La tristeza brasileña

Publicada en Perfil el 11/5/14

por Quintín

A veces me pregunto por qué, dado que la Argentina es cada vez más un apéndice industrial de Brasil, no lo es también en materia literaria. Es cierto que allá escriben en otro idioma, pero igual me llama la atención que la literatura brasileña tenga tan poca penetración a este lado de la frontera. En los últimos años, en buena medida gracias a la ayuda a la publicación del Ministério da Cultura, numerosos autores han sido traducidos al castellano (con la bendición de no pasar antes por España) y no pasan seis meses sin que una larga nota en un suplemento cultural hable de la pujanza de los nuevos escritores brasileños y la excelencia de los viejos, desde Machado de Assis a João Gilberto Noll, de Guimarães Rosa a Sérgio Sant’Anna, de Clarice Lispector a Dalton Trevisan. En la extensa lista no faltan próceres ni promesas, no faltan narradores populares ni poetas exquisitos. Tampoco faltan seminarios de traductores y académicos, ni viajes al sur de los escritores: cada año se los encuentra en la Feria del Libro o en el FILBA. Me dirán que este es un proceso de difusión paulatino que recién comienza a dar sus frutos, pero no estoy convencido de que la circulación (sobre todo de los nuevos autores) exceda demasiado los círculos profesionales, aunque es cierto que ese es un problema de la literatura en general.

Escalera.P1050930

El libro de los mandarines es la quinta novela de Ricardo Lísias (São Paulo, 1975), uno de los autores que vino a la Feria este año. Paulo es un ejecutivo bancario de São Paulo, víctima de una seria y desopilante psicosis, que inspirado por la personalidad intelectual de Fernando Henrique Cardoso descubre la afinidad entre el pensamiento del ex presidente y la cultura china desde Confucio hasta Mao. Enviado por el banco al increíblemente corrupto Sudán, Paulo imagina que está en China; a la vuelta escribe un libro con sus experiencias (en China) y funda un centro de asesoramiento para ejecutivos cuya verdadera atracción (sin que él llegue a entenderlo) son unas prostitutas sudanesas a las que el clítoris les ha sido ritualmente extirpado. Leí las 450 páginas de la novela con cierto asombro por el rigor profesional de Lísias, por la eficacia de sus procedimientos: el libro recrea el clima de agobio, despersonalización y homogeneidad en el mundo corporativo potenciado en la mente obsesiva y paranoica de Paulo gracias a la repetición de frases, a llamar Paulo, Paula, Paul… a todos los personajes o a la presencia de una mente que vigila la narración como un Gran Hermano.

Novela sobre la obsesión profesional, es a su vez un perfecto ejemplo de obsesión literaria. Basta ver la página final de agradecimientos a quienes contribuyeron a la verosimilitud del libro en temas diplomáticos, médicos, financieros, geográficos, lingüísticos. Más impresionante es que la última frase del libro sea esta: “Durante el tramo final de la última redacción del libro, mi gran amigo André Silva, que había discutido conmigo los primeros manuscritos, decidió quitarse la vida. A él, por último, mi homenaje.” Lísias resulta tan visceralmente meticuloso como Pablo y parece tan convencido como él de que la tarea debe terminarse con celo y eficiencia. Creo que los argentinos no somos tan aplicados ni tan tristes y, en el fondo, Brasil nos da miedo. Tal vez por eso…

Foto: Flavia de la Fuente

About these ads

7 comentarios to “La tristeza brasileña”

  1. Yupi Says:

    Relación difícil. Si pienso en mí descubro que tuve grandes entusiasmos por artistas brasileños a los que en algún momento abandoné para no volver, y sin embargo siempre se las ingenian para volver, de lo que deduzco que la cultura vecina influye más de lo que suponía. A veces he pensado que Brasil es poesía y la Argentina un país en prosa, y que eso explicaría las dificultades, pero no sé si será cierto. Sea como fuere quiero dedicar esta canción a una cantante pequeña (realmente pequeña: un metro) que está dando sus primeros pasos con la guitarra.
    http://www.youtube.com/watch?v=RkxCFjzWtuk

  2. Guiasterion Says:

    Estimados:

    Y sí, la intelectualidad argentina, siempre pendiente del último rizoma francés, ha dado la espalda a la producción brasileña. ‘Sagarana’, magnífica colección de cuentos de Guimaraes Rosa, tardó 70 años en llegar al castellano. Hablando de GM., ¿por que será que la narrativa argentina no ha podido generar una novela como Gran Sertao?

    Hermoso tema, Yupi. Obrigado.

    G.B.

  3. pipo Says:

    Guiasterion: el Gran Sertao es una novela profundamente idiosincrática. Es como preguntarse porque la narrativa brasilera no pudo generar una novela como el Adan Buenosayres.

  4. Yupi Says:

    Sr. Guiasterión: el otro día vi jugar al turquito Asad, el hijo del Turco, y me sorprendió lo bien que juega. Con un poco de suerte puede llegar a ser la perla del fortín. Para no salir de tema, y porque usted y Quintín quizás sean los últimos que se acuerden del gran Ademir da Guia, comparto abajo un exacto poema de Joao Cabral de Melo Neto. Saludos.

    Ademir impõe com seu jogo
    o ritmo do chumbo (e o peso),
    da lesma, da câmara lenta,
    do homem dentro do pesadelo.

    Ritmo líquido se infiltrando
    no adversário, grosso, de dentro,
    impondo-lhe o que ele deseja,
    mandando nele, apodrecendo-o.

    Ritmo morno, de andar na areia,
    da água doente de alagados,
    entorpecendo, e então atando
    o mais irriquieto adversário.

  5. Guiasterion Says:

    Obrigado, Yupi. O senhor é amável pra caramba. Nao deixe passar ‘Sagarana’!

  6. Vale Says:

    ¿Y no será también un poco, que salvo excepciones, se está leyendo cada vez menos, no sólo autores brasileros?

  7. Johny Malone Says:

    Prefiero la implacabilidad brasileña al temor a Internet de ciertos escritores argentos. ¡Los verseros que supimos conseguir!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 271 seguidores

%d personas les gusta esto: