no tiene actualizados datos de los últimos diez años.

La política de salubridad hacia la mujer también tuvo grandes progresos. Nos informa que entre 1985 y 1997 los índices de mortalidad maternal bajaron de 140 muertes cada cien mil partos a 37. La mortalidad infantil, añade, también cayó, pero no da cifras.

Está claro que este informe es insuficiente. Son cifras dispersas, deben ser ciertas, no hay por qué presumir la existencia de cifras fraguadas. Pero no son comparativas con otros países de la región y están aisladas de otros parámetros.

Admite la profesora que hay restricciones a la libertad de prensa, que hay 300 presos de “conciencia”, aunque asegura que el régimen iraní es el más democrático de la región. Por lo visto por el modo en que se aseveran las cosas aquí expuestas da la sensación de que los datos se elaboran en defensa propia.

Se trata de números. Cuando Kirchner dio su discurso en el congreso de la nación inaugurando el último año de su período presidencial, también se pudieron escuchar cifras aleccionadoras. Vivimos un período en el que se pueden exhibir en varios rincones del tercer mundo porcentajes favorables de crecimiento económico, superávit fiscal, mejora de los ingresos y disminución de la desocupación. En casi un siglo no se ha visto un incremento de los precios de las materias primas como en estos años. En el último quinquenio el crecimiento global ha sido superior al de los últimos treinta años.

Se ha repetido hasta el hartazgo que la irrupción de la economía china, seguida por la india, ha hecho ingresar al mercado mundial cientos de millones de personas. Decenas de millones de Europa Central se suman a estos cambios expansivos.

Pero los números cambian, disminuyen, aumentan, vuelven a caer, las tendencias para trazar una curva continua necesitan de más signos que los de la serie numérica. Son necesarios símbolos, éstos no se expresan en números, tienen otra gráfica, albergan y trasmiten un muestrario heteróclito. Es la lengua de la cultura, la de la ciencia, la tecnología, artes, formas de vida, la consolidación de reglas institucionales, el sistema educacional y los valores que se trasmiten.

Foto: Cora Burgin

19 respuestas to “La política de los números”

  1. utyman Says:

    El irán improbable también es liberal (http://www.abc.net.au/rn/philosopherszone/stories/2007/1841323.htm). Off-topic (relacionado con el link): ¿para cuándo el podcast de la lectora?
    Saludos

  2. Rentista de Cantegril Says:

    Estimado Tomás Abraham: el Uruguay sin corrupción es un cuento oriental mitromarxista (partido colorado + frente amplio chanta). Numerosos porteros de edificios de Montevideo, amas de casa y aun fallecidos son titulares de importantes empresas off-shore argetninas y brasileñas. Uruguay vivió y vive de los ladrones de otros países. En especial su clase dirigente, tan chanta como la nuestra pero hipócrita al antiguo estilo de nuestros conservadores. Ninguno de ellos aceptaría que se les imponga un derecho comercial y fiscal un poco más serio, como el chileno. Se notaría demasiado en qué se parecen realmente a Suiza. Mientras, muchos orientales la pasan mal.
    Saludos a los cultores de la supuesta ciencia social hecha, no de la observación de la acción humana, sino de la adoración de las cifras sin aclarar cuál de nosotros es cada número. En los gráficos y los porcentuales dibujados, al estilo del costo de vida (no ‘inflación’, como malamente se dice) de nuestro INDEC, todos somos unos fenómenos. La masa no deja ver las personas sufrientes o felices que hacen la multitud. Es el riesgo de confundir ciencia con literatura, dicen. Vaya uno a saber.

  3. Juan Gonzalez Says:

    Hay un número que no aparece y es el de la bronca -sí, ya sé, esto lo he dicho; pero Tomás me tira el centro con el último párrafo y se me hace inevitable, aun cuando ya imagino los gritos deskalificadores que se avecinan- y el resentimiento, el número de espíritus que día a día crecen sin proyecciones de ningún tipo y sin más educación que la demagogia y unos índices que poco le importan a la desesperanza. Y mientras tanto nos matamos entre todos, enojados, cultivando diferencias, a la espera de un número que nos diga que ya no hay nada que hacer por ninguno.
    Lo del INDEC es macabro.
    La macroeconomía fluctúa para todos y en algún momento la rueda gira y lo que no tiene soporte se derrumba como un sueño impreciso. Mientras tanto, la cultura -entiéndase por idiosincrasia y educación en general- de nosotros sólo siembra victorias eólicas.

  4. janfiloso Says:

    macabro me resultó el comentario del «rentista de cantegril»; debo confesar que adjudico al nick una expresa intencionalidad (aún inconciente) y al cabo no puedo creer que sea justamente un rentista de cantegril quien nos de cátedra sobre las ciencias sociales;

    es cierto que los números que trae Tomás no dan pie a una conclusión lineal, pero tampoco puede afirmarse que son abstractos; reflejan en general una tendencia concreta respecto de la cual se pueden extraer muchas conclusiones;

    no veo en que se opone el comentario respecto de la suiza de américa a lo que dijo tomás sobre uruguay; ambas cosas son compatibles y uruguay seguirá siendo mucho menos corrupto que argentina, que es el standard desde el cual hablamos;

    por otra parte, rentista, y encima de cantegril, ni siquiera te dio para hacerte el posmo en jose ignacio, …andá a lavar los platos…

  5. charlie Says:

    Si uruguay tiene «logros en materia económica equivalentes al nuestro», hay que alegrarse o compadecerse? porque hasta donde yo se el pbi aumenta pero cada vez cuesta mas vivir y aca esta llenisimo de pobres e indigentes.

    He leido en blogs de uruguayos descripciones bastante desalentadoras acerca de la situacion alla.

    Basicamente que el pais quedo destruido, que la gente que tiene la posibilidad de emigrar lo hace sin dudarlo (17000 personas el año pasado o algo asi), que luego de las susesivas crisis no quedo ninguna suiza de america sino america latina pura y dura.

    Y agrego que segun lo que lei, el gobierno de Tabare apesta y tiene menos izquierda que mi dedo meñique de mi mano derecha.

  6. Jorge Says:

    Cuestión difícil la de las mediciones estadísticas, pero más que ellas lo son las conclusiones; a partir de ello habría que preguntarse para qué cada gobierno encarga una medición. La respuesta sería obvia: para medir la gestión. Ahora bien, la medición de la gestión en términos numéricos es infalible?. Como bien dice Tomás la cosa pasa también por la honestidad del estadístico social.
    El manipuleo de los números es una tentación casi irresistible para los políticos de ahí que, particularmente, tengo un cierto grado de desconfianza. Por ejemplo el dato del crecimiento del PBI, solo, no me dice nada; cualquier político empieza a batir el parche. Son necesarias cifras desagregadas que permitan ver también el fondo y no solo la superficie.
    En este tema me parecen interesantes las ONG que puedan brindar información adicional en la que uno pueda tener algún grado de confiabilidad. Son bien interesantes las encuestas de opinión pública, porque además de la visión que pueda tener cualquiera de nosotros andando por la calle, conversando con la gente, nos pueden indicar, por medio de sus procedimientos, si las políticas que cacarean los gobernantes tienen un impacto positivo en la población. Por eso los datos globales, aún desagregados por área, pueden decir poco acerca de la realidad social.
    Por lo dicho me cuesta mucho asumir una parcialidad política basado, solamente, en encuestas oficiales.

  7. Rentista de cantegril Says:

    Janfiloso: el Uruguay no es menos corrupto que la Argentina,a pesar de las acrobacias que se hacen para «demostrar» lo contrario. Su clase dirigente, izquierda incluida, vive de complementar y dar marco legal a los curros de los sinvergüenzas de nuestro país. Pero si V.M. desea vivir en la Arcadia, es su libre y acaso acertada elección.

  8. Rentista de cantegril Says:

    Addenda, Janfiloso: Por si su perspicacia no le permite comprender, Suiza anda en cosas tales como guardar dinero non sancto en sus Bancos, hacer plata con la desgracia ajena, etcetera. Pero en Suiza no hay cantegriles. En Uruguay, desgraciadamente, sí. Y de los Bancos y demás negocios no les llega un solo centavo. Se parece demasiado a lo que ocurre de este lado del charco. No todo es José Ignacio en esta vida. Saludos.

  9. janfiloso Says:

    Nunca negué que la clase dirigente oriental, izquierda incluida, vive de complementar y dar marco legal a los curros de los sinvergüenzas de nuestro país, y, eso incluído, conforma sin duda un país menos corrupto que la argentina;

    por mi parte, vivo, trabajo y educo a mis hijos en la Argentina, de modo que Arcadía las petunias; por otra parte, quien se fue a vivir a Arcadía fue V.M. y de paso lo recibió a Bush, nosotros en cambio lo tuvimos a chavez;

    es como decir que en españa no hay corrupción ! claro que la hay ¡ pero hermano, no podés comparar la corrupción sistémica de este país con la de cualquier país europeo;

  10. Jorge Says:

    El tema de la corrupción, sus formas, sus alcances, pareciera ser de nunca acabar. ¿Acaso importa si a alguien se lo mata con un alfiler o con una magnum? ¿Qué hace en un asesinato la diferencia en la calificación y en la pena? Quizá la circunstancia, pero sigue siendo un asesinato. En la corrupción, muchachos, no hay atenuantes, es un crimen social, de orden público? (un abogado) . ¿Importan las magnitudes?.
    Janfi, para hacer lo que se hace en Uruguay con el dinero negro, proveniente de cualquier basura, hay que tener un sistema; quiero decir la corrupción es sistemática. En Europa ha habido casos resonantes de corrupción, de financiamiento de la política, de favores a grupos económicos.
    Pero el hecho criminal es «la corrupción»; no solo «la corrupción en» y en ese sentido están casi todos en la bolsa. O acaso avalar, y participar de la invasión a Irak por una parte de Europa no implicó la posibilidad de quedarse con parte del botín; de permitirle al h d p de Bush, y su vicepresidente, que la reconstrucción la hagan sus empresas vinculadas y la pague el pueblo Iraquí y el resto de los países no involucrados. La ilustración europea viste de cordero a los lobos, y más allá de sus ilustres pensadores, yadmirables artistas, han generado una política internacional de saqueo que está escrita con sangre en la historia de la humanidad. Separemos paja de trigo.
    Con relación a la política de los números me faltó decir que, en democracia, la encuesta inapelable es el voto popular; nos guste o no, salvo que pensemos en la calificación del voto. No quita ello la necesidad de luchar contra todo lo que, aún dentro de la democracia, entendamos que atente contra el sistema republicano; es más que un derecho.

  11. janfiloso Says:

    corrupción sistémica no refleja tanto el hecho de ser sistemática, sino el hecho de la confusión entre el poder y la corrupción; es decir, hasta donde el acceso mismo al poder tiene como objetivo el enriquecimiento personal; cuando esto ocurre, se termina la democracia y la república porque los caminos de acceso al poder pasan por los sistemas de corrupción;

    esto no es así ni en uruguay ni en europa y por supuesto existen allí centenares de corruptos, pero no en la forma en que se opera en la argentina;

    tus afirmaciones respecto de la «gradación» de la corrupción o de la invasión a Iraq como forma de corrupción son retórica, casi un sofisma;

  12. Jorge Says:

    Claro que con relación a la invasión a Irak hay otros motivos, no me creas ingenuo, pero no sostengo nada falso cuando hablo acerca de la repartija que se juega allí, hay información que es pública. Michael Moore, un periodista valiente según mi opinión, lo ha denunciado en más de una oportunidad.
    La gradación de la corrupción y la calificación de los delitos en carácter de orden privado o público no es un invento mío. El delito de orden público no tiene atenuantes; vos podés cometer un delito de orden privado y podrás argumentar algo que morigere la conducta y la pena; no cuando el perjudicado es el estado; la sociedad. El ejemplo quizá fue medio burdo pero es válido. Hablo de una cuestión de ley, pero si no te convence…
    Por el contrario creo, si me permitís, que es retórico lo que manifestás en el primer párrafo. El enriquecimiento por hechos de corrupción no se da solo en personas físicas sino, también en personas jurídicas y es igualmente condenable; y casi te diría que el orden es primero las empresas y luego las personas; sobre todo cuando se trata de mecanismos financieros espúreos, o leyes de beneficio.
    Estoy con vos, en contra de la corrupción pero creo que la posición justa es estar contra la corrupción y luchar, si es posible, en todos los niveles y en toda la orbe; empezando por casa, claro está.
    Otra vez se me ocurre en ONG, que de hecho existen, para incrementar el control de la corrupción.
    Y otra cosa, la democracia no termina con la corrupción pero ésta no debería terminar con la primera porque es sabido aquello de que «el poder corrompe y el poder absoluto corrompe, absolutamente»

  13. Rentista de cantegril Says:

    Estimado Janfiloso: tome su medicación. Escribo desde la Repùblica Argentina, adonde vino a parar mi padre en tiempos de Pacheco Areco huyendo de los fachos menos corruptos que los nuestros que tiene el paisito. Así que afloje con la mala onda, Nemoroso. ;-)
    Eso sí: la corrupción yorugua es sistemàtica como la nuestra.

  14. janfiloso Says:

    jorge : un sofisma no es una mentira ni un invento; es una conclusión falsa de una premisa verdadera;

    rentista : sistémica, no sistemática

  15. maiakovski Says:

    janfiloso: los políticos hacen plata en todos lados y la hicieron siempre. No sé si acceden al poder con ese único objetivo y no en base a qué datos afirmás que eso pasa con nuestros políticos y no otros. Pero resulta medio desconsolador que un post que tira interesantes datos para apreciar una coyuntura internacional excepcional para los países pobres, periféricos, del Tercer Mundo o como se quiera llamarlos, y que expone la necesidad de no confiarse en unos números temporariamente favorables (todo lo que lista Abraham como faltante se podría resumir en tres palabras: POLITICA DE DESARROLLO. como las que prohijaba la CEPAL) suscite simplemente una discusión de conventillo a ver quién es más corrupto. Basta ya con el tema de la corrupción. Menos página de policiales y más política.

  16. josemadryn Says:

    tabare y lula todavia son de izquierda? que ganamos poniendonos la camiseta de chavez? que pasara cuando el precio del petroleo baje como le paso a carlos andres perez, que sera de chavez? ya que el mercosur esta muerto y enterrado y que todos los analistas concuerdan en que brasil sera junto a china, india y alguno mas una potencia mundial de aca a dos o tres decadas, no sera hora de subirnos al tren brasilero y plantear en terminos serios (no la payasada del mercosur) que le podemos comprar y vender de una vez por todas?

  17. Ella Says:

    Una notaza la suya, Abraham.

  18. janfiloso Says:

    Maiakosky : si citás la CEPAL son tan viejo/a como yo; yo también soy CEPAL, ventajas comparativas y esa onda;

    en parte tenés razón con la forma en que uno se engancha en el debate y se va por las ramas olvidando lo importante;

    pero, me interesa la distinción de lo distinto, porque si no se distingue es fuenteovejuna; es decir, si todos son corruptos, entonces no hay no corruptos : ¿ quién mató al comandador ? fuenteovejuna señor, ¿ y quién es fuetenovejuna ? todos a una señor; en lógica pura, todos es nadie, entonces marcar las diferencias me parece importante;

    igual entiendo que tenés razón, porque como dice «Ella» no hay que olvidarse que la nota en si es buena mas allá de los debates, en parte estériles.

  19. MAC Says:

    Estoy con el rentista de Cantegril, y recién me doy cuenta de que cantegril tiene un significado que no conozco. Somos expertos en hacernos los sotas. Yo también creía que todos estaban contra la corrupción del menemismo hasta la reelección de Menem, a lo que se sumó una encuesta de la época que «arrojaba» -la palabra nunca mejor usada- que la mayoría de los encuestados admitía que se llevaría unos pesitos extra de tener la oportunidad. La corrupción siempre está arriba -más del lado de los políticos y sindicalistas que de los adulados empresarios evasores o de los «artistas e intelectuales» que muchas veces son empresarios de su profesión, cuando la ejercen pensando sólo en el mercado y no honestamente- y nunca tenemos que ver con ella. Vivo temporariamente afuera, en un país donde hay negros y blancos. Hoy la peluquera me dice que le robaron a sus padres, que el sereno de la cuadra cree haber visto a… y se toca el brazo con el dedo índice: lo que quiere decir «negro». Por qué siempre acusan a los negros? le pregunto. Porque se ha demostrado que en casi todos los asaltos hay alguno involucrado. Lo que no le impide quedarse con el importe de mi corte de pelo y la propina en su totalidad, sin darme ningún comprobante. Por qué en Argentina lo pido (a veces) y acá no? Porque sé que acá la vida es dura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: